-MODERADORA: Hace uso de la palabra el Gobernador del Estado de Guanajuato, maestro Miguel Márquez Márquez.

-GOBERNADOR MIGUEL MÁRQUEZ MÁRQUEZ: Muy buenas tardes a todas y a todos los presentes.

Antes que nada, me da mucho gusto recibir con mucho aprecio, con mucho agrado, al señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Señor Presidente licenciado Enrique Peña Nieto, nuevamente bienvenido a Guanajuato. Ésta es su casa. Lo recibimos con un fuerte aplauso.

Igualmente saludo con mucho aprecio y respeto a Julieta Cortés, también vecina del Municipio de Guanajuato, bienvenida.

A Ramona, también, vecina del Municipio de Abasolo, también está aquí a un lado de Irapuato.

Igualmente agradecer al señor Secretario de Gobernación, el licenciado Miguel Ángel Osorio Chong.

Muchísimas gracias nuevamente por estar aquí en nuestro estado.

A mi esposa, chaparrita, como siempre, gracias por todo el apoyo, por todo el compromiso aquí para con los guanajuatenses.

A un buen amigo, a un buen amigo del Gobernador, de verdad ha hecho un excelente trabajo también en su estado, a Rolando Rodrigo Zapata Bello, Gobernador del Estado de Yucatán.

Muchísimas gracias, es tu casa aquí, Rolando.

A la maestra Claudia Ruiz Massieu, también, Secretaria de Relaciones Exteriores, muchísimas gracias, Secretaria, Canciller. Gracias por todo el apoyo y a defender fuerte a los mexicanos. Yo fui migrante. Hay que defenderlos.

Licenciada Lorena Cruz Sánchez, me da mucho gusto saludarte, nuevamente aquí en Guanajuato, porque sé que estás comprometida con las mujeres en el país.

Muchas gracias, Lorena y Guanajuato no es la excepción.

Igualmente, a la maestra Arely Gómez, Secretaria de la Función Pública, bienvenida a Guanajuato, me da mucho gusto recibirla.

La maestra Rosario Robles Berlanga, también, Secretaria de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano, nuevamente maestra, bienvenida a Guanajuato es su casa.

A la Diputada licenciada Laura Nereida Plascencia Pacheco también, Presidenta de la Comisión de Igualdad, bienvenida. Bienvenida es su casa aquí Guanajuato.

La Senadora Diva Hadamira Gastélum, bienvenida. Bienvenida Senadora, gusto en saludarle, nuevamente es su casa.

La maestra Alejandra Negrete, igual mi aprecio y me reconocimiento por todo el apoyo que nos han brindado y el acompañamiento, gracias Alejandra.

A Nuvia Mayorga, Directora de Desarrollo para los Pueblos Indígenas, gracias. Gracias. Nuevamente saludarte.

María Angélica Luna, igualmente, Directora General del Instituto Nacional de Desarrollo Social. Bienvenida, bienvenida a Guanajuato.

Al licenciado Roberto Rafael Campa Cifrián, Subsecretario de Derechos Humanos. Gusto en saludarlo nuevamente, Subsecretario.

Al maestro Renato Sales, Comisionado Nacional de Seguridad. Maestro, como siempre, gracias por todo el apoyo en materia de seguridad.

Y si creen que se me olvidaba el Secretario de Salud. No.

Al doctor José Ramón Narro Robles. Gusto en saludarlo nuevamente, ayer estuvo aquí con nosotros en una gira de trabajo.

Voy a comentar una anécdota, porque fue pública. Dijo: si me portó bien, es probable que mañana me invite el Presidente de nuevo.

Entonces, se portó bien, señor Presidente, aquí está el Secretario de Salud.

Gracias.

Senadoras, Senadores; Diputados, Diputadas, Federales, locales.

A todas las Primeras Damas, de instituciones del DIF.

Igualmente, saludar a todas las titulares de los institutos de las mujeres, tanto municipales, como de otros estados de la República que nos acompañan el día de hoy. Bienvenidas, bienvenidos.

Saludar con mucho aprecio, con mucho respeto a todas las mujeres, a todas las mujeres. De verás, lo hacemos de convicción, de corazón, es un día muy importante para ustedes.

Igualmente, a las autoridades Federales; delegados; a mis compañeros de Gabinete; los municipios; organismos de la sociedad civil, que aquí también veo muchos organismos de la sociedad civil que están apoyando y refrendando el apoyo hacia las mujeres.

A todos y cada uno de ustedes, amigas y amigos, me da mucho gusto recibirlos en Guanajuato.

Decirle que en Guanajuato siempre lo recibimos con los brazos abiertos, señor Presidente, decirle que hoy nos reúne un tema fundamental, que es el del desarrollo integral de Guanajuato, de México, pero, sin lugar a dudas, de las mujeres.

De las mujeres, por qué.

Porque conmemoramos, junto con el resto del mundo, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. Esta conmemoración invita, precisamente, a que trabajemos como sociedad, como gobierno, de manera particular como gobierno, para prevenir, para atender y erradicar la violencia contra las mujeres.

Una reflexión que nos debe llevar a identificar, primero, las causas; las causas estructurales de esta violencia, que es una violación de los derechos humanos de las mujeres; revisar hasta qué grado la misma sociedad generamos, y las instituciones reproducimos estereotipos que fomentan la discriminación y la desigualdad que afecta a todas y cada una de nuestras mujeres mexicanas, para irlos eliminando de la forma más rápida posible.

Pero, además, también es una reflexión; una reflexión que nos permite ubicar los retos de una manera muy precisa que tenemos que llevar a cabo para erradicar estas formas de violencia y generar, sobre todo, las condiciones para que las mujeres sean reconocidas como sujetas de derechos en todos los ámbitos de su vida.

Esa debe ser la tarea prioritaria de todos y cada uno de los diferentes órdenes de Gobierno.

Por eso, reconociendo las causas y los efectos de esta problemática, estamos seguros de que la violencia contra las mujeres se puede, es más, se debe de evitar, y en eso estamos trabajando todos.

Lo hacemos todos; todos juntos y todos los días.

Hay programas, hay acciones orientadas a la prevención, a la protección de la mujer. Trabajamos de manera transversal los diferentes órdenes de Gobierno y también con la sociedad.

En la protección de la mujer trabajamos de manera importante, sobre todo con la participación social. Yo cada día veo más organismos de la sociedad civil sumados en esta tarea, en este compromiso, en este proyecto.

Para qué.

Para que las mujeres, efectivamente, cuenten con mejores condiciones para su desarrollo, primero, personal por un tema fundamental, de dignidad; la dignidad de la mujer debe ser cuidada siempre.

Se ha dicho, a la mujer ni con el pétalo de una rosa. Se ha dicho, efectivamente, estereotipos, que atrás de un gran hombre hay una gran mujer.

Yo les decía hace rato, en una colonia que estábamos en un evento, eso no puede ni debe ser ya parte de nuestra cultura.

Al contrario. Al lado de una gran mujer, un gran hombre. Al lado de un gran hombre, una gran mujer.

Tenemos que trabajar juntos.

Por qué.

Porque la mujer necesita su desarrollo personal, pero también necesita el desarrollo familiar, comunitario, profesional, y sobre todo el que cada día ir ganando mayor posicionamiento en los diferentes ámbitos: político, social, económico, etcétera.

Por eso, en este tema, señor Presidente, en Guanajuato compartimos la visión que tiene usted en el Gobierno Federal. Promovemos y fomentamos las condiciones que den lugar a la no discriminación, a la igualdad de oportunidades y de trato entre las mujeres y hombres, el ejercicio pleno de todos los derechos de las mujeres y su participación equitativa en la vida política, cultural, económica y social, como lo mencionaba

En este tema, Guanajuato, tenemos una visión muy particular: trabajamos para construir una sociedad, una sociedad que desde una perspectiva de género incluyente y de justicia social posibilite a las mujeres, primero su autodeterminación, desarrollo y calidad de vida, en búsqueda de la democracia y equidad tanto en el mundo público como en el privado.

Avanzar en esta tarea requiere de un trabajo constante y comprometido, porque se trata de modificar, como lo mencionaba, aspectos culturales que se han quedado muy arraigados los diferentes sectores sociales en nuestra población.

Un trabajo coordinado. Un trabajo coordinado entre todos los actores políticos y sociales para erradicar conductas generadoras de violencia que ya no se pueden, ni se debe tolerar.

Empezando por quienes tenemos la responsabilidad histórica en el ejercicio de Gobierno, de cambiar esta estructura cultural y política para que el avance los derechos humanos de las mujeres sea una realidad cada día mayor.

En Guanajuato hemos venido haciendo parte de esta tarea. El diseño del marco jurídico para la protección de la mujer con estándares de derechos humanos se ha logrado mediante el consenso de las diferentes fuerzas políticas.

He de reconocerlo, las iniciativas han salido por consenso, por unanimidad.

Las mujeres nos unen. Las mujeres suman el esfuerzo de todos y cada uno de nosotros.

En el Congreso del estado siempre ha sido un tema en el cual hay coincidencias, hay diálogo, hay consenso en los poderes públicos.

Hoy contamos con leyes actualizadas, debidamente armonizadas con las normas Federales, cuyo espíritu es el de apoyar a las mujeres con políticas de prevención oportunas y que existan también, sanciones penales más severas contra aquellos quienes las violenten.

En Guanajuato, señor Presidente estamos haciendo parte de esta tarea, honramos el compromiso con el desarrollo integral de las mujeres, somos el cuarto estado con mayor presupuesto que destina en favor de los derechos de las mujeres.

He de decirle que tenemos un trabajo transversal; un trabajo transversal en el que se implementa en este Gobierno donde la suma de todos los programas que van encaminados a las mujeres, estamos hablando que sólo en este 2016 fueron poco más de mil 500 millones de pesos.

Programas y acciones en favor de la igualdad de oportunidades y algo muy importante, el empoderamiento de las mujeres.

Con él, promovemos acciones para que las mujeres guanajuatenses desarrollen sus habilidades técnicas, cuenten con apoyos económicos y financiamiento para emprender proyectos productivos.

Sabemos que falta mucho todavía, pero hemos hecho, de veras, un avance significativo importante con estos programas especiales para ellas, para la mujer rural, para la mujer en el campo, los estudiantes, en la empresa, etcétera.

Decirles que también, creamos el seguro de subsistencia, para apoyar a las mujeres que se encuentran en riesgo por situación de violencia o que salieron de centros de readaptación social.

El gobierno del estado y los 46 municipios, y aquí están todos los alcaldes, alcaldesas, tenemos una agenda para la igualdad y acceso a las mujeres a una vida libre de violencia, que promueve como principios fundamentales los derechos humanos, la no discriminación y la igualdad sustantiva.

Somos la primera entidad en participar con todas sus dependencias y entidades en el proceso de certificación de la norma mexicana de igualdad laboral y no discriminación.

Y esto, es algo que tenemos que reconocer, los tres poderes le entramos de lleno, le entramos de lleno.

Los organismos autónomos igualmente lo hicieron, estamos en una dinámica en la cual he de reconocer públicamente el acompañamiento del Instituto de la mujer.

Lorena:

Muchísimas gracias.

Gracias, de veras, un aplauso, un reconocimiento, porque ha estado muy pendiente ahí.

Señor Presidente:

Ha cumplido su instrucción. Ha estado muy al pendiente del trabajo que hemos llevado aquí en Guanajuato.

Alejandra:

Igualmente, felicidades.

Desde la CONAVIM, señor Secretario de Gobernación, ha estado también pendiente en el tema y esto nos ha ayudado a orientar las políticas públicas.

Nos ha sentado a reconocer, efectivamente, la problemática que tenemos, pero también orientar las acciones, el impulso para transformar y cambiar y convertirlo en un reto, un desafío de en favor de las mujeres.

Por eso gracias a ustedes.

Gracias Anabel.

Le decía al señor Presidente: ella entró, Anabel entró por un ratito y se quedó. Ella viene haciendo un trabajo muy importante, junto con todas las mujeres en el estado.

A Juanita, que ha estado atrás de ella.

Juanita:

Muchas gracias.

Que ha estado ahí muy al pendiente. Muchas gracias.

A todas, a todas y cada una de ustedes, que han estado trabajando y que nos han llevado en esta dinámica propositiva de trabajar cada día más por las mujeres.

Agradezco a todos y cada uno de ustedes, a aquellas mujeres, hombres, que tal vez no aparecen en la foto, pero que en el día a día están comprometidos, están trabajando en sus trincheras.

La Comisión de Equidad de Género del Congreso del estado igualmente.

Agradecer en el Poder Judicial, que una Magistrada que quedó asignada literalmente para este tema y ahí el Presidente y el Supremo Tribunal de Justicia ha estado muy atento en ello.

Agradecerles a todos, de veras, porque éste es un trabajo en el cual, si los resultados han venido avanzando, que nos falta mucho, claro que sí, pero lo que sí es cierto, hay que reconocer lo que se ha venido realizando es gracias a todos. Es gracias a todas y todos en este esfuerzo.

Por eso, hoy estar aquí, en este centro, es una muestra de que lo podemos hacer juntos.

Fue una de las indicaciones que nos señalaron: tienen que tener su Centro de Justicia Para las Mujeres.

Nos aplicamos. Aquí le agradezco al alcalde de la Ciudad de Irapuato que nos haya destinado este espacio céntrico, un espacio en el cual pueden confluir de los diferentes municipios del estado. Irapuato es el municipio más céntrico del estado, y del cual hoy vemos reflejada una obra muy digna. Una obra como se la merecen las mujeres de Guanajuato.

Gracias, señor Presidente. Gracias, porque ustedes nos apoyaron literalmente con la mayor parte del recurso.

Gracias, señor Secretario. Gracias, porque este esfuerzo bien vale la pena, y ésta es una muestra de que juntos podemos salir adelante en temas que nos unen hoy en día a nivel nacional.

Son más las cosas que nos unen en este país. Pero hay focalizarnos y enfocarnos en ello. Son más las cosas positivas que suceden, pero hay que resaltarlas, hay que darlas a conocer.

Hay muchas historias de vida que todos los días realizan mujeres y hombres que hacen que este país funcione y por eso necesitamos trabajar juntos en ello.

En estas instalaciones, insisto, es una muestra muy clara de la suma de voluntades, de la concurrencia, de no nada más los recursos económicos, sobre todo humanos.

Aquí estuvieron siempre presentes, revisando la obra, revisando los detalles, para que se llegase este día y presentarlo con mucho orgullo, con mucha alegría, con mucha dignidad, este espacio para ustedes, mujeres.

Un proyecto en el cual, con esta inauguración que usted hace, señor Presidente, da inicio la prestación de los servicios. Servicios integrales con perspectiva de género en favor de las mujeres que son víctimas de violencia, también para sus hijas e hijos.

Pero éste es el objetivo de este nuevo centro: atender en un mismo lugar, de manera mucho más rápida, más expedita, más efectiva, todas las instancias gubernamentales aquí nos vamos a encontrar.

Aquí va a estar la sociedad civil también.

Las mujeres víctimas de violencia tendrán facilidad en el acceso a la justicia y el impulso a su empoderamiento.

Aquí estaremos trabajando todos juntos, por primera vez en un espacio físico estará la coincidencia tanto de Gobierno como sociedad en favor de ustedes mujeres.

Este Centro, no tengo la menor duda, contará con los más altos estándares en materia de derechos humanos de las mujeres y perspectiva de género y con el nivel más especializado en la atención a la violencia contra mujeres en todos sus tipos y modalidades.

Por eso, hoy estamos muy contentos, muy contentos, porque ésta es la obra de todos, para ustedes mujeres.

Ésta es la obra que hemos hecho posible Gobierno Federal, señor Presidente, el estado, los municipios y toda la sociedad.

Por ello, el impacto tiene que ser de manera positiva, tiene que ser para que genere confianza, que las mujeres puedan llegar y no es tocar la puerta, encontrar este Centro con las puertas abiertas, donde digan: éste es mi Centro de Justicia, éste es el espacio donde puedo ser escuchada, éste es el espacio donde puedo y debo ser canalizada, éste es el espacio donde me van a ayudar, donde me van a orientar, donde efectivamente, me van a defender.

Por eso, enhorabuena. Felicidades por este espacio.

Gracias, señor Presidente una vez más por el apoyo incondicional para este proyecto y muchos otros más.

Gracias por el respaldo en este Centro de Justicia para las Mujeres.

Por su trascendencia, éste es un día histórico, es el primero que tenemos en el Estado de Guanajuato.

Es un parteaguas para algunos que vendrán más adelante en las regiones del estado.

Por eso, gracias.

Gracias porque hay dos palabras, me decía una señora hace rato que se nos ha olvidado hoy en día en la sociedad dice: Mi padre siempre me la recordaba, una era, por favor y la otra era gracias.

Esto de veras para mí es un signo de gratitud; de gratitud, por qué, porque efectivamente la mujer representa todo en nuestra vida, de ahí venimos, señor Presidente, de otra forma no estaríamos aquí.

Por eso la mujer en su dignidad representa todo el respeto, todo el orgullo y todo el compromiso para mover a México en favor de todas y cada una de ustedes.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Tiene la palabra la licenciada Lorena Cruz Sánchez, Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres.

-LIC. LORENA CRUZ SÁNCHEZ: Muy buenas tardes a todas y a todos.

Con su permiso, señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador del Estado de Guanajuato, maestro Miguel Márquez Márquez y su distinguida esposa, maestra María Eugenia Carreño. Muchas gracias a ambos por su amable anfitronía y su respaldo para la organización de este evento.

Pero de igual manera, señor Gobernador, reconocer su compromiso a favor de las mujeres de esta entidad.

De igual manera, agradezco la asistencia del señor Gobernador del Estado de Yucatán, licenciado Rolando Zapata Bello, Coordinador de la Comisión de Igualdad entre Mujeres y Hombres de la CONAGO, quien también nos ha ayudado a posicionar la agenda de género en esta conferencia.

Muchas gracias, Gobernador.

Muy honorables integrantes del presídium, mujeres y hombres solidarios, aliadas y aliados permanentes en la búsqueda por la igualdad y no discriminación que hoy nos acompañan en esta conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres.

De igual manera, agradezco la asistencia de representantes de las organizaciones de la sociedad civil; de Senadoras, de Diputadas; de titulares de instancias estatales de la mujer y de instancias municipales.

Sean todas y todos ustedes bienvenidos.

Señor Presidente:

Todas y todos recordamos que por primera vez en México, en su Administración, se estableció la perspectiva de género como eje transversal en el Plan Nacional de Desarrollo y gracias a la suscripción de la declaratoria para la igualdad entre mujeres y hombres que firmó usted en el marco de la CONAGO, con todos los gobernadores y el Jefe de Gobierno, en su momento, permitió que se creara una agenda de género común en cada entidad federativa a través de los tres órdenes de Gobierno, en los que existen acciones muy específicas, encaminadas a la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres y la lucha por la igualdad.

Usted, ha sido el único Presidente que ha elevado al más alto nivel el Sistema Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, el cual encabeza, y el Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres, que en cumplimiento a su instrucción hoy el Secretario de Gobernación preside.

Esto demuestra el gran compromiso de su Administración para colocar el tema de género en la agenda público Federal y que ha sido ejemplo para replicarse en las entidades federativas.

De igual manera, atendiendo a sus instrucciones, la Secretaría de Gobernación, la CONAVIM y el INMUJERES hemos posicionado la agenda de género en diferentes espacios nacionales, como la CONAGO, la Conferencia Nacional de Procuradores, la Conferencia Nacional de Tribunales Superiores de Justicia y en el Sistema Nacional de Seguridad Pública, ya que estamos convencidas que solamente trabajando de manera coordinada, en un solo frente y multiplicando esfuerzos podemos avanzar en la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Aunque las acciones se han incrementado, tenemos que reconocer que los retos aún persisten, que aún hay mucho por hacer y un largo camino por recorrer.

Es imprescindible un cambio estructural y cultural; un cambio hacia la civilidad y el respeto; un cambio que ponga los derechos humanos por encima de las conductas misóginas y violentas, lo que precisa diversificar los usos de herramientas tan poderosas como la educación y la comunicación.

Aplicar las medidas preventivas en todo el país para combatir la violencia es una acción urgente y necesaria, pero sobre todo es cumplir con la obligación que tenemos como Estado mexicano de garantizar una vida libre de violencia contra las mujeres y las niñas.

Quiero enfatizar que estas acciones deben de llegar para quedarse. No se pueden concebir como medidas provisionales.

El problema de la violencia contra las mujeres sólo puede detenerse si actuamos con claridad, determinación y firmeza.

La prevención es fundamental, así como la cero tolerancia ante cualquier acto de violencia e impunidad.

En un Estado de Derecho cualquier violencia debe de ser sancionada.

Los agresores, potenciales o reales, tienen que recibir un claro mensaje: en México, debe de haber impunidad.

En nuestro país, las cifras de la desigualdad de las agresiones en los espacios públicos, de la violencia en las relaciones, del hostigamiento y el acoso sexual, de las mujeres desaparecidas y de los feminicidios perpetrados, así como el tema de la violencia política dejan en claro que estamos ante un grave problema nacional.

Sin duda, uno de los mayores desafíos es garantizar a todas las mujeres el acceso pleno a la justicia, sin discriminación, prejuicios o sesgos de género y a una reparación integral del daño. De ahí la importancia de eliminar preceptos discriminatorios en los ordenamientos jurídicos y de contar con protocolos para la investigación de los delitos contra las mujeres.

Es necesaria la sensibilización, capacitación, profesionalización, pero, sobre todo, el compromiso real de las y los funcionarios de educación, salud, seguridad y de todas y todos aquellos que tenemos la encomienda y el honor de brindar servicios y atención a las mujeres y niñas que sufren violencia.

La estadística de la violencia más allá de ser números, nos habla de mujeres y niñas con rostro, con nombre, con familia, con ilusiones, con sentimientos, con sueños, una vida destrozada, una vida terminada, son historias desgarradoras de injusticia, de falta de oportunidades, de violación de sus derechos humanos y de discriminación. Todo eso debe y puede cambiar.

Cada vez son más las y los aliados que trabajan en la construcción de espacios libres de violencia con acciones afirmativas para fomentar el empoderamiento de las mujeres como el Programa Mujeres PyME, el Programa Nacional de Financiamiento de la Mujer del Campo, la Iniciativa de Mujeres Moviendo a México, las becas para Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas de la SEP , las estancias infantiles de SEDESOL, la revisión de los expedientes de las mujeres indígenas encarceladas para identificar violaciones al debido proceso, la red de atención a mujeres, entre otros tantos programas dirigidos a mujeres.

Y derivado de sus instrucciones, señor Presidente, la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de la Función Pública y el INMUJERES, publicamos el protocolo para la Prevención, Atención y Sanción del Hostigamiento y Acoso Sexual, así como la adopción de la norma mexicana en igualdad laboral y no discriminación.

La experiencia nos muestra que para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas necesitamos conocer, actuar y alzar la voz.

No importa si somos funcionarias públicas, jornaleras, migrantes, indígenas, estudiantes, amas de casa, militantes de algún partido político.

Las mujeres estamos unidas para alzar la voz, no más violencia contra nosotras, no más violencia contra nuestras hijas.

Debemos de empoderar a todas las mujeres desde que son niñas, que conozcan sus derechos y que tomen sus decisiones.

Señor Presidente:

Las mujeres de México sabemos dónde estamos y a dónde queremos llegar.

Tenemos las alternativas, las propuestas y los mecanismos.

Las mujeres que sufren violencia se han manifestado, han marchado. Queremos un país de cero tolerancia y de cero impunidad, transitar seguras sin importar cómo nos vestimos, si caminamos solas por las calles, no queremos tener miedo dentro de nuestros hogares.

Las mujeres y niñas de México merecen la seguridad de su vida y no correr peligro, ya que la muerte de una mujer es la pérdida de una esperanza, de una historia, de un proyecto de vida, de una familia, se rompe el tejido social.

Por eso, como muchas mexicanas lo venimos diciendo, como muchas mexicanas unidas, sin importar quiénes seamos, a qué nos dedicamos, cómo trabajamos, la vida que tuvimos, lo decimos con firmeza: Vivas nos queremos y vivas las queremos, y por eso seguiremos trabajando.

Muchas gracias.

-MODERADORA: A continuación, se proyectará el video: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

 -MODERADORA: Tiene la palabra el licenciado Rolando Rodrigo Zapata Bello, Gobernador del Estado de Yucatán y Presidente de la Comisión para la Igualdad entre Hombres y Mujeres de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Con ustedes.

-GOBERNADOR ROLANDO RODRIGO ZAPATA BELLO: Con su permiso, señor Presidente, estimado licenciado Enrique Peña Nieto.

Compañero Gobernador del hermano Estado de Guanajuato, maestro Miguel Márquez Márquez, y a su distinguida esposa. Muchísimas gracias por su anfitrionía.

Saludo con respeto y afecto a las distinguidas y distinguidos autoridades y representantes de los tres niveles de Gobierno aquí presentes.

Estimables representantes de las diferentes organizaciones de la sociedad civil organizada.

Amigas y amigos todos.

Aliados, todas y todos, hombro con hombro, en esta lucha por la igualdad, siempre entre el hombre y la mujer.

Como bien ha expresado mi amigo y compañero, el Gobernador Miguel Márquez, y lo aplica, como hemos escuchado, puntualmente aquí, en Guanajuato, La Gobernadora y los Gobernadores de México, desde el ámbito local y hombro con hombro con el Gobierno de la República estamos decididos a eliminar la violencia de género.

Esa suma de esfuerzos se refleja en las medidas adoptadas para prevenir, denunciar y sancionar los actos de violencia que se ejercen en contra de niñas y mujeres. Sin embargo, es imperativo reconocer que hay pendientes que atender en la materia.

Con el liderazgo del Gobierno de la República, estados, municipios y sociedad civil, hemos acordado acciones concretas.

En particular me quiero referir a la pasada sesión abierta del Sistema Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, realizada el pasado 8 de agosto.

Ahí, señor Presidente, usted nos convocó a las entidades a implementar cuatro medidas que, como escuchamos hace un momento, ya se están aplicando en el ámbito Federal.

En primer lugar. La certificación en la Norma Mexicana para la Igualdad Laboral y No Discriminación.

La puesta en marcha del Protocolo Único de Prevención, Atención y Sanción del Acoso y Hostigamiento Sexual.

El establecimiento de reglas de operación de programas presupuestales, con perspectiva de género.

Así como, el diseño de acciones afirmativas para revertir la desventaja histórica de las mujeres.

En mi calidad de Coordinador de la Comisión de Igualdad entre Mujeres y Hombres, en la pasada Reunión Plenaria de la CONAGO, celebrada todavía la semana pasada en Huatulco, propuse un punto de acuerdo, aprobado por mis colegas Gobernadora y Gobernadores, para que esas medidas sean aplicadas en el ámbito local.

Además, acordamos trabajar en la homologación de la tipificación de los delitos contra las mujeres, en agregar la perspectiva de género a los instrumentos de planeación estatales y en la expansión en cada estado del observatorio político de la mujer.

Estas acciones tienen un objetivo: eliminar toda forma de violencia contra las mujeres.

Queremos que toda mujer se sienta libre en su trabajo, se sienta segura, tanto en lo privado como en lo público y todas participen activamente en las tomas de decisiones, bajo el principio constitucional de la paridad, impulsado por usted, señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Por otra parte, subrayamos la necesidad de establecer, desde lo local, indicadores y bases de datos homologadas entre las entidades, así como establecer o reforzar sistemas de recolección de datos sobre niñas y mujeres desaparecidas.

Esto nos permitirá coordinar acciones y dar una mejor y más rápida atención a la ciudadanía a la vez que facilita el seguimiento a las acciones implementadas en los espacios donde se declare alerta de violencia de género.

En ese sentido, una acción relevante que tenemos que adoptar todas las entidades, es el fortalecimiento de las instancias municipales de las mujeres, porque es ahí en el municipio y con quienes tienen el mayor conocimiento de su situación que se señalan cuáles son las acciones más necesarias a nivel local.

También, estamos claros que hoy más del 60 por ciento de los delitos perpetrados en contra de mujeres están sin resolución, por eso nuestro compromiso de fortalecer la capacitación y profesionalización de cuerpos policiacos, Ministerios Públicos, peritos y de todo servidor público que participe en el proceso de procuración e impartición de justicia.

Este Centro, sin duda es un paso muy importante para Guanajuato.

Y muchas felicidades y muchas felicidades por impulsar aquí decididamente la agenda de género.

Para la debida atención de todas estas tareas, resulta fundamental estrechar la colaboración y participación activa de las organizaciones de la sociedad civil a quienes reconocemos su gran impulso, lo mismo que reconocemos el gran apoyo de la Secretaría de Gobernación, de INMUJERES, de CONAVIM.

Estamos dispuestos a trabajar todos juntos, porque la erradicación de la violencia contra las mujeres nos compete a todos y todas, debe ser una razón de Estado e implica voluntad política y compromiso social.

En este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y con el espléndido marco de la entrega del Centro de Justicia para las Mujeres del hermano Estado de Guanajuato de lo que nos congratulamos grandemente, la Gobernadora y los Gobernadores del país, reiteramos nuestro compromiso y el propósito de trabajar unidos para que la esencia y el espíritu de esta fecha esté presente todos los días del calendario.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Hace uso de la palabra la ciudadana Erandeni Mendoza Negrete, vecina del Municipio de Irapuato, Guanajuato.

-C. ERANDENI MENDOZA NEGRETE: Muy buenas tardes, señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto.

Buenas tardes, señor Gobernador, licenciado Miguel Márquez Márquez.

Muy buenas tardes honorable presídium.

Muy buenas tardes a todas las mujeres y hombres que hoy nos acompañan.

Yo soy Erandeni Mendoza Negrete, madre de dos niñas, un niño. Fui víctima de violencia familiar por más de cinco años por parte de mi pareja.

Durante este tiempo aguanté insultos, escenas de celos, humillaciones, golpes y sólo veía como mi vida se iba consumiendo, era como si me fuera hundiendo, como si cayera en un hoyo sin salida.

Siempre miedo. Con temor a no ser capaz de sacar adelante a mis hijos. Dejé de estudiar, dejé de trabajar, de hacer algo para mí.

La última ocasión, en marzo de este año, mi pareja puso en riesgo mi vida, fue cuando decidí que no podía soportar más y me acerqué a las autoridades buscando apoyo.

Llegué a una oficina del Ministerio Público, ahí me escucharon y vi por primera vez que hay una vida diferente, que hay autoridades que nos ayudan a las mujeres cuando nosotras las mujeres decidimos que ya no más.

Me resguardaron en un refugio en donde me trataron muy bien. Fueron amables. No sólo era un espacio donde me sentí segura, me sentí querida, valiosa.

Ahí una psicóloga me ayudó a darme cuenta que sí necesitaba ayuda, que no estaba sola.

Y también, por primera vez, tuve esperanza y vi que en ese hoyo en el que me sentía sí tenía salida y que había quien me estaba dando la mano para salir de él.

Identifiqué que mi único freno era el miedo, el temor a la dependencia.

Estar en el refugio me sirvió para reflexionar y convencerme de continuar para sacar adelante a mi familia.

Regresé a la casa de mis padres, quienes han sido gran apoyo para que hoy pueda venir a hablarles de la violencia como algo que quedó en el pasado, doloroso en su momento, pero superado.

Ya estando en Abasolo el Ministerio Público me ofreció ir a una atención psicológica y, tanto yo como mi familia acudimos a terapia con Rosy, mi psicóloga, que, por cierto, Rosy, muchísimas gracias.

Ella me ayudó a identificar que lo que vivía con mi pareja era violencia y no amor. Me ayudó a lograr mi independencia de él, me regresó la confianza.

Me sentí entonces con fuerzas suficientes para levantarme por completo, para sacudir mis miedos y seguir de frente.

Mi hija más grande y mi hijo también estuvieron con la psicóloga. Ella les ayudó a sobrellevar mi separación de su papá, a que ellos siguieran queriéndolo, pero a comprender que él y yo ya no podíamos estar juntos.

En el Ministerio Público se llevó una investigación. Estuve hombro a hombro con las licenciadas, caminando con el tiempo que duró el proceso. Me sentí importante, reconocida, con valores suficientes de acudir ante el juez y pedirle con voz propia justicia.

Así, me convertí en una mujer con sueños, segura de mi misma, con deseos de superarme. Fue así que retomé mis estudios de preparatoria.

Fue esencial el apoyo económico que recibí, gracias a mi psicóloga. Con ese apoyo estuve aportando a los gastos de la casa de mis padres y cubriendo las necesidades de mis hijas y mi hijo.

Hoy, puedo compartirles con muchísimo orgullo que terminé mi prepa y que voy por más, porque voy a terminar mi licenciatura, porque quiero ser la mejor trabajadora social.

Hoy, soy lo que ven: una mujer de pie, con la frente muy en alto y decidida a seguir. Ya no hay vuelta atrás, me siento libre.

Lo que más deseo es ser un ejemplo de vida para mis hijas, que ellas sepan que ninguna mujer debe sufrir violencia, que somos iguales y que mi hijo crezca respetando y admirando a las mujeres, que él no se convierta en un hombre agresivo.

Gracias, señor Presidente, gracias, señor Gobernador, por trabajar juntos para que la atención a las mujeres hoy sea una realidad. Para que este proyecto, que es el Centro de Justicia para Mujeres guanajuatenses le siga cambiando la vida a miles, a miles de mujeres como me la cambió a mí.

Confiamos en usted, señor Presidente, señor Gobernador para que continúe con las acciones a favor de las mujeres mexicanas, porque es muy cierto, podemos caernos, pero una vez que logramos levantarnos basta un pequeño impulso para ponernos de pie y seguir adelante y entonces, sí mujeres, no hay quien nos detenga.

Muchísimas gracias