-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el licenciado José Francisco Olvera Ruiz, Gobernador del Estado de Hidalgo.

-GOBERNADOR JOSÉ FRANCISCO OLVERA RUIZ: Muchas gracias.

Muy buenos días a todas y a todos.

El día de ayer fuimos testigos de un ejercicio histórico en el país, por el ejercicio directo, novedoso, de intercambio de ideas, de discusión de planteamientos, pero, sobre todo, del análisis objetivo y puntual de las propuestas.

Ese fue el formato en el que dio a conocer, el señor Presidente de la República. Y qué interesante y qué importante para el país que este formato haya sido entre jóvenes.

El bono demográfico de México nos exige tener más atención en las y en los jóvenes de México.

Por ello, le damos un reconocimiento, señor Presidente, permítame expresarlo, por el extraordinario ejercicio que usted hizo, el día de ayer, de cara a la juventud mexicana.

Y hoy mucho le agradecemos, ayer fue entre las y los jóvenes que representaron al país en ese momento, pero hoy tenemos un evento entre un sector de la población, entre quienes trabajan todos los días en favor de la familia, son el sostén de la misma, son, por lo tanto, el sostén de la sociedad; y quienes nos merecen nuestro respeto por su dedicación y apego al trabajo.

Hoy, tiene usted un evento entre las extraordinarias trabajadoras y hermosas mujeres hidalguenses.

Bienvenido, señor Presidente.

Nos reúne hoy, y mucho le agradecemos, que a tres días de que termine la presente Administración en el Gobierno del estado, tenga usted, señor Presidente, a bien acompañarnos para entregar a la sociedad hidalguense, sobre todo en la parte Sur-Poniente de la entidad, este concepto que es la Ciudad de las Mujeres.

Esto nace hace algunos años, cuando la región se vio víctima de una alta violencia que se marcó por varios feminicidios en unos cuantos meses.

Esto nos llevó a hacernos cargo de manera directa y presidir permanentemente el Consejo Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Esto con el apoyo de la Secretaría de Gobernación, que dirige nuestro amigo y paisano, el licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, a quien mucho le agradecemos su respaldo y su apoyo permanente para las políticas que realizamos.

Desde luego, sin dejar de tomar en cuenta la participación de INMUJERES, del Instituto Nacional de las Mujeres, a cargo de Lorena Cruz, con quien siempre hemos tenido una interlocución permanente y a quien mucho le agradezco el apoyo de estos años y su presencia en esta mañana.

De los trabajos realizados se liberan muchas, muchas acciones: se cambió el Código Familiar, el Código Penal; se tipificó el feminicidio, se tipificó como delito la falta de asistencia de deberes familiares, entre otras muchas cuestiones; se mejoraron las políticas públicas, se hizo de la equidad y de la igualdad de género una política transversal en el gobierno del estado.

A ésta se sumaron todos los ayuntamientos en donde tenemos, en las unidades de gobierno y en los municipios, unidades de equidad de género, precisamente, para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres.

Pero fue más allá. Se hizo desde un principio un convenio con la Organización de Estados Americanos, con la OEA, quien nos orientó también en las políticas internacionales para la búsqueda de la igualdad y la equidad entre las mujeres.

Y fue así como tuvimos la oportunidad de conocer a la embajadora que está permanentemente por parte de México en la OEA, y quien es la Secretaria de la Conferencia Interamericana para la Violencia contra las Mujeres de la OEA, está aquí, con nosotros, la Embajadora Carmen Moreno a quien mucho le agradezco su presencia.

Bienvenida, Carmen, por estar aquí y por ser un impulso.

Casualmente fue Carmen Moreno quien nos dio a conocer la existencia de un proyecto similar a la Ciudad de las Mujeres, que hoy tenemos en Hidalgo, en la República de El Salvador.

Nos invitó a ir, se recorrió, se visitó este concepto y desde un principio quien me ha acompañado en este esfuerzo de coadyuvar en la búsqueda de políticas públicas para mejorar la condición de las mujeres, quien adoptó, precisamente, varias de las actividades, tanto nacionales como las que marcó la OEA.

Pero quien desde un principio decidió como un proyecto personal realizar el concepto de Ciudad de las Mujeres y no descansó hasta conseguir los recursos y verlo hoy concretado, y quien me acompañó en este tema tan delicado, pero que Hidalgo lo ha tomado como una política transversal y seria, mucho le agradezco que lo haya hecho mi esposa Lupita.

Esto es gracias a su actividad, a su perseverancia y a la constancia que ha hecho.

Muchas gracias, Lupita, por el trabajo extraordinario que has realizado.

Permítame platicarle, señor Presidente, que el trabajo de Lupita no quedó ahí. Logró que la OEA celebrara en la Ciudad de Pachuca, hace dos años, la Convención Interamericana de Mujeres, conocida como Belém do Pará +20, porque aquí se celebró el 20 aniversario, en la Ciudad de Pachuca.

Recientemente se hizo una conferencia regional con la asistencia de diferentes autoridades estatales e internacionales.

Se han hecho proyectos, como el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en Hidalgo, haciendo referencia al propio observatorio que se tiene a nivel nacional.

Por ello, nosotros reconocemos que ha habido, en la política del Gobierno de la República, temas puntuales, precisamente, para garantizarle a las mujeres de México y de Hidalgo la igualdad de oportunidades y la equidad en el trato.

Lamentablemente ha sido un tema que nos ha lastimado: la desigualdad, la discriminación, el acoso, el abuso por la condición de las mujeres.

En Hidalgo hemos tratado de que este tema sea atendido de manera permanente.

Y hoy con la extraordinaria ayuda de la Secretaria Rosario Robles, Titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, es posible este proyecto de la Ciudad de las Mujeres.

Con ella socializamos el proyecto definitivo, independientemente de lo que hayan hecho en otros países, con la SEDATU se armó un proyecto de manera local para una zona urbana, como en la que nos encontramos aquí, en Tepeji del Río; y con la extraordinaria ayuda de Rosario Robles, es posible que hoy le entreguemos a la sociedad hidalguense, la Ciudad de las Mujeres.

Muchas gracias, Secretaria Rosario, por todo el apoyo que le has brindado al Estado de Hidalgo.

Eso es como llegamos a este día, teniendo como eje principal el saber plenamente que las mujeres son el sostén de la familia.

Y seguimos manteniendo el concepto que en México la familia es la base de la sociedad; si entonces la mujer es la base de la familia, se convierte, por consecuencia, también, en el sostén y en la base de la sociedad en su conjunto.

Aquí no entendemos la noción de Patria si no es por el importante papel de las mujeres. Son quienes nos transmiten los valores familiares, son quienes nos acercan al resto de la familia, quienes nos ayudan a entender e identificar el lugar donde vivimos; nos transmiten nuestra lengua original.

En fin, nos enseñan a amar al pedazo de suelo en donde hemos nacido, y todo esto se lo debemos a las mujeres.

Además, en Hidalgo, reconocemos que hay muchas mujeres producto de la migración y de otros fenómenos, que son las jefas de familia.

Por ello, hoy y siempre, hubo en el gobierno del estado tareas para empoderar a las mujeres, garantizar su igualdad, cuidar de sus derechos, respetarlas en lo absoluto y, sobre todo, darle el valor y la importancia que tienen en el rol social en general.

Por ello, hoy, con gusto esta administración entrega a las mujeres, sí, de Tepeji del Río, pero del sur del Valle del Mezquital y llega hasta el norte, de una región importante, más de la tercera parte del estado habrá de ser atendido aquí, en cuanto a sus mujeres se refiere, desde Tepeji del Río.

Entregamos esta obra para bien y para beneficio de las mujeres de Hidalgo.

Permítanme reconocer y agradecer, en lo que vale, por el apoyo que siempre hemos tenido, la presencia de personas que para nosotros tienen un significado especial. Recibimos con el afecto y el cariño de siempre a la licenciada Laura Vargas Carrillo, Directora del Sistema DIF Nacional.

Muchas gracias, Laura, por acompañarnos.

Asimismo, permítanme darle las gracias a la licenciada Nuvia Mayorga Delgado, Directora de la Comisión de los Pueblos Indígenas.

Gracias, Nuvia, por todo el apoyo que le diste a este gobierno durante estos años.

A la ingeniero Paula Hernández Olmos, Coordinadora Nacional de PROSPERA, Programa Nacional de Inclusión Social.

Muchas gracias, Paula, por acompañarnos en esta mañana.

Sin duda alguna, reconocemos que las y los hidalguenses que trabajan en el Gobierno Federal siempre han estado de la mano y al lado del pueblo de Hidalgo.

Mucho agradezco la asistencia de Ernesto Gil Elorduy, Presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado.

De Juan Manuel Menes Llaguno, Presidente del Tribunal Superior de Justicia.

Agradezco la anfitrionía de Fernando Miranda, Presidente Municipal, una vez más.

Y permítanme hacerlo así, permanentemente Hidalgo sufre algunas consecuencias de los fenómenos naturales.

Tepeji del Río hace una semana y media tuvo una contingencia meteorológica, pero permanentemente, por estar cerca del Golfo, nos afectan los fenómenos, ya sea huracanes o tormentas tropicales.

En ese, en la seguridad, en la tranquilidad del estado y en la paz social de la que vive Hidalgo, es importante la participación de las Fuerzas Armadas.

Yo quiero hoy pedirle, también, a tres días de retirarnos, le dé nuestro agradecimiento a oficiales y tropa que trabajan en el Estado de Hidalgo.

Y en lo particular a él, quiero agradecer su presencia, del General de Brigada Diplomado de Estado Mayor Sergio Armando Barrera Salcedo, Comandante de la 18ª Zona Militar. Y reconocer en él y en su equipo de trabajo, en todas las Fuerzas Armadas, a un grupo de patriotas que están siempre dispuestos a servir a México.

Muchas gracias, General, por todo el apoyo que recibimos en este Gobierno.

Agradezco mucho a funcionarios federales, estatales; legisladoras, Diputadas, Diputados federales y locales; Magistrados; delegados federales que trabajan aquí, representando al Gobierno de la República en Hidalgo.

A las mujeres beneficiadas, en su conjunto, de esta zona. Muchas gracias por acompañarnos.

A todas y a todos quienes han hecho posible ser testigos de esta entrega de la Ciudad de las Mujeres para el Estado de Hidalgo.

Señor Presidente:

Hoy es la última oportunidad que yo tendré para agradecer públicamente éste y otros grandes proyectos que se han concretado de Hidalgo, sobre todo durante su Administración.

Hay muchos proyectos que son cumplidos, hay programas que están en pleno desarrollo.

Hidalgo se siente atendido, se siente respaldado por el Gobierno de la República.

Por ello, hoy y siempre le daremos las gracias, contará con el eterno agradecimiento, pero además con el reconocimiento y el afecto del pueblo de Hidalgo.

Señor Presidente:

Hoy y siempre Hidalgo será su casa y ésta será su gente

Amigas y amigos:

Dejamos un estado trabajando, en paz, con bajos indicadores de inseguridad, afortunadamente; con muchos programas en desarrollo.

Estoy seguro que la próxima administración habrá de tomar como punto de partida esto y lograr muchos más éxitos, porque habrá de contar no sólo con la experiencia de todas y de todos ustedes, sino desde luego, estoy seguro, que se mantendrá el respaldo de la Presidencia de la República en favor del pueblo de Hidalgo y del gobierno que está a unos días por iniciar.

Felicidades a todas las mujeres de Hidalgo.

Felicidades a las mujeres de esta región por recibir este extraordinario proyecto.

Una vez más, gracias, y felicidades a mi esposa Lupita.

Ustedes habrán de mantener el trabajo para hacer hoy y siempre de Hidalgo, permanentemente, una tierra de trabajo.

Muchas gracias. Enhorabuena.

Gracias, señor Presidente.

-MODERADOR: A continuación, se proyectará el video titulado: Ciudad de las Mujeres.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Toma la palabra la maestra Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

-SECRETARIA ROSARIO ROBLES BERLANGA: Muy buenos días a todas, a todos.

Presidente Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador Francisco Olvera.

Aprovecho para felicitarte Paco, porque así te conoce tu gente, por seis años de trabajo.

Tuve la oportunidad de estar en su representación, Presidente, en su sexto Informe de Gobierno e Hidalgo ha tenido un gran gobernador.

Muchas felicidades, querido Paco.

Saludo, por supuesto, con mucho cariño y afecto a Lupita, promotora y defensora de los derechos de las mujeres.

Gracias, Lupita.

A Carmen Moreno, con quien hemos compartido muchas luchas, de muchos años.

A mis compañeras, compañeros del Gobierno Federal.

Diputados, Diputadas.

Presidentes Municipales.

Y a todos los aquí presentes.

La Ciudad de las Mujeres es un proyecto que inicia en la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto; se basa en la experiencia de un país hermano, de El Salvador.

Y con base en esa experiencia, y aplicándolo al desarrollo y a las leyes, y a la propia experiencia en nuestro país, es que se creó la primera Ciudad de las Mujeres en Tlapa de Comonfort, en Guerrero.

Y es muy importante señalar que esta primera Ciudad de las Mujeres está en un lugar emblemático, en el lugar más pobre de este país, en La Montaña de Guerrero.

Y con esas mujeres que son triplemente excluidas: porque son mujeres, porque son pobres y porque son indígenas.

Y ahí usted, señor Presidente, inauguró la primera Ciudad de las Mujeres para las mujeres que más lo necesitan de este país.

Y este proyecto que, además, ya habían, algunos estados de la República, también, le habían echado el ojo. Y yo quiero felicitar al Gobierno de Hidalgo, porque no esperó a que el Gobierno Federal tuviera los recursos para hacer la Ciudad de las Mujeres, sino que dijo: nosotros ponemos el dinero, ustedes apóyennos en el protocolo, en el modelo de atención, en las características que debe de tener la Ciudad de las Mujeres.

Y es así que hoy estamos ante este sueño hecho realidad, ante esta buena noticia, como dice usted, Presidente, que permitirá apoyar a miles de mujeres del Estado de Hidalgo.

Ojalá todos los gobernadores fueran así, y dijeran: aquí está el dinero, vamos juntos en el proyecto porque lo que importan son las mujeres de México, y en ese sentido, hay que felicitar mucho al Gobernador de Hidalgo y a Lupita Romero.

Y quiero, Presidente, platicar de algunas cuestiones que tienen que ver con la SEDATU, y que tienen que ver con la perspectiva de género. Desde luego, el hecho mismo de crear la SEDATU y de pensar en la gran agenda del Siglo XXI, que tiene que ver con la reforma urbana.

Siglo XX, el siglo de la reforma agraria. El Siglo XXI usted lo vio con la creación de la SEDATU como el siglo de la reforma urbana. Y las mujeres vivimos la ciudad de manera diferente.

Queremos caminar tranquilas por las ciudades, queremos poder vivir las ciudades, queremos ejercer plenamente el derecho a la ciudad.

Y por eso es que conjuntamente con la Secretaría de Gobernación, hermanados con el Programa de Prevención de la Violencia, pusimos en marcha el Programa de Ciudades Seguras para las Mujeres y hemos realizado ya varias caminatas nocturnas de la mano con las mujeres, como ellas caminan en lugares que, yo digo, algunos son auténticos pasos de la muerte, caminan de la mano de sus hijos en espacios no iluminados, donde son víctimas de violencia, de acoso callejero, donde no hay transporte.

Y ahí nos hemos comprometido a intervenir el espacio público, a trabajar en recuperar espacios abandonados, en trabajar desde la iluminación hasta todos los temas de prevención, partiendo de un elemento muy importante.

Ellas saben, las mujeres sabemos lo que pasa en nuestra calle, lo que pasa en nuestra comunidad, lo que pasa en nuestra colonia, y de ahí el Programa de Ciudades Seguras para las Mujeres.

En vivienda, Presidente, cuatro de cada 10 viviendas son para mujeres, cuatro de cada 10 de los subsidios que damos a través de CONAVI son para mujeres.

Se instrumentó el Programa de Mujeres Jefas de Familia, y de las 19 mil viviendas que se han construido con el apoyo, más bien, con la iniciativa, porque fue una iniciativa de nuestra Directora de la CDI, Nuvia Mayorga, de estas 19 mil familias que se han entregado a indígenas, el 80 por ciento han sido para mujeres.

Así es que aquí en materia de vivienda también es muy importante, porque una mujer con su vivienda puede romper el círculo de la violencia, porque es un acto de autonomía y esto es muy importante.

El Cuarto Más y el Cuarto Rosa, que llevamos en el transcurso de la Administración 257 mil, que vamos a llegar este año a 345 mil, que nos permite combatir el hacinamiento, pero también la violencia, porque está demostrado que el hacinamiento provoca violencia hacia niñas y hacia jóvenes.

Por eso usted lo ha llamado: Cuarto Rosa. Y está demostrado, además, que combatir el hacinamiento previene también el embarazo adolescente. Así es que ésta es una estrategia también comprometida con la perspectiva de género.

Y qué decir de todo el esquema de escrituración que estamos haciendo a través de CORETT, a través del Registro Agrario Nacional, en el que una gran cantidad de estas escrituras y de estos títulos se los estamos entregando a las mujeres. Porque no hay mayor cobijo, mayor techo, mayor seguridad, que un papel en la mano que le dé tranquilidad y certeza a esas mujeres.

Señor Presidente:

Le quiero hablar hoy como mujer, como feminista, luchadora por los derechos de las mujeres. Como mexicana que comparte plenamente su proyecto de una Patria de iguales.

Lo quiero hacer a propósito de su Cuarto Informe de Gobierno. Porque hace algunos años algunos columnistas decían que los políticos mexicanos éramos la generación del No. Lo escribían. Decían: es que estos políticos son la generación del No.

Usted ha demostrado que somos la generación del Sí. Que sí se puede transformar a México. Que usted ha logrado reformas muy importantes para el desarrollo del país que se habían pospuesto.

Y usted ha enaltecido la política con esa visión de Estado, porque le hemos demostrado a México que sí podemos cambiar y, sobre todo, usted ha demostrado que ese cambio no es posible si no están ahí las mujeres participando.

Y a veces se nos olvida, a veces se nos nubla la memoria por la coyuntura, por lo que vivimos en el día a día. Pero yo no olvido que, en seis años antes de su Administración, prevaleció una visión que criminalizó a las mujeres.

Que prevaleció una visión que permitió que jovencitas, niñas, de 11 o 12 años, estuvieran cargando niños en los brazos, que eran sus hijos, en lugar de estar jugando.

Y tampoco olvido que hay quienes proponen hoy regresar a la Constitución en su texto, de su letra, de 1917.

Desde luego que, como mexicanos y mexicanas, rescatamos los principios sociales, libertarios, igualitarios, de nuestra Constitución del 17, Presidente. Pero las mujeres no podríamos estar de acuerdo en regresar a ella, porque éramos invisibles, porque ni siquiera se consideraba nuestro derecho al voto.

No, Presidente. Nosotros queremos la Constitución de hoy, porque tiene la paridad que usted demostró, en donde mujeres y hombres tienen derechos, los mismos derechos a ser candidatos para los puestos de elección popular.

Queremos un México del Siglo XXI, un México moderno, un México donde la voz de las mujeres cuenta, porque usted ha entendido perfectamente bien que México se escribe con M de mujer.

Usted ha entendido perfectamente bien que mover, que mover también se escribe con M de mujer. Así es que solo se puede mover a México plenamente con las mujeres ejerciendo plenamente sus derechos.

Muchas gracias, Presidente.

-MODERADOR: Tiene la palabra la ciudadana Ana Rocío Oviedo Gutiérrez, Vecina del Municipio de Tepeji del Río de Ocampo.

-C. ANA ROCÍO OVIEDO GUTIÉRREZ: Buenos días.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador de nuestro estado, licenciado Francisco Olvera Ruiz.

Maestra Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Territorial y Urbano.

Señoras y señores:

Justo hace un año yo me encontraba al límite del miedo, lo que me llevó a tomar decisiones, las más severas de mi vida y que hoy me permiten estar aquí y compartir con ustedes lo que ahora sé.

La violencia contra las mujeres está en todas las clases sociales y no distingue niveles académicos.

Yo soy una profesionista con licenciatura, era quien proveía a mi familia y quien les construyó un patrimonio.

Pasaba por alto la violencia que vivía y la hacía natural, hasta que tomó niveles que yo no pude ya controlar.

Es por eso que ahora sé que las decisiones que toma un gobernante son definitivas. Es posible reconocer las violencias más severas, pero muchas otras permanecen ocultas y cada vez toman formas más sofisticadas, y las víctimas principalmente son las niñas y somos las mujeres.

Si se quiere vivir en una paz social, como es lo que aspiran todos los gobiernos, debemos reconocer que esta violencia nos pone en riesgo a todas y a todos.

Esta Ciudad de las Mujeres es una prueba de lo importante que puede ser un espacio para que nosotras acudamos a capacitarnos, a cuidar nuestra salud, a reconocer los riesgos que enfrentan las adolescentes, y que aprendamos a vivir sin la violencia, a reconocerla, también.

El camino que he andado no ha sido fácil. La decisión de poner un alto fue lo más difícil. Pero este camino yo no lo recorrido sola.

Todas las acciones que se han emprendido con esta lucha son las que me han acompañado.

A través del Nuevo Sistema de Justicia Penal se logró una sentencia condenatoria.

Agradezco no haber sido una estadística más y tener frente a mí un futuro esperanzador. Y eso, gracias a que me tocó vivir en esta época, en este país y en este estado.

Gracias, señor Presidente.

Gracias, señor Gobernador, por apoyar a las mujeres.