-MODERADORA: En uso de la palabra la Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan López.

-SECRETARIA MERCEDES JUAN LÓPEZ: Buenos días tengan todos ustedes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señores Gobernadores del Estado de México, que es el Presidente de la Comisión de Salud de la CONAGO; de Sinaloa y San Luis Potosí, que nos acompañan.

Compañeras y compañeros del Gabinete; queridos exsecretarios de Salud que están con nosotros; distinguidos miembros del presídium; señoras y señores.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto:

Es para nosotros un privilegio, motivo de orgullo, profunda satisfacción, que esté con nosotros en ésta, su casa, por lo que todo el personal de Salud le damos la más cordial bienvenida,  en este día en que celebramos el 70 Aniversario de la Secretaría de Salud y el Día del Médico.

En este hermoso y emblemático edificio, sede de la Secretaría de Salud, que fue el primer inmueble que construyó el Gobierno posrevolucionario expresamente para la Administración Pública. Y desde su origen fue diseñado para alojar las oficinas del Departamento de Salubridad e Higiene.

Considerado monumento artístico representativo del Art decó en México, alberga murales de Diego Rivera y los únicos vitrales que diseñó el pintor mexicano. El edificio fue construido por el reconocido arquitecto Carlos Obregón Santacilia, este edificio se ha conservado y recientemente restaurado.

El primer Secretario  de Salubridad y Asistencia fue el doctor Gustavo Baz Prada, médico eminente, Gobernador del Estado de México, reconocido mexiquense.

Esta celebración la llevamos a cabo justo el 23 de octubre, en que tradicionalmente se festeja el Día del Médico.

En la Explanada de Médicos Ilustres del patio central de este edificio, el  señor Presidente develó hace unos momentos los bustos de cuatro médicos ilustres, con el fin de rendirles un tributo perenne.

El doctor Fernando Ortiz Monasterio, pionero de la cirugía plástica y reconstructiva. Destacan sus contribuciones a través de su arduo trabajo sobre labio y paladar hendido, entre otros, operando a más de 24 mil niños mexicanos. Permaneció activo en su profesión hasta el final de sus días.

El doctor Guillermo Soberón Acevedo, desarrollador de instituciones. Durante su gestión como Secretario de Salud, se elevó a rango constitucional el derecho a la protección de la salud y se promulgó la Ley General de Salud. Se le considera el creador del Sistema Nacional de Salud moderno.

El doctor Jesús Kumate Rodríguez, eminente investigador, siendo Secretario de Salud, logró el abatimiento de la mortalidad infantil por diarreas, alcanzó la vacunación universal en menores de cinco años, y recibió la Medalla Belisario Domínguez, que otorga el Senado de la República.

Y el doctor Ruy Pérez Tamayo, distinguido maestro, pionero de la anatomía patológica en nuestro país. Fundador y director de la Unidad de Patología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, y creador del Libro de Texto Patología, en el que estudiamos múltiples generaciones de México.

Les pido, para los cuatro, un aplauso.

El Día del Médico, se honra con el reconocimiento al Mérito Médico. Este año se otorga al doctor José Narro Robles, por su entrega a la formación de generaciones de médicos, y su contribución a la salud pública.

Felicidades, señor Rector.

Señor Presidente:

Usted le ha dado a la salud una gran importancia al incluirla en los ejes rectores de su Gobierno, para lograr un México incluyente y como parte de sus objetivos, asegurar el acceso efectivo a los servicios de salud con calidad.

A ello nos hemos comprometido, privilegiando la prevención y promoción de la salud en todos los niveles de atención, especialmente, en lo que nos aqueja a todos los mexicanos, las enfermedades crónicas no transmisibles, que son los principales problemas de salud pública de nuestro país, como la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial y el cáncer.

Para avanzar hacia la universalidad de los servicios que nos ha instruido, estamos trabajando en el fortalecimiento de la rectoría y la autoridad de la Secretaría de Salud, como responsable de la política nacional en la materia.

En la reforma estructural que permita asegurar el acceso efectivo a servicios de salud con calidad para toda la población, con beneficios iguales para todos, y proporcionar protección financiera, optimizar el uso de los recursos humanos, financieros y de los insumos para la salud y asegurar la sustentabilidad financiera del sistema.

Los pasos que se han dado para el logro de lo anterior son, por un lado, la iniciativa que se presentó y que estamos muy contentos que anoche fue aprobada en la Cámara de Diputados, y le damos las gracias al Diputado Isaías, en materia de transparencia y rendición de cuentas en los recursos del Seguro Popular, la regularización y control de los recursos humanos y la compra centralizada o consolidada de medicamentos y de los demás insumos para la salud.

Por último, quisiera comentar que en los desafortunados acontecimientos climatológicos que afectaron recientemente a gran parte del territorio nacional, quiero destacar el gran liderazgo del señor Presidente de la República, el licenciado Enrique Peña Nieto, en la conducción de los trabajos para dar atención a la población afectada.

Su ejemplo, señor Presidente, transmitió al personal de salud entusiasmo y compromiso en el trabajo que desarrollaron para prevenir daños y reducir los riesgos y efectos en la salud.

Felicito a todos los médicos en su día, así como a la Secretaría de Salud y a todo el personal por estos primeros 70 años y nuestro profundo agradecimiento al señor Presidente por celebrarlo con nosotros.

Muchas gracias por estar aquí presentes.

-MODERADOR: Enseguida el doctor Leobardo Ruiz Pérez, Secretario del Consejo de Salubridad General, dará lectura a la semblanza del recipiendario al Mérito Médico.

-DR. LEOBARDO RUIZ PÉREZ: Ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Distinguidos miembros del presídium.

A todos:

Muy buenos días.

Señor Presidente:

Me permito informar a usted que con el propósito de dar cumplimiento a la designación del candidato al reconocimiento al Mérito Médico 2013, el Comité respectivo analizó las propuestas presentadas y después de una amplia deliberación concluyó, por unanimidad, que el doctor José Narro Robles cumplía ampliamente los requisitos establecidos y por ello se hacía acreedor a tan elevada distinción.

El doctor José Narro Robles realizó sus estudios profesionales en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Más tarde, llevó a cabo estudios de posgrado en  medicina comunitaria en la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido.

A su regreso, se involucra activamente en las cátedras de medicina preventiva,  salud  pública y medicina familiar, bajo la conducción del doctor José Laguna García.

Su preocupación por el bienestar de la población, lo lleva a ampliar su participación en la Administración Pública Federal, destacando como Director General de los servicios médicos del entonces Departamento del Distrito Federal y Secretario General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En el servicio público, también ocupó en la Secretaría de Gobernación: la Subsecretarías de Población y Servicios Migratorios y la de Gobierno. Para más tarde, reintegrarse a la Secretaría de Salud como Subsecretario de Servicios de Salud y en la Coordinación Sectorial.

Es entonces cuando se entrega a organizar los servicios de salud en el país, contribuyendo al proceso de descentralización.

|Su actividad docente ha sido permanente desde 1974, ya que en la Universidad Nacional Autónoma de México, se ha desempeñado como Jefe del Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria, Director General de Planeación, Secretario General de la Universidad, Director de la Facultad de Medicina y actualmente, como Rector reelecto para el periodo 2011-2015.

Defensor incansable de la educación pública, así como de  la investigación y la difusión de la cultura.

Pero más significativo es que a la fecha, diariamente a las  siete de la mañana, se reúne invariablemente con su grupo  para impartirles las cátedras  de epidemiología, ciencia y sociedad, así como de las regiones socioeconómicas.

Todo ello a lo largo de estos últimos 39 años.

Señor Presidente:

Quien hoy recibe de sus manos el reconocimiento al Mérito Médico, es un mexicano cabal, universitario convencido, humanista, profesionista de excelencia pero, sobre todo, José Narro Robles es una persona excepcional.

-MODERADORA: Acto seguido, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, hará entrega del Reconocimiento al Mérito Médico, al doctor José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

(ENTREGA DE RECONOCIMIENTO)

-MODERADORA: Damas y caballeros, escuchemos la intervención del Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, doctor José Narro Robles.

-DR. JOSÉ NARRO ROBLES: Buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto. Muchas, muchas gracias por sus muestras de aprecio.

Señora Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan López. Muchas gracias, señora Secretaria.

Estimados maestros Soberón, Kumate y Pérez Tamayo; apreciada Leonor Ortiz Monasterio; señores Gobernadores; señoras, señores Legisladores; distinguidos Secretarios integrantes del Gabinete del Presidente de la República.

Muy apreciados colegas; señoras, señores:

Mis primeras palabras son de agradecimiento al señor Presidente, a la Secretaria de Salud, al Secretario del Consejo de Salubridad General, a los integrantes del jurado y a los titulares de las instancias que propusieron mi candidatura.

A todos les expreso mi gratitud más sincera.

En nuestro idioma no hay muchas variantes para decir gracias. Por ello, digo mil gracias por esta distinción que, por supuesto, me obliga a superarme y a trabajar con mayor intensidad.

Debo decir, también, gracias a mis maestros, algunos aquí presentes. Gracias por sus enseñanzas.

A amigos y colegas, al igual que a mi familia, gracias por su solidaridad permanente.

No puedo evitar la mención a la Universidad y a los servicios públicos de salud. Profesionalmente soy lo que soy, gracias a las instituciones públicas del país.

Creo que en la decisión del jurado debe haber pesado lo que represento y que éste es, principalmente, un reconocimiento a la Universidad de México.

Soy un convencido de que la salud es uno de los bienes públicos y personales más apreciados.

Sin salud es difícil desarrollar las potencialidades individuales y también las colectivas. Sin ella, no se tienen los niveles de bienestar ni de progreso a qué se puede aspirar. Se trata de un requisito previo para avanzar en muchas áreas de la vida y es, sin duda, uno de los grandes igualadores sociales.

En nuestra profesión, el 23 de octubre es un día especial, nos recuerda la importancia del trabajo cotidiano, sirve para reflexionar sobre lo alcanzado, pero también para atisbar hacia adelante, para vislumbrar las tareas pendientes, permite reconocer a nuestros maestros, reafirmar el pacto en favor de la salud de los demás y renovar los votos laicos de servicio a nuestros semejantes; nos da, incluso, la posibilidad de confirmar la vocación que seleccionamos en nuestra juventud.

Somos orgullosos militantes del gremio de los trabajadores de la salud, de ese ejército de esforzados y disciplinados jornaleros que trabajan ardua y sistemáticamente por los que padecen las amenazas y contingencias de la vida.

Cada quien en su campo, con sus métodos y capacidades se esmera por atender, prevenir, curar y rehabilitar a quien pone toda su confianza en nuestras manos.

Al volver la vista atrás, hemos de reconocer lo mucho que México ha avanzado en materia de salud, al valorar el sitio en el que estamos, sin embargo, hemos de aceptar que falta mucho para sentirnos satisfechos.

En los logros alcanzados, se resume el esfuerzo de muchas generaciones de médicos, de profesionales de la salud y de quienes han hecho los aportes convenientes para vivir en mejores condiciones, para tener más salud, más años de vida, más calidad en esos años, mayores posibilidades de disfrutar la vida y de obtener niveles de desarrollo superiores a los que consiguieron nuestros predecesores.

Hace 70 años, cuando nacía la Secretaría de Salud, las condiciones de vida y los niveles de progreso eran muy distintos a los que ahora disfrutamos.

La inversión que la sociedad ha hecho en estas décadas, ha valido la pena. Tenemos que aprender la lección y cuidar la herencia, nos toca consolidar lo realizado y emprender las transformaciones que hoy se necesitan.

El trabajo de todos ha rendido frutos, pero la faena no está completa. No lo estará mientras existan muertes prevenibles, en tanto se presenten males que podemos evitar o los indicadores registren atrasos evidentes.

Sólo habremos de rendir el parte final cuando la injusticia y la desigualdad hayan sido vencidas; cuando la educación y la salud consigan que cada quien cumpla la responsabilidad  que le corresponde para  cuidar su cuerpo, su mente y el espíritu; cuando el origen no determine el destino y el punto de llegada y en tanto no consigamos eliminar que algunos lo horrible les parezca lo normal.

La muerte de un recién nacido por asfixia, la de un joven a causa de la violencia, la de una  mujer por el embarazo o la de la un adulto con complicaciones por una  diabetes mal tratada son para nosotros evidencia de un fracaso colectivo.

Pero también lo son: los casos de obesidad en niños o el registro de una enfermedad prevenible por vacunación, el embarazo de una adolescente o el desarrollo de una neoplasia que se puede detectar tempranamente. La falta de acceso a los programas y servicios de salud y el incumplimiento del derecho a la protección de la salud.

Por el contrario, nos sentimos orgullosos y satisfechos cuando vemos el éxito de nuestros programas y la capacidad de respuesta de nuestras instituciones públicas.

Señor Presidente:

México vive hoy, momentos de definición.

Es ahora cuando hay que de decidir el futuro de la Patria.

Debemos atrevernos y pensar en grande, en el largo plazo, en la solución de los problemas y rezagos de siempre.

Todos tenemos que apostar al cambio. Todos tenemos que aportar a la transformación.

Nosotros también queremos un México próspero, en paz, preparado, participativo y para todos.

Es el nuestro, un sector cardinal para las transformaciones. Por ello, hay que fortalecerlo y cuidarlo.

La inversión en salud y en educación favorece el éxito de la sociedad.

Otras generaciones fundaron las instituciones que hoy tenemos y a las nuestras corresponde su reforma.

Si estamos a la altura del desafío, los niños y los jóvenes de hoy y de mañana, tendrán mejores perspectivas.

Hay un imperativo ético al que debemos responder.

Salvemos el reclamo de  la historia. Hagámoslo por México. Los médicos de México, los trabajadores de la salud, lo haremos.

Aquí están algunos de nuestros maestros para atestiguar el compromiso. Nos acompañan los exsecretarios que han tenido la responsabilidad, para ellos les pido un aplauso.

-MODERADOR: Enseguida el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, hará entrega de un diploma, estímulo y medalla al señor Antonio Flores Peña, trabajador con 75 años de servicio activo en la Secretaría de Salud y con 92 años de edad.

(ENTREGA DE DIPLOMA, ESTÍMULO Y MEDALLA)


-MODERADOR: A continuación el Jefe del Ejecutivo Federal, licenciado Enrique Peña Nieto, y la Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan López, proceden a la Develación de la Placa Conmemorativa del 70 Aniversario de la Secretaría de Salud. 

(DEVELACIÓN DE PLACA)