-MODERADORA: Interviene enseguida el doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal y Vicecoordinador de la Comisión de Seguridad y Justicia de CONAGO.

-DR. MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOSA: Muy buenas tardes tengan todas y a todos ustedes.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; muy distinguido Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; saludo la presencia del Secretario de Gobernación; lo mismo la presencia y la anfitrionía de la señora Procuradora General de la República.

La distinguida presencia de las Fuerzas Armadas; a todos y cada uno de los señores servidores públicos del Gobierno de la República; a los servidores públicos del Gobierno de la Ciudad de México; a los Legisladores y Legisladoras que nos acompañan el día de hoy; a todos los representantes de la sociedad civil presentes.

Por supuesto a los titulares de procuradurías, de fiscalías generales; a todas y cada una de las entidades federativas presentes en esta importante convocatoria; a los amigos y amigas de los medios de comunicación.

Sean todas y todos ustedes muy bienvenidos y bienvenidas a la Ciudad de México.

La capital del país recibe con orgullo los trabajos de esta Asamblea Plenaria de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, en donde alguna vez tuve el privilegio de participar.

Hoy, abrimos nuestras puertas al intercambio de experiencias y a la generación de propuestas. Esto nos permite, sin duda, atender mejor y de mejor manera una tarea que nos es común: el combate a la delincuencia y la tarea de procurar justicia.

Por ello, celebro la realización de esta Conferencia Nacional de Procuración de Justicia y reconozco la disposición que se tiene con todos los representantes de procuradurías y fiscalías para trabajar de manera coordinada con el Gobierno de la República.

Estoy convencido que el trabajo coordinado es lo único que nos puede llevar a un puerto seguro. La cambiante situación de las estrategias de la delincuencia nos obligan a todos nosotros a revisar las propias, a redoblar el paso en las áreas donde se está avanzando, pero también a identificar con claridad los espacios donde todavía nos falta por hacer.

Todas las instituciones aquí representadas, desde su autonomía y desde el ámbito de responsabilidad, tienen una voz autorizada y por eso estamos aquí para escucharlos.

Todos los esfuerzos son bienvenidos. Mientras las problemáticas de seguridad pública a nivel nacional tengan diferentes dimensiones, es nuestro deber mantenernos firmes, coordinados pero, también, en constante innovación, siempre con el apego absoluto a los derechos humanos y, por supuesto, al debido proceso.

En esta tarea somos aliados, todos los gobiernos locales, el Gobierno de la República, de poco sirve que en el ámbito de nuestras entidades impulsemos las mejores iniciativas si no estamos articulados, si no trabajamos en conjunto a nivel regional, o con una estrategia en donde nos convoca el trabajo conjunto con la Fuerza Federal.

En la Ciudad de México estamos conscientes de ello y seguiremos impulsando estas medidas. Los resultados son claros. Tenemos evidencia de lo positivo que resulta cuando nos coordinamos, cuando sumamos esfuerzos a la tarea.

Hoy tenemos una gran responsabilidad. Todas las instituciones tienen que ser adaptadas y adaptarse a los nuevos tiempos, a los nuevos retos de la población. Estamos ya en una transición clara sin poder detenernos hacia la implementación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

Es una carrera que ha sido larga pero productiva y, también, cargada de aprendizaje. Sin duda, hay que redoblar el paso. Ya tenemos una fecha límite, la implementación está por consumarse.

Pero no acaba aquí. El proceso de transformación institucional tiene que seguir para poder alcanzar una mejor procuración de justicia y, también, una mejor administración de justicia.

Compartimos desde ahora, y así lo hemos reiterado en diferentes foros, señor Presidente, la convocatoria que se hizo para trabajar en lo cotidiano, en donde debemos empezar a potenciar grandes cambios, de la mano con la ciudadanía, en la justicia del día a día, en el núcleo familiar, en lo que la gente necesita.

En la Ciudad de México, una vez más se pone a prueba el Sistema de Procuración de Justicia. Una vez más ahora un lamentable múltiple homicidio, nos convoca para poder sumar esfuerzos.

Vamos a necesitar, por supuesto, el apoyo de diferentes instancias, pero no vamos a descartar, y hoy quiero dejarlo otra vez claro, ninguna línea de investigación, todas deben de agotarse, todas deben de trabajarse con el sumo cuidado que requiere una investigación como ésta.

La meta es clara. Debemos seguir trabajando en ella. Vamos a continuar reforzando esquemas de seguridad y de combate a la delincuencia. Somos más los que queremos un México seguro. Somos más los que queremos un México sin violencia.

Y esa suma de esfuerzos tiene que reflejarse en una realidad palpable.

Hoy, quiero dejar simplemente dos propuestas, si me lo permite, señor Presidente.

Una de ellas es que trabajemos de manera conjunta para alcanzar otra tarea pendiente, que es una Ley de Enjuiciamiento de la Parte General, a fin de homologar todas esas disposiciones de la parte general que comprenden a la tentativa, la autoría, el trabajo mismo de las penas y su función en todos los estados.

Me parece que ahí tendríamos un avance sustancial.

Y la segunda es que podamos tener un diagnóstico claro y en su caso impulsar con toda fuerza y con toda decisión un mejoramiento, un reforzamiento de los servicios periciales, porque el Sistema Acusatorio lo exige.

Y para eso necesitamos el impulso de usted. Necesitamos que usted pueda encabezar esta tarea y que hagamos una suma con todos los gobiernos de nuestro país.

Hoy, yo confío en que esta asamblea plenaria va a contribuir a consolidar un proyecto común, que nos permita trabajar de manera estratégica y por supuesto sancionar de manera clara la comisión de los delitos. Es decir, en suma, reducir a su mínima expresión y en su momento erradicar la impunidad que tanto agravia a México.

Sean todas y todos ustedes muy bienvenidos a la Ciudad Capital que les abre los brazos y por supuesto que les extiende la mano.

Muchas gracias, y muy buenas tardes.

-MODERADOR: Escucharemos las palabras de la maestra Arely Gómez González, Procuradora General de la República.

-MTRA. ARELY GÓMEZ GONZÁLEZ: Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

En primer término, quiero agradecer la presencia del señor Presidente, Enrique Peña Nieto, su colaboración y apoyo a todas las estructuras de seguridad de nuestro país, ha sido siempre clara y decidida.

Muchas gracias, señor Presidente.

Saludo y agradezco su presencia al Gabinete de Seguridad, así mismo me honra que estén con nosotros el Presidente de la Cámara de Diputados y el Presidente de la Comisión de Justicia de Cámara de Senadores; al Jefe de Gobierno y representante de la CONAGO. Muchas gracias por su hospitalidad, lo mismo que al Procurador del Distrito Federal.

Gracias por su anfitrionía.

Ahora bien, saludo la presencia de todos y todas los que nos acompañan el día de hoy en el presídium y aquí, en el público.

Es innegable que hoy la ciudadanía exige con mayor atención resultados claros en el ámbito de la seguridad y procuración de justicia.

La delincuencia aqueja y daña con fuerza a nuestra sociedad, por la que su combate es tarea primaria del Estado Nacional en su conjunto.

La seguridad es un componente esencial de la legitimidad de las autoridades, es exigencia pública vivir en paz, en tranquilidad y en ejercicio pleno de derechos.

La seguridad es uno de los objetivos más relevantes de este Gobierno, al mismo tiempo que es una de las preocupaciones más sentidas de la sociedad. Ante ello, el Gobierno de la República ha emprendido grandes esfuerzos para arribar a la consolidación del Estado de derecho.

En este contexto, se enmarca la nueva realidad jurídica del sistema penal, donde transitamos hacia una dinámica acusatoria y preponderantemente oral, con una normativa integral. El modelo que hoy aparece con toda fuerza en el panorama penal responde a la necesidad de un verdadero sistema de seguridad pública, cercano a la justicia cotidiana y al Gobierno abierto, donde los derechos humanos son la constante para proteger a las víctimas y donde la ley se deba aplicar con toda la fuerza para reducir al mínimo los márgenes de impunidad.

No obstante de registrarse abusos a los derechos de quienes habitan el territorio nacional, éstos deben encontrar una respuesta pronta y exacta de cada una de las instancias del Estado.

El apremio de la sociedad por la justicia no admite dilación. Estamos obligados a los resultados, sin coartadas ni desapego al rigor de la ley. Al delito se le combate con la ley en la mano y bajo las garantías del debido proceso, que define nuestra Constitución y el Sistema Jurídico Procesal y Sustantivo.

La lucha contra el delito no es causa de una instancia, orden de Gobierno o Poder, es una tarea que convoca a todos, incluso a la misma sociedad.

El sentido y razón de esta Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, es la coordinación y colaboración. Nosotros: fiscales y procuradores debemos ser los primeros en dar muestra de este ánimo y voluntad de sumar esfuerzos, de coordinarnos y colaborar de manera conjunta para enfrentar al crimen y al delito con todos los recursos que la ley nos confiere.

Por el régimen de libertades, la solidaridad y la reciprocidad institucional deben de ser permanentes. La interacción de distintas áreas y organismos genera un mejor diálogo, al privilegiar que distintas voces se expresen en torno a los problemas nacionales en la materia.

Esta forma de trabajo también genera la proyección de planes de mucho mayor peso para materializar los objetivos de nuestras asambleas. Por ejemplo, la celebración del Convenio de Colaboración en Materia de Derechos Humanos entre esta conferencia y la Secretaría de Gobernación, incidió directamente en la capacitación de quienes participan y trabajan en la procuración de justicia.

En este rubro alcanzamos la aprobación del Programa de Capacitación en el Sistema Acusatorio para instituciones de procuración de justicia y para las instituciones policiales.

En debido cumplimiento a la Reforma Constitucional en Materia de Derechos Humanos, no podemos distraer objetivos y obligaciones que nos fije el servicio público a las instancias de seguridad, así como de procuración y administración de justicia.

La desaparición forzada de personas y la tortura, son delitos que más lastiman a la sociedad mexicana por las múltiples violaciones a los derechos humanos que en ellos implican.

Por ello, en esta Conferencia Nacional de Procuración de Justicia se aprobarán herramientas que contribuirán significativamente a precisar la investigación de la tortura y la desaparición forzada de personas.

Al término de las sesiones del día de hoy entrarán en vigor en todas las instancias de procuración de justicia del país, el Protocolo Homologado para la Investigación de Tortura, y el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas, y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada de Personas.

En el diseño de dichos protocolos de investigación, la Procuraduría General de la República realizó un extenso procedimiento de consulta, en donde escuchamos los planteamientos y propuestas de las instituciones del Estado mexicano, de reconocidos especialistas, así como de organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos para conformar instrumentos apegados a los más altos estándares internacionales.

Estos protocolos permitirán sin distingo de competencia, local o Federal, investigaciones eficaces en casos de desaparición forzada y de tortura, así como la localización de víctimas y mayores sanciones a los responsables.

Una procuración de justicia eficaz, se sustenta también en una buena comunicación con los ciudadanos. Con fuertes lazos de confianza, basados en la integridad de los servidores públicos, atención completa e integral a víctimas y en la entrega de resultados concretos.

Un esquema de comunicación asertiva permite detectar los riesgos delincuenciales inmediatos e incentiva la participación ciudadana.

Toda denuncia debe ser escuchada y atendida.

Para hacer frente al crimen organizado, la cooperación internacional es de suma importancia. En el marco de los tratados de cooperación internacional, hoy estamos desarrollando mecanismos operativos que nos ayuden a enfrentar al crimen transnacional de manera eficaz.

Señor Presidente:

Le informo que mediante la coordinación de la Agencia de Investigación Criminal se ha logrado enlazar y coordinar a todas las instituciones de procuración de justicia del país, mediante la implementación de una Red de Analistas de Información Criminal.

De la misma forma, hemos estandarizado los procesos para el tratamiento e identificación de información forense, mediante la creación de un protocolo de actuación para todas las instancias de procuración de justicia del país.

Los desafíos de la procuración de justicia en México, demandan respuestas que permitan consolidar la política nacional en materia de atención a delitos específicos para ofrecer resultados tangibles en el corto plazo.

Con este propósito, a fin de facilitar la atención de denuncias que se formulen por la probable comisión de delitos electorales, se ha suscrito el Acuerdo de Colaboración entre las procuradurías y fiscalías del país, integrantes de la Conferencia Nacional y la Procuraduría General de la República, a través de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales.

Una procuración de justicia moderna debe de contar con tecnología de punta para brindar una justicia eficaz y expedita.

En cumplimiento a uno de los compromisos de Alianza para el Gobierno Abierto, que su Gobierno preside a nivel internacional, la Procuraduría General de la República puso en operación un Sistema de Consulta de Detenidos, que es el primero en su tipo a nivel Federal y que representa un avance en la cercanía con la ciudadanía mediante el uso de las tecnologías de la información.

Ahora bien, la implementación de las reformas al nuevo sistema de justicia penal requiere de expectativas reales dentro del entorno y sobre todo asequibles para las personas que lo operan. Es indispensable generar conciencia en quienes participamos en la cadena de justicia penal, principalmente en el ámbito de la procuración de que los verdaderos cambios se consolidan a partir del comportamiento y dedicación personal.

Creemos que la procuración de justicia eficiente y eficaz se logrará con la profesionalización e integridad de los responsables, dentro de las estructuras de las fiscalías y procuradurías de todo el país, en particular, en la protección de los derechos humanos, así como la nueva dinámica del sistema penal al momento de investigar los delitos.

El trabajo que se realiza en este evento, es una oportunidad para demostrar que el Estado mexicano está unido para enfrentar la delincuencia y acabar la impunidad.

Hoy, contamos con las herramientas para sumar a la sociedad del lado de la ley y de la justicia. Fortalezcamos estas acciones en cada una de nuestras regiones para robustecer la coordinación y colaboración de las instituciones involucradas, donde la garantía de los derechos sea la prioridad.

Tenemos la oportunidad de recuperar los mejores aprendizajes del pasado y transformarlos en una herramienta efectiva para alcanzar la excelencia en la procuración de justicia.

Aquí, todos somos responsables de aportar y contribuir para que los retos se superen y los objetivos se alcancen.

Es nuestra obligación, de frente a la ciudadanía y al marco constitucional, generar acciones encaminadas a proteger los valores de la sociedad.

Los retos por venir son mayúsculos, pero estoy convencida que la fortaleza de las instituciones mexicanas, y la voluntad de quienes amamos profundamente este país, se unen para generar justicia y niveles más altos de satisfacción para las y los mexicanos.

Hago votos porque alcancemos una excelente y productiva asamblea.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)