-MODERADOR: Escuchemos la intervención de la Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan López.

-SECRETARIA MERCEDES JUAN LÓPEZ: Buenos días tengan todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; distinguidos integrantes el presídium; compañeras y compañeros:

Felicidades en este Día del Médico.

Señoras y señores; señores representantes de los medios de comunicación; agradecer también la presencia de los exsecretarios de Salud que se encuentran con nosotros: El doctor Soberón, el doctor Kumate, el doctor Frenk; el maestro Salomón y el doctor Córdova Villalobos. Muchas gracias por estar aquí.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto:

Es para nosotros un privilegio y motivo de profunda satisfacción el que esté aquí, en la celebración del Día del Médico y en la inauguración de esta nueva Torre de Hospitalización del Instituto Nacional de Cancerología.

El 23 de octubre de 1833, un destacado médico y activo ciudadano de la naciente Nación mexicana, don Valentín Gómez Farías, a la sazón Presidente de la República, fundó el Establecimiento de Ciencias Médicas, pieza clave en el desarrollo de la medicina de nuestro país. Hoy, 181 años más tarde, se mantiene viva la tradición de celebrar en esta fecha a los médicos.

El Día del Médico se honra cada año con el Reconocimiento al Mérito Médico a quien se ha distinguido por toda una vida dedicada a la salud.

En esta ocasión, por primera vez, el jurado decidió entregarlo a dos médicos ilustres: el doctor Luis Guillermo Ibarra y el doctor David Kershenobich. Ambos, ejemplo de valores y compromiso por la salud.

Muchas felicidades.

Y felicidades a todos los médicos en su día.

Señor Presidente:

A casi dos años de su mandato, hemos atendido los principales problemas de salud pública, como es, por ejemplo, la obesidad y la diabetes, que representa una amenaza a la sustentabilidad de los sistemas de salud, por lo que el 31 de octubre del año pasado usted puso en marcha la Estrategia Nacional de Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, a la que se sumaron todas las entidades federativas.

A un año de su lanzamiento, se han llevado a cabo diferentes campañas para promover estilos de vida saludable, donde destaca la de: Chécate, Mídete y Muévete.

Se emitió conjuntamente con la Secretaría de Educación Pública el acuerdo para conocer los criterios nutrimentales de los alimentos y bebidas preparados, procesados que deberán expenderse en el Sistema Educativo Nacional.

Se desarrollaron las redes de atención en diabetes, que a la fecha tienen en control a 750 mil personas, así como el Centro de Atención Integral del Paciente con Diabetes del Instituto Nacional de la Nutrición que al año de su apertura se ha convertido en un modelo para detectar y tratar con mayor oportunidad las principales complicaciones de la diabetes.

Se ha eliminado la publicidad de alimentos y bebidas con alto contenido calórico en horarios infantiles; se modificaron las disposiciones del etiquetado de alimentos para promover y proveer información útil y accesible respecto del contenido nutrimental, mismas que entrarán en vigor en los próximos meses.

Se está aplicando el impuesto especial a las bebidas azucaradas y alimentos de alta densidad calórica decretado por el Congreso de la Unión.

Se está desarrollando un Observatorio Ciudadano externo independiente para asegurar que en todos los esfuerzos que se tengan haya un debido seguimiento.

En estos casi dos años la mortalidad por diabetes ha mostrado una ligera reducción, pero ya ha mostrado una reducción de 1.10 por ciento y la mortalidad por enfermedades cardiovasculares de 2.57 por ciento, lo que ha significado casi 500 muertes evitadas.

Los tumores malignos siguen siendo un problema de salud pública.

El cáncer cervicouterino que era la primera causa de muerte en la mujer, gracias a todas las medidas de prevención en la última década podemos decir que ha disminuido en 32 por ciento, y con la introducción de la vacuna del virus de papiloma humano se espera reducirlo aún más.

En contraste, el cáncer de mama continúa siendo un reto, ya que ha aumentado la mortalidad en 14 por ciento en la última década.

Sin embargo, hoy en día el cáncer de mama no es sentencia de muerte, sino de lucha, porque en la mayoría de los casos si se detecta de forma temprana es curable.

Es por ello que el Gobierno de la República aumentó el número de mastrógrafos de 500 a 754 en 2014, y ha canalizado recursos federales por más de 200 millones de pesos para la construcción de unidades de detección y diagnóstico de cáncer de mama en nueve estados de la República.

Y prueba del compromiso de la lucha contra el cáncer son estas instalaciones con la tecnología más avanzada para brindar a las mujeres con este padecimiento, servicios y atención de mayor calidad, destacando, por ejemplo, el mastógrafo de emisión de positrones.

En este momento quiero, si me permiten, hacer un reconocimiento al Director General del Instituto, el doctor Abelardo Meneses, así como a su antecesor el doctor Alejandro Mohar, quienes gracias a su empeño lograron promover la realización de esta importante obra.

También, la salud materna es una prioridad del Gobierno de la República, por lo que se ha fortalecido la red de atención de emergencias obstétricas del Sistema Nacional de Salud, que actualmente cuenta con 463 unidades hospitalarias, que han atendido a mujeres, independientemente, de la institución a la que estén afiliadas.

Ahora, señor Presidente, queremos ir por más, para que la red atienda, además de la emergencia obstétrica, de manera integral a la mujer embarazada y su recién nacido y, además, éstas han sido propuestas de las Senadoras, de María Elena Barrera, de la Senadora Maki, de varias senadoras del Senado de la República.

Señor Presidente:

Desde el inicio de su gestión nos instruyó a realizar esfuerzos para mejorar la transparencia y rendición de cuentas de los recursos en salud. En respuesta a sus instrucciones, contamos ya con las herramientas necesarias mediante las nuevas disposiciones en la Ley General de Salud, que fueron aprobadas recientemente por el Congreso de la Unión.

La Secretaría de Salud, con el gran interés y compromiso del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud, y agradeciendo muy especialmente al Senador Joel Ayala, y al líder del sindicato, el Diputado Marco Antonio García Ayala, nos abocamos a dar una solución a la situación de vulnerabilidad laboral, en la que se encontró a casi 65 mil trabajadores.

En una primera etapa se han invertido mil 555 millones de pesos para lograr regularizar a 22 mil 500 trabajadores. Esta estrategia, de acuerdo a sus instrucciones, se continuará para asegurar que el personal de salud, nuestro más valioso recurso, cuente con la protección de ley que le corresponde.

Señoras y señores:

La verdadera fortaleza del Sistema Nacional de Salud recae en sus hombres y mujeres, que con vocación humanista, contribuyen con su esfuerzo diario a lograr generaciones presentes y futuras más sanas.

Mi reconocimiento especialmente a los médicos por su permanente compromiso por la salud de la población.

En estos tiempos de acelerado avance tecnológico, cambiantes entornos en la organización de los servicios y abrumadora exposición a medios de información, es importante hacer una pausa de reflexión y recordar la esencia de nuestra vocación: velar por la salud del enfermo, ayudarlo y respetarlo en cuerpo y en espíritu.

Felicito a todos los médicos en su día y nuestro más profundo agradecimiento al señor Presidente por celebrarlo con nosotros.

Muchas gracias por su atención.

-MODERADOR: Veremos a continuación la proyección del video de la nueva Torre de Hospitalización del Instituto Nacional de Cancerología.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: En seguida escucharemos las semblanzas de los ganadores al Reconocimiento al Mérito Médico en voz del doctor Leobardo Ruiz Pérez, Secretario del Consejo de Salubridad General.

-DR. LEOBARDO RUIZ PÉREZ: Ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; doctora Mercedes Juan, Secretaria de Salud; distinguidos miembros de la mesa de honor; señoras y señores.

Señor Presidente:

Me permito informar a usted que con el propósito de dar cumplimiento a la designación del candidato al Reconocimiento al Mérito Médico 2014, el comité analizó las 16 propuestas presentadas y después de una amplia deliberación concluyó por unanimidad que los doctores David Kershenobich Stalnikowitz y Luis Guillermo Ibarra Ibarra, ambos cumplían ampliamente los requisitos establecidos y por ello se hacían acreedores a tan elevada distinción.

El doctor Kershenobich realizó los estudios profesionales de medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México, ahí descubrió su pasión por la medicina interna y logró la especialización en el Instituto Nacional de la Nutrición, siempre bajo la guía del maestro Salvador Zubirán.

Las enfermedades del hígado han sido su gran pasión, por lo que lleva a cabo la especialidad en hepatología en el Royal Free Hospital de Londres y obtiene el doctorado en la Universidad de Londres.

A su regreso crea la primera clínica de hígado en México. Se involucra en la investigación y conjuntamente con los doctores Marcos Rojkind y Ruy Pérez Tamayo, demuestran la reversibilidad de la fibrosis hepática.

Sus trabajos han sido internacionalmente reconocidos y están plasmados en más de 180 artículos, cuatro libros y múltiples capítulos, los cuales han merecido dos mil 669 citas.

Es investigador emérito nivel tres del Sistema Nacional de Investigadores. Ha conducido múltiples asociaciones y sociedades médicas y fue distinguido con la presidencia de la Academia Nacional de Medicina.

Docente toda su vida, constituyéndose en ejemplo y factor decisivo en la formación de médicos y especialistas, no sólo por sus enseñanzas, sino fundamentalmente por su sentido humano en la atención de los pacientes.

Al día de hoy, como Director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Doctor Salvador Zubirán, ha innovado procedimientos, cuidando que la atención se centre en el paciente haciéndola accesible e incluyente.

Igualmente, ha creado modelos eficientes, como el de atención integral del paciente diabético y el de control del sobrepeso y obesidad, además de promover la investigación de los problemas de salud que afectan a la población de México.

El doctor Luis Guillermo Ibarra obtiene el título de médico cirujano por la Universidad Nacional Autónoma de México. Inicia su interés por la medicina física en el Hospital Infantil, involucrándose en el fascinante campo de la neurofisiología, que le permitió comprender los fenómenos que provocaban la parálisis por poliomielitis, que en estos tiempos causaba estragos y hoy, afortunadamente erradicada, gracias a la eficiente vacunación.

Tempranamente participa en la enseñanza de la medicina de rehabilitación, que lo ha llevado a ser el maestro por excelencia. Formador de innumerables generaciones de médicos y terapistas que hoy atienden, con mística y entrega absoluta, a la población de niños, adultos y ancianos discapacitados de México.

Se involucra en la investigación de los problemas de discapacidad, publicando múltiples artículos y libros, méritos que le permiten formar parte del selecto grupo de académicos de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia Mexicana de Cirugía.

Durante su gestión como Director General de Rehabilitación en la Secretaría de Salubridad y Asistencia, establece en las entidades federativas los Centros de Rehabilitación y Educación Especial, que con las unidades básicas de rehabilitación municipales, constituyen una amplia red de atención para los discapacitados.

Gracias a su personal empeño, logra la creación del Instituto Nacional de Rehabilitación, en el que como Director General establece servicios de excelencia, destacando el Centro de Investigación y Atención a Quemados, único en el país.

Señor Presidente:

Los médicos que hoy reciben el Reconocimiento al Mérito Médico han dedicado sus vidas a satisfacer las necesidades de salud y bienestar de muchos mexicanos, no sólo a través de su práctica personal privada, sino fundamentalmente al ampliar los servicios y dotarlos de personal profesional capacitado y comprometido con el ideal de hacer de México un país próspero, incluyente y con educación de calidad.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Enseguida, el señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto hará entrega de los Reconocimientos al Mérito Médico.

(ENTREGA DE RECONOCIMIENTOS)

-MODERADOR: Interviene a continuación el doctor David Kershenobich Stalnikowitz, Director General del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y ganador del Reconocimiento al Mérito Médico.

-DR. DAVID KERSHENOBICH STALNIKOWITZ: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; doctora Mercedes Juan López, Secretaria de Salud; doctor José Narro Robles, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México; doctor Leobardo Ruiz, Secretario del Consejo de Salubridad General; estimados miembros del presídium; colegas; señoras y señores:

Quiero empezar por manifestar a ustedes el agradecimiento del doctor Luis Guillermo Ibarra, el mío propio y el de nuestras respectivas familias por otorgarnos el día de hoy el Reconocimiento al Mérito Médico, mismo que se instituyó en 1995, siendo el primero en recibirlo el maestro Salvador Zubirán Anchondo.

Quiero hacer extensivo el agradecimiento a los miembros del Jurado y a las instituciones que nos propusieron.

La palabra médico evoca en la población términos tales como preparación, servicio, confianza, humanismo, compromiso, dedicación, entre otros.

No hay una situación más gratificante para el médico y el paciente que cuando se establece una relación que procura la salud, pero que además va moldeando la forma de vida de ambos.

Cuando un paciente expresa que en sus bendiciones siempre incluye al médico y a su familia, ello es la mejor recompensa que un médico puede recibir y que le da significado al ejercicio de la medicina.

Hoy es momento de agradecer, el doctor Luis Guillermo Ibarra, al Instituto Nacional de Rehabilitación y yo al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, sitios que nos han arropado y enseñado no sólo la medicina, sino una forma de vivir.

En el Instituto se aprende cotidianamente de maestros, residentes y compañeros de trabajo, algunos de los cuales se encuentran aquí, el día de hoy.

Este premio es un reconocimiento precisamente a ellos, a todo el personal médico, paramédico, enfermeras, científicos, investigadores y administrativos que laboran incansablemente sin reparar en horarios.

Trabajar en el sector público es para todos nosotros un privilegio, es una manera de corresponder a la sociedad que nos ha apoyado, que ha invertido en nosotros y es una forma de acercarnos a la equidad en salud y, por consiguiente, mejorar la calidad y esperanza de vida.

Es una manera de hacer realidad el derecho a la protección a la salud.

Señor Presidente:

Las instalaciones médicas, como la que usted acaba de inaugurar y los Institutos Nacionales de Salud, en particular, son de las instituciones más confiables del país.

Bajo su liderazgo y el de la doctora Mercedes Juan, estamos empeñados en consolidar a México como un polo de desarrollo en el campo de la atención, educación e investigación médica.

Para ello, en estos Institutos se privilegia la generación de conocimiento original, la discusión de ideas con libertad, la atención médica con calidad y seguridad.

En el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán, estamos desarrollando una red de apoyo a la investigación interinstitucional, y nuevos modelos de atención integral para enfermedades crónicas no transmisibles, como el que usted inauguró el año pasado en la presentación de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control de la Obesidad y la Diabetes.

Desde hace varios años, venimos preparando personal para la atención de enfermedades emergentes como ha sido la influenza, y ahora en conjunto con la Secretaría de Salud y el Instituto de Rehabilitación, estamos implementando medidas para el manejo de enfermedades emergentes como el ébola.

Estas enfermedades resaltan la importancia de la educación médica continua, tanto para los profesionales de la salud, como para la población en general. Se trata de encontrar con rigor tareas comunes y medidas válidas que conduzcan a mejorar nuestra capacidad de respuesta.

El Instituto Nacional de Rehabilitación continúa realizando 13 mil procedimientos quirúrgicos, y más de un millón de sesiones de terapia de rehabilitación por año.

Quiero felicitar en este día a mis colegas, señalando que la práctica de la medicina es rica y asombrosa, llena de sensaciones de sinceridad, de intimidad, así como momentos de alarma, desgano o desesperación.

La práctica en la medicina es un lugar de convivencia, de encuentros que transcurre entre la vida y la muerte, todo esto en un espacio cotidiano. Quienes desempeñamos esta labor estamos comprometidos con la práctica del ejercicio clínico en la cama del paciente, que le dé sustento a la investigación.

De esa manera, por ejemplo, nuestros médicos investigadores han identificado recientemente genes de susceptibilidad a la diabetes mellitus en población mexicana, y hemos consolidado el programa de trasplantes de órganos.

Tenemos que continuar siendo ambiciosos. La medicina está en continuo movimiento y somos responsables de la salud de nuestra población.

Muchas gracias por el reconocimiento que nos otorgaron el día de hoy.

Gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)