Señor Presidente, el Príncipe Felipe y yo estamos encantados de darle la bienvenida a usted y la Señora Rivera esta tarde.
 
El Reino Unido y México han disfrutado de una larga y duradera amistad. Estamos orgullosos de haber sido el primer país europeo en reconocer la independencia mexicana donde  los lazos familiares, de amistad, comercio y cooperación internacional nos conectan en muchas maneras.
 
El Príncipe Felipe y yo tenemos afectuosas memorias de nuestras visitas a México en 1975 y 1983, y estamos complacidos de que, tan sólo unos meses atrás, el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles disfrutaron de tan inolvidable visita a su país.
 
Lo que me da una satisfacción particular, Señor Presidente, es que su visita ocurre en los primeros meses de un año muy especial: el Año Dual de Reino Unido en México y de México en Reino Unido.
 
El programa de eventos planeado es una acertada celebración de la vibrante relación entre nuestros países. Quizás de mayor importancia, es que representa una oportunidad para ver hacía el futuro y pensar en lo que podemos alcanzar juntos. Como hemos visto en diferentes ocasiones, cuando el dinamismo y la creatividad de nuestros países son combinados, ya sea en los ámbitos de los negocios, la ciencia, la educación, el deporte o la cultura, los resultados son extraordinarios.
 
La influencia que nuestras ricas culturas tienen entre sí es significativa y va en aumento. Un mayor número de nuestros ciudadanos visitan, trabajan o estudian en ambos países como nunca antes. Este Año Dual traerá muchos momentos de colaboración: el Ballet Nacional de Inglaterra en la Ciudad de México y los tesoros de la civilización Maya se exhibirán en el World Museum en Liverpool, sólo por mencionar dos.
 
La relación entre nuestras comunidades empresariales es, igualmente, muy positiva y estoy segura, Señor Presidente, que su Visita permitirá fortalecerlas aún más. Las reformas económicas que ha impulsado en la economía mexicana han sido audaces e impresionantes y el Reino Unido está listo para trabajar junto con México en la implementación de dichas reformas, fortaleciendo los fundamentos de nuestra asociación, en el interés de la prosperidad de ambas sociedades.
 
Me alegra que usted visite Aberdeen, para ver la experiencia y conocimientos que la ciudad concentra, adquiridos durante casi medio siglo de desarrollo en el Mar del Norte. Esto también será una oportunidad de construir sobre el valioso diálogo que el Príncipe de Gales sostuvo en Campeche acerca del desarrollo sustentable de recursos energéticos.
 
Nuestra relación está basada en una notoria similitud de visiones y valores. Es esta perspectiva compartida la que nos ha convertido en socios naturales en muchos temas complejos de la actual agenda internacional.
 
Apreciamos mucho, Señor Presidente, que, poco después de asumir la Presidencia, usted se unió a los líderes del G8 para discutir una alternativa para promover el crecimiento sostenible y el desarrollo económico. En un mundo tan cambiante, amistades honestas y colaboradoras nos hacen más resistentes y nos permiten ser más capaces para afrontar los retos en común.
 
Señor Presidente, su visita en este año especial es muy bienvenida. Confió en que fortalecerá la cálida amistad entre nuestros países.
 
Señoras y señores, les pido ponerse de pie y brindar por el Presidente y la Señora Rivera, y por el pueblo de México.