Primero, decirles que he estado aquí, acompañando a la familia, particularmente, a los colaboradores, amigos y a los trabajadores de CEMEX para expresar nuestras más sentidas condolencias por el sensible fallecimiento de don Lorenzo Zambrano.

Y hacer un reconocimiento a quien, sin duda, fue un gran empresario mexicano que creyó siempre en México, fue un gran promotor de la educación de México, un gran promotor del desarrollo de nuestro país, un gran generador de empleos a través de la empresa que él encabezaba, que no sólo proyectó a México aquí, nacionalmente, sino que proyectó a México a muchos países y donde dejó ver que México y los mexicanos tienen capacidad para competir con el mundo entero.

México expresa, a través del Presidente de la República, su más sentido pésame, sus más amplias condolencias, insisto, a familiares, amigos, colaboradores y trabajadores de esta empresa.

Y estoy seguro que el mejor legado que hay de lo que fue el trabajo llevado a cabo por don Lorenzo es precisamente ese espíritu emprendedor, de orgullo nacionalista y de tener una enorme confianza en el devenir de nuestro país.

Que descanse en paz, don Lorenzo Zambrano.

Muy buenas tardes a todos.

Gracias.