Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Presidente de Irlanda, don Michael Higgins.

Me da mucho gusto tenerle entre nosotros y saludar a su muy distinguida esposa.

Señores Presidentes de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y del Senado de la República.

Señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Señores Presidentes de las Comisiones de Relaciones Exteriores del Senado y de la Cámara de Diputados.

Muy distinguidos miembros de la Mesa de Honor.

Y particularmente me resulta muy grato y saludar la presencia de las distinguidas esposas de nuestros invitados.

Saludo con afecto y con respeto esta media tarde al Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país, que amable y gentilmente nos acompaña.

A muy distinguidos empresarios de México y de Irlanda, no sólo a quienes han celebrado acuerdos de negocios, sino también quienes están aquí precisamente para explorar oportunidades de invertir en nuestro país.

Saludo a Legisladores, servidores públicos y muy distinguidos invitados.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

En 2013 se cumplió una década de la última visita de un alto dignatario de Irlanda a nuestro país, cuando fuimos honrados con la presencia entonces de su Primer Ministro.

Hoy, 10 años después, México celebra poder brindar la más cordial de las bienvenidas al Presidente de Irlanda, a su muy distinguida esposa y a su apreciable comitiva.

Los mexicanos nos sentimos muy orgullosos de esta Visita Oficial.

Nos congratulamos además, señor Presidente, de su conocimiento previo de nuestro país y su interés por el idioma español, el cual no sólo lo practica de manera regular, sino que ha tenido oportunidad aquí de hablarlo y de generar este clima de empatía y de acercamiento, precisamente de su conocimiento del idioma español.

Sabemos que ello le permitirá, también, acercarse y disfrutar aún más de nuestra cultura.

Su interés por estrechar nuestros vínculos es evidente. Agradezco su generoso gesto por haber depositado una ofrenda floral, esta mañana, en el Altar a La Patria, donde reposan los Niños Héroes, y otra en el monumento que recuerda al Heroico Batallón de San Patricio, en San Ángel, el día de ayer.

La historia une a Irlanda y México. Y nos recuerda, señor Presidente, que un valeroso grupo de irlandeses ayudó a defender a México de la invasión extranjera en 1847, y que en ese acto solidario perdieron lamentablemente la vida.

Muchos de ellos fueron capturados en la Batalla de Churubusco, para después ser torturados y ejecutados por el Ejército invasor, el 13 de septiembre de aquél año.

Mientras se libraba, en ese preciso momento, la Batalla de Chapultepec, donde murieron nuestros Niños Héroes.

La defensa heroica de nuestra Patria por ese grupo de irlandeses será siempre apreciada y valorada en la historia de nuestro país.

Por tal motivo, desde 2006, el nombre del Batallón de San Patricio está inscrito, con letras de oro, en el Muro de Honor de la Cámara de Diputados.

En esta ocasión, recordamos con respeto y honor el lema de su estandarte: Irlanda por Siempre. Los lazos históricos y de amistad que unen a nuestras naciones son indisolubles.

Estuvimos juntos en el pasado y ahora, en el presente, tenemos la oportunidad de construir un futuro de mayor prosperidad compartida.

Con su autoridad moral, usted, señor Presidente, impulsa y promueve una economía ética, basada en la solidaridad y la justicia, y ese también es nuestro objetivo y nuestro ideal.

Lo felicito porque la atinada conducción económica de Irlanda le ha permitido, como Nación, superar la crisis financiera de 2008, y comenzar a tener, aunque modestas, pero positivas tasas de crecimiento, en un contexto en que la mayoría de las economías europeas continúan todavía con resultados negativos.

El modelo económico del Gobierno de México es, también, al igual que el de Irlanda, uno en favor del libre mercado, con amplio sentido social.

Además de ser, la nuestra, una economía abierta, promotora del libre comercio y garante de las inversiones, estamos impulsando reformas para ampliar la seguridad social universal para todos los mexicanos, así como para asegurarles una educación de mayor calidad.

Ahora con su visita, nuestras sociedades pueden beneficiarse mutuamente, a partir de una mayor diversificación de nuestro comercio e inversiones.

Irlanda es hoy, entre los estados miembros de la Unión Europea, uno de nuestros principales socios económicos.

Por su parte, México se ha consolidado como el primer socio comercial e inversionista de Irlanda entre los países de América Latina.

Este día hemos constatado que existen grandes oportunidades que debemos aprovechar, en sectores como la agroindustria, las manufacturas, especialmente la farmacéutica y la química, la infraestructura y las finanzas.

Las actividades realizadas durante su visita y su participación en la Cumbre de Negocios de Guadalajara, el día de mañana, son testimonios de voluntad por estrechar nuestros lazos económicos, de cooperación y, sobre todo, de amistad.

Además, Irlanda y México hemos acordado trabajar conjuntamente para fortalecer el diálogo político, al igual que los intercambios educativos y culturales. Y ejemplo de ello, son los convenios suscritos entre instituciones de educación superior de ambos países.

Me da gusto que cada vez más estudiantes mexicanos consideren a Irlanda como una opción para estudiar y para aprender, además, entre otras cosas del idioma inglés, atraídos por la hospitalidad de un gran pueblo, como lo es el irlandés.

Hoy hemos colocado los cimientos para que en 2015 la celebración del 40 Aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestros países, se traduzca en una magnífica oportunidad para fortalecer nuestros vínculos bilaterales en todos los ámbitos.

Señoras y señores:

En el Siglo XVII cuando México era aún parte de la Nueva España, un irlandés soñó con liberar a nuestra Nación y abolir la esclavitud, se trataba de Guillén de Lampart, quien fue apresado y muerto por las autoridades virreinales de aquel entonces.

En reconocimiento a él, su estatua se encuentra en el interior de la Columna de la Independencia de nuestro país.

Este vínculo histórico, junto con las hazañas del heroico Batallón de San Patricio, nos recuerdan todos los días y con toda claridad, que irlandeses y mexicanos hemos estado juntos en momentos cruciales.

Hoy, que nuestros países son libres, soberanos y respetados en el concierto internacional, se abre la puerta para conquistar juntos un futuro glorioso, un futuro de prosperidad y bienestar para ambas naciones.

México quiere ser un actor con responsabilidad global y por eso queremos estar cada día más cerca de Irlanda.

Invito a todos los presentes a que me acompañen para hacer un brindis en honor de nuestros invitados.

Normalmente, la tradición es hacer desde aquí el brindis, pero yo quiero acercarme.

Desde aquí, desde este espacio, y me habré de acercar a brindar con el señor Presidente de Irlanda, quiero invitar a los presentes a levantar nuestra copa para que hagamos un brindis en honor de nuestros invitados, del señor Presidente de Irlanda, de su distinguida esposa y de todos los integrantes de su comitiva.

Y desde aquí, también, hacer un brindis por la nobleza de un pueblo hermano, como lo es el de Irlanda.

A la salud del pueblo hermano de Irlanda.

Muchas felicidades.