-MODERADORA: Interviene enseguida la Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan López.

-SECRETARIA MERCEDES JUAN LÓPEZ: Buenas tardes tengan todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señora Angélica Rivera de Peña, Presidenta del Consejo Consultivo Ciudadano del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia; señoras, señores integrantes del presídium.

Señores Gobernadores; Diputado Manlio Fabio Beltrones; a todos ustedes, señores y señoras legisladoras; a todas las personas de las organizaciones de la sociedad civil y familias que nos acompañan.

Señoras y señores:

En el Día del Niño, felicitamos a todas las niñas y niños de México. Y es motivo de beneplácito estar en este evento, en que el señor Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto, haya convocado para festejarlo con la Promulgación de la Ley General para la Atención y Protección a Personas en Condición de Espectro Autista.

Señor Presidente:

Esto muestra una vez más, su sensibilidad e interés por los niños de México.

Felicito a las y los legisladores, por construir el marco jurídico que dará cauce a esta acción coordinada a nivel nacional, para abordar sistemáticamente las dimensiones de salud, educación, capacitación, empleo, recreación y deporte para atender a las personas en condición del espectro autista, con el fin de lograr el máximo de su potencial.

Diputada Paloma Villaseñor:

Mi reconocimiento por representar la principal fuerza impulsora de esta ley. Te felicito por tu perseverancia, compromiso y amor hacia las personas con esta condición. Al igual, a todos los que hicieron posible este esfuerzo.

Las causas que provocan la condición del espectro autista aún se desconocen, pero las investigaciones recientes se inclinan hacia un componente genético, probablemente relacionado con factores biológicos y ambientales.

Datos de la Organización Mundial de la Salud estima en estudios recientes, que la mediana de la prevalencia mundial, es de 62 niños en condición de Espectro Autista por cada 10 mil nacidos.

En su 67ª Asamblea, en marzo del año pasado, la OMS definió dentro de las medidas prioritarias para atender a las personas, el desarrollo y fortalecimiento y actualización y aplicación de políticas estrategias y programas y leyes nacionales sobre sus necesidades.

La Ley General para la Atención de Protección a Personas en Condición del Espectro Autista, responde ahora a esta recomendación, y tiene por objeto impulsar su integración e inclusión a la sociedad mediante la protección de sus derechos y necesidades.

Asimismo, en la Ley se constituye una Comisión Intersecretarial que da sustento para que en forma conjunta cada dependencia, en el marco de sus atribuciones, pueda brindar la atención y apoyo que requieren.

La Secretaría de Salud, a través de los institutos nacionales de Salud, el Centro Integral de Salud Mental, el Instituto Mexicano del Seguro Social, el ISSSTE y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, cuentan con personal altamente calificado para la atención de las personas con espectro autista, a través del diagnóstico y tratamiento, y las diferentes terapias.

Actualmente, se calcula que en todas las instituciones públicas se atienden alrededor de 10 mil niños. Sin embargo, estamos conscientes de que ante el aumento de personas en condición de espectro autista, debemos fortalecer la investigación, capacitación de personal y recursos para su atención en toda la República.

El diagnóstico, el tratamiento médico, los exámenes auxiliares de diagnóstico de las personas con espectro autista, están ya cubiertas por el Seguro Popular. A su vez, con recursos del Seguro Popular, por instrucciones del señor Presidente, con estos recursos estamos construyendo 16 Centros Regionales de Desarrollo Infantil. Ya se inauguró el primero, en Morelia, Michoacán, en el mes de marzo, y el año que entra tendremos 16 más.

Una de sus funciones es, precisamente, realizar el tamizaje a menores de cinco años de manera temprana para la detección, y con el fin de atender oportunamente a estos niños.

Es importante señalar también, que el Instituto Nacional de Medicina Genómica participa en un consorcio internacional con investigadores de Estados Unidos, de Europa y Asia, para identificar estas variantes genéticas que afectan la incidencia del espectro autista.

Los niños que durante su desarrollo manifiestan alguna señal, requieren de una evaluación especializada para el diagnóstico y, obviamente, de una atención integral.

Su atención es responsabilidad de todos. Muy especialmente de la Secretaría de Educación Pública, en virtud que su formación académica es fundamental; la Secretaría del Trabajo, ya que es importante que se desarrollen en el ámbito laboral, de acuerdo a sus diferentes destrezas; y el Sistema Nacional de Salud, para las estrategias de atención integral.

Todo ello, con la participación de las organizaciones de la sociedad civil y de los padres de familia que son nuestros mejores aliados, y que el día de hoy están aquí, con nosotros.

Necesitamos el esfuerzo de todos.

Qué mejor marco para la promulgación de esta ley, que la celebración del Día del Niño, ya que son ellos el futuro de nuestra Nación.

Felicito nuevamente a todos los niños y niñas de México en su día, y reiteramos la importancia de construir desde la infancia, una cultura de autocuidado, para contar con generaciones más sanas.

Señor Presidente:

Su interés por el bienestar de todos los mexicanos se pone de manifiesto el día de hoy, al expedir el decreto que impulsa una ley con un profundo sentido humanista.

Muchas gracias por su atención.

-MODERADOR: Escuchemos las palabras del señor Gerardo Gaya Real, Presidente de Iluminemos de Azul, Asociación Civil.

-SR. GERARDO GAYA REAL: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, y señora Angélica.

Señoras y señores:

Es para mí, un honor y una gran responsabilidad hacer uso de la palabra en este evento, como fundador de Iluminemos de Azul, Asociación Civil, como uno más de los muchos que estamos aquí, presentes, y como padre de familia.

Espero poder transmitir el mensaje de todos.

Gracias por acompañarnos hoy.

Gracias a ustedes, señor Presidente, Senadores y Diputados, por esta ley.

Diputada Paloma Villaseñor, felicidades, y muchas gracias por este gran logro.

Esta ley, que protegerá y reconocerá los derechos y necesidades fundamentales de las personas con autismo, es un gran paso, un marco de referencia y un punto de partida para superar el reto que día a día nos presenta el autismo y sus modalidades.

Ahora, se necesitará de un plan estratégico con liderazgo y total entrega para implementarla y hacerla cumplir.

El Derecho se escribe hoy, con la firma de esta ley, y con ello, tenemos certeza de mejorar el futuro de México en materia de autismo. Debemos de actuar todos frente a un problema creciente, multidisciplinario, que debe de cubrir todas las etapas de un ser humano.

Ninguno de los que estamos aquí, hoy, presentes, podemos permitirnos en unos años mirar a una persona con autismo y decirle que esta ley fue letra muerta.

Sharisa Kochmeister, mujer adulta no verbal, diagnosticada con autismo, cuando le preguntan qué es el autismo, contesta: El autismo es un regalo disfrazado de dilema.

Una persona con autismo, es un regalo de la vida. La tragedia, es el desconocimiento que gira en torno a esta condición.

Desde hoy, las autoridades y los servidores públicos tienen la oportunidad y obligación de conocer sobre esta condición, de nutrirse de este infinito aprendizaje, que es la comprensión de las personas con autismo y que, sin duda, nos hace una sociedad mejor.

El Estado no arranca desde cero, la sociedad civil tiene mucho camino andado. Desde hace más de 30 años ha realizado un trabajo maravilloso y hasta heroico, trabajando incansablemente por los derechos de las personas con autismo y en el desarrollo de competencias y habilidades para su integración e inclusión.

Confiemos en que a partir de esta ley, todo será diferente.

No me considero un experto, ni especialista, creo estar muy lejos de serlo; no soy terapeuta ni neurólogo. Simplemente, soy un padre de un maravilloso niño con una sonrisa que inspira, que tiene eso que denominan autismo.

La historia muchos la hemos vivido. Nace tu hijo, ves que algo no va bien, comienza un peregrinar, una odisea. Los doctores sólo te dicen: tu hijo tiene autismo, ánimo. Es una discapacidad de por vida, no se cura, no sabemos qué lo causa, no sabemos si vaya a hablar, y tu entorno familiar se verá afectado.

Se imaginan que en lugar de eso, nos dijeran: Tu hijo tiene autismo, es una manera distinta de procesar la información, sobre todo la social; una manera distinta de ver e interactuar con el mundo, de procesar los estímulos sociales, de manifestar gustos, a veces con intereses atípicos. Pero, sin duda, son personas con capacidades y competencias para desarrollarse, con talentos, desafíos o retos que necesitan ser guiados y ayudados.

En mi caso, y concuerdo con Martín Funes, padre de Nacho, que lo más terrible que tiene el autismo, es la cara de las personas cuando escuchan la palabra autismo, y esto sólo por miedo o por ignorancia: trastorno o condición del espectro autista. Suena, desde el nombre, terrible.

Los padres, durante muchos años, nos hemos enfrentado a un gran enigma: Qué hago por mi hijo, cómo lo saco adelante, en qué escuela lo van a aceptar, en dónde va a trabajar.

Y pagamos la indiferencia del sector público, y qué decir de los altos costos de un tratamiento individualizado, quienes pueden pagarlo.

Lo que hoy nos cuesta a los padres e instituciones, el día de mañana al Gobierno le puede costar muchas veces más.

Señor Presidente:

Una de las cosas más difíciles que tiene el autismo, es que, como padres, tenemos que enseñar y educar a nuestros hijos a convivir en un mundo que no está preparado para ellos. Perdemos nuestro sentido intuitivo de guiarlos y educarlos ante las fallas de reciprocidad y en las dificultades que enfrentan en la interacción social.

Por todo ello, insistimos, la preparación, asesoría y capacitación a los padres también es primordial. Si nadie nos enseña a ser padres, menos estamos preparados para ser padres de una niña o un niño con autismo. Esta condición impacta fuertemente al entorno familiar y a su economía.

En tanto el Estado mexicano pueda afrontar este fenómeno, necesitamos que nos brinde estímulos fiscales para quienes trabajamos en la atención integral de niñas, niños, jóvenes y adultos con autismo, y que incluso, las aseguradoras cubran los costos de tratamiento para quien los tengan.

El autismo es de todos los días y hay que iluminar consciencias. Para unos, el autismo es el 2 de abril; para otros, a lo mucho, es todo el mes de abril; pero para nuestras familias, es algo de todos los días.

No basta con iluminar de azul algunos monumentos emblemáticos en el mundo. Hace falta difundirlo, acercar a la gente al autismo, que la gente no se va a acercar a el. No permitamos que el autismo sea importante hasta que te toque.

Al final, lo que queremos los padres, es incrementar la calidad de vida de nuestros hijos y que logren una vida independiente. Y para que esto suceda, antes se deben de implementar programas de inclusión laboral. Antes de ello, integración escolar y educación especializada, deben de existir modelos de atención perfeccionados, profesionales terapéuticos, intervención oportuna y protocolos de diagnóstico temprano.

Y para que todo esto sea una realidad, debemos crear una consciencia social que provoque una cultura de tolerancia, de paciencia y de respeto. Sólo así, el autismo podrá ser considerado a todos los niveles.

Señor Presidente:

Tenemos que entender el autismo para atenderlo.

Yo los invito a todos los aquí, presentes, a acercarse un poco más, a conocer un poco más de esto que llaman autismo, a quitarse los paradigmas que tenemos; y les garantizo que participando y actuando, les dará una experiencia y lección de vida.

Los límites se los ponemos nosotros y la sociedad en general. Lo que sí hemos aprendido, y la lección más importante para nosotros, es que una persona con autismo es una fuente inagotable de amor.

Dice Theo Peeters, especialista en neurolingüística de Bélgica, que el autismo es un proyecto piloto para la humanidad. Algunos consideramos que el autismo no es un drama, sino un desafío para la sensibilidad de las personas que nos decimos normales.

Las personas con autismo no viven en su mundo, viven en el nuestro. Y eso, nos obliga a nosotros a verlo de manera diferente.

Volviendo a la ley, sólo puedo agregar que ya era hora. Y muchas gracias.

-MODERADORA: Veremos enseguida, la proyección del video Iluminemos de Azul por el Autismo.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Realiza su intervención la Secretaria de la Comisión de Atención de Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados, Diputada Paloma Villaseñor Vargas.

-DIP. PALOMA VILLASEÑOR VARGAS: La prestigiada organización Autism Speaks, sostiene que el crecimiento de la condición del autismo avanza de manera acelerada, y calcula la prevalencia de uno por cada 100 nacimientos.

Destaca en el mundo, que la cifra es superior a la del cáncer, el SIDA y la diabetes pediátrica, juntas.

En México, sin estadísticas, uno de cada 100, 150, 300. De todos modos, es una cifra muy alarmante.

Ciudadano Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señora Angélica Rivera de Peña.

Señoras y señores:

El filósofo Miguel de Unamuno, afirmó:

El misterio del amor, que lo es del dolor, tiene una forma misteriosa, que es el tiempo. Atamos el ayer al mañana con eslabones de ansia, y no es el ahora en rigor otra cosa que el esfuerzo de antes, por hacerse después. No es el presente, sino el empeño del pasado por hacerse porvenir. El ahora, es un punto que no bien pronunciado, se disipa y, sin embargo, en este punto está la eternidad toda, sustancia del tiempo. Por este camino, llegamos siempre a la esperanza. Fin de la cita.

El amor por nuestros niños, jóvenes y adultos en la condición del autismo, nos lleva a través del tiempo a eslabonar una cadena de esfuerzos en la búsqueda de una esperanza.

Ahora, miles de familias no escuchadas, y en la inmensa mayoría ni siquiera con posibilidades de ser atendidas, están pendientes de este acto en el que se Promulga la Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista.

Su perfeccionamiento es, y debe ser, una de las preocupaciones principales de la reflexión normativa.

Por otra parte, el Gobierno mexicano hace eco en términos de nuestra Carta Magna del llamado del Secretario General de la ONU, que exhorta a los estados parte a sumarse a la tarea de atender a las personas con autismo, al margen de intereses ideológicos y políticos.

Por ello, al llegar a la Cámara de Diputados, decidí promover una ley que impulsara la atención y protección de los derechos humanos de las personas en la condición del espectro autista.

Al paso del tiempo, encontré en mis compañeros Diputados una creciente solidaridad, hasta llegar al consenso pleno. Al voltear a revisar lo que había en el mundo, nos dimos cuenta que en muchos países desarrollados existen leyes e instituciones específicas en materia de autismo, con enfoques multidisciplinarios. No es un tema psiquiátrico.

La atención del Estado mexicano a las personas con autismo se ve rebasada ante el avance de la prevalencia. Sin duda, algo se realiza, pero a fuerza de ser honestos, el avance es escaso, limitado y de poca efectividad.

Veo aquí, caras conocidas de médicos y terapeutas especialistas muy prestigiados, que son muy pocos en el país, pero para quienes no tienen orientación ni recursos, difícilmente podrán acceder a sus valiosos servicios. México necesita miles de ellos en el campo y en las zonas marginadas.

Veo a muy escasos docentes con formación especializada. Hoy, en día, es un penoso peregrinar para encontrar escuelas con políticas de integración o inclusión para niños y jóvenes con autismo.

México necesita impulsar una investigación científica sobre el autismo con este criterio multidisciplinario. Es un requerimiento indefectible formar investigadores, médicos, terapeutas, docentes e instructores laborales y deportivos para hacer efectivas las normas jurídicas, y dar sustento a políticas públicas, programas y acciones medibles y efectivas y, sobre todo, transparentes.

Por eso, la ley que hoy se promulga contempla una comisión intersecretarial que, esperamos todos, muy pronto se instale.

Vale señalar que, de acuerdo a las normas que rigen la producción de la ley, tuvimos un largo intercambio de opiniones con integrantes del Gobierno Federal. Es necesario reconocer la participación responsable de los señores Secretarios de Hacienda y Crédito Público, del Trabajo y Previsión Social, de Educación y de Salud, que a través de sus representantes contribuyeron de manera importante a enriquecer el contenido de la iniciativa.

Asimismo, deseo destacar el empuje y compromiso social de mis compañeros diputados y de los compañeros señores Senadores, que siempre actuaron con ejemplar profesionalismo y una clara consciencia social.

La aprobación, por unanimidad, de la iniciativa no fue obra de la casualidad. Los coordinadores de todos los grupos parlamentarios hicieron frente común ante este grave problema social. Muchas gracias a todos ellos.

Mención especial merecen las más de 100 organizaciones de la sociedad civil, algunas de ellas aquí, presentes, y otras ausentes por falta de recursos o compromisos de trabajo de sus representantes.

Ellos nos impulsaron y opinaron siempre sobre su esperanza de contar con normas e instituciones que respondan a las necesidades de sus hijos y familiares.

Así, es el momento de empezar a actuar de manera progresiva en el desarrollo integral de las personas con la condición autística, que no es enfermedad, ni es discapacidad; es una condición, y lamentablemente en nuestro país se detecta de manera tardía.

Estamos conscientes de la crisis económica que enfrenta el Gobierno mexicano, pero la atención y protección de los derechos humanos de las personas con la condición del espectro autista no admite dilaciones.

Aprovechemos la infraestructura existente en salud y en educación, y capacitemos al capital humano con el que se cuenta. Hay que concertar con la planta productiva la formación de instructores para los espacios laborales.

Recordemos que la eficiencia y la capacidad de gobernar no se mide en pesos y centavos, se mide por el conocimiento de los problemas y las variables de posibles resoluciones. Se mide, finalmente, por los resultados.

Señoras y señores:

En mi carácter de madre de un chico con la condición autista, como fundadora, en su momento, de una institución de asistencia privada, y hoy proponente de la ley que habrá de ser promulgada en unos minutos, estoy cierta que sociedad y gobierno habremos de respetar los valores de la dignidad y de la no discriminación.

Es imperativo llevar al fondo mismo de la realidad social, una concientización de la sociedad para atender y defender los principios garantistas que mandata nuestra Carta Magna en favor de las personas con autismo.

Vivimos en un mundo convulso, violento, con crisis de valores y de principios. No permitamos que el Estado mexicano se deslegitime. Aprendamos que la unidad, que no la unanimidad, es el mejor argumento de la democracia; único camino para hacer efectivos los principios básicos de la universalidad y la progresividad en el logro de los derechos humanos.

Estoy, por ello, muy cierta de que pasaremos de las palabras a los hechos. Estoy convencida que usted, señor Presidente, vigilará que la ley se cumpla.

Aquí y ahora, el Primer Mandatario de la Nación no sólo cumple con el mandato constitucional de promulgar la ley. También, da muestra de su sensibilidad social y honra como Gobernante su palabra de apoyar a las personas con autismo.

Hoy, Gobierno y sociedad, iniciamos una difícil batalla para coordinar esfuerzos, y lograr, unidos, abrir opciones reales de educación, de trabajo, de deporte y recreación, a partir de una oportuna detección temprana que dé paso a la puesta en marcha en práctica de una habilitación terapéutica altamente especializada y a una amplia integración e inclusión educativa, y a un adiestramiento laboral de acuerdo a los potenciales de cada persona.

Amigos todos:

Séneca sostenía, que la verdadera felicidad se encuentra en la virtud. La comunidad autística, siguiendo esta idea, camina con fortaleza de carácter hacia el porvenir y alimenta en el tiempo una permanente esperanza para su plena integración a la sociedad.

Con dignidad y sin servilismos, sellamos hoy, un renovado pacto de lealtad y compromiso con usted, señor Presidente.

La sociedad y el Gobierno estamos obligados a trabajar unidos en rediseñar las estrategias necesarias para transitar hacia un horizonte más justo y promisorio para todos los mexicanos.

Enhorabuena, y felicidades a todos los niños de México en su día.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)