-MODERADORA: Queda en uso de la palabra la Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan López.

-SECRETARIA MERCEDES JUAN LÓPEZ: Buenos días tengan todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto:

Muchas gracias por estar nuevamente aquí, en este edificio de la Secretaría de Salud, y estar aquí, con nosotros, con todo el Sector Salud.

Muchas gracias.

Agradezco, también, la presencia del Gobernador del estado de Durango, Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Jorge Herrera, que está con nosotros, así como los estimados Gobernadores de México, Morelos y Zacatecas.

Estimados compañeros del Gabinete Presidencial, muy especialmente el Secretario de Educación, licenciado Chuayffet, que también son integrantes del Consejo Nacional contra las Adicciones.

Doctor Manuel Mondragón, Comisionado Nacional contra las Adicciones; Diputado Marco Antonio García Ayala, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud.

Saludo, también, a todos mis compañeros, y muy especialmente, al Diputado Dávila, Presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Señoras Senadoras; señoras y señores Legisladores que nos acompañan; señores ex Secretarios de Salud; distinguidos representantes de la Academia y de la sociedad civil.

Señoras y señores:

Para alcanzar el México en paz e incluyente al que nos ha convocado el Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto, se requieren políticas públicas para fortalecer el tejido social.

En nuestro país el comportamiento demográfico y epidemiológico ha implicado nuevos desafíos en salud, entre ellos, las adicciones, como el tabaquismo, el uso nocivo del alcohol y el consumo de otras drogas y sus efectos adversos, son patente en la salud de las personas, de las comunidades, y vulnera el tejido social.

Es una gran preocupación para el Gobierno y para la sociedad en su conjunto, la disminución de la edad del inicio de consumo de drogas adictivas, en ocasiones desde los 12 años de edad.

A pesar que la venta de bebidas alcohólicas, por ejemplo, está prohibida para menores de edad, el consumo en población adolescente de 12 a 17 años se ha incrementado.

También, es de llamar la atención, la tendencia del consumo de alcohol en mujeres que ha aumentado en forma importante.

Respecto al tabaco, considerado principal droga de inicio, es muy frecuente su consumo en los adolescentes

Lo anterior es preocupante, ya que sólo en 2013 murieron 44 mil personas por causas asociadas al consumo del tabaco, lo que equivale a un promedio de 120 muertes diarias por enfermedad pulmonar obstructiva crónica, por enfermedades isquémicas del corazón, cáncer del pulmón, del estómago, entre otros.

Para el Gobierno de la República, es igualmente prioritaria la atención de la problemática derivada del uso de drogas tanto lícitas como ilícitas, ya que se ha incrementado el consumo de inhalables, marihuana, cocaína, crack, heroína, metanfetaminas, sobre todo, en algunas regiones del país y en grupos de alto riesgo.

Con el fin de contar con información reciente del consumo de sustancias adictivas en México, y evaluar estos avances de las políticas públicas vigentes, se llevó a cabo en CONADIC, en coordinación con el Instituto Nacional de Psiquiatría Juan Ramón de la Fuente Muñiz, la Encuesta Nacional de Adicciones en Población Estudiantil, en estudiantes de quinto y sexto año de primaria, hasta el nivel medio y medio superior en toda la República.

Y, también, se ha iniciado recientemente la Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos con el Instituto Nacional de Salud Pública, y la participación de la Organización Panamericana de la Salud. Estas dos encuestas nos permitirán, en breve tiempo, evaluar los avances de las políticas públicas.

La nueva etapa que inicia la Comisión Nacional Contra las Adicciones, bajo la dirección del Comisionado, el doctor Manuel Mondragón y Kalb, con gran experiencia en el tema, dará una amplia prioridad a la articulación efectiva de los tres órdenes de Gobierno, así como la comunicación con universidades, organizaciones sociales y empresariales y, en general, con todos aquellos que deseen contribuir para atacar este flagelo del mundo contemporáneo, con un enfoque de salud pública y de respeto a los derechos humanos.

En el marco del Programa para la Prevención y Atención de las Adicciones, que estamos presentando con el señor Presidente de la República, redoblaremos los esfuerzos para fortalecer los 337 Centros de Atención Primaria a las Adicciones, y los 116 Centros de Integración Juvenil que conforman la red que, bajo la rectoría de la Secretaría de Salud, realiza las acciones de prevención, detección oportuna y tratamiento de las adicciones.

Gracias, Kena, por todo el trabajo que realizan los Centros de Integración Juvenil, y a todo el personal que está aquí, con nosotros, de los Centros de Integración Juvenil.

También, mejoraremos los procesos de diagnóstico que permitan la canalización de las personas a los servicios adecuados e incrementar la oferta de tratamiento, especialmente, en las personas con dependencia grave, quienes tienen el mayor rezago en la atención profesional.

También, incorporaremos en el primer nivel de atención a los trastornos por dependencia a sustancias adictivas, con un enfoque en las necesidades de las personas, más que en las enfermedades.

La Secretaría de Salud continuará la vigilancia de los establecimientos residenciales, tanto públicos como privados, a través de COFEPRIS y CONADIC, para evaluar el cumplimiento de los criterios de calidad y, en caso de incumplimiento, se tomen las medidas administrativas que correspondan, como ya lo estamos haciendo.

En relación al consumo nocivo del alcohol, tenemos el riesgo agravado del mercado ilegal del mismo.

Durante su Gobierno, señor Presidente, la Secretaría de Salud ha asegurado más de un millón de litros de alcohol etílico, principal insumo para adulterar las bebidas.

Con respecto al tabaco, y atentos a la tendencia internacional trazada por la Organización Mundial de la Salud, México ha restringido en los últimos años, de manera generalizada, los espacios públicos para fumar.

Y en materia de decomisos de tabaco ilegal, durante esta Administración hemos llegado a una cifra récord de 205 millones de cigarros de contrabando asegurados.

Estamos fortaleciendo, también, los Consejos Estatales y los Municipales, que son nuestros aliados en las acciones de prevención.

Quiero agradecer la presencia de los señores Gobernadores, que además participan en el Consejo de Adicciones, lo que muestra su apoyo al programa.

Señor Presidente:

Señoras y señores:

Las reformas estructurales aprobadas durante su Gobierno, señor Presidente, permiten el beneficio económico de las familias mexicanas, lo que propiciará que los jóvenes crezcan en un entorno de derechos y oportunidades para que puedan desarrollarse plenamente.

Por ello, recientemente usted ha dictado medidas en beneficio de los jóvenes, como la Estrategia para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, el anuncio de Medidas de Impulso a la Vivienda para los jóvenes y el apoyo a la educación superior, el día de ayer.

Aunado a lo anterior, las acciones del Programa de Prevención y Atención de Adicciones contribuirán a que las niñas, niños y adolescentes de México, tengan las mejores condiciones para empezar a construir desde temprana edad su propio proyecto de vida.

Refrendamos nuestro compromiso de seguir trabajando por la salud de los jóvenes de México, a la que nos ha convocado usted, señor Presidente de la República.

Muchas gracias por su atención.

-MODERADORA: Interviene a continuación, el doctor Manuel Mondragón y Kalb, Comisionado Nacional Contra las Adicciones.

-DR. MANUEL MONDRAGÓN Y KALB: Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto; señora Secretaria de Salud, Mercedes Juan López; señores ex Secretarios de Salud; queridos y respetados amigos. Qué gusto nos da verlos a todos ustedes aquí.

Señor Secretario de Educación; señores Gobernadores; honorables miembros del Consejo Nacional; señores titulares de las dependencias Federales y estatales aquí, presentes; estimados representantes de organizaciones sociales no gubernamentales; académicos y empresarios; Secretarios Técnicos de los Consejos Estatales contra las Adicciones.

Señoras y señores.

Sean bienvenidos todos a esta reunión, para la presentación del Programa de Prevención y Atención a las Adicciones.

Señor Presidente:

Su presencia en esta reunión del Consejo Nacional Contra las Adicciones, la distingue y da relevancia a la atención de un tema que afecta gravemente la salud de los mexicanos.

También, representa una nueva oportunidad para refrendarle públicamente nuestra lealtad y compromiso de cerrar filas con un hombre sensible y que escucha a la gente, atiende sus necesidades y renueva sus estrategias para lograr un México en paz.

El señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, nos ha encomendado la alta responsabilidad de instrumentar la política contra las adicciones, problema de salud que, por sus características dinámicas y causas multifactoriales, reviste vital importancia para el bienestar y salud de los mexicanos.

La Secretaría de Salud y la Comisión Nacional Contra las Adicciones, son un motor de trabajo fundamental.

Todos y cada uno desde su ámbito, desde nuestro ámbito, trabajaremos para afrontar los problemas derivados del consumo de sustancias psicoactivas y sus efectos perniciosos, tanto en la salud como en el propio tejido social.

La Comisión Nacional contra las Adicciones renueva y amplía sus atribuciones.

La información, difusión, tratamiento, investigación y formación de recursos humanos, son ya aspectos esenciales de su actuación, pero la prevención será la piedra de toque de la política pública que habremos de impulsar y, en éste, la participación de la sociedad.

Esta reunión para la presentación del Programa de Prevención y Atención a las Adicciones, nos permite hacer patente nuestra determinación para poner en marcha, de forma articulada, un esquema de esfuerzos compartidos y sinergias entre los tres niveles de Gobierno, los Poderes Legislativo y Judicial, las Fuerzas Militares y Navales, así como la sociedad en su conjunto, para que todos aquellos que deseen sumarse, impulsen, junto con nosotros, acciones con resultados concretos y medibles en el corto plazo.

En este esfuerzo y con nuestro decidido compromiso, valoraremos la participación de cada uno de los gobiernos estatales y del Distrito Federal. Los municipios de país y las colonias serán la base fundamental en un concierto de acciones donde se incluirá el trabajo de maestros, académicos, estudiantes de todos los niveles, padres de familia, fundaciones, empresarios, deportistas y líderes de opinión.

Atención especial se brindará a las demarcaciones municipales que, por sus características, presentan una alta incidencia y prevalencia en el consumo de sustancias de curso legal e ilegal.

En este sentido, me permito compartir con ustedes el rumbo que tomará la nueva CONADIC.

Con el apoyo de los gobiernos locales, trabajaremos para fortalecer la integración, atribuciones y funcionamiento de los Consejos Estatales y de los Comités Municipales, los cuales serán nuestros aliados en la implementación de las acciones que deriven de los acuerdos institucionales.

Entre las prioridades que nos hemos propuesto, reforzaremos la promoción de la salud, informaremos a la sociedad sobre los riesgos y consecuencias de las sustancias psicoactivas, considerando las características propias de la población, como su edad, género, residencia, residencia en una zona urbana o rural, y si se desempeñan en la escuela o en el trabajo.

Habremos de llegar a tiempo. Habremos de llegar a tiempo, antes de que nuestra población infantil consuma sustancias adictivas, y estaremos en los lugares precisos para trabajar con adolescentes y con jóvenes.

Para ello, requerimos del apoyo de todos los aquí, presentes. Solos no lo vamos a lograr. Una prevención efectiva requiere la corresponsabilidad institucional y social.

En materia de tratamiento. Se fortalecerá la evaluación y supervisión de los establecimientos de asistencia residencial, que se ubican dentro del territorio nacional, tanto públicos, como los más de dos mil del sector privado, para asegurar su apego a la normatividad vigente aplicable y promover la mejora de la calidad en los servicios de atención, a través de acciones de asesoría, capacitación y certificación de sus recursos humanos.

En materia de investigación. Están en curso estudios como la Encuesta Nacional de Adicciones en Población Escolar, diversos protocolos básicos clínicos, epidemiológicos y psicosociales, desarrollados por algunos institutos nacionales de salud, instituciones de educación superior y organizaciones de la sociedad civil.

Es preciso incorporar los resultados obtenidos para las mejores prácticas, en torno a la atención de los enfermos adictos.

Respecto a la formación de los recursos humanos. Sabemos que en el país existen 16 programas de posgrado, en el nivel de especialización, maestría o doctorado, que contribuyen a la capacitación de profesionales, cuya vocación por trabajar en este apasionante campo, es inquebrantable.

Pugnaremos por ampliar dicha oferta académica para satisfacer las demandas, y cubrir los vacíos en organismos e instituciones.

Cada una de las sustancias psicoactivas de curso legal o ilegal, ameritan consideraciones especiales. Es imprescindible luchar para prevenir su uso y abuso.

Permítanme ejemplificar. El tabaco, como ya lo comentaba la Secretaria, mi jefa, de 118 muertes diarias en nuestro país, da un total, lo decía ella, de más de 45 mil muertes al año. Esto representa el 8.4 por ciento de todos los fallecimientos que se registran en nuestra Nación.

En la Ciudad de México, tuvimos la oportunidad de instrumentar con éxito el Programa de Espacios Libres de Humo de Tabaco, con la intención de proteger tanto a fumadores, como a los fumadores pasivos, a los no fumadores. Nuestro compromiso, es contribuir a su aplicación en todo el país.

El consumo de bebidas alcohólicas ha aumentado su incidencia y prevalencia, así como los daños consecuentes.

Un dato que nos preocupa, lo hemos estado señalando en otras ocasiones, pero que también nos ocupa, es la disminución en la edad de inicio, que actualmente se ubica, según encuestas, en los 12 y medio años, y en ocasiones menos de edad. Además, los patrones de consumo en las mujeres ya se convierten en parecidos a los de los hombres.

Respecto a las consecuencias sociales del consumo y la conducción de vehículos automotores bajo los efectos del alcohol, es un problema de salud pública, como produce otros.

Ha quedado demostrado que existen medidas para reducirlo.

Un ejemplo, es el Programa Conduce Sin Alcohol, popularmente conocido como Alcoholímetro, el cual desde su creación, aquí, en la Ciudad de México, ha logrado una reducción, lo dicen las áreas forenses y las áreas de urgencias, entre 25 y 30 por ciento de mortalidad y de morbilidad, relacionada con la ingesta excesiva de bebidas embriagantes.

Nuestro propósito, señor Presidente, como usted lo apuntaba, y seguramente nos instruirá, es implementarlo a toda la República.

La marihuana es, hoy, motivo de discusión y controversia.

Diversas naciones, entre las que se encuentra México, dialogan sobre conceptos que van desde la despenalización, la legalización, la regulación. Hay que aclarar. Cada concepto de estos es diferente. No implican lo mismo. Hay que poner cada cosa en su lugar.

Ya la CONADIC ha iniciado, así me lo ha instruido la Secretaria, conversaciones para escuchar puntos de vista en torno a este tema. Hemos dialogado con intelectuales; hemos dialogado con legisladores.

Y siempre he dicho que en una discusión, si existen dos elementos, siempre vamos a llegar a feliz término. El elemento uno, es el talento, la inteligencia; y el otro elemento, es la buena voluntad. Si no existen los dos, no vamos a llegar nunca a nada.

El Gobierno de México, y permítanme hacer el paréntesis, ha demostrado, y con mucho, esto no está escrito, pero lo debo de decir, que siempre, en las discusiones, ha implementado el talento, la inteligencia y la mejor voluntad.

Si a veces los resultados no son los que deseáramos, que los deseamos todos, y compartimos la inquietud del señor Presidente de la República, y sus esfuerzos, es porque ha faltado de las otras partes, cualquiera de los dos ingredientes; o inteligencia o buena voluntad. Ni modo.

Perdón, señor Presidente, que me ande saliendo del huacal. Ni modo. A mi edad se nos perdona todo, verdad, señor.

Ya la CONADIC ha iniciado, decía yo, conversaciones para escuchar puntos de vista. Hoy, aquí, enfatizamos que en consonancia con la actitud del Gobierno de México, estamos abiertos al diálogo, ciertos de que éste arrojará, no voy a entrar en materia, simplemente digo; arrojará las mejores conclusiones que amerita la sociedad mexicana.

Igual, lo haremos con las otras sustancias psicoactivas, que exigen el análisis especial y la actualización permanente que ya instrumentamos en nuestra Comisión. Me refiero a cocaína, derivados, metanfetaminas, drogas de diseño, inhalables, etcétera.

Finalmente, hoy, nos complace informar la vinculación permanente con la sociedad, a través del impulso del Centro de Atención Ciudadana contra las Adicciones. Nuestra vinculación con la sociedad, es fundamental.

Y este centro atenderá las 24 horas del día, 365 días al año, a personas ubicadas en cualquier lugar de la República, con un ingrediente fundamental para todo centro de atención ciudadana; que recibamos y respondamos.

Si recibimos y no respondemos, la situación se trunca y la confianza se pierde.

En el plano internacional, estaremos pendientes de que México cumpla cabalmente los acuerdos y protocolos, así como dé seguimiento a los compromisos acordados con los organismos multinacionales.

De ese contexto, subrayo únicamente uno nada más; nuestra participación en el diálogo y las negociaciones rumbo a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que tendrá lugar en el año 2016.

Luis de Antonio, en el cual, me refiero a nuestro representante de la ONU en México, con el que estamos íntimamente relacionados, en el cual los mandatarios de todo el mundo discutirán sobre el tema de las adicciones.

Señoras y señores:

La Comisión Nacional Contra las Adicciones está determinada y comprometida con las directrices del señor Presidente de la República en materia de salud.

Sabemos que a través del trabajo conjunto y la suma de esfuerzos, encontraremos los mejores caminos para superar juntos, sociedad y Gobierno, el fenómeno de las adicciones.

Es así como contribuiremos a forjar la Nación vigorosa que hemos de legar a las próximas generaciones, a dar los resultados que los mexicanos merecen y, en suma, a construir el país productivo, justo y equitativo que todos anhelamos.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Hace uso de la palabra la doctora María Elena Medina Mora, Directora General del Instituto Nacional de Psiquiatría Juan Ramón de la Fuente.

-DRA. MARÍA ELENA MEDINA MORA: Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; doctora Mercedes Juan, Secretaria de Salud; doctor Manuel Mondragón, Comisionado Nacional Contra las Adicciones; distinguidos miembros del Consejo Nacional; miembros del presídium; señoras y señores:

Es un honor dirigirme a ustedes, en la ocasión de la presentación del Programa de Prevención y Atención de las Adicciones, en el seno de este Consejo Nacional.

Nos encontramos frente a un tema complejo, en que el inciden la oferta de drogas a las que están expuestos nuestros jóvenes, y la demanda; fenómeno dinámico con periodos de aumento y decremento que obliga a un continuo monitoreo, a la adecuación de los programas y a políticas integradas.

México inicia con bajas tasas de consumo y, como otros países en esta situación, hoy, enfrentamos un nuevo crecimiento.

Incide una mayor disponibilidad de las sustancias, la disminución de la percepción de riesgo, las crisis económicas que se traducen en menores oportunidades, especialmente para los jóvenes; el incremento de la violencia.

En este contexto, la prevención y el tratamiento cobran especial importancia.

Su presencia el día de hoy, señor Presidente, ratifica el importante lugar que su Gobierno ha dado a este tema, y es el mejor augurio para esta nueva etapa del Consejo.

Contamos con la infraestructura científica y de atención. Por ejemplo, Centros de Integración Juvenil tiene 46 años dando servicios.

Esto nos ha permitido monitorear los cambios en el consumo, y generar conocimiento para enfrentar los nuevos retos.

Los que nos hemos interesado en el análisis de la conducta y en su modificación, sabemos que los contextos sociales facilitan el surgimiento de trastornos mentales y de la conducta.

Sabemos que el uso de drogas acompaña a muchos de estos padecimientos, y que el suicidio y la orientación hacia la violencia en quienes fueron víctimas, son desenlaces no pocos frecuentes.

Sin embargo, también sabemos que la mayoría de los jóvenes, a pesar de vivir vicisitudes que los ponen en riesgo, no siguen esta trayectoria fatal, y que en esto, la prevención y el tratamiento juegan un papel importante.

De las neurociencias, hemos aprendido que el abuso de drogas modifica los procesos del cerebro que regulan la motivación y el aprendizaje, y que quienes han enfermado tienen afectadas las funciones que les permiten controlar el consumo.

Por ello, podemos decir que se trata de enfermedades del cerebro que deben ser tratadas en el ámbito de salud, y que la cárcel no es la respuesta. Por ello, es necesario, como ya nos decía la señora Secretaria, avanzar en la cobertura de tratamiento.

Este mismo enfoque de salud pública nos permite avanzar en la prevención del tabaquismo, incluyendo la exposición pasiva y de las adversidades derivadas del mal uso de alcohol, y que representan los problemas de salud más importantes.

Afortunadamente, contamos con herramientas de eficacia comprobada, que se han aplicado con éxito para reducir la mortalidad prematura asociada y el tabaco, y para reducir los costos sociales del abuso del alcohol.

Doctora Mercedes Juan:

La orientación de su programa de salud, permite avanzar con éxito en la atención de este problema.

En resumen:

Necesitamos fortalecer el enfoque de salud pública que permite identificar y actuar sobre los riesgos asociados con cada sustancia, ofrecer programas de prevención y tratamiento integrados, y que atiendan a las necesidades de las personas.

Sabemos que todas las políticas tienen costos asociados y, por ello, es especialmente importante que el foco de nuestros programas sea el bienestar de las comunidades.

Monitorear los cambios dinámicos del problema; apoyar la investigación que nos permita avanzar en el entendimiento de los mecanismos que llevan a algunas personas a enfermar.

La investigación sobre marihuana es de especial relevancia.

Necesitamos identificar mejor a las personas en riesgo, dilucidar los mecanismos que llevan a los usuarios vulnerables a desarrollar dependencia y otras enfermedades.

Proteger a los adolescentes durante esta importante etapa de desarrollo, en que en el consumo los hace más vulnerables; apoyar la investigación sobre su utilidad media, y la evaluación de políticas.
Generar nuevos modelos de prevención, con énfasis en aquellos dirigidos a la niñez, y mejores programas que atiendan las necesidades especiales de las mujeres y de los grupos en mayor rezago.

Fortalecer la diseminación de las intervenciones basadas en la evidencia, y los programas de capacitación y actualización para mantener la civilidad en su aplicación.

Reconozco los esfuerzos por incluir la atención de las adicciones en los problemas más amplios, que incorporan el desarrollo de las comunidades. Con esto, reconozco la labor de muchas de las personas que hoy nos acompañan.

Priorizar el programa de prevención de los problemas derivados del abuso de alcohol, y reforzar y evaluar el programa de prevención de tabaquismo.

A los miembros de este Consejo, nos ha acompañado la certeza de que el trabajo compartido es el que nos acerca a estas metas.

Éste ha sido nuestro compromiso.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)