-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el licenciado Roberto Borge Angulo, Gobernador  del Estado de Quintana Roo.

-GOBERNADOR ROBERTO BORGE ANGULO: Buenas tardes. 

            Saludo al Presidente de la República Mexicana, licenciado Enrique Peña Nieto; al Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida; al Embajador Neil Parsan, Secretario Ejecutivo del Desarrollo Integral de la OEA, en representación del Secretario General.          

            Al licenciado Enrique de la Madrid Cordero, Secretario de Turismo de la Nación; al señor Luis Eduardo Garzón, Ministro del Trabajo de Colombia; Presidente Municipal de Benito Juárez, Cancún, Paul Carrillo de Cáceres.

 

            Distinguidos miembros del presídium; distinguidas y distinguidos Ministros, Viceministros que nos acompañan el día de hoy; mandos militares y navales destacamentados en Quintana Roo; señores Presidentes Municipales.

 

            Legisladores Federales; Senadores de la República, Diputados Federales y Diputados locales que nos acompañan.

 

            Es un honor saludarles, agradecerles la presencia en esta importante 19 Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo. Darles la bienvenida al Estado de Quintana Roo; paraíso de México y del mundo.

 

          En las recientes jornadas, se han discutido temas fundamentales de la agenda laboral para el hemisferio, como lo son la importancia de la vinculación entre la educación y el trabajo para los individuos de la región, la necesidad de atender la desigualdad, la exclusión y la discriminación, así como la erradicación del trabajo infantil.

 

            Hoy, la educación es fundamental para el desarrollo de habilidades y competencias que permitan a los individuos participar en el desarrollo de sus países, a través de la vida laboral.

 

            Así, el trabajo representa un medio ideal para la realización personal y el aprovechamiento de capacidades adquiridas a través de la educación.

 

            Me es gratificante observar,  después de estos arduos días de trabajo, el compromiso que se lleva cada uno de nuestros países representados en esta Conferencia, para reconocer la necesidad de formular políticas laborales y de empleo que vayan en línea con la educación, siempre en una perspectiva incluyente con los grupos vulnerables, que muchas veces se enfrentan ante obstáculos para la obtención de empleo.

 

            La justicia laboral es un tema importante en esta vinculación entre Ministerios Federales de Trabajo y de Educación. Resulta muy esencial el fomento del empleo.

 

            Sin embargo, también es importante que a nivel nacional se trabaje en la misma línea para incentivar el desarrollo local, el crecimiento regional y, así, aumentar la competitividad de la misma en un contexto tan globalizado en el que vivimos actualmente.

 

            En este momento, el gobierno mexicano, gracias a las políticas promovidas por el señor Presidente de la República, nuestro país vive una serie de transformaciones cuyo fin es lograr que las mexicanas y los mexicanos tengan acceso a empleos formales, a empleos de calidad, a empleos con prestaciones y derechos plenos y garantizados.

 

            Estas transformaciones realizadas por el Presidente Peña Nieto, enviadas al Congreso, y aprobadas, nos permitirán crecer como economía y abrir el mercado laboral a todos aquellos que continúen en la informalidad o se encuentren desempleados.

 

            Las políticas públicas emprendidas por el Presidente Peña Nieto son muestra de que a través del trabajo coordinado entre los Poderes de la Unión y los órdenes de Gobierno, se pueden alcanzar acuerdos en beneficio de la gente, de la ciudadanía.

 

            Un ejemplo de ello, es que se han generado mejores condiciones para que las empresas extranjeras vengan a invertir a México, en sectores como el automotriz, aeroespacial, científico, turístico, principalmente, y de esa manera generar derrama económica y nuevos empleos.

 

            Estas transformaciones ya han traído beneficios a Quintana Roo. Gracias al constante trabajo de promoción turística del Gobierno de la República junto con el gobierno del estado, la atracción de inversiones y los estímulos que se otorgan para la creación de puestos de trabajo en nuestro estado, se mantiene en un crecimiento del 9.3 por ciento en la generación de empleos, en comparación con el 2014.

 

            Además, el estado ocupa el noveno lugar nacional en la formalidad, con el 46.6 por ciento.

       

          Como sabrán, muchos de los empleos generados en Quintana Roo provienen de la industria turística, que se prepara para un gran cierre del año con llegada de miles de visitantes, producto de una estrategia integral de promoción implementada en coordinación con el Gobierno de la República, con el señor Secretario de la Madrid, con su equipo de trabajo.

 

            De igual forma, con la participación del sector empresarial, recientemente se llevó a cabo la 9ª Jornada Estatal por el Empleo, que ofertó nueve mil vacantes y que contó con la participación de 250 empresas en seis ciudades del estado, al igual que la realización de la Feria Un Día por el Empleo.

 

            El objetivo de estas acciones, es reducir los índices de desempleo y abrir oportunidades laborales que permitan un aumento en el bienestar de nuestras familias. Y así se está replicando en los demás estados que, a través de la Conferencia Nacional de Gobernadores, todos los Gobernadores y la señora Gobernadora están implementando estas acciones alrededor de todo México y de nuestras regiones.

 

            Quintana Roo cuenta con una importante infraestructura capaz de albergar eventos de talla de mundial. Por ello, de nueva cuenta les agradezco, primeramente, a la Organización de Estados Americanos, que se haya considerado a este puerto internacional de Cancún, que es un orgullo de México, un orgullo de Latinoamérica, que sea la sede de ésta, 19 Conferencia Internacional.

 

           Agradezco, también, al Gobierno de la República, al señor Secretario Alfonso Navarrete Prida, por haber respaldado que Cancún y que Quintana Roo sea la sede; y desde luego, que con el respaldo de nuestro señor Presidente, todas ustedes, señoras Ministras, señores Ministros, puedan disfrutar de la hospitalidad de los quintanarroenses y, desde luego, admirar las bellezas de México y del Caribe mexicano.

 

            Así, agradezco infinitamente el tiempo y el esfuerzo que cada uno de ustedes ha invertido en el diálogo sobre la justicia laboral, sobre el trabajo digno para nuestro Continente, representando las posturas de sus países de origen.

 

            No me cabe duda que, gracias a sus aportaciones y a los acuerdos que se alcanzaron en esta 19 Conferencia Interamericana, todos vamos a tener un mejor éxito y un mejor futuro en nuestras naciones.

 

            Enhorabuena.

 

            Bienvenidos a México, y bienvenidos a Quintana Roo.

 

            Muchas gracias.

 

 

-MODERADORA: A continuación, hace uso de la palabra el licenciado Alfonso Navarrete Prida, Secretario del Trabajo y Previsión Social, y Presidente Pro Témpore de la 19 Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo de la Organización de los Estados Americanos.

 

 

-SECRETARIO ALFONSO NAVARRETE PRIDA: Con su permiso, señor Presidente.

 

            Distinguido licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado Roberto Borge Angulo, Gobernador Constitucional del estado de Quintana Roo.

 

            Embajador Neil Parsan, Secretario Ejecutivo para el Desarrollo Integral de la Organización de los Estados Americanos; Ministras y Ministros del Trabajo del hemisferio americano, representantes de organismos internacionales.

          Señoras y señores.

 

Distinguido señor Presidente:

 

            El día de hoy, estamos reunidos los Ministros del Trabajo, Ministros de Educación y Delegados de la Organización de Estados Americanos.

 

            Apreciables compañeros integrantes del Gabinete.

 

            Saludo también, a los representantes de organismos internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización Panamericana de la Salud y la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, que nos hemos dado cita el día de hoy.

 

            La Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo es la más antigua conferencia que se haya creado en la OEA. Tiene 52 años de existencia, desde 1963.

 

            Es muy grato informarle que en el marco de esta 19 Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo, México recibió la enorme distinción y responsabilidad de asumir la Presidencia Pro Témpore de la propia conferencia.

 

            El propósito de esta reunión Interamericana de Ministros de Trabajo, es la discusión y construcción de políticas públicas integradas y regionales, necesarias en el continente para fomentar la inclusión laboral, la justicia social, el trabajo decente, el empleo productivo, el desarrollo económico y el diálogo social en el hemisferio.

 

           Nuestra agenda de trabajo refleja las prioridades compartidas de los países miembros de la OEA y de las instituciones y organismos regionales que, desde el día de ayer, nos hemos congregado en Cancún para establecer la agenda de trabajo de los siguientes dos años de esta importante Conferencia de Ministros.

 

            Qué retos enfrenta hoy el continente en el espacio laboral.

 

            Primero. A pesar de la reducción en la desigualdad de la distribución del ingreso en la primera década del siglo, América Latina continúa siendo la región más desigual del planeta.

 

            Y si bien después de la crisis del 2008, economías latinoamericanas mostraron elementos de desarrollo, de crecimiento económico, a partir del 2014, se muestra una tendencia seria, preocupante, a la desaceleración económica de varios de nuestros países hermanos, lo que, sin duda, repercute, de no tomar políticas públicas integradas, en mayor y creciente desigualdad social.

 

            Segunda. Esto conlleva necesariamente a que el continente enfrenta una elevada tasa de informalidad laboral.

 

            De acuerdo con la OIT, en América Latina y el Caribe hay más de 130 millones de trabajadores en condiciones de informalidad.

 

            Tercero. El reto de la inserción laboral de grupos vulnerables, llámense jóvenes, mujeres, personas con discapacidad y trabajo infantil.

        

         De acuerdo con cifras de OIT, la tasa de participación de las mujeres en la fuerza laboral en América Latina, es de 49.5 por ciento; pero su tasa de ocupación, es de 45.5 por ciento.  

   

         Para los hombres, estas tasas alcanzan 71.3 por ciento y una tasa de ocupación de 67.3 por ciento, respectivamente.

 

            Las diferencias nos demuestran que la inserción de las mujeres en el trabajo todavía puede crecer de manera significativa.

 

            América Latina y el Caribe, en esta región, la tasa de desempleo de los jóvenes es de 13.3 por ciento, casi el triple de la tasa de desocupación abierta que corresponde a la población adulta, y es más del doble de la tasa general promedio de la región, que es de 6.5 por ciento.

 

            De acuerdo con el Banco Mundial, entre 80 y 90 por ciento de la población con discapacidad en la región está desempleada o no incorporada a la fuerza laboral, y quienes trabajan no reciben un salario adecuado o no reciben pagos por sus servicios.

 

            Cuarto. Las tasas insuficientes de crecimiento económico, que nos permitan generar los empleos que se requieren en el continente.

 

            Ante esto, la discusión se ha centrado en políticas integrales; vinculación escuela-trabajo, trabajo decente, productividad, inclusión laboral, la agenda de desarrollo 2030 y la migración laboral.

 

            Frente a estos retos, México aporta a esta Conferencia, además de su anfitrionía, su experiencia de tres años de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, que le ofrecen a nuestro país un nuevo rostro institucional para el Siglo XXI, y le dan nuevas bases para enfrentar de mejor manera estos desafíos.

           

           El impulso trasformador de este Gobierno, comprende 13 grandes reformas estructurales que abarcan los más diversos sectores transversales de la vida económica, social y cultural del país, y  que son: el Laboral, Educativo, Telecomunicaciones, Energético, Financiero, Competencia Económica, Hacendario, Político-Electoral, Transparencia, así como Justicia y Estado de Derecho.

 

            Esta transformación, que está en marcha, ha implicado la modificación de más de 200 leyes y reglamentos nacionales.

 

            Muchas de esas reformas están pensadas para que cobren su plena vigencia y fortaleza en las próximas generaciones de mexicanos, y muchas otras, por su calado, por su extensión, por su profundidad, ya tienen resultados concretos que le dan ese nuevo rostro y fisonomía a nuestro país.

 

            Hoy, en México, se registra una constante formalización del empleo con un incremento en el número de afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social, más por efectos de formalización de empleos que por el puro crecimiento económico que tiene el país.

 

            A la fecha, un millón 700 mil mexicanos más, gozan de seguridad social que antes no tenían.

 

            Por primera ocasión en su historia, nuestro Instituto Mexicano del Seguro Social registra más de 18 millones de derechohabientes. Nunca antes en la historia del país, habíamos tenido una institución más robusta, que le dé más significado al tamaño real de nuestra economía de nuestra población trabajadora y, desde luego, de nuestra población trabajadora formalizada, que ese es un acto de justicia social, entre muchos otros.

 

           De manera consistente, esto es verificable en la disminución que ha tenido la tasa de informalidad laboral, de más de dos puntos porcentuales en los tres años de Gobierno.

 

            Una política pública, cualquiera que ésta sea, mide su efectividad por los resultados.

 

            Cuando la política pública ataca un problema estructural de un país que ha tenido por años una tendencia decreciente; es decir, aumenta año con año el problema en cuestión, y esa política pública no solo detiene el fenómeno negativo, sino lo revierte, la política pública está dando resultados.

 

            Así nos ha pasado con la tasa de informalidad laboral.

 

          Cada año desde los últimos 30, México registró una creciente tasa de informalidad laboral año con año; más jóvenes, más mujeres se incorporaban al mercado de la informalidad. Por primera vez, esto se ha detenido, este fenómeno negativo, y registramos una disminución de la informalidad en más de dos puntos porcentuales.

 

            A partir de 1976; es decir en 39 años, se acumuló una pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo en México, de cerca de 75 por ciento.

 

            En los años que lleva esta Administración; tres, el poder adquisitivo del salario mínimo registra por primera vez en estos tres años 5.5 por ciento de recuperación de poder adquisitivo; es decir, vuelvo a repetirlo, se frenó un fenómeno estructural que cada año hacía que México perdiera poder adquisitivo en su salario mínimo. Y no sólo la política pública lo frenó, sino lo ha revertido por primera ocasión en casi 40 años, volviendo a tener fuerza en el poder adquisitivo, en un 5.5 por ciento.

           

           En materia de inclusión de grupos vulnerables, como mujeres, jóvenes, adultos mayores y personas con discapacidad, la política pública del Gobierno del Presidente Peña Nieto, a través del Servicio Nacional de Empleo, ha atendido a más de 14 millones de mexicanos, y ha colocado, o recolocado con nombre y apellido, a más de cuatro millones.

 

            Lo que significa que con ferias de empleo, capacitación para el trabajo, apoyo al autoempleo, apoyo en contingencias laborales y vinculación, estos millones de mexicanos se incorporan o reincorporan en un trabajo formal, pero con mejores habilidades y certificación de competencias.

 

            El Departamento del Tesoro norteamericano reconoció al Servicio Nacional de Empleo, en el año 2013, como uno de los tres programas de mayor impacto económico social en el continente, apoyados los datos por el Banco Interamericano de Desarrollo.

 

            Todos estos resultados, también han sido reconocidos por otros organismos internacionales.

 

            Recientemente, el Foro Económico Mundial dio a conocer su Índice Global de Competitividad 2015, en el que México mejoró cuatro posiciones a nivel del conjunto de indicadores, pero de manera más destacada, en el pilar de eficiencia del mercado laboral, que por muchos años había sido el más débil, México tuvo una mejora de siete posiciones.

         

           Si algo distingue la política pública en materia laboral del Gobierno del Presidente Peña Nieto, es la consistencia.

 

           Si hay disminución de la informalidad, por supuesto, tiene que haber el reflejo de un aumento en los trabajadores formales afiliados al Seguro Social. Si hay una disminución en la pérdida de poder adquisitivo o una recuperación en esa pérdida de poder adquisitivo, esto tiene que reflejarse, consistentemente, en productividad.

 

            Los datos que arrojan los organismos constitucionales autónomos, señalan que México aumentó su productividad en dos puntos porcentuales. Y si aumentó su productividad, necesariamente el ingreso tenía que ser, como reflejo, el que también había aumentado; ahí está el 5.5 por ciento reconocido por INEGI, por Banco Mundial, por OIT, que nos han analizado, y por la misma OCDE.

 

            El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo señaló que el índice de tendencia laboral del desarrollo humano, que mide el bienestar de la población de acuerdo a la salud, la educación y el ingreso, mejoró en gran medida debido a los cambios del mercado de trabajo entre 2012 y 2014.

 

            Si todo esto es así, el reflejo está en la tasa y en el salto de siete lugares en el Índice de Competitividad Global del país, en el pilar más débil que tenía México en el Foro Económico Mundial, era el pilar laboral.

 

            Estamos ciertos, los Ministros de Trabajo, que en materia de empleo hay grandes retos que superar, pero contamos con instituciones y tradiciones sólidas como el diálogo social tripartito, que constituyen una base firme sobre la cual seguir avanzando.

           Como lo dijo el mexicano universal, Octavio Paz: América no es tanto una tradición que continuar, como un futuro que realizar.

 

            Señor Presidente:

 

            La 19 Conferencia de Ministros de Trabajo de la OEA se constituye hoy, como el foro multilateral en el que representantes de los 34 países del hemisferio, que nos permite consensuar y construir las bases de políticas públicas, avanzamos en la construcción de consensos, en el diálogo de nuestros problemas comunes, en compartir nuestras experiencias exitosas, y las no tan exitosas, en podernos ayudar unos a otros, en identificar los temas que al hemisferio duelen, calan, y retos que superar.

 

            Esto ha sido el eje de los trabajos. Es un honor haberlos podido tener en México, que continuemos con nuestros trabajos.

 

            Muchas gracias, señor Gobernador, porque además permite exponerle al mundo entero uno de los lugares más paradisiacos que hay en el continente, que es, sin duda, Cancún, de Benito Juárez.

 

            Que tengan muy buena tarde.

 

            Muchas gracias.

 

 

-MODERADORA: Hace uso de la palabra el señor Neil Parsan, representante del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos.

 

 

-SR. NEIL PARSAN: Muchísimas gracias.

 

            Excelentísimo señor Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; señor Alfonso Navarrete Prida, Secretario del Trabajo y Previsión Social de México; señor Roberto Borge Angulo, Gobernador del estado de Quintana Roo; señores Ministros y señoras Ministras del Trabajo; señora Ministra de Panamá, señora Paredes; Jefes de Delegación y Delegados; colegas de organismos internacionales; señoras y señores.

 

         A nombre del Secretario General de la OEA, doctor Luis Almagro, es un verdadero honor estar en este país; tierra de progreso, de hombres y mujeres trabajadoras, de realidades multicolores que hoy nos abren sus puertas con una hospitalidad excelente.

 

            Quisiera, primero, agradecer al Gobierno de México, Presidente Peña Nieto; a su Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete; y a sus equipos, por el liderazgo y compromiso con que han asumido la preparación de esta Conferencia.

 

            La Organización de los Estados Americanos reafirma cada día los ideales para los que fue creada, hace más de 70 años: lograr un orden de paz y de justicia, fomentar la solidaridad y robustecer la colaboración entre los Estados Americanos.

 

            Hoy, persigue esos ideales con renovadas herramientas y dando cada vez más impulso a sus foros sectoriales, como esta Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo.

 

            Esta Conferencia es uno de los espacios de diálogo por excelencia de la OEA. En esta gran mesa, podemos mirar de frente de la región, en los debates podemos tomarle el pulso al hemisferio, encontrar desafíos comunes, debatir sobre grandes prioridades y, sobre todo, plantear soluciones conjuntas para enfrentarlos.

          

            En estos días de riquísimo intercambio, así  como en el largo proceso preparatorio, en el que se negoció la Declaración y Plan de Acción de Cancún, la región señala con claridad sus ejes de acción prioritarios en materia de trabajo y empleo.

 

            Primero. El vínculo entre trabajo decente, crecimiento económico y  desarrollo sostenible, en línea con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

 

            Esta nueva hoja de ruta en la que el mundo se embarcó hace unos meses, establece como objetivo número ocho; promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos.

 

            Y a que está acompañado de metas muy claras, como poner fin al trabajo infantil de todas sus formas al 2025, y reducir sustancialmente la proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan al 2020.

 

            Cumplir estas metas, es seguir y complementar esfuerzos nacionales, con acciones regionales y globales. Por ello, es que hoy esta conferencia y su red y la cooperación, la Red Interamericana para la Administración Laboral, RIAL, cobran aún más relevancia.

 

            Estas metas deben construir sobre las bases de lo ya avanzado hasta el momento, con relación al empleo juvenil. Por ejemplo, estos avances incluyen el fomento a la capacidad emprendedora.

 

           En este esfuerzo, quiero mencionar a la Young Americas Business Trust, de la OEA, que desde hace varios años promueve con muy buenos resultados, y experto emprendedor en la juventud de la región.

 

 

 

 

(Interpretación al Español)

 

            Mayor colaboración entre los Ministros de Trabajo y de Educación. La brecha de capacidades y la situación de la juventud de nuestra región, atienden a dos temas que demuestran la necesidad de mayor integración.

 

            Por lo tanto, celebro el diálogo que se realizará más tarde dentro de esta Conferencia, la cual conjuntará a dos procesos ministeriales.

 

            Agradezco al Ministro de Educación de Panamá, el Presidente del Comité Interamericano de Educación, así como el Presidente de México y los Ministros de Haití, por estar con nosotros para este diálogo histórico.

 

            Muchas gracias.

 

            Esperamos que el intercambio que tendrán acerca de las acciones concretas, seguirá a nivel hemisférico.

 

            La tercera área de prioridad, es el vínculo entre el trabajo decente, la inclusión social y la equidad.

 

            Y es ahí, que el mercado laboral tiene un papel importantísimo para luchar en contra de la pobreza; conecta a la población al bienestar de las casas, conecta a los mercados a través de sus salarios y, a través de las contracciones y crecimientos económicos, se ve la cantidad y calidad de los trabajos.

 

            Pero la cantidad y la calidad de los trabajos están afectados por la inigualdad y las formas de discriminación.

 

          Hemos visto demasiado seguido en nuestra región que ciertos grupos, como las comunidades indígenas o personas con discapacidades, se enfrentan a las condiciones laborales peores.

 

            También, sabemos que los ingresos del trabajo es la única fuente de ingresos para la mayor parte de las familias en la región.

 

           Por lo tanto, la eliminación de la discriminación en el trabajo, y dándole igualdad de oportunidades y condiciones justas a todos, son indispensables para romper el ciclo de inigualdad y discriminación.

 

            La cuarta prioridad, es migración laboral.

 

           Necesitamos trabajar de manera colectiva para lograr una movilidad segura y ordenada, para seguir adoptando las políticas de migración laborales y para proteger los derechos fundamentales en el trabajo, independientemente del estado migratorio, como se estableció explícitamente en la Declaración de Cancún.

 

            En este sentido, esta conferencia ha tomado un gran paso hacia adelante con su estudio de los arreglos de seguridad social, bilaterales y multilaterales en su relación con la pensión.

 

            Que esta conferencia encargó a la OEA hace dos años, y a la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, y la que hoy les entregamos con gran orgullo.

 

            El espíritu subyacente de estos documentos, es para corregir las desigualdades de muchos trabajadores migrantes, quienes al final de su vida laboral, no tienen acceso a pensiones, porque no cumplen con los requisitos de muchos de los países en los que han contribuido, hasta el Sistema de Seguridad Social.

 

            Por favor, comprometámonos a que con esta entrega podamos seguir trabajando para la realización de los derechos de todos los trabajadores migrantes de las Américas, que incluye su derecho a recibir una pensión; que es fortalecer la cooperación hemisférica en materia de trabajo y empleo.

 

            Para ello, los Ministerios de Trabajo cuentan con su propia red, la RIAL, que es producto de esta conferencia, y que durante los 10 años de operación, que estamos celebrando hoy, ha mostrado excelentes resultados para las administraciones laborales, como podremos verlo esta tarde.

 

            Para la OEA, es motivo, un gran orgullo, coordinar esta red, y contribuir a fortalecer las capacidades de los Ministerios y a mejorar políticas y programas y, con ello, a proteger los derechos en el trabajo.

 

            Les reitero nuestro absoluto compromiso de continuar apoyando esta red, a la que reconocemos como un verdadero ejemplo de colaboración.

 

            Estas prioridades nos muestran que esta conferencia es muy relevante. Al finalizar, nos dejará un camino claro a seguir, con la Declaración y el Plan de Acción de Cancún, para continuar avanzando en la agenda laboral de la región.

 

            Esta agenda laboral regional es, ante todo, una agenda de derechos.

 

            Primero. El derecho al trabajo. Pero no a cualquier trabajo, sino a un trabajo que se dé en condiciones de dignidad, libertad y seguridad, donde se respete el derecho de asociación, la libertad sindical y la negociación colectiva.

 

            La agenda laboral es, también, una agenda de derechos de los empleadores y de desarrollo de empresas sostenibles; es un espacio central para hacer realidad nuestra agenda de más derechos para más gente las Américas.

 

            El mundo de trabajo, es el mundo de concertación y diálogo permanente. Por eso, también aplaudo la declaración conjunta que representantes de trabajadores y empleadores de toda la región, reunidos en (inaudible), entregarán a esta Conferencia.

           

            Agradezco a los miembros de estos  órganos concertivos, su voluntad de encontrar consensos, y les reitero el compromiso de la OEA por continuar fortaleciendo el diálogo social a nivel hemisférico.

            Antes de concluir, no podría dejar de felicitar al Presidente Peña Nieto, a sus primeros tres años de Gobierno, en donde se han dado pasos muy significativos para contribuir a la paz laboral, y para avanzar en una agenda de inclusión social.

 

            Es destacable que en los últimos 25 meses no se haya dado una sola huelga a nivel Federal. Es una señal muy interesante del clima laboral, y esperamos que marque el sendero, duradero, de consenso y armonía en las relaciones laborales de este pujante país.

         Felicidades, señor Presidente, y felicidades, Ministro Navarrete.

 

(Interpretación al Español)

 

            Me gustaría, también, felicitar a la Organización Internacional del Trabajo, la OIT. Les agradezco genuinamente a su Director General, el señor Salazar; la OMS; la Conferencia Interamericana de Seguridad Social; el Banco Interamericano de Desarrollo, por habernos acompañado.

 

            El hecho de que el Plan de Acción de Cancún nos establece compromisos para colaboración y cooperación a futuro. Seguimos contando sobre todos ustedes.

 

            Un agradecimiento especial al pueblo y Gobierno de México, así como al gobierno y pueblo de Quintana Roo, por su bienvenida tan cálida y generosa. 

           

           Estoy seguro que bajo el liderazgo de México, esta conferencia seguirá evolucionándose y fortaleciéndose.

 

            La conferencia demuestra el dinamismo de nuestra democracia, y trasciende fronteras para reunirnos y tener mejores futuros para millones de trabajadores en las Américas.

 

            Colegas y amigos:

 

           Lo que hemos pasado, es mucho más grande que los puntos específicos de lo que ha sucedido. Éste es uno de esos grandes momentos que puede transformar a un hemisferio.

           Creo yo, que hemos identificado un paso, un camino claro en el qué proceder. Los vientos están en nuestras espaldas, así que sigamos adelante con la asistencia, insistencia y consistencia que necesitamos.

 

            Muchas gracias.

 

 

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)