-MODERADORA: Escucharemos la intervención del Secretario de Energía, licenciado Pedro Joaquín Coldwell.

-SECRETARIO PEDRO JOAQUÍN COLDWELL: Señor Presidente de la República.

Distinguidos invitados:

El pasado 11 de agosto, el Presidente Enrique Peña Nieto promulgó las Leyes Secundarias de la Reforma Energética. En ese evento, instruyó 10 acciones inmediatas para implementarla. Menos de tres meses después, el pasado viernes, se emitieron todos los ordenamientos de las Leyes Secundarias, 24 reglamentos, un decreto y un ordenamiento.

Con esta Promulgación, las 10 trascendentes acciones de la Reforma, instruidas por el Presidente de la República, han sido cumplidas. Recordemos que ya se ejecutó la Ronda Cero, y ya se inició la Ronda Uno.

Se publicaron los decretos de creación del Centro Nacional de Control de Energía, el CENACE; y del Centro Nacional de Control de Gas Natural, el CENAGAS, y se nombró a sus respectivos directores.

Se crearon el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, el Fondo Secretaría de Energía-Nacional Financiera, para la participación del Estado mexicano en los proyectos de hidrocarburos; el Fideicomiso Público para Promover el Desarrollo de Proveedores y Contratistas Nacionales de la Industria Energética, y el Fondo de Servicio Universal Eléctrico.

Por su parte, el Senado ratificó las propuestas del Presidente de la República, de los nuevos comisionados de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y de la Comisión Reguladora de Energía, de los Consejeros independientes de PEMEX y de la Comisión Federal de Electricidad, y de los miembros independientes del Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo.

Ya se elaboró el Programa Estratégico para Formación de Recursos Humanos en Materia Energética, que otorgará becas a miles de estudiantes mexicanos, y que pretende capacitar en este sexenio a 135 mil técnicos y profesionales.

También, se expidieron los lineamientos para la emisión de los certificados de energías limpias.

La Reforma Energética ya está moviendo a México.

Para cumplir los objetivos que nos fijó el señor Presidente, se requirió la participación de más de 15 dependencias y organismos públicos que colaboraron ordenadamente para lograr en un tiempo reducido este enorme avance en la implementación de la reforma.

Debemos reconocer a los funcionarios públicos que realizaron este gran esfuerzo de trabajo y coordinación desde las Secretarías de Energía, de Hacienda y Crédito Público, de Economía, de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y de Educación Pública, también desde la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la Comisión Reguladora de Energía, PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad.

La Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, la Procuraduría Fiscal de la Federación, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Nacional Financiera, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria y el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales.

Cada uno de los servidores públicos de las dependencias citadas asumió como propio el ímpetu reformador del Presidente Enrique Peña Nieto a cuyo Gobierno orgullosamente pertenecemos.

Señoras y señores:

La Reforma Energética fue una proeza colectiva del Poder Ejecutivo y el Congreso de la Unión, de los partidos políticos, los medios de comunicación, así como los sectores académicos, sociales y empresariales.

De sus coincidencias y discrepancias nació este nuevo aparato institucional al servicio del pueblo de México.

Los reglamentos de la reforma promulgados el viernes anterior fueron fruto de un diálogo intenso con los sectores productivos y académicos.

Extiendo amplio reconocimiento a la Comisión Federal de Competencia Económica, así como también, a las organizaciones que forman parte del Consejo Coordinador Empresarial por las valiosas aportaciones de sus miembros y expertos durante el proceso de consulta abierto por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria.

Estos nuevos reglamentos refuerzan las medidas de transparencia en la asignación de contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos; reestructuran el Instituto Mexicano del Petróleo; preservan los derechos de los propietarios de las tierras y facilitan su inclusión en los beneficios que se obtengan; fomentan la participación de proveedores nacionales para integrar cadenas de valor que fortalezcan una industria energética con acento mexicano.

También promueven la generación de electricidad con fuentes limpias; sientan las bases del nuevo mercado eléctrico y, establecen reglas y procedimientos para decretar zonas de salvaguarda que preserven nuestro patrimonio social, cultural y ambiental.

Con esta nueva normatividad los inversionistas tendrán certeza de que se puede trabajar en México con reglas claras, transparentes y estables, bajo principios de libre competencia y funcionamiento eficiente de los mercados, obligatorios tanto para las empresas públicas del sector, como para las privadas.

Señor Presidente de la República:

No hemos terminado, hay tarea pendiente.

Bajo su liderazgo y conducción hay un futuro que vamos a conquistar.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Corresponde el uso de la palabra al Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, ingeniero Juan José Guerra Abud.

-SECRETARIO JUAN JOSÉ GUERRA ABUD: Señor Presidente; señoras y señores:

Los cambios que se están dando en el sector energético, recientemente aprobados por el Congreso de la Unión y que se complementan con lo que promulgó el pasado viernes el señor Presidente de la República, generarán importantes beneficios a nuestro país.

Los especialistas han previsto el crecimiento en el empleo, en la inversión y en la generación de valor agregado, así como en la oferta de más y mejores energéticos, particularmente de combustibles limpios y de energía renovable.

No tenemos duda en afirmar que uno de los beneficiarios de esta reforma, y desde nuestro punto de vista el principal beneficiario, será el medio ambiente.

El reto más importante que enfrenta la humanidad en el Siglo XXI es el cambio climático. En todo el planeta ya se sufren sus consecuencias y las evidencias nos demuestran que México, por su ubicación geográfica, en medio de los dos océanos y aún siendo un pequeño emisor de gases de efecto invernadero es uno de los países más afectados por este fenómeno.

Es por ello que la Administración del Presidente Peña Nieto está tomando muy en serio el compromiso de recudir nuestras emisiones contaminantes, principalmente por el mandato que nos dan diversas disposiciones jurídicas y también para que en nuestra presencia internacional tengamos la autoridad de pedir que el resto de los países asuman su compromiso con el medio ambiente y en consecuencia con las futuras generaciones.

Según el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, del orden del 60 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del país están relacionadas con el sector energético.

La Ley General de Cambio Climático establece metas muy claras: para el 2020 deberemos reducir en un 30 por ciento sobre la línea base las emisiones de este tipo de gases, y para el 2050 sobre lo emitido en el año 2000.

Por ello, se hacía indispensable una Reforma Energética.

México requiere combustibles más limpios, desde diésel y gasolinas de ultra bajo contenido de azufre, hasta electricidad renovable y cantidad suficiente de gas natural, que por cierto es la molécula de hidrocarburo más limpia que existe y que la necesitamos para mover a nuestras industrias y a las turbinas que generan electricidad, así como para reconvertir al parque vehicular y ofertar a los consumidores un combustible más limpio, barato, que ayude a mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades, en beneficio principalmente de la salud pública.

Hay quien piensa que esta reforma incrementará las emisiones contaminantes porque facilita el crecimiento del consumo de energía. No es así.

Si bien es cierto que el consumo de energía se va a incrementar, dado que éste está asociado al crecimiento económico y no hay duda que nuestro país está creciendo, también es cierto que este incremento, las energías renovables y combustibles limpios, jugarán un papel clave en la reducción de emisiones.

El viernes pasado se expidieron, entre otros, nueve decretos que modifican ocho reglamentos del sector medioambiental y otro que promulgó el reglamento interior de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos.

Esta agencia, creada gracias a una acertada decisión del Honorable Congreso de la Unión, será responsable de garantizar que en el cuidado del medio ambiente y la seguridad industrial del sector hidrocarburos se utilicen las mejores prácticas a nivel internacional.

La agencia regulará, autorizará y supervisará a todos los actores del sector hidrocarburos y en su caso los sancionará cuando sus actos se aparten del cumplimiento de la ley.

Y aquí insisto, que nadie tenga duda, la agencia aplicará a cabalidad todas las leyes y normas establecidas para garantizar que el sector está debidamente regulado y sancionará a todo aquél que se aparte del cumplimiento de la ley.

La agencia funcionará bajo principios de profesionalismo, imparcialidad, transparencia y oportunidad, de tal manera que dados los beneficios que el desarrollo del sector le generarán al país, se convierta en un regulador que garantice, como ya lo señalamos, la utilización de las mejores prácticas mundiales.

Señoras y señores:

México se está moviendo y para fortalecer este movimiento, necesitamos energía.

Lo que está sucediendo bajo el liderazgo del Presidente Peña Nieto facilitará que esta energía sea limpia.

Esto confirma que los mexicanos tenemos a un Presidente ambientalista.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Sean tan amables de ocupar sus lugares para escuchar enseguida al Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Señor Presidente.

Señoras y señores:

La Reforma Energética es, sin lugar a dudas, la transformación económica más profunda de los últimos años en nuestro país.

A través de un arduo proceso de construcción de acuerdos políticos e institucionales fue posible dotar de un nuevo marco institucional al sector, para que las empresas y las familias mexicanas tengan acceso a energía más barata.

Con la publicación de los Reglamentos a las Leyes Secundarias, se da cabal cumplimiento a una de las 10 acciones que instruyó, el pasado 11 de agosto del Presidente de la República, al promulgar la Reforma Energética.

Acciones, todas ellas destinadas a una implementación eficaz y completa de la Reforma.

El andamiaje jurídico e institucional que regirá las operaciones del sector energético en los próximos años refleja un claro compromiso con la transparencia y con la rendición de cuentas de cara a la sociedad.

En adelante tendremos un sector moderno con reguladores fuertes y profesionales y empresas productivas del Estado: PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad, que generarán valor de forma responsable y competitiva.

Respecto a los temas fiscales, en el paquete de reglamentos que hoy se promulgan se incluye el Reglamento de la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos. En dicho reglamento se precisan los mecanismos para determinar, dar seguimiento y verificar el cumplimiento de los términos fiscales de los contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos, adicionalmente se consolida el régimen de pesos y contrapesos concebido en la Reforma Energética.

Bajo esta nueva arquitectura institucional, los reguladores y los responsables de la política sectorial tienen todas las herramientas para cumplir con su mandato constitucional.

Con base en este marco regulatorio, a partir de ahora podremos definir el nuevo modelo contractual mexicano para el petróleo y el gas.

Este modelo debe de cumplir, por lo menos, algunas características:

Los contratos deben ser competitivos.

Entendemos que en el mundo existe competencia para atraer capital y tecnología, y, por lo tanto, el nuevo modelo contractual mexicano debe de tener la capacidad para atraer esos recursos a nuestro país.

Los contratos, como lo manda la Constitución y las leyes, deben de ser progresivos; es decir, deben de tener la capacidad de adaptarse a mayores precios del petróleo, asegurando que la renta petrolera sea para los mexicanos, y también los contratos deben ser viables en escenarios de menores precios en el mercado internacional de petróleo.

Los contratos, en la medida de lo posible, deben de ser simples. Deben de ser instrumentos que sean entendibles para el mercado, para los especialistas, pero también para la opinión pública en general, para poder hacer de ellos verdaderos instrumentos de transparencia.

Y, finalmente, el nuevo modelo contractual mexicano debe de ser un modelo estable, de tal manera que los inversionistas, los participantes del mercado, conozcan y sepan que esperar en las rondas sucesivas de aplicación de la Reforma Energética.

Señor Presidente:

Al haberse publicado estos reglamentos, seguimos adelante en la implementación de la Reforma Energética.

El Congreso de la Unión abrió una gran oportunidad para México, una oportunidad histórica, y no debemos dejar de aprovechar oportunidades como ésta. Están aquí, muchas legisladoras y legisladores que hicieron posible esta oportunidad.

Ahora, corresponde al Ejecutivo Federal implementar esta reforma, para que resulte en la transformación, en los empleos, en el desarrollo que, sabemos, puede traer a México.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)