Muchísimas gracias.

Y muy buenos días a todas y a todos los asistentes a este evento, que nos permite inaugurar esta Ciudad de las Mujeres, gracias a la iniciativa del Gobernador del estado, pero muy especialmente a la iniciativa de su esposa, que concluye ya la gestión de su esposo, pero que estoy seguro que fue ella una gran artífice de la edificación del proyecto que hoy estamos inaugurando.

Señor Gobernador:

Muchas gracias por esta amable invitación.

Muchas gracias por darme la oportunidad de estar aquí, justo a unos días de que concluya su administración; ocasión para expresarle, primero, mi agradecimiento por la invariable disposición que tuvo su gobierno de acompañarnos juntos y de hacer equipo para trabajar en favor de los hidalguenses.

Felicitarle por los logros y avances que su administración tuvo en favor del pueblo que le tocó gobernar, y desearle éxito en todo lo que decida emprender hacia adelante.

Muchas felicidades, Paco, por el éxito de tu administración.

Y en ello felicito a Lupita, por igual, que le ha acompañado en esta tarea al frente del DIF.

Felicito a todas las presidentas, que sé que hay varias de los DIF municipales que están aquí presentes, y que son parte de todo este esfuerzo y de esta cara muy noble que tiene el Gobierno, a través de esta gran institución, que tiene una larga tradición de apoyo, particularmente para las niñas y niños de nuestro país.

Quiero saludar a todas las autoridades aquí presentes, tanto del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de Hidalgo; al Presidente Municipal de Tepeji del Río, al mando militar; a doña Carmen Moreno Toscano, que hoy nos acompaña, representando a OEA; y a todas y a todos los asistentes a este evento.

Pero, de manera muy particular, con gratitud, con reconocimiento y con enorme afecto, quiero agradecer la presencia de todas las mujeres que hoy están aquí, acompañando en la inauguración de este evento, y que me permite tener este acercamiento con todas ustedes.

Muchas gracias por su presencia.

Muchas gracias por esa porra.

La verdad es que, déjenme decirles con toda claridad y con gran franqueza, me emociona estar hoy aquí, en Hidalgo, muy especialmente con esta representación de las mujeres hidalguenses.

Y me emociona porque justamente el día de ayer entregué mi Cuarto Informe de Gobierno.

Lo entregué, como lo mandata la Constitución, al Congreso de la Unión, y que obviamente ahora será sujeto de toda una glosa, de un análisis y de que los Secretarios comparezcan para explicar, justamente, los avances que hemos tenido.

Y en el marco de este Informe, el día de ayer por la noche sostuve, en lo que no necesariamente fue un informe, pero sí un formato que me permitió tener acercamiento con una representación de los jóvenes del país.

Y fue en el propósito de poder explicarles lo que se ha venido haciendo, por qué de las reformas, la puesta en acción de las mismas, los programas, las políticas que el Gobierno de la República ha venido impulsando, precisamente pensando en el México del futuro, en el México que a la juventud le habrá de tocar vivir de forma protagónica, y en donde hemos trabajado para que México siga avanzando, siga creciendo y siga teniendo un mayor desarrollo.

Y, qué bueno, y resulta muy satisfactorio para su servidor, que justo después de este encuentro, hoy, al día siguiente, pueda tener este encuentro con las mujeres de Hidalgo.

Y por qué lo celebro. Porque está en la juventud, está en las mujeres de México la mayor prioridad que ha tenido mi Gobierno.

Está en las acciones y políticas que hemos venido impulsando, se centran precisamente en ayudar y apoyar el desarrollo de las mujeres de nuestro país; y en apoyar, también, el futuro promisorio que deban tener la niñez y la juventud de México.

Porque ahí está el futuro de nuestro país. Ahí se cimienta precisamente el futuro que México tendrá el día de mañana, en la posibilidad de mayor desarrollo, de mayor realización plena que alcancen nuestras mujeres y también nuestra juventud.

Y yo celebro lo que Rosario ha dicho, que además la escuché con gran emoción. Y déjenme decirle que estaba viendo su guion, que trae además de puño y letra de ella. Ahí no es que traiga un discurso que le hayan preparado, vi que traía de puño y letra algunas cosas que comentar en este evento, y que como mujer nos las ha compartido.

Y destacar esto que yo no había reparado en ello, pero tiene razón: México se escribe con M de mujer. Mover a México se escribe con M de mujer. Y eso nos debe tener en recordación permanente el por qué la política del Gobierno de la República tiene este corte transversal.

Es decir, todas las dependencias del Gobierno, está previsto en sus presupuestos, en sus programas y en las políticas que llevan a cabo de corte público, el que haya una dedicación, una focalización, para las mujeres de nuestro país.

No sólo sea tarea del Instituto Nacional de la Mujer, que preside Lorena Cruz, que no sólo sea un esfuerzo de una parte del Gobierno, sino que lo sea de todo el Gobierno.

Y eso es justamente lo que hemos venido haciendo: dedicando políticas varias dentro de la Administración en el ámbito de la salud, en el ámbito de la educación, en el ámbito de la política social, en el ámbito de la política de apoyo al campo, dedicado específicamente a las mujeres.

Déjenme compartir sólo algunos datos, algunos elementos de lo que hemos hecho en favor de las mujeres de México.

Y ésta no es una enunciación limitativa, porque aquí no se contempla todo lo que se ha hecho, pero que sí ilustra lo que hemos avanzado en sólo cuatro años de esta Administración en favor de las mujeres.

Primero, y ya se mencionó aquí, pero no es menor: la incorporación de las mujeres a espacios de responsabilidad política.

No sólo hacemos política para las mujeres, sino hoy queremos que las mujeres sean actoras, sean protagonistas de las definiciones que se hagan de la política pública.

Y por eso, dentro de la reforma política que impulsó mi Administración está precisamente la Reforma Político Electoral, que obliga a los partidos políticos a que el 50 por ciento, la mitad de sus candidaturas a los congresos locales y al Congreso Federal, sea para candidatas mujeres.

Y esto es abrir espacios de participación política para las mujeres.

Cuál es el resultado, porque luego dicen: es buena la política, es buena la reforma, y qué logro tiene.

Hoy casi la mitad, 42 por ciento de integrantes del Congreso son mujeres, y es gracias a esta reforma.

Ahora que tengo encuentros con Legisladores, sin duda, destaca la notable participación de las mujeres, porque aun cuando tienen el 42 por ciento, es decir, más de cuatro de los 10 integrantes que tiene el Congreso, casi la mitad, pero se dejan sentir con mayor fuerza y con mayor presencia, las mujeres, en cada uno de esos encuentros.

Este Gobierno emitió, por otro lado, una Norma Mexicana de Igualdad Laboral y No Discriminación, precisamente, para incentivar para que el sector privado y el propio Gobierno certificados en esta norma, abra mayores espacios de participación laboral para las mujeres y para personas con discapacidad.

En pocas palabras, estamos impulsando la igualdad laboral, igualdad de oportunidades para que ganen por igual las mujeres y los hombres.

Porque hoy a mismo trabajo, hay que reconocer que en muchos espacios gana más el hombre que la mujer, cuando a veces hacen lo mismo, desempeñan la misma tarea, el mismo trabajo y la misma responsabilidad.

Por eso creamos esta norma, que genera incentivos para el sector privado y ahora el Gobierno quiere ser ejemplo en ello de apoyar la labor de las mujeres y dar condiciones de igualdad en los espacios laborales.

Hemos impulsado y son, venía comentando con Rosario, más de 90 programas que están inscritos en lo que es la Estrategia Nacional para Prevenir el Embarazo en Adolescentes.

Lo tiene SEDATU, la tiene el Instituto Nacional de las Mujeres, lo está en los programas educativos de la Secretaría de Educación Pública, está en distintos programas que lleva a cabo la Secretaría de Salud, porque tenemos que frenar, que ya lo hemos logrado, este crecimiento que se estaba registrando desde el 2006, es decir, desde hace 10 años, ante la ausencia de políticas específicas que pudieran revertir una tendencia creciente de estar viendo en los nacimientos y en el crecimiento demográfico un mayor número de embarazos entre adolescentes.

Yo diría, como Rosario dijo, entre niñas adolescentes, entre niñas y adolescentes que, a muy temprana edad, se estaban embarazando, y ésta era una tendencia creciente que nunca se logró frenar en el pasado.

Hoy, al menos ya hemos logrado ponerle freno y estamos trabajando para revertir esta tendencia, a partir de una mayor información a las adolescentes, de un mayor trabajo en favor de la prevención y evitar el embarazo adolescente.

Qué otra tarea hemos impulsado.

Las mujeres merecen tener oportunidades de realización personal, de tener su propio negocio, y desde el INADEM, desde la capacitación laboral y, sobre todo, desde el apoyo crediticio, se han diseñado programas muy específicos de apoyo a las mujeres.

De tal suerte que, por ejemplo, en materia de apoyo al campo, el crédito que se otorga a quienes impulsan proyectos productivos dentro del campo, pero aquellos que son creados y tomados a iniciativa de las mujeres, tienen un apoyo crediticio con una tasa de interés más barata que el que se aplica a los hombres.

Hoy el campo tiene tasas de interés más bajas en el apoyo crediticio cuando se trata de impulsar el apoyo a proyectos productivos realizados por mujeres.

Hace un momento aquí, Ana Rocío, vecina aquí, de Tepeji del Río, nos compartió su propia experiencia, dio testimonio de una experiencia muy personal, de maltrato, de violencia que fue escalando. Y que, al final de cuentas, encontró apoyo, precisamente, para poder escapar, a veces, de lo que representa un secuestro ante el acoso y ante la violencia que en muchos hogares viven las mujeres de nuestro país.

Qué hemos hecho para este propósito.

Abrir espacios de atención a la mujer, pero destaco dentro de ellos los Centros de Justicia. Los Centros de Justicia para las Mujeres, hoy tenemos 29 Centros de Justicia en todo el país.

Qué son estos Centros de Justicia. Son instancias de procuraduría, es la Procuraduría misma de Justicia de cada entidad federativa que está dedicada a atender casos de violencia, casos de la comisión de algún delito sobre las mujeres, y de tener una atención profesional y particular para las mujeres que son víctimas de la comisión de algún delito.

Hoy, hay 29 Centros de Justicia en el país; y de estos, 22 se han construido en mi Administración. Y junto a esto está este esfuerzo de crear estas Ciudades de las Mujeres.

Tlapa de Guerrero, Tlapa de Comonfort, allá, en Guerrero, efectivamente, fue la primera que inauguramos con recursos del Gobierno Federal.

Y el Gobierno de la República tiene comprometido dedicar recursos a la edificación de más Ciudades para las Mujeres.

El video creo que por sí mismo ilustra cuáles son los varios servicios que se prestan en esta Ciudad de las Mujeres para las mujeres, sólo para las mujeres, específicamente para las mujeres, en distintos ámbitos: en el ámbito educativo, en el ámbito de la salud, en el ámbito de atención a mujeres víctimas de la violencia. Son espacios concentrados, precisamente, en esta Ciudad de las Mujeres.

Pero yo aquí tengo que reconocer que este esfuerzo no sólo ha sido del Gobierno de la República, que hay entidades federativas, gobiernos estatales, y aquí ocasión para invitar a todos los gobiernos de las distintas entidades federativas para que asuman esta causa como propia y para que apoyen la edificación de Ciudades para las Mujeres, como Hidalgo lo ha hecho.

Hidalgo, y gracias también al Gobernador, y al apoyo y respaldo de Lupita, su esposa, hoy, con recursos propios han edificado esta Ciudad de las Mujeres.

Por ello, lo felicito y deseo que este ejercicio, que este ejemplo, ojalá pueda extenderse en toda la geografía nacional y haya más espacios, como el que hoy estamos inaugurando, en beneficio de las mujeres, a partir del esfuerzo propio que realicen los gobiernos estatales.

En esta ruta, hoy están ya trabajándose al menos tres proyectos más con recursos del Gobierno de la República o con recursos de los gobiernos estatales; está el de Querétaro, está el del Estado de México y está el de Michoacán, más los otros que la Secretaría de Desarrollo Agrario, la SEDATU, tiene previstos impulsar y edificar durante mi Administración.

No quiero extenderme más.

Lo que hoy quiero dejar aquí en constancia es que para mi Gobierno y para el Presidente de la República las mujeres ocupan un lugar muy especial.

Son las mujeres el centro y prioridad en el trabajo que realiza mi Administración. Todo lo que hemos venido haciendo, todas las políticas muy dedicadas para las mujeres, acreditan la prioridad que tienen las mujeres para el Gobierno de la República.

Pero no sólo eso, no sólo eso. Lo que hemos venido impulsando en la transformación de México tiene otro propósito, también central, que está en la principal preocupación de las mujeres: sus hijos, el que sus hijos tengan una educación de calidad; que sus hijos puedan tener hoy las herramientas necesarias para incorporarse de manera exitosa al desarrollo del México del Siglo XXI.

Ésta es parte central de la preocupación de las mujeres. Todo lo que venimos haciendo al final de cuentas, podría yo decir, está en la prioridad, sí del Gobierno, pero lo está más en respuesta que este Gobierno está teniendo a lo que es la preocupación central de todas las mujeres de México, lo que es prioridad para las mujeres de México y lo que más ocupa y preocupa a las mujeres de México.

Éste es el Gobierno que tienen en él a su principal aliado, a un gran aliado, que les habrá de acompañar en todo lo que estamos haciendo en favor del México del mañana.

Tienen en un servidor, tienen las mujeres de este país en el Presidente de la República, a un acompañante invariable y solidario de su esfuerzo, de su trabajo, de su compromiso con México, de su compromiso por sus hijos.

Y quiero que sepan que invariablemente contarán con el apoyo y respaldo del Presidente de la República.

Muchísimas gracias.