El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó hoy la ceremonia de presentación de la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes, un trabajo interdisciplinario en el que participaron académicos, especialistas, autoridades y representantes de la sociedad civil, y que incorpora experiencias internacionales y las mejores prácticas que se han implementado en nuestro país.

Informó que uno de los objetivos de la Estrategia es “reducir en 50 por ciento la tasa de fecundidad de las adolescentes entre 15 a 19 años, para el año 2030”. Añadió que alcanzar esta meta “significará un esfuerzo redoblado para asegurar que en 2030, no tan lejano, realmente podamos reducir al 50 por ciento esta tasa de fecundidad en mujeres adolescentes entre 15 y 19 años, y que no haya embarazos en niñas de 14 años o menos”.

Dio a conocer que de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), “la proporción de nacimientos en madres menores de 20 años había venido disminuyendo en el país, hasta llegar a un mínimo de 16.3 por ciento en 1997. Sin embargo, desde entonces, nuevamente empezó a incrementarse hasta llegar a 19.4 por ciento en 2012”.

En 2013, agregó, “prácticamente 467 mil mujeres menores de 20 años tuvieron un bebé; esto es, casi uno de cada cinco nacimientos. Y más preocupante aún es que esta cifra incluye cerca de 11 mil niñas de 10 a 14 años de edad, que se convirtieron en madres tan sólo en ese año”.

El Primer Mandatario señaló que Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes está basada en ocho ejes rectores:

PRIMERO: Intersectorialidad. “Esta estrategia reconoce la necesidad del trabajo conjunto y de la cooperación entre los sectores público, privado y social, e incluso de la comunidad internacional”.

SEGUNDO: Ciudadanía y salud sexual y reproductiva. “Contar con información, educación, servicios de salud de calidad que les permitan a los jóvenes tomar decisiones responsables”.

TERCERO: Perspectiva de género. “Evitar el embarazo no planificado en adolescentes no puede ser sólo una responsabilidad de las mujeres. Los varones también son parte esencial del ejercicio de la sexualidad responsable. En pocas palabras, tenemos que avanzar y erradicar la cultura machista que agrava esta problemática social”.

CUARTO: Curso de vida y proyecto de vida. “La estrategia fomenta el desarrollo de habilidades en los menores, a fin de que puedan definir sus metas de largo plazo y actuar con sentido de responsabilidad, y cuidando de su salud”.

QUINTO: Corresponsabilidad. “La estrategia contempla líneas de acción específicas para generar sinergias entre autoridades de los tres órdenes de Gobierno, padres y madres de familia, comunidades escolares, personal del sector salud, y por supuesto los propios adolescentes”.

SEXTO: Participación juvenil. “La estrategia considera a los jóvenes como sujetos de su propio desarrollo, les reconoce plenamente su derecho humano a participar, no sólo como personas vulnerables, sino como actores centrales de la transformación social. Los jóvenes no son el futuro, son el presente y tienen derechos, y sobre todo hay que darles espacios de participación para que, junto con ellos, definamos el rumbo y cuál es la manera de que estén mejor informados y puedan tomar ellos sus propias decisiones. Son sujetos de estas medidas, pero también son actores y participantes en las decisiones que se tomen”.

SÉPTIMO: Investigación y evidencia científica. “Dentro de esta estrategia la ciencia y la evidencia empírica ocupan un lugar central en la evolución del diagnóstico de la situación, el monitoreo de las acciones y la medición de los resultados. Y en este marco es importante señalar que el efecto de las medidas se probará con programas piloto antes de expandir su uso a nivel nacional”.

OCTAVO: Evaluación y rendición de cuentas. “Como toda política pública que busca incidir positivamente en la vida de los mexicanos, la estrategia no será estática, se mejorará de manera continua para incrementar su efectividad. Para ello habrá un sistema de información con indicadores transparentes y accesibles, a través de la recolección de datos regular y confiable”.

El Presidente Peña Nieto dijo que a partir de estos ocho ejes, la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes incluye 90 líneas de acción que serán públicas, y que estarán enfocadas a reforzar la educación, la salud, la prevención de la violencia y las oportunidades para que los jóvenes puedan tener un mejor futuro.

Aseguró que a esa edad “los embarazos no planificados ponen en riesgo la salud de la madre y de su bebé, y en la gran mayoría de los casos alteran su proyecto de vida ya que reducen sus oportunidades de educación, trabajo, ingresos y superación personal”.

“Literalmente son niñas criando niños, cuando deberían o podrían estar mejor estudiando, divirtiéndose y disfrutando su infancia”, apuntó.

Indicó que “del bienestar actual de nuestros jóvenes depende el futuro bienestar de nuestro país. Si nuestros menores crecen en un entorno de derechos y oportunidades, como ciudadanos podrán desarrollarse plenamente y aportar más a la grandeza de nuestro país, y de ahí la importancia de que la sociedad y Gobierno, de que madres, padres, maestros y autoridades sumemos esfuerzos en favor de las nuevas generaciones”.

EL PORVENIR DE MÉXICO REQUIERE ASEGURAR EL DESARROLLO DE LOS MÁS JÓVENES: OSORIO CHONG

El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseveró que ante la problemática que significa el embarazo adolescente, que ha venido incrementándose en los últimos años en el país, se creó un grupo interinstitucional en el que participan 13 dependencias de la Administración Pública Federal con un solo objetivo: diseñar mejores políticas públicas en beneficio de las y los adolescentes.

De esta manera, “a partir de la evidencia, un diagnóstico informado y por medio de un proceso incluyente y plural, se diseñó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes” que hoy se puso en marcha. Expuso que “es una estrategia amplia, multisectorial y, a la vez, focalizada, que acerca más los programas a los lugares donde ellas y ellos se encuentran”.

Se trata, dijo, “de que en México no haya un solo embarazo producto del desconocimiento, o peor aún, del abuso, sino de que sean siempre el resultado de una decisión informada y del ejercicio responsable de nuestras libertades”.

Destacó que la meta es ambiciosa, “pero el propósito que perseguimos así lo amerita, porque de ello depende en gran medida la calidad de vida de las y los mexicanos, sean madres, padres o hijos”. Subrayó que si trabajamos a favor de su bienestar, “aquí y ahora estamos sentando las bases sólidas que el país necesita para superar cada uno de sus desafíos, porque asegurar el porvenir de México requiere asegurar el desarrollo de los más jóvenes”.

EL OBJETIVO DE LA ESTRATEGIA ES QUE TODO NACIMIENTO SEA PLANEADO Y FORME PARTE DE UN PROYECTO DE VIDA: MARÍA DEL ROSARIO CÁRDENAS ELIZALDE

La Profesora Investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, María del Rosario Cárdenas Elizalde, expresó que es preocupante constatar que “entre 2010 y 2013 la tasa de embarazo en adolescentes de 15 a 19 años aumentó en el país y que la dinámica de cambio de este indicador en las últimas décadas ha mostrado avances menores comparados con los observados en otros grupos de edad”.

Señaló que el embarazo en las etapas adolescentes es un problema que atañe a todos los sectores de la comunidad, cuyo impacto se ve acrecentado en los grupos socioeconómicos con mayores rezagos, propiciando con ello una mayor desigualdad en la sociedad.

Afirmó que el objetivo de la Estrategia debe ser el generar las condiciones que posibiliten el cumplimiento de los derechos que de manera central afectan a los niños y adolescentes, pero también, el consignado en la Constitución a tener una reproducción libremente iniciada, espaciada y con el número de hijos que se desee tener. Es decir, “que todo nacimiento que tenga lugar en el país sea planeado y su ocurrencia forme parte de un plan de vida que integre las expectativas que cada persona pueda proponerse para su desarrollo y su inserción en la sociedad”.

NECESITAMOS INFORMACIÓN, CONOCIMIENTOS Y ORIENTACIÓN PARA PODER DECIDIR SOBRE NUESTRA VIDA: CRISTINA GARCÍA

Cristina García González, una adolescente de 15 años de edad, originaria de Temascalcingo, Estado de México, afirmó que “las jóvenes necesitamos información, conocimientos y orientación para poder decidir sobre nuestra vida y lo que queremos hacer; conocer los riesgos a los que nos enfrentamos y saber para poder elegir”.

Se congratuló por la presentación del programa porque, dijo, “piensa en los jóvenes”, y destacó que participarán el él. “Me gusta lo de: Es tú vida, es tú futuro, hazlo seguro. Porque es cierto que es nuestra vida y que debemos saber cómo hacerle para que nuestro futuro sea mejor y cometer menos errores”, expresó.

Por ello, expuso al Presidente Enrique Peña Nieto que “queremos decidir libremente si nos casamos o no; si somos madres o no. Lo que queremos es estudiar, crecer y experimentar. Pero necesitamos que nos acompañen para tomar buenas decisiones, que nos abran las oportunidades y nos brinden conocimientos; pero, sobre todo, que confíen en nosotras, para que podamos seguir confiando en ustedes”.

UNA ESTRATEGIA COMO ÉSTA NOS PUEDE AYUDAR A HACERNOS MÁS CONSCIENTES Y RESPONSABLES: RAFAEL ESPAÑA

Rafael España de la Garza, acreedor de Mención Honorífica en el Concurso Juvenil Debate Político 2014, afirmó que “una estrategia como ésta nos puede ayudar a hacernos más conscientes y responsables de nuestras acciones, a evitar situaciones muy difíciles, a conocer nuestros derechos y obligaciones; a saber que el sexo es cosa de dos y acordar con nuestras parejas para vivir de mejor manera nuestras vidas”.

Señaló que durante mucho tiempo ha escuchado que ellos, los jóvenes, son el futuro de México, pero precisó: “quiero decirles que eso no es cierto. Somos el presente. Ya estamos aquí”.

Argumentó que, en su caso, tiene “sueños, ambiciones, sentimientos y quisiera tener una vida llena de oportunidades. Por eso sé que tengo que prepararme para ser un padre, para tener una familia; cooperar con mi pareja y decidir entre los dos cuándo tener dicha familia, que no sea por un descuido, por un accidente”.