-MODERADORA: Queda en uso de la palabra, el doctor José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Desarrollo Social.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente. Muy buenos días.

Señora Angélica. Muy buenos días.

Muy buenos días a todos.

Toca a la SEDESOL dar la bienvenida, pero, sobre todo, agradecer.

Ésta es la primera vez, desde que se desplegó la Estrategia Nacional de Inclusión, que estamos presentes Gobierno Federal, gobiernos de los estados, sociedad civil, en un tema que nos ocupa a todos y en un tema que exige el trabajo de todos.

Y estamos celebrando la construcción de un marco jurídico de vanguardia; la construcción de un marco jurídico que fue propuesta mexicana al mundo, que se suscribió hace 10 años, que entró en vigor hace ocho.

Pero la arquitectura jurídica sin compromiso político, no se aterriza en la práctica, de la misma forma que cuando el compromiso político no encuentre el apoyo de una buena arquitectura jurídica, los esfuerzos quedan cortos. Hoy, celebramos que ambas vertientes se vinculen, que se vincule un marco jurídico del que aquí, señor Presidente, están presentes muchos de quienes fueron responsables.

Destaco, por ejemplo, a Claudia Anaya, que fue quien en el 2011 empujó la Ley de Discapacidad, que hoy nos da un espacio normativo y de origen.  Destaco la presencia de muchos otros que han hecho de la construcción del marco normativo una agenda de vida.

Pero destaco, también, el compromiso político con el que hoy concurrimos para hacer que esa arquitectura jurídica sea vigente, en un esfuerzo que debe de llevarnos a que los derechos sociales sean para todos, que la presencia de la educación, de la salud, de la vivienda y de la alimentación, en donde la Constitución no distingue en términos de acceso, nos comprometamos con lo que hacemos, con la Convención, con la Constitución, con el sistema y con la estrategia, a hacerlos vigentes para todos.

Eso nos ánima hoy, y le agradecemos que lo testimonie con su presencia, con su compromiso.

Muchas gracias, y buenos días.

-MODERADORA: Escuchemos la intervención de la doctora Mercedes Juan López, Directora General del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

-DRA. MERCEDES JUAN LÓPEZ: Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señora Angélica Rivera de Peña.

Señor Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade; a todos los integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República; a los señores Gobernadores; distinguido presídium; invitados especiales, y muy especialmente, saludo a las organizaciones de personas con discapacidad y defensores de los derechos humanos.

Agradezco, en primer lugar, al señor Presidente de la República.

Aquí, en público, quiero agradecerle, señor Presidente, el que me haya designado como titular del Consejo Nacional de Desarrollo e Inclusión de Personas con Discapacidad. Por lo que asumo el compromiso en esta responsabilidad, con la conducción invaluable y el apoyo del señor Secretario de Desarrollo Social, doctor José Antonio Meade.

Hoy, es un día importante. Lo es, porque el Presidente Enrique Peña Nieto preside esta celebración que resulta significativa para la sociedad mexicana, pero más aún, para las personas que viven con una discapacidad.

Como ya se dijo, hoy, se cumplen ocho años de la entrada en vigor en nuestro país de la Convención para el Desarrollo de las Personas con Discapacidad, que aprobó en el año 2006 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, que fue, precisamente, propuesta por México, y hay muchas personas aquí que fueron promotoras de esta propuesta, en el año 2001.

Existe un antes y un después marcado por la Convención, en la cual se establece claramente el cambio de paradigma, que se centra en el aspecto social de la discapacidad, que contempla fundamentalmente el respeto a los derechos humanos, la búsqueda de igualdad de oportunidades y el fomento de la vida independiente.

La Organización Mundial de la Salud, en su Informe Mundial sobre Discapacidad, refiere que hay más de mil millones de personas en el mundo que viven con discapacidad. En México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica, tenemos aproximadamente 7.7 millones.

Pero, además, en el futuro, la discapacidad será motivo de atención aún mayor; su prevalencia está aumentando como consecuencia de los cambios demográficos y epidemiológicos, el envejecimiento de la población y el aumento mundial de las enfermedades crónicas no transmisibles.

Señor Presidente:

Durante su mandato, se han dado avances importantes en materia de derechos humanos de las personas con discapacidad, como lo establece la propia Ley General que fue publicada en marzo de 2011.

Solamente citaré, por obvio de tiempo, algunas cosas que me parece importante destacar.

La Secretaría de Gobernación elaboró el manual para la elaboración de políticas públicas que confiere los nuevos principios constitucionales de los derechos humanos, incluyendo el derecho de las personas con discapacidad.

El Sistema Nacional de Salud, a través de todas sus unidades, lleva a cabo las acciones de prevención de discapacidad, así como su rehabilitación integral.

En el sector laboral, se ha avanzado de manera importante en incentivos a las empresas. Quiero destacar el distintivo empresa incluyente Gilberto Rincón Gallardo, quien fuera Gilberto Rincón Gallardo, un gran promotor de la atención de las personas con discapacidad y de la Convención. Y este distintivo que dan para el sector laboral en los centros de trabajo, se cuentan ya en estos tres años de esta Administración, con mil 230 empresas galardonadas.

Se ha continuado la red Nacional de Vinculación Laboral para promover y difundir la inclusión laboral, y se ha beneficiado a más de 10 mil personas, así como los estímulos fiscales que se dan.

En materia de educación, destaco, son muchas las acciones. Destaco las adecuaciones en los planteles educativos, a más de cinco mil escuelas, así como la creación de Centros de Estudiantes con Discapacidad, que son ya más de 200 en las 32 entidades federativas, y que atienden a 500 mil estudiantes.

No se puede dejar de mencionar la participación destacada en el deporte. Tenemos aquí, muestra de personas muy destacadas en el deporte que han tenido alguna discapacidad; su gran fuerza de voluntad, entusiasmo y valentía, han puesto en alto el nombre de nuestro país.

También, destacar que, para la libre movilidad en los espacios urbanos y rurales, existe el Programa Hogar a tu medida, de INFONAVIT; el programa Subsidios de la Adaptación de Viviendas, del FOVISTE; el Programa de Rescate de Espacios Públicos de SEDATU, que considera las garantías de accesibilidad universal.

También, desde el punto de vista de comunicaciones, las disposiciones generales de Accesibilidad Web para Dependencias, Entidades y Empresas Productivas del Estado; el Proyecto IMSS Digital para Todos, recientemente, al hacer el sitio web accesible a las personas con discapacidad.

En 2014, México envió su informe inicial sobre el avance de la implantación de la Convención, derivando en observaciones del Comité, en donde se apuntan compromisos pendientes del Estado mexicano.

Al respecto, existe ya un grupo de trabajo coordinado por la Secretaría de Gobernación, la Secretaría Relaciones Exteriores, CONADIS y organizaciones de la sociedad civil, que se trabaja en el seguimiento de acciones para la siguiente evaluación.

El Sistema Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad que acaba de instalar el señor Presidente, con la presencia de todas las personas involucradas en el Sistema, es verdaderamente un logro muy importante que llevará a la coordinación y seguimiento continuo de los programas y acciones que permitan, justamente, la ejecución de las políticas públicas para las personas con discapacidad.

Asimismo, se firmó una carta de intención. Agradezco mucho al Gobernador Gabino Cué, Presidente de CONAGO, el compromiso para firmar esta carta de intención entre CONADIS y CONAGO, a través de él, de su presidente, en donde los gobiernos de los estados se comprometen a proteger y asegurar el pleno ejercicio de los derechos humanos y las libertades de las personas con discapacidad.

Quisiera destacar algunas cosas que intentamos con todas las organizaciones de la sociedad civil, con los diputados, con los senadores y, obviamente, con todos los integrantes del sistema.

Continuar, hacer énfasis, justamente, en continuar con la armonización legislativa, que es una de las cuestiones que tenemos para con la evaluación de la Convención.

El Registro Nacional de Personas con Discapacidad será una prioridad, en coordinación con el INEGI. El mejoramiento al acceso a los servicios de salud en todo el Sistema Nacional de Salud. Impulsaremos, en coordinación con el DIF Nacional, el Programa Nacional de Credencialización para personas con discapacidad. Y la promoción de acciones que permitan el acceso al trabajo, vivienda, educación, cultura, deporte y turismo.

Con la Secretaría del Trabajo, el Protocolo de Actuación para la Inclusión Laboral de Personas con Discapacidad, con el fin de lograr que por lo menos el tres por ciento de las vacantes de la Administración Pública Federal sean ocupadas por personas con discapacidad.

Señor Presidente, señoras y señores:

Me propongo, bajo la conducción del Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, a quien le agradezco todo el apoyo que me ha brindado en colaboración con todas las instancias que conforman el Sistema Nacional de Salud y todas las organizaciones de la sociedad civil, continuar este trabajo de coordinación e impulsar estas acciones para asegurar el ejercicio y goce de los derechos de las personas con discapacidad.

Muchísimas gracias por su atención.

-MODERADORA: Corresponde el uso de la palabra, a la doctora Alexandra Hass Paciuc, Presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

-DRA. ALEXANDRA HASS PACIUC: Señor Presidente.

Buenas tardes.

Hoy, nos reunimos para celebrar la fecha en que un sueño comenzó a ser una realidad.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, es una de las mejores contribuciones que México ha dado al mundo en los últimos años. Recordemos que fue México quien propuso por primera vez, avanzar en la redacción de un documento internacional vinculante que reconociera los derechos de las personas con discapacidad.

Recordemos, también, el papel que jugó don Gilberto Rincón Gallardo, fundador y el primer presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, junto a una nutrida participación de organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo.

Este instrumento, el primer tratado de derechos humanos del Siglo XXI, es un documento de vanguardia que fue posible concretar en un tiempo muy razonable, gracias a la labor decidida de nuestra diplomacia y del esfuerzo del Estado mexicano.

No cabe duda, señor Presidente, que este logro muestra lo que de manera conjunta podemos hacer las mexicanas y los mexicanos cuando trabajamos unidos, cuando hay voluntad política y cuando hay determinación.

Esta Convención dignifica alrededor del 10 por ciento de la población mundial como sujetos de derechos. Prohíbe todo tipo de discriminación y, particularmente, obliga a los estados a cambiar al enfoque asistencialista y basado en el modelo médico con el que tradicionalmente se había tratado a las personas con discapacidad, por un modelo social donde se traslada la idea de discapacidad de la persona a las barreras que enfrentan y que impiden su plena y efectiva inclusión.

En el mundo en el que vivimos. Este mundo fue diseñado sin pensar en las personas con discapacidad. Se ha asumido que todas y todos podemos ver, escuchar, hablar, caminar, reflexionar y entender de la misma manera.

Sin embargo, la diversidad humana nos muestra una y otra vez la visión limitada y simplista con la que hemos diseñado nuestros espacios de convivencia social. Hemos pensado que las discapacidades están en las personas que viven con ellas.

Así, creemos equivocadamente que el problema de la persona ciega, es no ver; el de la persona sorda, es no poder comunicar; el de la persona con discapacidad intelectual, es no entender; el de la persona con discapacidad mental, es su conducta social, y el de la persona con discapacidad física, es no poderse mover.

Pero en realidad, el problema es que no existen formatos de lectura accesibles para personas ciegas, que no se ha generalizado el uso de formas de comunicación para personas sordas, que falta diseñar, entre otras, formatos de lectura fácil para personas con discapacidad intelectual, que necesitamos crear un entorno sensible alrededor de las personas con discapacidad mental, así como construir espacios libres de barreras físicas para quienes tienen discapacidad motriz.

La esencia de la Convención, parte del principio que las personas con discapacidad no necesitan compasión ni caridad, sino diseños universales, ajustes razonables y reconocimiento de su personalidad jurídica para que puedan disfrutar, en igualdad de condiciones, de sus derechos y libertades fundamentales.

Porque, como señaló don Gilberto Rincón Gallardo: los particulares pueden practicar la filantropía y la beneficencia y, por ello son admirables, pero el Estado no es filántropo ni caritativo, sino un poder para obligar a garantizar los derechos de sus ciudadanos.

Señoras y señores:

A ocho años de la entrada en vigor de la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, se hace necesario dar a este gran instrumento un impulso renovador que nos lleve a garantizar la accesibilidad en todos los ámbitos de la vida nacional, tales como el transporte, la infraestructura urbana, la arquitectónica, los sistemas de información, la tecnología y las comunicaciones, así como el pleno reconocimiento de la personalidad jurídica de las personas con discapacidad, mediante un sistema de apoyos en la toma de decisiones.

No debemos perder de vista, tampoco, el compromiso de atender las observaciones del Comité Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas.

Es de reconocer, señor Presidente, la voluntad del Estado mexicano, que se ha materializado, entre otras, en el retiro de la reserva interpretativa del Artículo 12, lo que permite avanzar en el reconocimiento de un derecho fundamental para las personas con discapacidad: la capacidad jurídica; llave de acceso a otros derechos.

Quienes trabajamos en las instituciones del Estado mexicano, debemos ser congruentes con la responsabilidad que implica haber firmado y ratificado esta Convención.

No debemos olvidarlo: La discapacidad no es una tragedia. La verdadera tragedia, es la discriminación.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Interviene a continuación, el señor Santiago Velázquez Duarte, Presidente de la Fundación Vida Independiente para Personas con Discapacidad, Asociación Civil.

-SR. SANTIAGO VELÁZQUEZ DUARTE: Muchas gracias.

Buenas tardes a todos.

Desde hace, aproximadamente, cinco sexenios, he conocido este lugar, y he estado siempre allá, en la parte de atrás, en las trincheras de la sociedad civil peleando y luchando, y gritando por los derechos de las personas con discapacidad. Finalmente, estoy aquí.

No soy muy bueno. De hecho, estaba hasta mareado ya ahorita, y qué bueno que ya me tocó, porque ya me estaba poniendo hasta nervioso, y pienso que a lo mejor se me puede olvidar.

Tanto que, por primera vez en la historia, he estado en foros nacionales, internacionales, a nivel mundial, incluso hace 20 años; desde hace 20 años estábamos cabildeando en Naciones Unidas la posibilidad de esta Convención, y nunca he usado la opción de leer, y hoy, voy a leer. Entonces, van a tener el privilegio de escucharme leyendo lo que voy a decir.

Señor Presidente:

Hace tres años, frente al candidato a la Presidencia de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, me comprometí a continuar, incluso a redoblar esfuerzos.

Hoy, te puedo decir que hemos recorrido, hemos peinado los 32 estados de la República, y por testigo tengo a los gobernadores, a las esposas de los gobernadores, a las directoras de los DIF, que encabeza la licenciada Laura Vargas, donde hemos estado echado chingadazos, porque así lo digo yo, con la gente de abajo, con la gente que necesita, creando nuevas opciones y alternativas para el movimiento de las personas con discapacidad.

Hoy, te lo digo con toda la certeza, y a ellos los tengo por testigo.

Voy a empezar a leer, porque al final quiero terminar, proponiéndote que hagamos una cruzada con un equipo de la sociedad civil que peine todo el país, que represente todas las discapacidades, para que hablemos y tengamos en vivo una Convención, como para lo que fue creada ésta. Incluso, con la firma que se dio hace unos momentos en este trabajo que se va a hacer a través de las instituciones, yo pienso que podemos hacer algo histórico en el movimiento de la discapacidad.

Pero no quiero ahondar más. Me voy poner a leer rápido, para que no me vayan a quitar el micrófono.

Y te comento, primero; el protocolo, saludarte.

Señora Angélica Rivera:

Gracias por todo su apoyo que nos ha estado dando, a través del DIF Nacional.

Saludo a todos los gobernadores que están aquí, presentes, y espero que en breve estemos desarrollando un sistema como el que se firmó el día de hoy, con dinero, porque desde hace 15 años, normalmente se echan programas y se dan algunas acciones de tipo político, pero sin un peso, que, incluso, un día les comentaba a los diputados y a los senadores, cuando les dije: Oye, y cuánto hay de presupuesto. Me dicen: Nada. Y les digo: Ojalá, la ley fuera para ti, a ver si me decías que no había nada de presupuesto. Pero bueno.

Al hablar hoy, aquí, tengo una gran responsabilidad.

Represento a un movimiento de personas con discapacidad y a sus familias, que durante 30 años hemos luchado sin parar; 30 años, siete millones y medio, tratando de conseguir este propósito para hacer visibles nuestros retos y nuestros derechos, que van desde la atención adecuada en los espacios de salud para la rehabilitación, para la educación y hasta en momentos, en determinados momentos a la exigencia de espacios en la inclusión de trabajo, en el transporte, en todas las opciones de participación política y de representación popular, con una visión clara de reivindicación a nuestra dignidad y a la capacidad para forjar nuestro propio proyecto de vida.

Somos autores y coautores de las leyes vigentes. Por eso, estamos hoy, aquí.

Me acompañan grandes amigos que han arrastrado la pluma en su silla de ruedas, o con algún tipo de discapacidad, ya sea auditiva o visual, tales como la gran amiga Yolanda de la Torre, Diputada y ahora Senadora, impulsora de la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

Recordemos grandes, bueno, no fueron tan grandes amigos; o sea, fuimos en momentos enemigos, opositores del movimiento de la discapacidad, pero todo mi reconocimiento a quienes no están ahora y que fueron unos grandes hombres. Por ejemplo, Ignacio León Robles, persona con discapacidad visual que fue un fuerte luchar sobre estos derechos.

Y los que están vigentes ahorita, como Jesús Toledano, como Gabriela Brimmer, que ya no está vigente, que fue mi maestra principal en todo este movimiento; y grandes amigos como los que están aquí; Federico Fleischmann, Armando Ruiz, todas estas gentes. Yo creo que vale la pena hacer este pequeño reconocimiento.

Y como te lo dije; ésta es la tercera ocasión que nos reunimos. La primera, fue con el candidato a la Presidencia de la República. Recuerdo unas palabras que ojalá y las podamos seguir haciendo vivas. Dijiste una vez: su lucha es mi lucha, y yo creo que aquí, es donde podemos retomar y hacer algo importante en el movimiento de la discapacidad.

Entonces, apoyándome de esa reunión, y después de la segunda reunión, ya como Presidente Electo, reiteraste tú compromiso, y esperemos que esto continúe.

Hoy, me permito exponer ante usted cuatro puntos de vista, según mi humilde experiencia obtenida a lo largo de 35 años de trabajo dentro de la sociedad civil:

Primero. Los logros obtenidos en estos primeros tres años de su Administración, desde algunas áreas de Gobierno, y siempre con el empuje principal y la participación de la sociedad civil. Por qué no hablar; ha habido triunfos, ha habido éxitos. Hay que aprovecharlos para multiplicarlos, porque la necesidad aún es grande.

Rehabilitación con una nueva visión. Por ejemplo, por cierto, y entre las nuevas y mejores prácticas que se han venido dando, se encuentra un trabajo en alianza con el DIF Nacional, gracias a la visión y el apoyo de la señora Angélica Rivera y a la licenciada Laura Vargas, a través del doctor Ricardo Camacho y las presidentas que, mi mayor y más profundo reconocimiento, las presidentas de los DIF estatales que aquí están, presentes.

Avances obtenidos en la inclusión social efectiva, algo que se puede considerar como un logro parcial ya que aún no logramos llegar a la mayoría de los mexicanos con algún tipo de discapacidad.

En ese tipo de visión, señor Presidente, lo de nosotros es sui géneris. Yo, incluso, lo observé a la propia Convención; o sea, cuando la estábamos trabajando, yo les decía: Una Convención sin dientes no va a funcionar; y realmente salió la Convención sin dientes.

Pero me quedó claro que en ninguna parte del mundo vamos a tener una convención en vivo, vamos a tener unos derechos tangibles si no va acompañado con la responsabilidad.

Y yo creo que esto es algo que faltó en la Convención, y es por eso que, en muchos países, aún cuando se haya firmado la Convención, no tengamos una convención en vivo; no estemos cambiando vidas en las personas con discapacidad.

Sin embargo, aquí, en México, le aseguro que con el trabajo que estamos haciendo dentro de la sociedad civil, todo mi equipo y los equipos que se han sumado, lo estamos haciendo con responsabilidad.

Siempre gritamos: nada acerca de nosotros sin nosotros, pero nosotros no estábamos presentes. Nosotros estábamos encerrados y es tiempo de cambiar esos esquemas, y lo vamos a seguir haciendo, y esperamos contar con todo su apoyo.

Inclusión laboral basada en el modelo de obligaciones y derechos. Por ejemplo, ahorita le puedo decir que tenemos el mejor modelo de inclusión laboral que se ha dado en la historia de la discapacidad en el país y en muchos otros países, pero porque está basado en obligaciones.

Ha visto usted, por ejemplo, a los chicos del aeropuerto, con una disciplina militar, recibiendo a todos los usuarios, recibiendo a todas las personas que están ahí, y así como ellos, en 23 empresas lo estamos haciendo.

Hay 23 empresas que dicen: Yo quiero por lo menos cinco mil gentes trabajando conmigo, Santiago, pero con esas condiciones, con una actitud de responsabilidad y con una actitud de derecho.

Eso es lo que trabajamos en el tema de inclusión laboral.

Estamos formando líderes. Tenemos líderes y, si se echan un clavadito. Las directoras de los DIF, las presidentas, lo han vivido; o sea, niños de dos años los estamos formando, niños, hasta 20, años para que tengan una visión clara de lo que tenemos que hacer, o sea, no quiero volverlos a ver, como estábamos en Naciones Unidas cuando nos decían: Qué es lo que necesitan en tú país; despensas, becas, que nos dejen andar en carros chuecos.

Y decía yo: Cómo es posible esto, no puede pasar esto, porque minuto a minuto que pasa, están muriendo gentes con discapacidad, niños con discapacidad por el simple hecho de no tener clara cuál es su responsabilidad, tanto de la persona con discapacidad, como la familia. Entonces, debemos trabajar juntos.

Hemos trabajado en este tema; formación de líderes, porque no podemos seguir siendo los mismos.

Segundo. Las experiencias que se pueden considerar errores, eso me queda claro también. Hemos hecho. Ya no digo eso, porque me dijeron que no hablara de eso, pero esos errores los queremos convertir en experiencias vivas para no volver a cometer esos errores.

Entonces, de mi parte, ya casi termino.

Los programas, por ejemplo, en ese tipo de errores, programas asistenciales. Como te lo dije en un principio, se los dije en un principio; cinco sexenios aquí, con programas asistencialistas, con programas que nos hunden más en vez de darnos una vida digna. Todo eso, esos errores, no vamos a volverlos a cometer, y como sociedad civil, te digo; vamos a gritarlo, vamos a reclamarlo y vamos a demandarlo con quienes sigan haciendo esto.

Exponerle ya, en forma más precisa y a manera de solicitud, algunos puntos importantes, como lo es ahora en lo que respecta en su Administración, a reunirnos. Eso es, yo creo que es lo medular de este chisme, y de esto en lo que estoy aquí, yo ahorita es medular para mí pedirle, si me permite, que se comprometa que por lo menos cada semestre nos reunamos con todo su Gabinete, con toda su estructura, para evaluar si efectivamente estamos asumiendo esa responsabilidad. Eso es algo medular para mí.

Y sin duda, seguiremos; o sea, seguiremos al pie de la letra la Convención, y la estaremos apoyando en todos sus puntos, más lo que le digo, de obligaciones.

En el tema de los derechos humanos, yo le quiero decir que tenemos mucho que abonar en ese tema. A quien está ahorita en el Titular, le puedo decir que es importante tener una visión más clara sobre los derechos humanos de la persona con discapacidad.

No es posible que de repente estemos ubicados en detalles que son importantes, pero no tanto como la vida de un ser humano. Por ejemplo, a veces se vierte toda la energía en ver cómo se nos va a decir a nosotros: persona con discapacidad, granito de oro, rayito de luz y todo lo demás, y hay miles de mexicanos, señor Presidente, muriendo, porque no tienen acceso a un hospital, porque no tienen acceso a una posibilidad para tener su proyecto de vida; o sea, hay miles de gente.

Incluso, en las propias universidades, porque participamos en las propias universidades de derecho; estás peleando por defender al Chapo, cabrón, mientras hay gente muriéndose allá, en los hospitales, por un derecho de que, si no se le da, se va a morir; o sea, es ampliar esta visión.

Y yo creo que podemos abonar mucho en este tema.

Que los programas oficiales de los tres órdenes de Gobierno referentes a la discapacidad, atendiendo aspectos de prevención, de atención e inclusión en todas las áreas y garantizando sus derechos plenamente; derecho a la salud, derecho a la educación, derecho a la cultura, derecho al arte, derecho al deporte, derecho a la accesibilidad plena, tanto en lo que se refiere a la movilidad segura, como a la comunicación de las personas con discapacidad auditiva, visual e intelectual.

Me queda claro, señor Presidente, que, por ejemplo, dividiendo los siete millones 600 mil personas que están consideradas en el INEGI, dividiéndolas en cinco partes, cuatro partes, o cuatro quintas partes, perdón, podemos ser perfectamente productivos.

O sea, más de cinco millones podemos estar trabajando, podemos estar pagando impuestos; y un millón y fracción que yo sé que no lo van a poder hacer por sus discapacidades múltiples o por sus discapacidades intelectuales muy severas, ellos tienen que recibir los beneficios, los presupuestos; pero estos cinco millones tenemos que estar trabajando y defendiendo nuestros propios derechos.

Señor Presidente:

Estamos preocupados y necesitamos de su directa intervención e inmediata para sanear la estructura tan importante y que, hasta la fecha, seguimos preocupados por el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, CONADIS.

No podemos estar estancados, como lo hemos estado haciendo todos estos años. Necesitamos su intervención directa, y si es necesario, vamos limpiando la mesa y vamos comenzando, entre comillas, de cero, pero vamos haciéndolo.

Será indispensable trabajar coordinadamente con todas las instancias de Gobierno Federal, a nivel estatal y municipal para garantizar la efectiva acción a favor de las personas con discapacidad, para que esos derechos no sólo sean para el huevón de Santiago o para algunos otros que estamos aquí, sino para todas las gentes que están aisladas y abandonadas en estos momentos en los rincones de nuestro país.

Por último. Apostamos, como sociedad civil, que en esta ocasión me toca representar a la amplia experiencia y capacidad de organización de la doctora Mercedes Juan.

De antemano, ratifico mi adhesión para llegar al propósito para el cual fue creado este organismo tan importante para los más de siete millones de personas con algún tipo de discapacidad de este país.

Muchísimas gracias.