-MODERADOR: Hace uso de la palabra el ciudadano licenciado Manuel Velasco Coello, Gobernador del Estado de Chiapas.

-GOBERNADOR MANUEL VELASCO COELLO: Muy buenas tardes.

Hoy, con mucho cariño, le doy la más cordial de las bienvenidas al hombre que encabeza la transformación de México, al aliado de todas y de todos los chiapanecos, al Presidente de todas y de todos los mexicanos, a nuestro amigo Enrique Peña Nieto.

Para los chiapanecos es un honor y un orgullo que, en menos de tres meses, venga por segunda ocasión a nuestro Estado de Chiapas. La primera vez, en el Municipio de Las Margaritas, para anunciar la Cruzada Nacional Contra el Hambre; y, en esta ocasión aquí, en Navenchauc, en el Municipio de Zinacantán, para iniciar las obras y acciones de la estrategia social, que es la más importante de su Gobierno.

Muchas gracias, señor Presidente de la República, por esta gran distinción.

Aquí, en Navenchauc, aquí, en Zinacantán, aquí, en todo Chiapas, se le quiere y se le quiere bien, señor Presidente de la República.

Además, estamos muy contentos porque hoy, acompaña al Presidente un gran testigo de honor, un hombre que transformó Brasil y que es un referente de éxito en el mundo, por sus grandes resultados en la lucha contra el hambre y la pobreza. Me refiero al señor Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de la República Federativa de Brasil.

Bienvenido, señor expresidente Lula. Aquí, en Chiapas, lo recibimos con respeto y admiración.

También, quiero saludar, con cariño, a una gran aliada de los chiapanecos, a una chiapaneca por adopción, a mi amiga Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Social.

Muchísimas gracias.

También, quiero saludar a aliados del pueblo chiapaneco. A la licenciada Nubia, Comisionada de Pueblos Indígenas y a mi amigo Ernesto Nemer, Subsecretario de Desarrollo Social y a todo el Gabinete presidencial, con quien juntos hemos hecho un equipo a favor de Chiapas y a favor de México.

Muchas gracias por su presencia en Chiapas.

Saludo, con especial cariño, a los 122 presidentes municipales del Estado de Chiapas, quienes hoy nos acompañan, especialmente, a nuestras hermanas y hermanos indígenas, que hoy nos reciben con afecto y con cariño, aquí, en Navenchauc; aquí, en el Municipio de Zinacantán.

Gracias a todos. Sean todos bienvenidos.

En pleno Siglo XXI, en un México tan grande de tierras generosas, con abundancia en recursos naturales y gente productiva, es lamentable que millones de mexicanas y mexicanos sigan padeciendo hambre.

Es por eso, que con gran responsabilidad y gran visión, nuestro Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, nos convocó a construir, juntos, una nueva historia para Chiapas y para México, la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Desde entonces, todo México se ha puesto en movimiento, sumando voluntades, recursos y capacidades a favor de la gente que más lo necesita.

En Chiapas, supimos que está la oportunidad de dejar atrás el rezago social. Es hora de combatir la marginación en unidad, con inteligencia y con sentido humanitario.

Reafirmamos nuestro compromiso para enfrentar, con responsabilidad, las condiciones que lastiman y que han frenado el desarrollo de nuestros pueblos.

Estamos decididos a construir un presente con dignidad, esperanza y confianza, en un futuro mejor para todos.

Combatir el hambre es para nosotros una prioridad, una exigencia moral.

En Chiapas, están 55 de los 400 municipios que integran la Cruzada Nacional Contra el Hambre en todo el país. Aquí, habita la quinta parte de los mexicanos que viven en pobreza extrema.

Por eso, la Cruzada significa para nosotros la oportunidad de abrir un nuevo horizonte para todas las familias, con dignidad, con justicia y con equidad.

Significa la oportunidad de dar salud y educación, de sembrar juntos un campo más productivo. El hambre no puede seguir siendo la parte más dolorosa de nuestra realidad. La Cruzada Nacional Contra el Hambre, significa para Chiapas el pago de una deuda histórica con nuestras hermanas y con nuestros hermanos indígenas; con todos los municipios del Estado de Chiapas y del país.

El señor Presidente de la República, hace unos meses, en el Municipio de Las Margaritas, ha dicho: El hambre para muchos es, quizá, una verdad ignorada. Hay quienes no la conocen, otros, quizás, no la aceptan, y algunos ni siquiera se atreven a mencionarla.

Señor Presidente:

Como usted lo dijo, la pobreza es una realidad que vamos a enfrentar hasta transformarla, porque mientras haya hambre, no podemos hablar de desarrollo. En México y en Chiapas tenemos todo para superar este gran reto. Tenemos un gran potencial pero, sobre todo, tenemos lo más valioso que es nuestra gente.

El llamado nacional nos dice que éste es el tiempo de actuar, que éste es el tiempo de México y de Chiapas. Nada nos divide y la visión de un futuro justo para todas y para todos, nos impulsa y nos une. Es tiempo de una vida digna para quienes ya no pueden esperar más.

Chiapanecas y chiapanecos:

Llegó el momento de asumir nuestra responsabilidad social. Que las generaciones presentes y futuras sepan que dimos toda nuestra capacidad, alma y corazón para Chiapas y para México.

Y, hoy más que nunca, los convoco a que sigamos trabajando unidos, sin distinción de colores partidistas, con un solo objetivo en la mente, que al final del camino de estos seis años, tengamos para Chiapas y para México una historia diferente que contar.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toca el turno en la palabra a la ciudadana maestra Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Social.

-SECRETARIA ROSARIO ROBLES BERLANGA: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Saludo con gusto a nuestro invitado especial Luiz Inácio Lula da Silva. Quiero decirle, señor expresidente, que el Programa Hambre Cero en Brasil, inspiró, en buena medida, la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Licenciado Manuel Velasco Coello, Gobernador Constitucional del Estado de Chiapas; ciudadano José Sánchez de la Cruz, Presidente Municipal de Zinacantán; distinguidos miembros del presídium; distinguidos funcionarios Federales, estatales y municipales; señoras y señores; medios de comunicación.

Señor Presidente:

El 21 de enero, aquí mismo, en Chiapas, en el Municipio de Las Margaritas, usted anunció uno de los programas más importantes de su Gobierno: La Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Hoy, damos cuenta en el marco del mes dedicado a concientizar sobre la problemática de hambre y pobreza extrema en el país, de los avances registrados a casi tres meses de distancia y de la aplicación en la práctica de una estrategia integral, transversal, que rebasa el asistencialismo, que incorpora la participación social y que tiene en la inclusión productiva uno de sus elementos más importantes.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre es una estrategia que convoca, que mueve, que despierta la solidaridad y que lleva a la conclusión de que combatir el flagelo del hambre, es tarea primordial del Gobierno, sí, pero también, de toda la sociedad.
A casi tres meses de distancia de este importante anuncio, podemos constatar las siguientes acciones:

Se instaló la Comisión Intersecretarial, que cuenta con la participación de todas las Secretarías y que ha agrupado 70 programas de diverso tipo para su aplicación, en los 400 municipios de la Cruzada.

Esta Comisión empezó a trabajar en los municipios que escogimos, a manera de piloto. Uno en la montaña guerrerense Mártir de Cuilapan, y otro en la Colonia Simón Bolívar de Acapulco; y en las acciones que ya se emprendieron, simultáneamente, en los municipios prioritarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Se instituyó, también, el Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre, con la participación de organizaciones de la sociedad civil y se formó el Comité de Expertos, con personalidades de alto nivel académico y profesional.

Se han firmado Acuerdos para el Desarrollo Incluyente con 21 Gobernadores del país, con el objetivo de coordinar esfuerzos, evitar duplicidades y sumar la voluntad de todos los órdenes de Gobierno.

En esta firma han participado Gobernadores de diferente signo político, sin exclusión alguna, porque se trata de una causa que nos hermana, que es de todos y que está por encima de cualquier diferencia partidaria.

Los acuerdos restantes, los firmaremos en los próximos días, incluyendo el que corresponde al Distrito Federal. Se ha convocado a la sociedad a ser parte de la Cruzada.

Hoy mismo, se inauguró una feria en la que participan más de 200 organizaciones de la sociedad civil que se dedican todos los días al trabajo comunitario y que hoy, encuentran un espacio para visibilizar su esfuerzo, compartir buenas prácticas y modelos exitosos.

Se han firmado convenios para apoyar a la Cruzada con universidades públicas y privadas, tanto nacionales como estatales, destacando la UNAM, el Politécnico Nacional, la UAM y el Tecnológico de Monterrey.

Y se ha convocado a los jóvenes para que a través de la cultura, se involucren y participen, además, como brigadistas y voluntarios en las tareas de alfabetización y trabajo directo en las comunidades.

Se han sumado a esta titánica tarea, muchas voces que dan cuenta de la pluralidad en nuestra sociedad y, sobre todo, del ánimo incluyente de este Gobierno, desde empresas privadas hasta organizaciones sociales de diversa índole.

Quiero destacar, en particular, la Red de Pueblos Indígenas, porque más del 50 por ciento de los municipios considerados como prioritarios, son indígenas. Este Gobierno considera fundamental, empezar a saldar una deuda histórica con estos pueblos y considerarlos como lo que son, sujetos con derechos plenos.

Se ha iniciado también, el proceso de capacitación de 500 mil mujeres en el país, en aspectos relacionados con la nutrición, porque estamos seguros de que son nuestras principales aliadas, para que el alimento llegue de mejor manera y con más calidad a las familias.

Porque queremos empoderar a las mujeres para que ellas, también, ejerzan su derecho pleno a la alimentación. Es sabido que donde hay poco que comer, son las primeras en quitarse el alimento de la boca para dárselo a los hijos.

Hemos iniciado ya el trabajo en los 400 municipios. Prueba de ello es este Municipio de Zinacantán, que tanto como usted, señor Presidente, y como nuestro distinguido invitado, Luiz Inácio da Silva, han podido observar, que se trata de un enfoque integral, basada en una noción de derechos y en la necesidad de garantizar el acceso a la alimentación, a la vivienda, a la salud, a la educación, a la seguridad social y a los servicios.

Y se han realizado asambleas en las que ha participado la comunidad, en las que se han definido prioridades y se han formado comités, porque algo que distingue a esta política social de nueva generación, es precisamente la participación comunitaria que garantiza una mayor cohesión y fortalecimiento del tejido social.

Señor Presidente:

La Cruzada Nacional Contra el Hambre, es un proyecto de todos los mexicanos. Apenas iniciamos. Tenemos mucho camino aún que recorrer. México ya se está moviendo porque usted puso el dedo en la llaga al colocar este tema como prioritario en la agenda nacional.

México ya se está moviendo, porque usted nos ha convocado a unir nuestras manos y nuestros corazones para alcanzar un anhelo de justicia e igualdad.

Usted nos ha convocado a luchar por una Patria sin hambre. Ese será su legado: Menos hambre para México.

Y menos hambre significa, señor Presidente, libertad e igualdad.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Invitamos al ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Enrique Peña Nieto, a efectuar la Entrega de Apoyos del Programa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

(ENTREGA DE APOYOS)

-MODERADOR: A continuación, el licenciado Enrique Peña Nieto llevará a cabo la Toma de Protesta a once Comités Comunitarios.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Sin mayor preámbulo, para tener oportunidad de hacer algunos comentarios y reflexiones con ustedes, voy a proceder a tomarle la protesta a este distinguido grupo de damas y de hombres de esta comunidad que se han incorporado a este trabajo social, precisamente para combatir el hambre de esta comunidad, de este municipio, y sumados a este esfuerzo, para combatir el hambre en todo el país.

Les quiero preguntar:

Protestan servir a sus pueblos y comunidades, con compromiso y honradez, para vigilar el cumplimiento de los objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el ejercicio transparente de los recursos que se apliquen a este programa y a la promoción del desarrollo comunitario.

-VOCES A CORO: Sí, protestamos.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Sí así fuere, que la sociedad se los reconozca.

Felicidades.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra la señora María Mercedes López López, beneficiaria del Programa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

-SRA. MARÍA MERCEDES LÓPEZ LÓPEZ: Buenas tardes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

Bienvenido a nuestro humilde pueblo. Le damos la más cordial bienvenida.

También, al licenciado Manuel Velasco, nuestro Gobernador más joven.

Sean ustedes bienvenidos. Y le damos el más fuerte aplauso.

Y un saludo, también, a su distinguida esposa, Angélica Rivera, que no pudo estar con nosotros pero, desde aquí, le mandamos un cariñoso aplauso.

En representación de todas mis paisanas y artesanas de aquí, de Zinacantán y pueblos vecinos, quiero darle las gracias por el apoyo que estamos recibiendo.

Que más que un apoyo económico, es una semilla. Que hoy, es el primer día de siembra, y que pronto cosecharemos los frutos de nuestro trabajo, que es el tesoro más grande que nos enorgullece y nos distingue, como Zinacantán, que es nuestra artesanía textil.

Y que en eso, muchas familias dependemos. Como somos madres y padres a la vez, de ese trabajo vivimos y, de ese trabajo le damos el pan de cada día a los niños más pequeños.

Y pedirle, también, que los programas que maneja su Gobierno como FONART en apoyo a la producción; la CDI en POPMI y SEDESOL Federal en apoyos productivos y entre otros más.

Que a muchas familias les han cambiado la vida, que puedan darle seguimiento y que muchos de esos proyectos puedan pasar a segundo año, como un niño en una primaria. Se va aprendiendo.

Gracias por este día tan especial, porque su visita es el claro ejemplo, de que a usted le interesa el desarrollo de los pueblos indígenas.

Y aprovechando su presencia, quiero pedirle más apoyos.

No queremos que nos resuelvan el problema. Queremos una mano ayuda. Tenemos el trabajo, tenemos nuestras artesanías, tenemos el arte de hacer todo. Nada más le pedimos un poco de ayuda, para adquirir lo que son nuestros materiales.

Como puede ver, a nuestra comunidad le hace falta mucho para que pueda desarrollarse mejor. No tenemos hospitales y doctores que nos atiendan las 24 horas. Necesitamos más escuelas para que a nuestros niños puedan enseñarles y prepararlos para el futuro.

Una vivienda para la mujer que es madre y padre a la vez, para que haya más desarrollo y nuestros niños no sean niños de la calle. Que ellos puedan cambiar el futuro de Zinacantán y Chiapas.

Gracias por hacer un Pacto por México, por Chiapas, por Zinacantán, también, a usted, nuestro Gobernador del estado, licenciado Manuel Velasco.

Gracias por su presencia, por halagarnos este día tan festivo para nosotros.

Gracias, también, a todos ustedes.

Seamos todos bienvenidos a este gran evento.

Gracias.

-MODERADOR: Tiene la palabra, el señor Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de la República Federativa del Brasil.

-SR. LUIZ INÁCIO LULA DA SILVA (Interpretación al Español): Mi querido amigo, Presidente Enrique Peña Nieto.

Querido Gobernador del Estado de Chiapas; mi querida Secretaria Rosario; estimados Ministros, Diputados y Secretarios.

Mis queridos amigos y amigas de Chiapas; queridos amigos y amigas de México:

Estoy un poco preocupado porque estamos lanzando un programa que se llama Sin Hambre, y ya son casi las dos de la tarde, y las personas tienen hambre.

Yo he preparado un discurso de unos 10 minutos, pero como se va a traducir en dos idiomas más, los 10 minutos se convertirían en 30. No es justo con el Programa Sin Hambre.

Pero si quisiera aprovechar esta ocasión para decirle algunas palabras al Presidente Peña Nieto.

He venido aquí a dar mi testimonio: Sí se puede erradicar el hambre en el mundo. Pero necesitamos gobiernos comprometidos con los pobres.

Los ricos no necesitan los gobiernos. Quienes necesitan los gobiernos, son los pobres del mundo.

En Brasil, en 10 años de Gobierno, nosotros pudimos sacar de la pobreza a 33 millones de personas y 40 millones ascendieron a la clase media.

Generamos 19 millones de empleos formales. El salario mínimo que antes era de 80 dólares. Hoy, ha aumentado a 350 dólares.

Presidente:

Brasil era un país de economía capitalista, donde no había capital.

No había crédito para los pobres, ni para la clase media y no había crédito, tampoco, para las PyMES.

En 10 años de nuestro gobierno, Presidente, nosotros que teníamos 70 millones de cuentas bancarias en todo el país, hoy, ese número es de 120 millones de cuentas bancarias.

Nosotros aumentamos el crédito, que antes era de un 25 por ciento y hoy es de 56 por ciento del Producto Interno Bruto.

Se creó una línea de crédito especial para los pequeños productores y otra para personas que jamás habían puesto un pie en un Banco.

Muchos decían que el Gobierno no podía garantizar el crédito, porque si las personas no pagaban, el perjuicio sería del Gobierno, porque los pobres no tenían garantías.

Y yo le decía a mis Ministros: Ustedes no saben qué es pobre. Los pobres no tienen bienes materiales para ofrecerlos en garantía. El único patrimonio que tiene un pobre, es su nombre y su honor. Y a los pobres les gusta pagar. Les da pena deber a alguien. A muchos ricos, nos les da pena nada.

Por eso le digo al Presidente, que yo quisiera darle las gracias, porque ya había visitado México muchas veces, pero siempre me quedo en la Ciudad de México. A veces me invitan a alguna reunión. A veces me invitan a una universidad, a veces a reuniones con los sindicatos. Me invitan a ver los museos maravillosos que hay en México. Pero esta es la primera vez que he venido a México y puedo mirar en los ojos del pobre pueblo mexicano.

Y les puedo decir a todos, mirándole a los ojos del Presidente Peña, mirando a los ojos de cada hombre y de cada mujer mexicana, que el hambre no existe por falta de dinero, ni existe por falta de producción agrícola, no existe por falta de tecnología, el hambre existe por falta de vergüenza de gobernantes en el mundo que no se preocupan por el pueblo pobre.

Presidente:

El Programa Bolsa Familia o Canasta Familiar de Brasil, cuida de 50 millones de personas.

El dinero se le da a la mujer de la familia. No es por desconfianza en los hombres, pero la mujer es más responsable.

Presidente:

Nosotros gastamos solamente con ese Programa Bolsa Familia el equivalente a 0.5 por ciento del PIB de Brasil. Más o menos 13 mil millones de dólares.

Saben cuánto ha costado la Guerra en Iraq hasta el momento, buscando armas químicas que nunca existieron: un billón 700 mil millones de dólares. Imagínense ustedes a cuántos pobres podríamos ayudar con ese dinero.

La crisis financiera causada por el mismo sistema financiero internacional, ha utilizado más de nueve billones de dólares para salvar a ese mismo sistema financiero. Imagínense ustedes cuántos platos de comida podríamos poner en las mesas del pueblo pobre del mundo.

Por eso, quisiera concluir, haciéndole una alerta al Presidente Peña Nieto, a nuestra querida Rosario y a todos los involucrados en el Programa Sin Hambre, en esta Cruzada Nacional Contra el Hambre. Yo estoy a nueve mil kilómetros de distancia de México, pero puedo decir, aquí mismo, cada crítica que ustedes reciban hoy.

Cuando empezamos nuestro Programa Hambre Cero en Brasil, mis adversarios tanto de derecha como de izquierda, porque es lo que pasa en el radicalismo, los dos opuestos se encuentran. Y esos adversarios, decían que el programa tenía carácter asistencialista. Decían que el Presidente era populista.

Que piensa nada más que en las elecciones. Ese programa es darle limosna a la gente. Las personas se van a hacer perezosas, no querrán trabajar más.

Es muy poco dinero. 25, 30, 50 dólares es muy poco. Y yo les decía: Es poco, sí, pero para quien tiene mucho. Pero para millones y millones de madres brasileñas, que iban a la cama sin poderle dar un vasito de leche a sus hijos y se despertaban por la mañana sin darle un pan a sus hijos, para esas madres, 50 dólares quizás no sería mucho, pero sí era suficiente para saciar el hambre de sus hijos.

Ya yo estaba cansado de oír a los gobernantes de Brasil diciendo que: Tengan paciencia; tengan ustedes mucha paciencia. Ellos decían que la economía primeramente tendría que crecer. Es como si fuera una torta, una torta que primero tiene que crecer para después repartir. Y la torta crecía y crecía, pero alguien se la comía y los pobres seguían pasando hambre.

Así que no, Presidente. Usted tiene que decir todos los días que los pobres no tienen por qué tener paciencia. Él debe tener esperanza y confianza en su Gobierno.

Y nosotros como gobernantes, tenemos que decirle a quien quiera escuchar, que hay solamente una razón por la cual queremos gobernar. En Brasil yo lo hice y estoy seguro que usted lo hará en México.

Este país extraordinario, con una historia extraordinaria. Este país, que ya albergó la civilización más importante del mundo. Este país tiene todo lo que el pueblo necesita.

Así que ahora, Presidente, ellos lo tienen a usted. No les falte.

Muchas gracias.