Muchas gracias.

Muchas gracias, de verdad, por la calidez de este recibimiento, de la oportunidad de estar entre las mujeres, jóvenes, hombres trabajadores, comprometidos, de este gran Estado de Colima.

Y, sobre todo, en esta primera oportunidad que tengo de visitar el Estado de Colima en mi carácter de Presidente de México.

De venir a decirle a sus autoridades, a quienes saludo con respeto, al señor gobernador del estado, a quien le agradezco sus palabras de bienvenida y, sobre todo, la adhesión que su Gobierno está haciendo a varias de las tareas y objetivos que este Gobierno se ha trazado.

Gracias por ser parte activa de esta sinergia en favor del país, que queremos propiciar en todos los órdenes de Gobierno.

Saludar a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial.

A los Comandantes de la Zona Naval y Militar de este gran estado.

Y a las demás autoridades del orden Federal, estatal y municipal.

Saludar, especialmente, a mujeres y hombres que vienen de los municipios de este estado: de Armería; de aquí, de la Capital, de Colima; de Comala, de Coquimatlán, de Cuauhtémoc, de Ixtlahuacán, de Manzanillo, de Minatitlán, de Tecomán y de Villa de Álvarez.

Esta gran representación de la sociedad colimense, que hoy me da la oportunidad de estar entre ustedes.

Saludar, también, a amigos Legisladores Federales, Senadoras de la República; Diputados Federales, Diputados locales; Presidentes Municipales.

A todas y a todos ustedes les saludo con mi mayor respeto y mi mayor afecto.

Lo primero que debo decir hoy, aquí, en Colima, y que quiero decirles, que les quiero transmitir es que sepan que el Presidente de México, que el Gobierno de la República, quien es su amigo, a quien hoy reciben de manera cálida y que, por ello, les expreso mi mayor reconocimiento y gratitud.

Quiero decirles que vengo a decirlo a Colima, que Colima va a estar muy cerca del corazón y del trabajo que desde el Gobierno de la República realicemos en favor de los colimenses.

Colima es una tierra cálida, que nos recibe además del bello clima que tiene esta tierra, con la calidez y el cariño de su gente.

Y de verdad, quiero hoy comprometer ante sus autoridades, el que juntos, y cuando digo juntos, me refiero a que el Gobierno de la República, con sus programas, con todas las políticas públicas que tiene definidas, para alcanzar las cinco grandes metas nacionales que nos hemos fijado, para combatir la pobreza y para lograr un México incluyente, para disminuir violencia, para elevar la calidad de la educación en nuestro país, para realmente acelerar el ritmo de crecimiento económico de México, que propicie bienestar para los mexicanos.

Que la generación de riqueza de todos los mexicanos, a través de su productividad, de su capacidad para concretar mayores servicios, productos, que realmente tengan un mayor valor, les va a dar a las familias mexicanas mayores ingresos. Por eso queremos crecer económicamente.

Y, por supuesto, como quinto objetivo, el que México también asuma su responsabilidad global, la responsabilidad con el mundo.

En esas cinco grandes metas, y para las cuales estamos definiendo distintas acciones, yo quiero decirle al gobierno estatal que queremos, realmente, empatar nuestro actuar con el del gobierno estatal.

Que no corramos por pistas separadas. En estricto respeto a las competencias que cada orden de Gobierno tiene, junto con los municipales, queremos empatarnos. Empatarnos para que juntos vayamos en alcanzar o en lograr que realmente mayores acciones, más obras de beneficio social para que mejores servicios que con los gobiernos debamos prestar, puedan realmente beneficiar a los colimenses. Y, por igual, lo estamos haciendo en todo el país.

Va más allá de la identificación partidaria o no que exista. Cuando estamos en el Gobierno se trata de trabajar para todos los mexicanos. El Gobernador tiene responsabilidad para con todos los colimenses. Y así queremos hacerlo, queremos acreditarlo.

Colima es un gran estado, con grandes fortalezas y muchos recursos que aprovechar, para aprovecharlos en beneficio de los colimenses.

Colima es un estado que tiene un nivel de calidad de vida, quizá mejor, no quizá, mejor que el promedio nacional.

Colima es un estado que, a diferencia de otras entidades de nuestro país, tiene una mejor condición social.

Ésta es una fortaleza, porque esto da una mejor plataforma para que desde aquí podamos despuntar en todo lo que queremos lograr y he comprometido, además, para con el Estado de Colima.

Hoy, estoy aquí para hablar de un tema del que nos hemos venido ocupando a lo largo de esta semana; que es el compromiso que tenemos, ético, moral, para cuidar de nuestro medio ambiente.

Y por qué razón.

Porque es aquí donde vivimos, y porque aquí habrán de vivir las próximas generaciones.

Ya el titular de SEMARNAT nos dejó ver que antes que nosotros y que antes que todas las culturas que nos antecedieron, estaban las selvas y los bosques que tiene este país.

No obstante que estaban muy expectantes a qué iba a decir, pero ya nos dijo que fueron los árboles y los bosques. Ahora hay que cuidarlos, hay que cuidarlos y hay que procurar que haya más.

Por qué razón.

Porque todos sabemos los grandes beneficios que nos da tener bosques, zonas forestales bien cuidadas, protegidas, que sean parte del desarrollo y del ambiente que tenemos.

Hace unos días, después de regresar de la primera gira internacional que tuve por Chile y por Uruguay, durante el fin de semana; de regresar de esta zona, hablamos del cambio climático que hoy, no sólo vive México, que el mundo entero está viviendo.

Y esto es consecuencia del desarrollo industrial, del progreso que el mundo está observando, afortunadamente. No queremos que esto tenga reversa o que cambie esta condición. Pero sí necesitamos armonizar muy bien el desarrollo que como sociedad debemos tener con nuestro medio ambiente.

Y para fortuna de nosotros, es posible llevarlo a cabo. Sí se puede, sí se puede lograr esta armonía, esta conciliación de estos dos objetivos: crecimiento sostenido y con desarrollo sustentable.

Qué significa.

Asegurando el cuidado de nuestro entorno y del medio ambiente.

Hoy, estamos aquí para anunciar un programa muy importante no sólo para Colima, sino para con todo el país, que es el Programa Nacional Forestal, que tiene por propósito establecer distintas acciones que nos permitan cuidar nuestros bosques, aprovechar nuestros bosques y generar mayor zona forestal.

Números ya nos dio varios el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y sólo déjenme rescatar, porque en tantas cifras que nos dio, yo rescataría sólo algunos temas fundamentales.

Primero. Somos un país que tenemos una amplia zona forestal, pero no debida y racionalmente aprovechada.

Cuando el ejemplo de otros países, como él citaba, Chile, que con menor territorio. Resulta que hoy, Chile, aprovecha de mejor manera sus zonas forestales. Más de dos millones de hectáreas, Secretario, son las que aprovecha, mientras que aquí apenas el 10 por ciento, 265 mil hectáreas, son las que aprovechamos.

Y advertimos que si aprovechamos racionalmente nuestras zonas forestales, podemos generar empleo, podemos generar mejores ingresos para las familias que ahí viven y que dependen de esta actividad, que debemos evitar la tala inmoderada, la tala clandestina, que no tiene otro fin más que el de destruir y de aprovechar, sin ninguna racionalidad, nuestros bosques.

Por eso, necesitamos implementar un programa de acción que nos permita asegurarnos que los bosques que tenemos se conserven, que se aprovechen, que sí es posible aprovecharlos.

Y vamos a generar políticas, que son las que estoy instruyendo el día de hoy, para que dentro de este Programa Nacional Forestal se tengan acciones para preparar a la gente, para asesorar a nuestra gente, de cómo puede aprovechar las zonas forestales.

Observamos la imagen forestal de otros países de mayor desarrollo, y vamos viendo este ciclo virtuoso que se tiene en ellos, de cómo se van sembrando árboles en algunas partes, luego en otras regiones un poco más crecidos esos árboles, hasta que alcanzan una mayor madurez se pueden aprovechar, se pueden talar para sacar de ellos madera, celulosa, y todos los productos que se puedan aprovechar de las zonas forestales, y nuevamente vemos un resurgimiento, nuevos sembradíos de los bosques forestales o de nuevas zonas forestales.

Y esto queremos inducir, queremos alentar, nos hemos trazado una meta muy ambiciosa de sembrar más de 180 millones de árboles, que es una cifra importante, pero nuestro enfoque estará más orientado a la sobrevivencia de esos árboles, porque en México se han sembrado, por muchos años, millones de árboles, el gran problema es que pocos sobreviven, muy pocos se llegan a dar.

La tarea a la que nos vamos a enfocar de manera fundamental y prioritaria, será asegurar la sobrevivencia de las muchas plantaciones que estemos haciendo; 180 millones de árboles, porque queremos privilegiar, insisto, la sobrevivencia, más que la mera plantación.

No queremos, de manera inmoderada, sembrar por todos lados, cuando podamos advertir que pocos de esos árboles llegan a madurar. Nuestro enfoque será, precisamente, a cuidar que esos árboles se den debidamente.

Y segundo, y muy importante y una instrucción que le doy precisa al titular de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y a su equipo de trabajo, necesitamos tener un inventario de nuestras zonas forestales.

Es increíble, pero es cierto. Hoy son muy modestos los inventarios que tenemos. Es decir, saber con mayor precisión cuál es nuestro recurso natural, cuáles son los bosques que tenemos, o cuánto, de qué tamaño son nuestros bosques, para poder definir políticas específicas a cuidarlos a través de este Programa de Pago por Servicios Ambientales.

Algunos se preguntarán, suena muy rimbombante el nombre, pero, qué es.

Es, precisamente, asegurar que quien tenga zonas forestales en propiedad y en cuidado, las siga manteniendo. Y, con ello, reciba un recurso en lugar de tener que pensar en talar para cultivar y tener otra forma de ingreso.

Si cuidan los bosques, si se asegura, no sólo de plantar más árboles, sino también de cuidar los bosques, y que además esto es medible a través de la tecnología satelital, conocer de la densidad de nuestros bosques, que, también, se tienen cuidados. Si aseguramos que se cuiden es justo, muy justo, que para aquellos que en lugar de talarlos y hacer ahí zonas de cultivo, que a aquellos que cuiden nuestros bosques reciban un ingreso.

Hoy, este programa ya prevé un pago y es una inversión, un presupuesto que hoy tiene la SEMARNAT, de seis mil millones de pesos, casi siete mil millones de pesos para este propósito.

Queremos, incluso, revisar porque eventualmente, queremos ampliar el beneficio a quienes cuiden de nuestros bosques. Pero, también, tener una partida para la reforestación de nuestros bosques. E inducir insisto, un uso y una explotación moderada y racional de nuestros bosques.

Esto es lo que vengo hoy a compartirles aquí, a Colima. Quizá, un estado cuya vocación económica vaya más allá de las zonas forestales, pero que desde este estado, pequeño en territorio, grande por su gente, por el corazón de su gente, que sepan que desde Colima vamos a cuidar las zonas forestales de todo el país.

Déjenme, también, decirles que en alcance a este programa, por qué es importante, cuál es la relevancia de nuestros bosques.

Yo decía que los bosques son nuestras fábricas de agua. Y así lo son, es gracias a nuestros bosques que tenemos agua, y ustedes saben que es un recurso vital, es un recurso indispensable para la vida.

Y, por eso, queremos seguir teniendo bosques y más bosques que vamos a cuidar. Los bosques son los que purifican el aire, indispensable, también, para la vida. Los bosques son los que captan el carbono en este proceso de fotosíntesis que hacen los bosques para purificar nuestro medio ambiente, nuestra atmósfera, y tener oxígeno; producen madera y evitan la erosión y pérdida de suelo.

Esto que vengo hoy a compartirles, además, de anunciar este programa desde Colima para todo México, además, de ello, el hacer una reiteración de los varios compromisos que hice para con Colima, que ustedes los conocen perfectamente bien, y que vamos a trabajar en favor de ellos.

Pero, además, vamos a sumarnos a distintos objetivos, a distintos proyectos que el Gobernador del estado ya ha dado cuenta.

Lo que queremos es que la dinámica que tengamos aquí, en Colima, y en todo México, nos permita propiciar mejores condiciones de vida para los colimenses y para todos los mexicanos.

A mí, me da mucho gusto tener esta primera ocasión de encuentro con esta gran representación de la sociedad colimense.

Yo les quiero pedir que, a través de ustedes, saluden a sus demás paisanos de esta tierra. Les lleven un saludo de un servidor, el saludo del Presidente de México. Que les digan que estuvo aquí. Que me vine a comprometer.

Que vine a saludarlos, que me vine a comprometer y que me habré de someter a la evaluación constante que ustedes hagan de todo lo que estemos alcanzando, en un clima de cordialidad, de respeto, de civilidad, para que, juntos, uniendo esfuerzos, Colima y México sean más grandes.

Muchísimas gracias.