Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero agradecer y felicitar al maestro Jorge Dávila Flores, por ésta muy amable invitación para participar en este 95 Aniversario de la CONCANACO-SERVyTUR. Espacio que ha permitido hacer reconocimiento a quienes en la dirigencia de esta Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de todo el país han apoyado a sus compañeros de gremio y han logrado, realmente, un mayor fortalecimiento de este sector en la contribución que hace a la generación de riqueza de nuestro país.

También, quiero saludar con respeto a los demás dirigentes de distintos organismos empresariales, que hoy acompañan a esta importante Cámara de Comercio, Servicios y Turismo del país.

Saludar a los señores Gobernadores de distintas entidades del país que se dan cita en este importante encuentro.

De igual forma, a dirigentes sindicales. A don Joaquín Gamboa Pascoe, quien está presente en esta Mesa de Honor y a demás dirigentes sindicales.

Saludar con mi reconocimiento, no sólo por el galardón que le ha sido entregado el día de hoy, al señor Rector de nuestra máxima casa de estudios, sino por el gran trabajo que ha realizado al frente de esta gran institución.

Saludar a Legisladores Federales, locales, del Congreso de la Unión, tanto en el Senado de la República, como en la Cámara de Diputados.

A distinguidos Embajadores que están presentes en este acto, de países hermanos, que hoy nos acompañan.

A familiares del Presidente de esta Cámara y de nuestros galardonados o de los galardonados que están presentes en este acto.

Y, sobre todo, a Presidentes de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo de distintas entidades del país que se han dado cita en este festejo que esta Cámara lleva a cabo el día de hoy.

Para un servidor resulta muy honroso participar en este encuentro y que, también, ha dado marco al cumplimiento de uno de los compromisos, que junto a ustedes en su momento hiciera para que pudiéramos impulsar de manera muy decidida al pequeño comercio, a este importante sector de la economía de nuestro país. Y que hoy hemos firmado el Decreto para la creación del Instituto Nacional del Emprendedor.

Como lo comprometí hace meses, entonces, en campaña, hace quizá menos de un mes, a finales del año pasado, cuando tuvimos oportunidad de encontrarnos y que fue entonces que nuevamente reafirmé mi compromiso, y les expresé que a propósito de la invitación que me habían formulado para estar con ustedes esta tarde, sería aquí, en este encuentro, donde signaría este Decreto para la creación de este Instituto Nacional del Emprendedor.

Quiero en esta ocasión expresar reconocimiento a los integrantes de esta Confederación, por su trabajo perseverante, su responsabilidad social y su confianza invariable en México.

Así lo demuestran sus proyectos, sus inversiones y todo lo que se proponen llevar a cabo en los próximos años, que me ha compartido el Presidente de esta Cámara y que, sin duda, son importantes proyectos que acreditan la confianza y reafirman la confianza que ustedes tienen en nuestro país.

Con el inicio de 2013, yo estoy convencido de que empieza, también, una nueva etapa para el desarrollo económico y social del país. Como ya lo perciben diversos organismos y analistas internacionales, éste, sin duda, es un gran momento para México.

Las expectativas sobre nuestro país son alentadoras. Basta recordar las coincidencias y opiniones que apenas en este Foro por México, realizado por cuatro importantes organismos internacionales expresaron con respecto a la prospectiva y al futuro que de México hoy se advierte en el orden internacional.

Tenemos todo el potencial, y eso lo sabemos los mexicanos, para situarnos en los próximos años entre las economías con mayor crecimiento y dinamismo. Para lograrlo, contamos con una estabilidad macroeconómica que nos distingue de otros países, con inflación controlada, una Banca robusta, y unas finanzas públicas sanas y sólidas. Contamos, asimismo, con instituciones fuertes y una renovada vida democrática.

El mejor ejemplo de ello, como aquí ya se ha expresado, en voz del propio Presidente de esta Cámara, está el ejemplo del Pacto por México, un amplio acuerdo entre las principales fuerzas políticas del país y el Gobierno de la República, para impulsar los cambios y concretar las reformas que permitan a México crecer a su verdadero potencial.

Pero para hacer realidad este futuro prometedor, no sólo debemos enfocarnos en las grandes variables. Tenemos que trabajar en la economía cotidiana, en la economía real, la que viven ustedes todos los días en sus negocios.

Debemos desplegar el poder transformador de las empresas y, sobre todo, de los emprendedores de México. En especial, debemos articular una política de Estado, para brindar un apoyo integral a emprendedores, a las micro, pequeñas y medianas empresas, que constituyen el corazón de la actividad económica de México y uno de nuestros mayores activos como país.

En las más de cinco millones de MIPyMES, nuestro país tiene una gran oportunidad para impulsar la productividad y elevar el ingreso real de los mexicanos.

Sus cifras, vale la pena recordarlas, son verdaderamente importantes, estimulantes y muy alentadoras para el futuro, que queremos sea promisorio para México.

Representan más del 99 por ciento de las unidades económicas establecidas en el país. Generan siete de cada 10 empleos y contribuyen con más de una tercera parte del Producto Interno Bruto.

Como ustedes bien saben, y hoy quiero recordarlo, una de las cinco prioridades del Gobierno de la República es impulsar la construcción de un México próspero.

Por ello, me he comprometido con ustedes, o me comprometí con ustedes a crear el Instituto Nacional del Emprendedor. En abril del año pasado, durante la Convención Nacional de Turismo, expresé que pondríamos en marcha este Instituto para favorecer el acceso al crédito, a la capacitación y a la formación de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Así lo he hecho hace un momento, al haber firmado el Decreto de creación de este Instituto Nacional del Emprendedor. Cumplí con el compromiso que hiciera con los mexicanos en el encuentro que entonces sostuviera con la representación de esta Cámara.

Con ello, quiero enfatizar la importancia que tiene para mi Gobierno el fortalecimiento de las empresas y la creación de nuevos negocios. Estoy convencido de que el futuro económico de México depende de los empresarios y de los emprendedores.

Ahora, contarán con un instrumento más funcional para abrir paso en la inteligencia creativa de los mexicanos. Entre las responsabilidades de este nuevo Instituto destacan las siguientes:

Primera. Generar condiciones adecuadas para el desarrollo y el crecimiento sostenido de las micro, pequeñas y medianas empresas. El Instituto será el brazo articulador y coordinador de la política nacional de fomento y apoyo a los emprendedores, así como a las micro, pequeñas y medianas empresas. Debe o deberá alinear y fortalecer la oferta gubernamental de formación, capacitación y asesoría, así como de financiamiento y de transferencia de tecnología para ponerla al alcance de quienes la necesiten.

El objetivo es tener una instancia rectora del ecosistema emprendedor, del buen ambiente, propicio, idóneo, para que la capacidad creativa de los emprendedores nacionales pueda, realmente, prosperar y consolidarse.

Éste será, y así lo deseo, los próximos años, un sexenio para los emprendedores. Ejerceremos la acción rectora y reguladora del Estado para impulsar encadenamientos productivos y comerciales de alto valor agregado.

Segunda responsabilidad que prevé la creación de este Instituto. Inculcar una nueva cultura emprendedora entre la sociedad mexicana. Como parte de este esfuerzo, se creará la Red Nacional del Emprendedor, así como el Observatorio Nacional del Emprendedor. Además, se fomentará el intercambio de experiencias exitosas y la difusión de las mejores prácticas internacionales de emprendedurismo.

Y tercera responsabilidad. Impulsar una gestión pública orientada hacia el éxito de los proyectos de negocio de los mexicanos. El reto, es lograr una vinculación eficaz entre las iniciativas emprendedoras, las necesidades del mercado y los apoyos que ofrece el Estado.

La creación de este Instituto representa un cambio de fondo en la atención a las necesidades de emprendedores de las micro, pequeñas y medianas empresas. Este esfuerzo lo habremos de complementar con las acciones del Plan de Desarrollo Innovador 2013-2018, que está preparando la Secretaría de Economía del Gobierno de la República.

En el marco de la creación del Instituto Nacional del Emprendedor, aquí, quiero instruir al Secretario de Economía para avanzar en los siguientes objetivos:

El primero. Diseñar e implementar una política de Estado orientada al fomento y apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas y de manera muy señalada a los emprendedores.

Hay que crear condiciones para el escalamiento de las empresas. De tal manera que las micro pasen a ser pequeñas y, eventualmente, den un salto a ser medianas, las pequeñas a medianas y las medianas a grandes empresas.

Segundo objetivo. Convocar a funcionarios, a empresarios como ustedes, a académicos, para que se integre el Consejo Consultivo de este nuevo Instituto y nos apoyen con su análisis, sus orientaciones, sus asesorías, sus experiencias, y podamos fortalecer aún más la capacidad de impulso real que este Instituto se propone llevar a cabo en favor de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Tres. Trabajar en estrecho diálogo y coordinación con las universidades y gobiernos de las 32 entidades de la República para detonar proyectos productivos acordes a las vocaciones regionales que tiene nuestro país.

Cuatro. Aprovechar el dinamismo del sector exportador para incorporar a las micro, pequeñas y medianas empresas de manera exitosa a las cadenas de valor.

Y quinto. Revisar, junto con la Secretaría de Hacienda, el Programa de Compras del Gobierno Federal, a efecto de apoyar a través de un incremento real y sensible a las adquisiciones que hace el Gobierno de la República en apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas de nuestro país.

Con éstas y otras acciones, los emprendedores tendrán en el Gobierno de la República a un gran aliado, a un facilitador.

Yo quiero decirle hoy al Presidente de esta Cámara que agradezco y reconozco la adhesión que hicieran al Pacto por México. Porque, sin duda, acredita el respaldo social que tiene este gran acuerdo político, entre las principales fuerzas políticas del país, para que, dejando de lado las diferencias naturales que eventualmente se tengan, tengamos puntos de coincidencia.

Y que al haberse adherido esta organización al Pacto, se demuestra que un acuerdo político tiene, además, un amplio respaldo de los sectores de la sociedad, cuando todos apreciamos que lo que nos hemos trazado en este Pacto, tiene por fin lograr que México pueda acelerar su paso hacia un mayor desarrollo y un mayor progreso.

Que podamos realmente imprimir mayor transformación al México que todos queremos, y que eso haga viable que más mexicanos tengan mayores oportunidades de vida y, sobre todo, puedan elevar su calidad de vida.

Con éstas y otras acciones, como ya lo comentaba, los emprendedores tendrán en este Gobierno a un aliado. Y en esta adhesión que ha referido Jorge, que hiciera esta organización al Pacto por México, y a este ofrecimiento adicional, para convertirse esta organización en una aliada, en objetivos compartidos con el Gobierno de la República, yo también le quiero decir, a la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la República Mexicana, que tengan la certeza, toda la seguridad, de que en el Gobierno de la República tendrán, también, a un gran aliado, que quiere apoyarles y respaldarles, para que sus agremiados, sus emprendedores y empresarios, sigan teniendo un camino de mayores éxitos y logros en esta tarea a la que se han dedicado.

Coincidimos en que México tiene que crecer más y de forma sostenida, de que tenemos la capacidad para poder hacerlo, porque el crecimiento económico es el mejor camino. Como lo he señalado de manera reiterada en distintos espacios es, sin duda, el crecimiento económico la mejor manera de poder atender de raíz las condiciones de pobreza y de marginación, y de desigualdad que, lamentablemente, todavía amplios sectores de la población de nuestro país están viviendo.

Señoras y señores:

Hay grandes expectativas en nuestra economía, pero para materializarlas, para hacerlas realidad, se requiere el trabajo de empresarios y autoridades, de emprendedores y trabajadores.

De nuestra capacidad depende que logremos transformar y mover a México. Estoy convencido de que no dejaremos pasar esta gran oportunidad que está delante de nosotros.

Contamos con el talento y la energía de los más de 650 mil afiliados a la CONCANACO-SERVyTUR, que son emprendedores probados y hoy, muchos de ellos, o todos, respetados empresarios.

Reitero mi felicitación a esta Confederación por estos primeros 95 años de vida. Y en especial a quienes hoy obtuvieron un merecido reconocimiento.

Con el trabajo responsable y decidido de todos, estoy seguro de que vienen buenos y mejores tiempos para México.

Muchas felicidades y muchas gracias.