-MODERADOR: A continuación hace uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Muy buenas tardes.

Con el permiso del señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Saludo al señor Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría; a Gabriela Ramos; al señor Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo; y a todos los presentes.

Muy buenas tardes.

Este año 2014 se cumplen 20 años de que México ingresó a la OCDE. Desde entonces, la OCDE ha sido un aliado importante para diversas iniciativas, avances, que se han llevado a México en este lapso de tiempo.

En la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto, desde el primer día, la OCDE ha sido un gran promotor, un aliado de las transformaciones que impulsa el Presidente y que muchas de ellas han sido llevadas a la práctica, a través de reformas aprobadas por el Congreso de la Unión.

El día de hoy firmaremos un acuerdo entre la OCDE y el Gobierno mexicano. Un acuerdo marco para la cooperación, que lo que busca es alinear la cooperación, la asistencia que recibimos de la OCDE, como un país miembro, hacia las cinco grandes metas nacionales, que ha definido el Presidente de la República y que están plasmadas como ejes rectores del Plan Nacional de Desarrollo: Un México en paz, un México incluyente, un México con educación de calidad, un México próspero y un México que asuma su responsabilidad global.

La OCDE apoya, hoy en día, a México, en materias muy diversas, desde la asistencia en materia educativa, por ejemplo en la implementación eficaz de la Reforma Educativa, o el desarrollo del Programa de Integración Digital, a través de la distribución de equipos de cómputo a los estudiantes de las primarias públicas; o también, en materia de mejora regulatoria, de simplificación de trámites, en materia de vivienda y, por supuesto, en materia hacendaria.

Debo reconocer que la OCDE, y lo agradecemos, fue un asesor muy importante, los especialistas en materia fiscal y tributaria fueron muy importantes en lo que fue el diseño de la Reforma Hacendaria, aprobada por el Congreso de la Unión el año pasado, simplemente por poner algunos ejemplos.

La OCDE, también, debo destacar, trabaja directamente con gobiernos estatales en temas de competitividad, de mejora regulatoria, atendiendo y adaptándose con gran generosidad y talento a las necesidades de los gobiernos de los estados.

Queremos, como país miembro de la OCDE, aprovechar al máximo las capacidades, la experiencia, las especialidades y, sobre todo, el talento de esta gran organización que nos permite tener mayor impacto y mayor eficacia en la implementación de las políticas públicas que impulsa el señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto

Muchas gracias a José Ángel Gurría.

Gracias a todo el equipo de la OCDE por su respaldo.

-MODERADOR: Hace su intervención el maestro José Ángel Gurría Treviño, Secretario General de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos.

-SECRETARIO JOSÉ ÁNGEL GURRÍA TREVIÑO: Señor Presidente.

Señores Secretarios.

Señor Embajador.

Señoras y señores:

Es un privilegio estar con ustedes para firmar este Acuerdo Marco de Cooperación entre el Gobierno de México y la OCDE.

Este Acuerdo se deriva de la declaración de intenciones que fue suscrita por el entonces recién Presidente electo Enrique Peña Nieto, en septiembre del 2012.

Y lo estamos formalizando en el 2014, celebrando, como mencionó el Secretario de Hacienda, los 20 años de membresía de México en la OCDE.

Es producto y reflejo de un compromiso compartido, la construcción de un México moderno, exitoso, incluyente.

La habilidad del Gobierno de México para construir acuerdos políticos y alianzas legislativas es un caso de éxito que pone a México en otra dimensión.

Dudo mucho que algún líder haya llegado a Davos y, ahora hay más de 40, con tan buenas noticias que reportarle a la comunidad internacional, respecto de las reformas que se han promovido en sus países respectivos.

Estas reformas, aprobadas por el Congreso mexicano en 2013, van a elevar la productividad, la competitividad y la capacidad de crecimiento de México.

Lo van a convertir en una de las plataformas de inversión más atractivas del mundo.

Las reformas tienen, también, la posibilidad de mejorar en el mediano y largo plazo el capital humano del país, promoviendo su expansión en la economía del conocimiento y en las redes mundiales de innovación.

Pero además, podrán dotar al Gobierno de México de los recursos necesarios para fortalecer la inclusión social y terminar, o cuando menos atenuar en buena medida las enormes desigualdades que tanto afectan al país.

La clave para que estos cambios históricos brinden sus mejores frutos, es mantener el rigor en las siguientes dos fases:

Primero. Que en la fase de las leyes secundarias, las reformas no se diluyan.

Y segundo. Que la implementación y seguimiento se lleven a cabo de manera eficaz y cabal.

La advertencia del Presidente Peña Nieto es pertinente. Cito: Éste es sólo el principio. Sugiere que la parte de la implementación, la más difícil, está por delante.

Todo México, y me refiero al país entero, todos los actores relevantes tienen que poner el énfasis en la efectiva implementación de estas reformas. Los poderes fácticos tendrán que sumarse al cambio.

El acuerdo marco que firmaremos nos permite, también, enfocar la intensa colaboración entre México y la OCDE, tanto en la implementación como en la evaluación de las reformas estructurales, pero, también, en el énfasis que se pondrá en el análisis y el conocimiento de las mejores prácticas, que la OCDE pondrá a disposición del Gobierno de México para asegurar que estas reformas se traduzcan en beneficios para todas las familias mexicanas.

Esta colaboración reforzada nos permitirá dotar a México de un marco de competencia económica eficaz, de un sistema de telecomunicaciones competitivo, de un sector energético robusto, de un sistema nacional de salud moderno, de una estrategia nacional de desarrollo rural, viable, efectiva; de un sistema educativo de vanguardia; de un sistema de seguridad social eficiente, que proteja a los más vulnerables y, también, tome en cuenta la capacidad financiera de las finanzas públicas.

Y, como fue el caso, no fue una Reforma Fiscal, fue mucho más. Es, también, una reforma que incorpora al beneficio a los desempleados, y que promueve la formalidad en el empleo.

También, estas reformas permitirán una política de vivienda, fundada en un plan estratégico de desarrollo territorial; un sector financiero competitivo, dedicado al fortalecimiento de las PyMES, y una estrategia de crecimiento verde, que convierta a la protección del medio ambiente en una fuente de innovación, crecimiento y empleo.

Señor Presidente.

Señores Secretarios.

Señor Embajador.

Amigos:

México habrá de convertir estos cambios en una nueva realidad.

Y el reto será que todos los mexicanos tomemos a las reformas, no sólo como un evento que se inicia y termina, sino como un estado de ánimo para que estemos siempre revisando, inclusive las reformas de las reformas. No siempre todo queda terminado a la primera.

México lo puede lograr.

Y, señor Presidente:

Cuente usted con la OCDE para ayudarlo a traducir estas importantísimas reformas de las políticas públicas en una vida mejor para todos los mexicanos.

Gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)