-MODERADOR: Para reanudar y moderar los trabajos de la 104 Asamblea General Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social, queda en uso de la palabra el Secretario General de este Instituto, maestro Juan Moisés Calleja García.

-MTRO. JUAN MOISÉS CALLEJA GARCÍA: Señor Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto:

Nos honra y distingue su presencia en esta 104 Asamblea General Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Sea usted bienvenido.

Atendiendo a lo dispuesto en el Orden del Día, tiene la palabra el doctor José Antonio González Anaya, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social y Presidente de esta Asamblea para presentar su Informe.

-DR. JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ ANAYA: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

En nombre de todos los que conformamos la familia IMSS, agradezco profundamente que nos acompañe en la celebración de nuestra Asamblea Ordinaria número 104.

Bienvenido a su casa.

Senador Raúl Cervantes, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores; Diputado Ricardo Anaya, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; Secretaria de Salud; Secretario de Economía; Secretario de Trabajo; don Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la CTM; doctor Manuel Vallejo, Secretario General del Sindicato del IMSS; distinguidos Consejeros y Asambleístas.

Saludo a los exdirectores del IMSS: a Daniel Karam, mi predecesor, y al Senador Emilio Gamboa, que por cierto inauguró como tal este Centro Médico Nacional Siglo XXI, en el que se encuentran cuatro de los hospitales más prestigiados del país y el recinto en el que ahora nos encontramos.
Saludo también a los demás Legisladores y coordinadores del Poder Legislativo. Les agradezco mucho su presencia.

En mi primera intervención pública como Director General frente a usted, señor Presidente, fue hace 10 meses, durante el Día de la Enfermera. Recuerdo los nervios y el mensaje que el IMSS enfrentaba retos financieros formidables.

Hoy, los nervios permanecen implacables, y aunque el IMSS sigue enfrentando retos financieros formidables, con entusiasmo instrumentamos una estrategia de transformación clara con dos objetivos fundamentales: Mejorar la calidad y calidez de los servicios, y sanear financieramente al IMSS.

A primera vista parecerían dos objetivos contradictorios e incompatibles entre sí. No obstante, definimos tres estrategias en concordancia con el Plan Nacional de Desarrollo que nos permiten conciliarlo, mejorar la productividad, fortalecer la transparencia y fomentar el cumplimiento de las obligaciones.

Más que resumir el informe que fue entregado a la Asamblea, me gustaría enfocarme en los 10 avances más importantes en los primeros 11 meses de su Administración.

Antes de iniciar, enfatizo: Los logros son colectivos. Estos avances no podían haberse realizado sin el trabajo arduo y dedicado de los 428 mil trabajadores del IMSS.

Mi agradecimiento para ellos, y mi especial reconocimiento a su sindicato y a su Secretario General, el doctor Manuel Vallejo, por su liderazgo, dedicación y disposición al diálogo.

Permítame comenzar con el primer avance durante esta Administración.
Con el objetivo de mejorar el servicio a las empresas, a partir de junio, y por primera vez en la historia, contamos con un sistema rápido y sencillo para el pago de cuotas por Internet.

A cuatro meses, cerca de 300 mil empresas realizan sus pagos por esta vía por un monto cercano a los 13 mil millones de pesos, equivalentes al 80 por ciento de la recaudación.

Para las empresas, esta medida significa evitar viajes al banco, disminuir el tiempo en filas de espera y abatir gastos en traslados y combustible. Si estas empresas utilizaran el coche para ir a la sucursal, cada mes podríamos hacer una fila del Distrito Federal a Mérida.

Para el IMSS significa un ahorro de 100 millones de pesos al año en comisiones bancarias.

Para el país, significa un incremento sustancial en la productividad, con ahorros de al menos tres millones de horas-hombres e, incluso, menor tráfico y contaminación.

Además, siguiendo su instrucción, del mes de julio en el contexto del Programa para la Formalización del Empleo, en agosto redujimos los trámites de incorporación y recaudación a menos de la mitad, pasando de 56 a 25.

Y, en breve, los cinco trámites de mayor impacto que se realizan 270 mil veces al mes serán digitales.

Acciones como ésta en las que mejoramos el servicio y la productividad, nos han permitido, al mismo tiempo, mantener la recaudación de este año ligeramente por debajo del programa, no obstante el entorno económico.

Segundo. Reforzar la certeza jurídica. Encontramos un área de oportunidad al detectar que los formatos que utilizaba el Instituto provocaban inseguridad jurídica para el IMSS, los derechohabientes y los empresarios.

Por ello, se puso en marcha un programa de revisión integral de todos los documentos que utiliza el Instituto para asegurar el máximo estándar jurídico, y eliminar los incentivos a promover juicios en contra del IMSS.

En estos primeros meses, aumentó el porcentaje de juicios ganados, de 46 a 51 por ciento. Se logró una disminución del pasivo contingente en nueve mil millones de pesos, y nos permitió implementar un programa de fiscalización más estratégico que promueva la formalidad, amplíe las bases y refuerce la coordinación con el SAT.

Tercero. Garantizar el abasto de medicamentos. Obtener la medicina necesaria es de los aspectos que más valoran los mexicanos, porque les permite enfrentar la emergencia y atender el cuidado propio o de un ser querido.

El abasto de medicamentos es uno de dos indicadores que reviso semanalmente, y de enero a la fecha se ha mantenido siempre por arriba de la meta del 95 por ciento.

Hemos surtido tres millones de recetas, más que en el mismo periodo que el año anterior, y llegaremos a un total de 175 millones de recetas en el año.

Sin embargo, asegurar el abasto no nos impidió eficientar y transparentar las compras. Desde el primer mes, eliminamos las denominadas compras emergentes en las delegaciones, lo que generó ahorro por 500 millones de pesos.

Este proceso culmina con la conformación de la compra consolidada de medicamentos más grande de la historia.

Es una gran responsabilidad y distinción para el IMSS, liderar el proceso de compra de 43 mil millones de pesos, que incluye más de mil 800 insumos médicos y donde participan la Secretaría de Salud, de Defensa, el ISSSTE, PEMEX y cinco estados de la República.

En cada etapa se tomaron las medidas para garantizar la máxima competencia y transparencia, incorporando mecanismos innovadores, como las subastas en reversa, los inventarios en consignación y la entrega directa en las farmacias.

Es un proceso participativo. Se ha escuchado a la industria farmacéutica. Hemos contado con la participación de las Secretarías de la Función Pública, de Economía, de la COFEPRIS, con el asesoramiento de la Comisión de Competencia y de la OCDE, y con el acompañamiento de tres testigos sociales.

Por primera vez, estamos utilizando al máximo la reserva para compras nacionales, con lo que se estimula la economía del país y a las pequeñas y medianas industrias.

El último fallo será hasta la primera semana de diciembre. Sin embargo, un resultado preliminar de las tres licitaciones evaluadas a la fecha nos da un ahorro hoy, de 460 millones de pesos.

Cuarto. Mejorar el modelo de gestión médica. Se detectó que un porcentaje significativo de las casi 500 mil consultas diarias que otorga el IMSS, eran con el único propósito de renovar la receta y obtener su medicamento.

Lo anterior, implicaba que el paciente tuviera que incurrir en el proceso de agendar la cita, acudir al médico y, en ocasiones, perder un día de trabajo.
Encontramos que en las mejores prácticas, los pacientes de ciertas enfermedades crónicas controladas, acuden a consulta sólo una vez cada tres meses. En consecuencia, con el objeto de mejorar el servicio y aprovechar los limitados espacios de consulta, el médico tiene ahora la facultad de expedir una receta resurtible que cubre los medicamentos por los siguientes tres meses.

Así, el paciente no tiene que pasar cada mes por el largo proceso de solicitar y acudir a una cita. Y en el IMSS, se libera un espacio en nuestras clínicas.

Señor Presidente y señores asambleístas:

Ésta parece ser una medida pequeña, pero permítanme dimensionar su impacto.

En dos meses, durante agosto y septiembre, entregamos 400 mil recetas resurtibles. Eso quiere decir que liberaremos 800 mil consultas en los próximos dos meses. En el año, estimamos que liberaremos siete millones de consultas. Son espacios que permitirán atender a más pacientes y esto implica liberar el equivalente de cerca del equivalente de 700 consultorios. Esto es el número de consultorios que se construyó en los últimos 10 años.

Más allá de nuestros ahorros, lo más importante es el beneficio para nuestros usuarios. En una gira de trabajo a Zacatecas, conocimos a una señora que estaba absolutamente feliz de que le acababan de entregar por primera vez una receta resurtible.

Así, ya no tenía que ir a una consulta cada mes, no perder un día de trabajo cada mes, y pedirle apoyo a sus hijos para que la llevarán a consulta, además, le iba a permitir tomarse los medicamentos a tiempo.

Quinto. Fortalecer la excelencia médica.

Hace unas semanas llevamos a cabo el Congreso de Medicina de Excelencia, que contó con la presencia sin precedente en México, de dos premios nobel en medicina.

El doctor Harald Zur Hausen, quien vinculó el virus del papiloma humano con el cáncer cervicouterino, nos señaló la importancia de vacunar, no sólo a las niñas, sino también a los niños, porque si bien es cierto que no padecen esta enfermedad, pueden transmitir el virus.

Por ello, y de acuerdo a la recomendación del Consejo Nacional de Vacunación y en coordinación con la Secretaría de Salud, iniciaremos el desarrollo de proyectos de investigación para evaluar la pertinencia de la aplicación de esta vacuna en niños.

El doctor Luc Montagnier, quien descubrió el virus causante del SIDA, nos compartió su concepto médico de las tres P. Nos dijo: La medicina es: Prevención, predicción y personalización.

El IMSS no ha sido ajeno a la P de prevención. PREVENIMSS es un programa ampliamente reconocido desde hace más de una década.

Este año, 23 millones de personas acudieron hacerse un chequeo médico en PrevenIMSS, un millón más que el año pasado.

En coordinación con todo el Sector Salud, lanzaremos la campaña de difusión: Chécate, mídete y muévete, que busca concientizar sobre la importancia del cuidado de la salud, de una buena alimentación y de realizar actividad física.

La segunda P, es la predicción médica. Trabajaremos con la Fundación del doctor Montagnier para mejorar los protocolos de atención y predicción de patologías, e incentivar la investigación científica aplicada.

Y la tercera P, es la personalización de la medicina. Durante esta Administración hemos trabajado en la reconversión del modelo de Medicina Familiar donde se otorga el 80 por ciento de las consultas.

Vamos a privilegiar el modelo del médico de cabecera que atiende al núcleo familiar, dándole mayor poder de resolución.

Y, finalmente, sexto. El IMSS en las reformas estructurales de la seguridad social y la universalización de los servicios de salud.

Como el proveedor más grande de servicios de salud y seguridad social del país, durante los últimos meses hemos trabajado de manera coordinada con la Secretaría de Hacienda en la elaboración de las reformas estructurales de la Pensión Universal, el Seguro de Desempleo y el Programa de Incorporación.

De ser aprobadas por el Poder Legislativo, el IMSS asumirá con gran responsabilidad, y entusiasmo, la administración de la Pensión Universal y del Seguro de Desempleo.

Así, se institucionalizarán los cambios estructurales con la convicción de servir con eficiencia y transparencia, a fin de garantizar el bienestar de cada uno de los mexicanos.

Actualmente, en coordinación con la Secretaría de Salud, el ISSSTE, el Seguro Popular y la Secretaría de Hacienda, se trabaja en el diseño del Sistema Nacional de Salud Universal, cuyo objetivo es, tal y como lo dijo el Presidente de la República hace unos días, contar con un modelo de atención más homogéneo, una operación integrada y una mayor coordinación entre las distintas instituciones de salud.

En estos 11 meses hemos avanzado en esta dirección.

Recientemente celebramos dos convenios de intercambio de servicios de salud entre el IMSS y el Seguro Popular en Chiapas y Oaxaca. Gracias a estos convenios, dos millones de mexicanos afiliados al Seguro Popular van a poder ser atendidos en las clínicas de IMSS-Oportunidades.

Además renovamos el Convenio Marco entre el IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud en Baja California Sur, con el que se homologa y habilita el intercambio de 819 servicios médicos de salud entre las instituciones participantes.

Señor Presidente:

El IMSS nació hace 70 años, resultado de la visión y tenaz trabajo de ilustres mexicanos. Trabajadores, empresarios y Gobierno hicieron realidad el derecho a la salud y la seguridad social.

Hoy nos toca la responsabilidad y el compromiso de transformar las instituciones para darles eficiencia y transparencia, y poder materializar las iniciativas de reforma en salud y seguridad social que garantizan nuevos derechos en beneficio de millones de mexicanos, especialmente los más vulnerables.

En esta etapa de grandes cambios, México requiere apuntalar sus instituciones.

En el IMSS estamos listos para construir un México próspero e incluyente para seguir al servicio de los mexicanos por muchos años más.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Gracias, doctor José Antonio González Anaya, por su informe.

Continuando con el punto décimo noveno del Orden del Día se pone a consideración de los sectores integrantes de esta Honorable Asamblea General, los documentos presentados con antelación.

No habiendo comentario, a continuación, en nombre de las organizaciones empresariales, hará uso de la palabra el señor Francisco Funtanet Mange.

Tiene la palabra.

-SR. FRANCISCO FUNTANET MANGE: Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Doctor José Antonio González Anaya, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social; señores Presidentes de las Cámaras de Diputados y Senadores.

Señor Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México; señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República; señor Presidente de la confederación hermana CONCANACO; señores asambleístas; representantes de los sectores obrero, patronal y gubernamental ante el Instituto Mexicano del Seguro Social; distinguidos integrantes del Honorable Consejo Técnico del IMSS; estimadas amigas y amigos:

Con gran orgullo, acudimos a esta cita.

Es un privilegio representar al sector patronal, en ésta 104 Asamblea General Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social.

A 70 años de vida, sin duda, el pilar de la seguridad social en México, el IMSS, y su carácter tripartito de nuestra institución, ha demostrado ser eficaz para que los sectores obrero, patronal y Gobierno dialoguemos y tomemos decisiones en forma colegiada.

Hemos procurado siempre mantener el equilibrio entre los beneficios otorgados a nuestros derechohabientes, y la generación de mejores condiciones para el buen funcionamiento del Instituto.

Reconocemos que este esquema debe de fortalecerse aún más, para garantizar que el IMSS continúe siendo la piedra angular de la seguridad social de todos los mexicanos.

Bastan algunos datos para entender la relevancia del Instituto: Uno de cada dos mexicanos nace hoy en el contexto de nuestra institución. En promedio, se ofrecen 491 mil consultas diariamente los 365 días del año durante las 24 horas del día, y se llevan a cabo más de cuatro mil intervenciones quirúrgicas todos los días.

El sector patronal del país reconoce la diligencia que la actual Dirección General, encabezada por el doctor José Antonio González Anaya, ha tenido para establecer un diagnóstico de la situación del Instituto en términos financieros y operativos, así como para plantear y poner soluciones en marcha ante la transición demográfica y epidemiológica de los mexicanos.

Reconocemos la gran tarea institucional a través del Consejo Técnico y la Administración, para establecer una estructura que permita al IMSS continuar con una atención plena de su mandato como aseguradora, brindando cada día servicios de manera más eficaz y eficiente.

El reciente Congreso de Excelencia Médica que nos permitió actualizar a un número importante de nuestros médicos, ha sido un buen ejemplo de este enfoque y continuidad a la calidad de nuestro proyecto.

Por otro lado, vale la pena destacar la disciplina financiera y nuevas regulaciones, y las modificaciones de proceso que hoy permiten al Instituto recaudar en forma eficaz y moderna, pero, sobre todo, recaudar en forma transparente.

Muestra de ello, es el Sistema de Pago Referencial que a pocos meses de su puesta en marcha ha formado una nueva visión del contribuyente, evitando así la opacidad y propiciando la formalidad dentro del sector económico de nuestro país.

Nos congratulamos por los procesos como la macrocompra consolidada del Sector Salud por más de 43 mil millones de pesos, a través de la cual, se integra a diversas instituciones del Sector Salud para establecer mejores condiciones de compra y aplicación; lo cual representa un paso muy importante para garantizar el manejo transparente de los recursos.

Quiero resaltar que para CONCAMIN es muy importante establecer conjuntamente más esquemas novedosos para permitir que un número mayor de pequeñas y medianas empresas puedan participar en estas compras consolidadas; y de esta manera, aprovechen la gran capacidad de compra del Sector Salud en México.

De igual manera, es justo destacar la labor de nuestro Instituto al ser solidario. Siempre solidario cuando así se requiere.

Como consejero patronal, aprovecho este espacio para agradecer a todo nuestro personal médico, operativo, administrativo y directivo por sumarse a las acciones para apoyar a dar solución a los últimos acontecimientos climáticos que dañaron una buena parte del territorio nacional.

Señor Presidente.

Estimado Director General.

Amigas y amigos:

El sector industrial mexicano reconoce éstos y otros avances que recién se han instrumentado para garantizar la eficiencia y operación del Instituto.

Hacemos votos para que las eficiencias financieras y operativas se reflejen en la viabilidad del IMSS, en una mejora al servicio de los derechohabientes.

Debemos lograr que la mejora continua sea el signo de transformación de nuestra institución y garantizar la excelencia en temas de salud y atención médica, lo cual nos obliga a ampliar la cobertura y al mismo tiempo a mantenernos a la vanguardia.

Estoy convencido que la estrategia y el plan de actividades presentados hoy por la Dirección General, están orientados en este sentido.

La realidad actual de México y del Instituto, nos obliga a trabajar en equipo de manera armónica y propositiva para continuar generando sinergias entre empresarios, trabajadores y Gobierno en favor siempre de los derechohabientes y de sus familias.

Hoy, más que nunca, es preponderante la concurrencia y participación del sector empresarial en la vida institucional del IMSS para brindar nuestra experiencia, voluntad y trabajo.

Hoy, como siempre, México y el Instituto cuentan con las dos confederaciones reconocidas por la Ley de Cámaras en nuestro país: CONCAMIN y CONCANACO, para hacer frente con unidad, innovación y crecimiento a los retos actuales de la seguridad social de nuestro país.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Muchas gracias, señor Francisco Funtanet Mange, por su intervención.

En representación de las organizaciones de los trabajadores, tiene el uso de la palabra el señor José Luis Carazo Preciado.

-SR. JOSÉ LUIS CARAZO PRECIADO: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Estimado Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, doctor José Antonio González Anaya; estimado licenciado Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México; distinguido presídium; estimados compañeros del Honorable Consejo Técnico y de la Honorable Comisión de Vigilancia.

Señoras y señores:

Antes de iniciar el uso de la palabra, quisiera saludar a quien resulta un referente en el sector obrero lo hace con todo reconocimiento y respeto al doctor y maestro Jesús Kumate Rodríguez, quien se encuentra aquí, con nosotros.

Es un honor, a nombre de mis compañeros del sector obrero, representantes ante el Honorable Consejo Técnico, ratificar la recepción, el análisis y la aprobación de los informes presentados por la Dirección General y la Honorable Comisión de Vigilancia.

El Instituto Mexicano del Seguro Social se encuentra en proceso de transformación y de mejora constante de la eficiencia, con el fin de modernizar su gestión y estar en posibilidad de encarar los múltiples cambios económicos, laborales, demográficos, familiares y sociales que retan la brillante capacidad del doctor en Economía José Antonio González Anaya, quien ha puesto en marcha una serie de programas que merecen nuestro reconocimiento.

Se participa del programa de compras consolidas más grande en la historia de nuestro país, el sistema de pagos referenciado SIPARE, la simplificación y disminución de trámites de incorporación y recaudación de 56 a 25 trámites, avances tecnológicos, como Estrategia IMSS Digital y Acercando al IMSS al Ciudadano.

El Instituto a su vez participa de manera importante en el Sistema Nacional de Salud, otorgando servicios que requieren un alto nivel de infraestructura y complejidad, como son las consultas de especialidades, de urgencias y servicios auxiliares de diagnóstico.

Asimismo, ofrece una amplia diversidad de servicios ambulatorios y hospitalarios, que contribuyen al desarrollo y bienestar de la familia derechohabiente.

En el último año se han atendido más de 129 millones de consultas, 20 millones de urgencias, dos millones de egresos hospitalarios, un millón 500 mil intervenciones quirúrgicas, 460 mil partos, dos mil 237 trasplantes, y se logró el implante de un corazón mecánico.

Conjuntamente, como parte de las obligaciones institucionales, otorga prestaciones económicas protegiendo los medios de subsistencia de los trabajadores y sus familiares ante la presencia de algún riesgo.

Se procura el cuidado infantil, además de fomentar la salud, prevenir enfermedades y accidentes, y contribuir a la elevación general de los niveles de vida de la población a través de programas de gran impacto, como PrevenNIMSS y DiabetIMSS, que en el último han beneficiado a más de 23 millones de derechohabientes.

Es importante recordar que la inversión para todos estos servicios que hace por cada derechohabiente el Instituto Mexicano del Seguro Social, es de cuatro mil 432 pesos anuales; y que en el último año tuvimos en 238 enfermos lisosomales, un gasto por 685 millones de pesos.

Lo anterior es parte de lo que se hace, y es una muestra importante del Instituto para la sociedad mexicana por los beneficios que otorga. Sin embargo, es momento para hacer referencia a la problemática que enfrenta.

Particular atención se ha puesto en dos rubros: el pago de régimen de jubilaciones y pensiones de nuestros propios trabajadores, y el referente al gasto en salud.

Dichos rubros son parte fundamental de los temas más discutidos y mencionados en el Instituto, pues atraviesa por una fuerte crisis financiera que se agrava día con día, ya que el ingreso crece a una tasa de 2.9 por ciento anual, mientras que el gasto se eleva en 5 por ciento; y el régimen de jubilaciones y pensiones lo hace a un ritmo del 10 por ciento.

El régimen de jubilaciones y pensiones ha derivado en un pasivo laboral, cuyo valor presente se estima en 1.9 billones de pesos. El gasto por este concepto fue de 49 mil millones de pesos para 2012, y será de 53 mil millones de pesos para 2013.

El flujo máximo que se proyecta destinar en 2034, son más de 95 mil millones de pesos actuales. Es importante aclarar que informar sobre esta situación no disminuye el reconocimiento y agradecimiento hacia todo el personal del Instituto, a quienes ratificamos en cada trabajador, en cada funcionario y en cada directivo, y primordialmente en cada enfermera y en cada médico, que contamos con un baluarte que hace posible hacer tanto con tan poco.

Gracias por el valor agregado, por el esfuerzo, por el ingenio y por la versatilidad que hace posible todos los logros que aquí se detallan y que, sin duda alguna el Instituto deberá cumplir con el compromiso contractual.

Otro tema complejo, es el déficit que presenta el balance de los distintos seguros que por ley administra el Instituto Mexicano del Seguro Social, que alcanza la cifra de casi 1, billones de pesos, presentándose el mayor déficit en el seguro de enfermedades y maternidad. Si sumamos esta cantidad al pasivo laboral descrito, el resultado alcanza los 3.4 billones de pesos, que en términos de Producto Interno Bruto, representa el 20 por ciento.

Aunado a esta situación, se tienen registrados 16.4 millones de cotizantes, de los cuales 9.7 millones; es decir, casi 60 por ciento reportan ingresos menores o igual a tres salarios mínimos. Estos cotizantes son considerados deficitarios, al igual que otros grupos de asegurados: estudiantes, taxistas, trabajadores del campo y asegurados voluntarios que se subsidian en un 80 por ciento con el presupuesto institucional, agravando el déficit económico ya mencionado.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 propone dos objetivos fundamentales en materia de seguridad social: Avanzar en la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal, y ampliar el acceso a la seguridad social.

Siendo el Instituto el proveedor de más del 50 por ciento de los servicios de salud en el país, resulta vital su participación para lograr hacer realidad estas nobles metas.

Por esta razón, es imperativo conjuntar esfuerzos para el saneamiento económico y operativo institucional, pues sus finanzas enfrentan la insolvencia en el corto plazo, tan corto como el 2016.

Desde el 2002, año en que se presentó el primer informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión sobre la situación financiera y los riesgos del IMSS, se alertó sobre la falta de sostenibilidad que se preveía para sus finanzas.

Desde entonces, el Honorable Consejo Técnico ha planteado múltiples alternativas de solución en las diversas ediciones de este informe. Desafortunadamente, no ha sido posible conjuntar la voluntad de los Poderes Legislativo y Ejecutivo para adoptarlas.

Las finanzas institucionales han seguido debilitándose año con año y el futuro ya nos alcanzó, pues desde el año 2009 se presenta un faltante entre gastos e ingresos, por lo que se ha dispuesto de los ahorros acumulados en el pasado en sus reservas y fondos.

Para 2016, el Instituto habrá hecho uso de la totalidad de las reservas de los cuales puede disponer legalmente, por lo que la situación financiera será crítica.

El déficit habrá crecido a un nivel tal que ante la falta de recursos para financiarlo, la operación será prácticamente imposible.

La infraestructura hospitalaria se debilita cada vez más, pues el rubro presupuesta de inversión física, que contempla la construcción y el equipamiento ha disminuido, ya que para 2011 el gasto presupuestado ascendió a ocho mil 300 millones de pesos y en 2013 es de tres mil 400 millones de pesos, destacando que el promedio de camas de los países miembros de la OCDE es de 4.8, y en el Instituto es de sólo 0.8 camas por cada mil derechohabientes.

Es claro para todos los mexicanos que el Instituto hace mucho. Sin embargo, aún falta mucho por hacer para lograr el IMSS que esperan y merecen nuestros derechohabientes: con calidad, con calidez, pero, sobre todo, con atención oportuna.

Desde hace una década, se ha privilegiado la salud financiera del Instituto a costa de la salud y los derechos de quien constituye el centro de nuestro interés: la derechohabiencia, por lo que el sector obrero propone respetuosamente al Gobierno Federal financiar al Instituto con una cantidad anual de 60 mil millones de pesos; es decir, menos de 1.35 del Producto Interno Bruto hasta el año 2034, año en que empieza a disminuir nuestro gasto del régimen de jubilaciones y pensiones, lo que permitirá

Financiera y los riesgos del IMSS se alertó sobre la falta de sostenibilidad que se preveía para sus finanzas.

Desde entonces, el Honorable Consejo Técnico ha planteado múltiples alternativas de solución en las diversas ediciones de este informe. Desafortunadamente, no ha sido posible conjuntar la voluntad de los Poderes Legislativo y Ejecutivo para adoptarlas.

Las finanzas institucionales han seguido debilitándose año con año y el futuro ya nos alcanzó, pues desde el año 2009 se presenta un faltante entre gastos e ingresos, por lo que se ha dispuesto de los ahorros acumulados en el pasado en sus reservas y fondos.

Para 2016, el Instituto habrá hecho uso de la totalidad de las reservas de los cuales puede disponer legalmente, por lo que la situación financiera será crítica.

El déficit habrá crecido a un nivel tal que ante la falta de recursos para financiarlo, la operación será prácticamente imposible.

La infraestructura hospitalaria se debilita cada vez más, pues el rubro presupuestal de inversión física, que contempla la construcción y el equipamiento ha disminuido, ya que para 2011 el gasto presupuestado ascendió a ocho mil 300 millones de pesos y en 2013 es de tres mil 400 millones de pesos, destacando que el promedio de camas de los países miembros de la OCDE es de 4.8 y en el Instituto es de sólo 0.8 camas por cada mil derechohabientes.

Es claro para todos los mexicanos que el Instituto hace mucho. Sin embargo, aún falta mucho por hacer para lograr el IMSS que esperan y merecen nuestros derechohabientes: con calidad, con calidez, pero, sobre todo, con atención oportuna.

Desde hace una década, se ha privilegiado la salud financiera del Instituto a costa de la salud y los derechos de quien constituye el centro de nuestro interés: la derechohabiencia, por lo que el sector obrero propone respetuosamente al Gobierno Federal financiar al Instituto con una cantidad anual de 60 mil millones de pesos; es decir, menos de 1.35 del Producto Interno Bruto hasta el año 2034, año en que empieza a disminuir nuestro gasto del régimen de jubilaciones y pensiones, lo que permitirá iniciar el retorno de este financiamiento, accediendo en el presente a mejorar el servicio, incrementar nuestra infraestructura y equipamiento, elevar el número de médicos por cada mil derechohabientes, y prepararnos para atender los programas Empleo Formal, Seguro de Desempleo y 65 y Más.

Históricamente se ha intervenido económicamente en algunos sectores para mantener su operación y financiamiento, ocasionando costos económicos, políticos y sociales.

Pero estamos seguros de que hoy, más que nunca, debemos brindarle salud financiera a la institución que durante 70 años ha brindado salud y bienestar a más de la mitad de los mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Le agradecemos su participación al señor José Luis Carazo Preciado.

Los representantes de los sectores han expresado conformidad con el informe del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, y con las palabras de los que acaban hacer uso de la palabra.

En consecuencia, se pregunta a los asambleístas si se aprueba.

-VOCES A CORO: Sí.

-MODERADOR: Aprobado.

Para desahogar el siguiente punto del orden del día, se concede la palabra al maestro de ceremonias.

-MODERADOR: Enseguida, solicitamos respetuosamente al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, realice la Entrega de tres Reconocimientos del Certamen Premios IMSS de Calidad en su versión 2012.