-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el Director General del Instituto Mexicano de la Juventud, maestro José Manuel Romero Coello.

-MTRO. JOSÉ MANUEL ROMERO COELLO: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, presente. Honorables miembros del presídium; ganadores del Premio Nacional de la Juventud 2013.

Invitados especiales; representantes de los medios de comunicación; Legisladores Federales; directores de los Institutos de Juventud; señoras y señores:

Los grandes retos que como Nación nos toca enfrentar, son retos enormes que requieren de respuestas y soluciones, no sólo necesarias, sino, sobre todo, urgentes.

Con casi 38 millones de jóvenes menores de 30 años en todo el país, plurales, heterogéneos y ávidos de oportunidades es imperativo atenderlos. Son jóvenes inmersos en un mundo globalizado, que exigen una mayor y mejor preparación, por lo que demandan de su Patria las herramientas que les permitan su crecimiento y desarrollo.

La juventud mexicana no espera el futuro, no aguarda el mañana, cada día lo construye, lo impulsa. Sin embargo, muchos, millones de esos jóvenes están al margen de las oportunidades. El país está en deuda con ellos.

Hay rezagos y desigualdades lamentables, resultado de años de abandono que afectan a los jóvenes incrementando una grave problemática de no fácil solución; deserción escolar, falta de atención a la salud, falta de empleos de calidad bien renumerados, por mencionar sólo algunos.

Durante años no fueron escuchados, pareciera como si en el pasado reciente, la juventud no representara el gran potencial de desarrollo que tiene. Pero hoy, con su visión, señor Presidente, la juventud es una prioridad.

Por ello, desde el Gobierno Federal y bajo la directriz de la Secretaría de Desarrollo Social que encabeza la maestra Rosario Robles, estamos construyendo los programas para dar respuesta a las demandas más sentidas y urgentes, porque hoy los jóvenes ya no son vistos como un grupo vulnerable, sino como sujetos de derechos.

Señor Presidente:

De acuerdo a su instrucción, comenzamos la Consulta Nacional Juvenil. Un ejercicio democrático que tiene por objetivo preguntar a todos los jóvenes lo que necesitan para cumplir sus sueños, para alcanzar sus anhelos, para escuchar sus propuestas, y para saber cómo construimos juntos sus oportunidades.

La mejor forma de realizar una política juvenil transversal, es precisamente, incorporando sus voces en este proceso.

Debemos actuar ahora. México cuenta con el bono demográfico más grande de su historia, pero como todo tiene un plazo perentorio, de no aprovecharlo, de no gestionarlo con eficacia y prontitud, estaremos dejando al país indefenso, sin desarrollo y condenando a millones de jóvenes a no tener un futuro prometedor.

Característica fundamental de su Gobierno, señor Presidente, es la implementación de políticas transformadoras en beneficio de México y así lo entienden los jóvenes de nuestro país.

Hoy por hoy, las reformas estructurales que promueve el Gobierno de la República, que impulsa usted señor Presidente, son en mucho la respuesta a los grandes problemas de la Nación mexicana.

Con las reformas que hoy se promueven, las y los jóvenes, tendrán las oportunidades para crecer y hacer crecer a México.

A todos y en particular al Instituto Mexicano de la Juventud, nos espera una gran tarea que enfrentaremos convencidos de que nuestros jóvenes habrán de proponer, habrán de acompañarnos y actuarán en consecuencia.

Confiamos en sus voces, en sus talentos, en su rebeldía y en su visión.

Creemos en la juventud de México. Una juventud diversa, plural, pensante y propositiva, precisamente como los jóvenes galardonados con el Premio Nacional de la Juventud, que el día de hoy se entrega.

De todo el país se recibieron 715 propuestas, todas valiosas, de las cuales el jurado calificador ha destacado 18 y son premiados este día; 14 de forma individual y cuatro para grupos. Son 48 los galardonados, 31 mujeres y 17 hombres.

Y aquí quiero aprovechar también para hacer un reconocimiento al jurado calificador por su compromiso, por su apoyo, pero sobre todo, por su sentido de equipo con estos jóvenes mexicanos.

Muchas gracias al jurado calificador.

Y agradecerle también al Presidente del Consejo del Premio, al señor Secretario de Educación, todo el apoyo para la realización de este evento.

Hoy 20 de noviembre, México tiene motivos para celebrar; se conmemora un aniversario más del inicio de nuestra Revolución, y hoy se entrega el Premio Nacional de la Juventud, máximo reconocimiento que otorga el Gobierno de la República a los jóvenes.

Hace años, no se contaba con la presencia del señor Presidente en este acto. Hoy, aquí, usted señor Presidente, ratifica su compromiso con la juventud mexicana.

Muchas gracias por estar aquí, Presidente.

México cuenta con muchos y grandes recursos, pero, sin duda alguna, su recurso más valioso es la fuerza de sus jóvenes. Con los jóvenes seguimos moviendo a México.

Muchas gracias.

-MODERADORA: A continuación, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, hará entrega de 14 premios individuales y cuatro grupales a los galardonados con el Premio Nacional de la Juventud 2013.

(ENTREGA DE PREMIOS)

-MODERADORA: Enseguida, hace uso de la palabra la galardonada por Derechos Humanos Categoría A, Natalia Evoé González Robles.

-GALARDONADA. NATALIA EVOÉ GONZÁLEZ ROBLES: Buenas tardes.

Ciudadano Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Miembros del presídium, jóvenes galardonados; mamá, y a todos los aquí presentes.

Soy Natalia, mido 1.56 y tengo 16 años. Soy orgullosamente mexicana y sonorense de corazón. Curso el tercer semestre de bachillerato en el Cobach de Villa de Seris. Me gustan las enchiladas, el pozole, amo el béisbol, el fútbol, disfruto de la lectura, el baile y la música.

Como verán, soy una joven mexicana que como todos los jóvenes disfruta y vive una vida sencilla y normal.

Muchas veces creemos que el dinero es sinónimo de éxito. Yo les digo que no es así. Las personas exitosas son todas aquellas que a pesar de los obstáculos saben salir adelante.

Claro ejemplo de esto, somos todos los jóvenes aquí presentes. Vimos lo que los demás no.

Nos arriesgamos a marcar la diferencia.

Ustedes jóvenes, son un gran ejemplo de grandeza, entereza y dedicación por su país. Los que en lugar de abandonar decidieron tomar el timón y navegar.

Cuando entré a la secundaria estaba feliz, ilusionada, esperaba tener muchos amigos, experiencias nuevas y bonitas. Al contrario de eso, me quebraron. No sólo mis compañeros, sino algunos maestros. Me lastimaron, afectaron mi corazón y violentaron mi espíritu.

Como muchos niños y niñas, no quería ir a la escuela. Sentía que era una persona que estorbaba, que no tenía ni un lugar, ni un propósito.

A pesar de todas esas experiencias tan complicadas y difíciles, dentro de mí emergía una fuerza, una fuerza que me empujaba a no darme por vencida, que me impulsaba a no quedarme callada, a levantar la voz. No fue fácil, tuve una fuerte depresión. Pero, el amor y el cariño de mis padres fueron determinantes para no caer en las decisiones fáciles.

Hemos aprendido a volar como los pájaros, nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.

Tomé la decisión de que mis problemas se convertirían en oportunidades.

La comunidad sorda de mi escuela me brindó el valioso espacio dejándome ayudarlos, siendo parte de ellos, respetándolos. Y fue con esa comunidad cómo comencé mi trabajo en favor de los derechos humanos.

Hoy, aquellas palabras, empujones, golpes y burlas de las que fui víctima, me han mostrado la gran persona que soy. Me han brindado la oportunidad de valorar y respetar a los demás.

Me ha quedado claro que somos diferentes en nuestro color de piel, en nuestros gustos, pero definitivamente iguales en nuestros derechos a las oportunidades, a la educación, a una mejor calidad de vida. A ser respetados y valorados por lo que somos, no por lo que otros pretenden que seamos.

Todos los jóvenes aquí reunidos somos un alud de esperanza para los miles de niños, niñas, jóvenes y adolescentes que hoy están decidiendo rendirse. Yo les digo: Sigue, aunque todos esperen que abandones.

Por eso, pido a nombre de todos los jóvenes que nuestras voces sean escuchadas y tomadas en cuenta en las decisiones de nuestro país.

A nombre de todos los galardonados, agradecemos al Gobierno de la República, en especial, al Instituto Mexicano de la Juventud por la gran oportunidad y experiencia que ahora nos brindan.

Este reconocimiento hoy es un impulso para seguir adelante.

También, mi admiración y amor a mis padres.

Gracias a todos los jóvenes que están luchando por su país, que no se dejan vencer. Sigan haciendo lo ordinario con un amor extraordinario. Y recuerden que a respetar se aprende respetando.

Estoy segura que nosotros, los jóvenes galardonados, sabemos lo que cuesta llegar hasta aquí.

Esto es sólo el principio de grandes proyectos. No olvidemos que abandonar es fácil, es de valientes quedarse a luchar.

Jóvenes: Movamos a México.

Gracias.

-MODERADOR: Veremos a continuación el video Consulta Nacional Juvenil.