-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el Secretario del Trabajo y Previsión Social, licenciado Alfonso Navarrete Prida.  

-SECRETARIO ALFONSO NAVARRETE PRIDA: Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos licenciado Enrique Peña Nieto.

Distinguidos señores gobernadores de las entidades federativas del país y Presidente de la CONAGO aquí presente; señores Secretarios, compañeros de Gabinete Legal y Ampliado.

Director General del IMSS; Presidenta y Presidente de las Comisiones de Trabajo de las Cámaras de Senadores y Diputados del Congreso de la Unión; señores líderes de las federaciones, confederaciones y organizaciones sindicales más representativas de México.

Señores Presidentes de todas las cámaras empresariales del país; señores Legisladores, funcionarios Federales y estatales que nos acompañan.

Amigos de los medios de comunicación:   

A finales del 2012, los mexicanos tuvimos oficialmente claridad de un dato inadmisible: el INEGI cambió su metodología de medición de la informalidad laboral, y de 14 millones de mexicanos en la informalidad laboral, pasamos a 30 millones.

60 por ciento de la población económicamente activa se encontraba en la informalidad. Así, simplemente el país no va.

Éste es, quizá, el principal reto del sector laboral mexicano para las próximas décadas. Y a usted, señor Presidente, se le debe reconocer la honestidad y valentía para enfrentar los problemas estructurales de México con objetividad, sin esconderlos o minimizarlos.

Eso son las reformas estructurales. Respuestas decididas para resolver los problemas de estructura de México

El evento de hoy congrega a niveles de Gobierno y sectores productivos a que, asumiendo con esa misma honestidad y valentía, actuemos coordinados para hacer verdaderos actos de justicia en esta materia, tal como lo hicimos en los primeros meses del 2013, cuando todos tuvimos claridad oficial de esta lacerante realidad y actuamos

Por ello, el Gobierno de la República reconoce, sin cortapisas, a los señores Gobernadores aquí presentes, por su gran sentido de responsabilidad y solidaridad, y unidad con el Ejecutivo Federal, para sumarnos en este esfuerzo nacional.

Cuando un trabajador se convierte en formal, más allá de los beneficios directos para él y su familia, contando con prestaciones y seguridad social, lo que se está haciendo es un acto de justicia, de justicia de la real y auténtica, de la que se exige a diario y de la que la sociedad como nunca espera respuestas.

Es injusto trabajar con una mala remuneración. Sí. Pero, es mucho más injusto trabajar y no tener ni ese trabajador y su familia, nada de lo que por derecho les pertenece.

De eso se trata el evento de hoy, de que los que tenemos responsabilidades constitucionales en los distintos niveles de Gobierno, comprometamos acciones frente a usted, Presidente de México, para hacer actos de justicia de miles, y tener un país más grande, hacerlo de su verdadero tamaño. En síntesis, un país más justo.

A tres años y meses de Gobierno, los discursos en cualquier materia deben de ir acompañados de resultados.

De 2013, que se hizo oficial este dato de 60 por ciento de trabajadores en la informalidad, a 2016, la cifra por primera ocasión en 30 años baja consistentemente en más de tres puntos.

Hoy, con muchas acciones de distintas áreas, destacadamente la Hacendaria, hay un millón 900 mil mexicanos más dados de alta en el IMSS, cifra sin precedente para un mismo periodo en la historia de México.

Esto se hizo con esfuerzo de todos, no ocurrió de la nada. Los resultados y rendición de cuentas hablan de ello. Thomas Alva Edison decía: el genio es uno por ciento de inspiración y 99 por ciento de transpiración, transpiración en las fábricas, transpiración en las empresas, transpiración en las asambleas sindicales, transpiración en los acuerdos productivos, transpiración de los funcionarios que con imaginación innovan todos los días en beneficio de un país más justo, no es de la nada.

El convenio que hoy refrendamos entre Gobernadores, la Secretaría del Trabajo y el IMSS, teniéndolo como testigo a usted, señor Presidente, se basa en el conocimiento de cada entidad federativa de su tasa de informalidad laboral, de los sectores por entidad federativa donde ésta se encuentra y sus ciudades, y de comprometer una meta mínima cuantificable y medible de formalización de trabajadores por estado.

En esta ocasión más de 250 mil trabajadores es la meta mínima; más de 250 mil actos concretos de justicia que se deben multiplicar por las familias de los trabajadores beneficiados.Así como en 2013 realizamos 73 mil visitas de inspección en el país para este propósito a empresas formales con trabajadores informales, estamos listos para este año a realizar 110 mil visitas de inspección para convenir con empresarios la transición de todos sus trabajadores a la formalidad.

Tenemos todas las condiciones en el sector laboral para lograrlo: más de 31 meses sin huelgas en el nivel Federal, el mayor periodo de la historia del país y también, es oficial, de país alguno con derecho de huelga en el mundo; baja sensible y consistente en la tasa de informalidad laboral; tendencia clara en la recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo como no ocurría hace 40 años, 1976 para ser exacto, cinco por ciento en esta Administración y los factores de la producción y el Gobierno estamos trabajando para que pueda ser mucho mayor; aumento histórico en los trabajadores formales; crecimiento en la productividad laboral que hizo escalar siete posiciones en ese ámbito específico el año pasado en la medición que hace el Foro Económico Mundial, no México; acciones transversales de protección a grupos vulnerables y; un diálogo social entre los factores de la producción que nos hace discutir con propuestas nuevos desafíos en la justicia laboral.

De esto se trata el evento de hoy, que con convicción y compromiso firmamos ante usted, Presidente de México.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Corresponde el uso de la palabra al maestro Mikel Arriola Peñalosa, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

-MTRO. MIKEL ARRIOLA PEÑALOSA: Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Señores Secretarios de Hacienda y Crédito Público, Trabajo y Previsión Social y de Economía; señores Gobernadores; dirigentes obreros y patronales.

Señoras y señores:

Este convenio es una muestra de la suma de voluntades entre el Gobierno de la República, los gobiernos de los estados, los obreros y los empresarios para fomentar la formalidad laboral del país y también, refrenda el liderazgo del Presidente de la República en la materia.  

La evidencia internacional y la literatura económica son contundentes al señalar que los empleos formales están asociados a una mayor productividad y a la generación de mejores condiciones para el desarrollo y el crecimiento económico.

Está demostrado que la formalidad eleva la productividad, la economía y favorece el bienestar de los trabajadores y de sus familias.

En promedio, como lo ha comentado recientemente el Secretario de Hacienda, las empresas formales tienen una productividad 2.3 veces superior a la de la economía informal.

En contraste, la economía informal está asociada con la incertidumbre laboral y permanentes obstáculos, por ejemplo, un trabajador informal está expuesto a riesgos de trabajo que, en caso de materializarse, pueden terminar con el patrimonio familiar.

No es casualidad que los estados menos desarrollados del país sean aquellos donde se presenta mayor informalidad.

El fomento de la formalidad laboral permite reducir la pobreza y la desigualdad mediante el acceso a prestaciones de seguridad social que brinda el Estado mexicano, como las siguientes:

Uno.  Cobertura médica ilimitada para los trabajadores y sus beneficiarios que incluye consultas médicas, medicinas, cirugías y gastos hospitalarios y de laboratorio.

Dos. Protección en salud y pago de incapacidades en caso de accidentes o enfermedades de trabajo, lo que permite a las familias mantener un ingreso en sustitución del salario durante el tiempo en que subsiste el padecimiento.

Tres. Apoyo económico para el trabajador y sus familias en caso de invalidez o muerte.

Cuatro. Pensión para el retiro pues al afiliarse los trabajadores, ingresan automáticamente al Sistema de Ahorro para el Retiro.

Cinco.  Acceso a guarderías. Los hijos de los trabajadores son debidamente cuidados y atendidos mientras los trabajadores se encuentran realizando sus labores.

En este apartado, señor Presidente, le informo que hemos atendido su instrucción de crear 10 mil espacios adicionales en guarderías para el IMSS, en 2015, y que durante el 2016 abriremos 25 mil nuevos espacios, 150 por ciento más que el propio 2015.

Seis. Acceso a programas de promoción de salud y cultura a través de nuestros centros vacacionales, deportivos y teatros, así como otro tipo de prestaciones sociales como funerarias.

Y siete. Apoyo para la adquisición, remodelación o ampliación de la vivienda.

Un trabajador formal goza, además, de beneficios fiscales como la devolución parcial de colegiaturas, así como el acceso a créditos de la Banca de Desarrollo, y a subsidios diversos.

Cabe resaltar que el pasado mes de abril fue el más prolífico en generación de empleo en los últimos 10 años. Este logro se debe en buena medida a las siguientes estrategias:

Las reformas estructurales impulsadas por el Gobierno de la República; un acelerado proceso de formalización en el empleo; la simplificación y digitalización de trámites y; la instrumentación de un nuevo modelo de fiscalización que permite detectar prácticas de elusión y evasión en materia de cuotas de seguridad social y en materia fiscal.

Con el convenio que hoy suscribimos, el IMSS se obliga, entre otras cosas, a intercambiar información con las entidades, y a brindar orientación y asesoría a los patrones para continuar con la simplificación y agilización de los trámites asociados al empleo.

Con estas acciones se disminuyen los costos transaccionales para la creación de empleos, generando condiciones para que el salario crezca en términos reales.

Señor Presidente:

Le informo que, durante su Administración, en el IMSS hemos ya digitalizado de punta a punta el 72 por ciento de los trámites, lo que implica que en 2016 llegaremos ya a 35 millones de trámites no presenciales.

También, hemos eliminado la comprobación de supervivencia de jubilados y pensionados.

Asimismo, las cuotas obrero-patronales ya son cubiertas en su totalidad a través del sistema bancario.

La promoción del empleo formal es un acto de justicia social para garantizar el respeto a los derechos de los trabajadores, que a la vez aumenta y democratiza la productividad para construir un México próspero e incluyente.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Realiza su intervención el Secretario General de la CTM, licenciado Carlos Aceves del Olmo.

-LIC. CARLOS ACEVES DEL OLMO: Muchas gracias.

Señor Presidente:

Muchas gracias por la invitación que por conducto de la Secretaría del Trabajo hace al sector de los trabajadores para participar en este evento.

Gracias a los señores Gobernadores, a los miembros del Gabinete, al Consejo Coordinador Empresarial, a las distintas organizaciones sindicales que están aquí presentes, a los medios de comunicación.

Yo trataré de ser breve, porque con lo que ha dicho el Secretario Navarrete Prida, lo que ha dicho Mikel, se han tocado todos los números, los porcentajes, lo que van a hacer, lo que ya hicieron.

Y yo, contra mi costumbre, había preparado un, no un discurso, sino una intervención.

El evento que hoy nos convoca, sin duda, es un gran reto para nuestro país y al mismo tiempo es una gran oportunidad.

El desempleo es, sin duda, asignatura pendiente de siempre, pero no estamos tan mal en el desempleo, comparados con otros países de nuestro nivel.

Con el convenio que aquí se firma, seguramente ayudará a disminuir la informalidad y componer el tejido social, ese es el punto de vista personal, como sindicato.

En la 63 Legislatura la Comisión de Trabajo y Previsión Social, que tuve el honor de presidir, entre otras cosas, incluyó lo que ahora se dice con mucha frecuencia, el trabajo decente.

Esto cuando se es informal no es un trabajo decente, tampoco es un trabajo indecente, es un trabajo que hay.

Y tampoco los trabajadores deben ser engañados, pensando o haciéndolos creer que dándoles por fuera una parte de su salario están mejor, eso es una falacia.

La experiencia actual en distintos estados de la República, que yo he estado recorriendo las últimas semanas, en donde hay PyMES y hay grandes empresas, no sólo en las capitales de los estados, sino en muchos municipios, sí aceptan como candidatos a gente que viene de la informalidad, sí les ofrecen darles el trabajo, con algunas, pues sí, un compromiso.

Tienen que tener como escolaridad mínima secundaria, afortunadamente, los trabajadores en México, ya tienen gran parte de ellos secundaria, y si no desde aquí empezaría una petición al señor Presidente, a la Secretaría de Educación, al Instituto Nacional de Educación para los Adultos que, de esa forma exprés, para llamarlo de algún modo, que les otorgan los certificados de primaria y secundaria mediante unas pruebas, se haga en este caso.

Que los sindicatos y las empresas tengamos un compromiso de que esa gente que va de la economía informal, le demos las posibilidades con las herramientas que necesitan, con los asideros que requieren para poder llegar a un trabajo decente.

Al cumplirse la etapa de la educación se trazarían programas de capacitación en los distintos empleos que tendrían pero, además, inmediatamente, y esto el señor Secretario de Hacienda, el doctor Videgaray sabe, que podríamos empujarlo por el lado de la productividad, que la capacitación fuera no solamente mecánica, motriz, o de facilidades manuales, sino que la productividad, que deberá verse reflejada, justamente, en el salario de los trabajadores y en la utilidad de las empresas, así como en las obligaciones fiscales a las que haya lugar.

Yo creo que la firma de este acuerdo es mucho más amplia, porque podríamos tomar un lugar común y decir sí, lo que dijo el Secretario fue sí, las guarderías y todo lo que dijo el señor director, muy bien; pero el trabajador informal que se le dan las facilidades para ser formal, inmediatamente tiene acceso a los servicios médicos por el seguro social, a la vivienda por el INFONAVIT, apoyo en créditos de FONACOT, y las que por ley y por contrato colectivo les correspondan. Les cambia totalmente la vida a los trabajadores.

Por qué recomposición de tejido social.

Porque también atacaríamos un problema grave, que, aunque se ha ido disminuyendo, sigue estando vivo:  la piratería y el contrabando

La construcción de instituciones en conjunto, Gobierno, empresarios y trabajadores, para propiciar la formalización es ésta. Esta opinión que yo doy como CTM, es de lo que estamos convencidos, es lo que podríamos aplicar, es invitar al Consejo Coordinador Empresarial, que también hagamos convenios; convenios, no que solamente se hagan actos para firmarlos, sino que se cumplan a la letra, que sean sólido apoyo para las y los trabajadores de México.

No hay mejores instrumentos para la movilidad social, para consolidar las libertades en la salud, la educación y el trabajo.

Muchas gracias por su atención.

-MODERADORA: Hará uso de la palabra el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, maestro Juan Pablo Castañón Castañón.

-MTRO. JUAN PABLO CASTAÑÓN CASTAÑÓN: Muchas gracias. Muy buenas tardes.

Señor Presidente, don Enrique Peña Nieto.

Señores Gobernadores de los estados; señores Secretarios de Estado de Hacienda, de Economía; señor Secretario del Trabajo; y Jefe de la Oficina de la Presidencia; señor Director del Seguro Social.

Señores dirigentes obreros aquí presentes; señores presidentes de CONCAMIN, CONCANACO y CANACINTRA, aquí también presentes; señores Legisladores; empresarios; trabajadores y funcionarios públicos:

Muy buenas tardes.

Agradezco la oportunidad de estar aquí presente en representación del sector empresarial mexicano para que conozcamos de primera mano los convenios que hoy se suscriben para la ejecución de acciones en materia de formalización del empleo.

El Consejo Coordinador Empresarial reconoce los importantes esfuerzos realizados por el Gobierno Federal y muchos estados en este ámbito. Al mismo tiempo, reafirmamos nuestra voluntad y el compromiso de acompañarlos en estas tareas y de coadyuvar para que surtan los resultados que se buscan.

En gran medida, gracias a programas como los que hoy se complementarán con los convenios ya firmados, así como la Reforma Laboral, la tasa de informalidad laboral ha bajado 2.5 puntos porcentuales desde el 2012. No obstante, todavía hay mucho terreno para avanzar, si tomamos en cuenta que la tasa aún está cercana al 57 por ciento.

Este dato significa que casi cada seis trabajadores de 10 laboran sin la debida seguridad y protección, jurídica, sin acceso a servicios de salud, cobertura de riesgos o pensión, con salarios insuficientes, escasa capacitación y pocas expectativas de crecimiento y desarrollo.

Además, cuando se disgregan los datos se vislumbra en toda su amplitud tanto la trascendencia como la enorme complejidad de la problemática y de las vías de solución.

La informalidad tiene que ver con el género, porque la tasa de informalidad en mujeres sobrepasa en 1.3 por ciento la misma de los hombres. Pero la diferencia es aún mayor si se considera la escolaridad, más del 85 por ciento de los trabajadores que tienen sólo primaria incompleta está en la informalidad; mientras que para las personas con educación profesional la tasa es del 25 por ciento.

Los índices de informalidad en el sector primario superan el 88 por ciento, mientras que en el terciario rondan en el 53 por ciento.

En las empresas o establecimientos con cinco o menos trabajadores, se registra más de 85 por ciento de informalidad; mientras que en las que emplean más de 250, la tasa no llega al siete por ciento.

El panorama es claro, todavía tenemos mucho que hacer. Hay que acelerar el paso, y en ese sentido es muy importante y oportuno el fortalecimiento de un programa que a tres años ha dado resultados importantes.

Celebramos el que los convenios de acciones coordinadas que hoy se firman, cuenten con metas puntuales entidad por entidad. Igualmente, que se confirme y dé continuidad a la orientación concertadora del programa, en relación con los protocolos de visitas de inspección, con el énfasis en la asesoría para facilitar el paso a la formalidad.

No debemos escatimar esfuerzos en esta tarea, la formalización en general y la formalización del empleo en particular son prerrequisitos para avanzar en la construcción de una economía próspera e incluyente, con crecimiento sostenido y sustentable.

Si no reducimos significativamente la informalidad, difícilmente caminaremos al paso requerido en materia de productividad, competitividad, incremento del valor agregado en nuestra economía, en distintas actividades productivas, así como su integración en encadenamientos sólidos y eficientes.

Más aún, con una informalidad elevada no lograremos generar los empleos que se requieren con urgencia en nuestro país, ni en términos de número, ni en términos de calidad.

Es en la formalidad donde pueden crearse y sostenerse fuentes de empleo con ingresos y condiciones de trabajo dignas, que abran el paso al crecimiento profesional y que den solidez al desarrollo familiar de los trabajadores.

La formalización es un camino que no puede obviarse en la ruta de la movilidad y la justicia social, indispensable para dejar atrás la precariedad laboral que afecta a millones de personas y sus familias.

Todo esto va de la mano también de la formalización empresarial, condición básica para el crecimiento y la sustentabilidad de cientos de miles de negocios, es de éstos y de nuevos emprendimientos de donde tienen que salir los empleos dignos y remuneradores que necesitan millones de mexicanos y las próximas generaciones.

Las empresas informales en promedio llegan a ser 45 por ciento menos productivas que las formales y su desarrollo está sumamente constreñido.

Por eso, no sólo se trata de formalizar los empleos ya existentes, sino de crear millones de fuentes de trabajo formales nuevas.

En 15 años hemos generado casi seis millones de empleos formales, pero sólo para empatar el crecimiento de la oferta de trabajo tenemos que haber formado 15 millones de empleos.

Sólo podremos tener éxito con el concurso, por una parte, de las políticas públicas adecuadas y una implementación eficaz de las mismas y, por el otro lado, con la multiplicación, el crecimiento y la profesionalización de las empresas.

Necesariamente hay que considerar estos dos ámbitos complementarios para facilitar el tránsito a la formalidad. Si en esa medida, aumenta la inversión, accederemos a incrementos en la productividad y a más y mejores empleos.

Hay que consolidar las condiciones idóneas para el crecimiento y profesionalización de las empresas; un entorno favorable para su creación; la inversión y la generación de empleo; evaluar y apuntalar las políticas nacionales y locales en áreas como eficiencia regulatoria, estímulos, infraestructura y capital humano, entre otros.

Las grandes disparidades regionales o sectoriales en materia de desarrollo económico y en particular en variables como productividad y remuneración, tienen que ver directamente con la dicotomía formalidad e informalidad.

Así, este fenómeno: informalidad, productividad y crecimiento nos señala el fenómeno de los dos Méxicos distantes.

Hoy, tenemos estados donde la formalidad es del 70 por ciento de su economía, mientras otros desafortunadamente, la informalidad llega casi al 80 por ciento de su economía. 

Hay que hacer mucho trabajo en ese nivel, es responsabilidad de todos, de los gobiernos locales, regionales y Federal dar condiciones de seguridad y certeza jurídica, comenzando por fundamentos como la propiedad y la contratación.

La desregulación y la eliminación de procesos burocráticos locales que inhiben las inversiones.

Un compromiso firme y claro es necesario en ese sentido para poder afrontar y seguir en el desarrollo de un sólo México.

Por eso, como empresarios, estamos muy entusiasmados en la creación de las Zonas Económicas Especiales para participar entusiastamente en la generación de inversión y de empleo formal.

Los convenios que hoy se suscriben son alentadores, hay que complementarlos para ir aún más rápido, incluso, en la responsabilidad empresarial.

Un canal que debemos aprovechar más es el Programa Crezcamos Juntos, que debe ser reforzado para lograr su máximo impacto potencial.

Trabajar todos juntos, cada quien en lo que nos corresponde, en salud, educación y trabajo, coordinadamente para lograr el desarrollo.

Señor Presidente.

Amigos todos:

Éste es un desafío de la Nación, una responsabilidad común. Nuestro llamado es, entonces, a dar un siguiente paso y consolidar juntos una política de Estado de largo plazo en materia de formalización, una estrategia común e integral, que genere sinergias y efectos multiplicadores.

Los empresarios asumimos nuestra responsabilidad para avanzar con paso firme en este camino, nos corresponde generar y dar proyección a empresas sólidas, formales, innovadoras y competitivas, capaces de generar empleos dignos y sustentables, todos formales, sin simulaciones, condiciones óptimas para la prosperidad de todos los mexicanos y ese es el compromiso de los empresarios mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Escuchemos la intervención del Gobernador del Estado de Oaxaca y, Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, licenciado Gabino Cué Monteagudo.

-GOBERNADOR GABINO CUÉ MONTEAGUDO: Señor Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Muy apreciables señores Secretarios de Estado, de Hacienda, Trabajo y Economía; Jefe de la Oficina y señor Director del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Muy estimados amigos Gobernadores que hoy nos acompañan en este importantísimo evento.

Señores dirigentes obreros y empresariales del país aquí presentes; amigas y amigos representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Nos encontramos en este recinto de profunda historia para refrendar nuestro compromiso común de trabajar con decisión y entereza en favor del superior derecho de todos los mexicanos para contar con un empleo digno y perdurable.

Nos encontramos aquí para reafirmar nuestra convicción de respetar y hacer respetar los derechos laborales que consagran el Artículo 123 de nuestra Carta Magna y nuestra Ley Federal del Trabajo.

Los Gobernadores de México participantes en este significativo evento, para concretar acuerdos y compromisos que hagan posible que todos los trabajadores de nuestro México puedan contar con los beneficios de un empleo formal.

Como portavoz de la Gobernadora del Estado de Sonora, de los Gobernadores del país y del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, reafirmamos en este espacio emblemático nuestro compromiso para sumar a la CONAGO a la Cruzada Nacional para la Formalización del Empleo que impulsa el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, a través de la Secretaría del Trabajo.

Una iniciativa de la mayor relevancia, cuyo cometido es ofrecer a las y los trabajadores de México, una mejor calidad de vida y mayores niveles de bienestar al gozar de los beneficios de la seguridad social, el acceso a la vivienda, al ahorro para el retiro, entre otras prestaciones.

Al hacerlo, estamos contribuyendo también a infundir un mayor dinamismo en la economía nacional a través de la captación de mayores recursos fiscales que permitirán construir más y mejor infraestructura social y productiva, así como llevar a cabo los proyectos estratégicos que le cambien la vida a nuestra gente y fortalecer a México en su cita indetenible con la grandeza.

Con ese propósito el día de hoy las entidades de la República participamos en la firma de este transcendental Convenio de Coordinación para la Ejecución de Acciones en Materia de Formalización del Empleo, un valioso instrumento, como aquí se ha señalado, que nos permitirá sumar las acciones y la voluntad de los gobiernos estatales, de los gobiernos municipales, de la Secretaría del Trabajo, del Gobierno Federal y del Instituto Mexicano del Seguro Social para implementar un conjunto de acciones, con metas claras y objetivos específicos que favorezcan la formalización del empleo a lo largo y ancho del territorio nacional.

En esta tarea impostergable resulta encomiable la participación y el respaldo de los empresarios de México para la incorporación de la base laboral al régimen obligatorio del Seguro Social.

Al amparo de este convenio, impulsado por el Presidente Enrique Peña Nieto, todas las instancias involucradas trabajaremos también, para fomentar el aseguramiento voluntario de un amplio sector de personas que en nuestras entidades federativas laboran de manera independiente, es el caso de los trabajadores domésticos, trabajadores no asalariados, ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, entre otros.

De esta manera, al suscribir el día de hoy el Convenio para la Formalización del Empleo el Gobierno de la República, así como los gobiernos estatales y el de la Ciudad de México, asumimos la responsabilidad de construir una nueva cultura que privilegie la justicia e inclusión laboral como una condición ineludible para promover el bien común y el desarrollo de nuestro país.

De esta manera las instituciones del Estado mexicano el día de hoy reafirmamos nuestra alianza con la clase trabajadora y el sector privado de México y con ellos proteger los derechos de los trabajadores, el bienestar de sus familias y desde luego el desarrollo de las empresas.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Señoras y señores:

En esta tarea trascendente, la CONAGO es y será un pilar fundamental del federalismo mexicano, que sume la fuerza de las entidades de la República a esta gran cruzada nacional por la creación y la formalización del empleo pues al hacerlo estaremos trabajando para consolidar este México, el México de progreso y prosperidad creciente que merece y anhela nuestro pueblo.

Por su atención, muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación, se procede a la Firma de los Convenios para la Ejecución de Acciones en Materia de Formalización del Empleo.

(FIRMA DE CONVENIOS)