-MODERADOR: Toma la palabra el ciudadano licenciado Rubén Moreira Valdez, Gobernador del Estado de Coahuila de Zaragoza.

-GOBERNADOR RUBÉN MOREIRA VALDEZ: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado Alonso Ancira Elizondo, Presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México; licenciado Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía; Eliseo Mendoza Berrueto, Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del estado; Magistrado Juan Antonio Martínez Gómez, Presidente en funciones del Tribunal Superior de Justicia; Melchor Sánchez de la Fuente, Presidente Municipal de Monclova.

A todos ustedes, señoras y señores, Alcaldes:

Gracias por estar en este evento.

Señor Presidente:

Me es muy grato dar a usted la más cordial de las bienvenidas. Para Coahuila de Zaragoza es un gran privilegio recibirlo por segunda ocasión, en esta tierra de trabajo y de esfuerzo, en donde todos los días nos empeñamos por contribuir al engrandecimiento del país.

Presidente:

Aprovecho para agradecerle, a nombre de los coahuilenses, su solidaridad y la de su Gobierno durante la terrible inundación que afectó Piedras Negras y a otros municipios del Norte de Coahuila durante el pasado mes de junio.

Su intervención, consejo y destino de recursos ha sido fundamental para la recuperación de la actividad social y productiva. Y gracias a ellos y al esfuerzo y la entrega de los negropetenses, hoy podemos asegurar que esta importante región del estado está nuevamente de pie.

Gracias, señor Presidente.

Llega usted, señor Presidente, a una tierra de trabajo y de esfuerzo. Llega al corazón de Coahuila, Monclova. A una ciudad en donde todos días se apoya y se promueve su política de democratización de la productividad.

Frente a usted están, y lo digo con mucho orgullo, los mejores obreros de México, líderes en todo, en escolaridad, en productividad y en laboriosidad.

Con una organización sindical seria y comprometida con México, que propicia la estabilidad laboral y la competitividad.

Mi saludo a la dirigencia minera.

Con gusto, señor Presidente, le comento que en el 2012, de acuerdo a los datos del INEGI, nuestro estado creció a una tasa anual del 6 por ciento. El segundo mejor desempeño del país.

Y que de acuerdo a mediciones del Instituto Mexicano de Competitividad, ocupa Coahuila el cuarto lugar en esta materia.

Por otra parte, el Centro de Investigación para el Desarrollo, coloca al estado, con muy alto nivel de productividad, ocupando el tercer lugar y que de acuerdo al CONEVAL, somos el segundo lugar nacional con menor proporción de habitantes en situación de pobreza.

Coahuila de Zaragoza, es un estado fuerte, lo es por sus empresas, como ésta, por sus empresarios como los que están acá y por su gente, gente de trabajo y de lucha.

Acá, Presidente, vencimos al desierto, somos el principal productor automotriz del país.

Uno de cada cuatro automóviles y uno de cada tres tractocamiones se producen aquí.

Somos, también, el más importante productor lechero del país, con siete millones 900 mil litros que todos los días se producen en la Región Laguna. Somos, el principal productor de carros de ferrocarril, de empresas cercanas, salen miles de ellos al mercado mundial.

En este evento, están los directivos de ellas, entre quienes destaco a Tim Wallace, Presidente de Trinity.

Gracias por estar acá.

Estos vagones que están aquí se producen en Monclova y salen para el mundo, y se producen gracias al acero de Altos Hornos de México. Nuestro carbón genera la electricidad para encender 13 de cada 100 focos del país y alimenta las grandes acereras.

Hoy, gracias al Proyecto Fénix, Coahuila se consolida como el principal productor de acero líquido y de productos como placa y rollo, y en muy corto tiempo superaremos los 5.5 millones de toneladas de acero por año, lo que significa un incremento en su producción del 40 por ciento.

Presidente.

Amigos:

Están ustedes en Altos Hornos, de nuevo el gigante de acero en América Latina. Empresa de clase mundial, que genera empleos bien remunerados, utiliza tecnología de punta que le apuesta a la innovación, y que opera con los más modernos sistemas de producción. Empresa, además, comprometida con esta región y con su gente.

Por eso, veo con gusto, como ustedes, el aplauso que brindaron a Alonso este día. Por eso, es un día muy especial para México y Coahuila. La inauguración de esta nueva planta es una clara muestra de que los empresarios de Coahuila, como Alonso Ancira, tienen voluntad de acero.

Mi reconocimiento a un gran coahuilense. Un abrazo al motor de todo este desarrollo. Gracias, Alonso.

Gracias a la familia AHMSA por esta gran muestra de confianza en el futuro de Coahuila. Su inversión de dos mil 300 millones de dólares y la generación de dos mil 500 nuevos empleos directos, y varios miles de indirectos, no sólo fortalece la economía de la entidad, también la prestigia y la convierte en destino de más inversiones.

Señor Presidente.

Señoras y señores:

Los coahuilenses estamos preparados para los grandes retos y nos hemos dispuesto a trabajar a su lado para consolidarnos como una entidad moderna, eficiente, productiva y de oportunidades.

Subrayo que en Coahuila tiene usted grandes aliados para consolidar programas estratégicos, como lo es la democratización de la productividad.

En este Coahuila de normalidad democrática, de empresarios comprometidos, de estabilidad laboral y trabajadores altamente calificados, sabemos que el tiempo de México ya llegó.

Arribó con su Gobierno, con los acuerdos que en tiempos récord se están consiguiendo, con la seguridad que se recupera, con la coordinación que se promueve.

En Coahuila estamos listos. Somos los primeros en querer competir. Quitar frenos nos urge, potencializar atributos es imprescindible.

En Coahuila estamos por el Pacto por México, estamos con su política de desarrollo y con su plan de infraestructura.

Vencimos a la naturaleza, vencimos al desierto y en un país con leyes modernas, como las que están en su agenda, estoy seguro que nada nos detiene.

Gracias, Presidente.

Bienvenido a Coahuila.

-MODERADOR: Tiene la palabra el ciudadano maestro Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía.

-SECRETARIO ILDEFONSO GUAJARDO VILLARREAL: Buenas tardes tengan todos ustedes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; don Rubén Moreira Valdez, Gobernador Constitucional del Estado de Coahuila; don Alonso Ancira Elizondo, Presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México y Presidente de CANACERO, la Cámara Nacional de la Industria del Acero; señoras y señores de este honorable presídium; señores empresarios de la industria del acero; señores trabajadores miembros del Sindicato de Acereros de la República Mexicana; damas y caballeros; invitados a este evento; señoras y señores de los medios de comunicación:

Es un gran gusto estar en Monclova, Coahuila de Zaragoza, como aprendimos a llamarla gracias a la iniciativa del señor Gobernador, quien fue compañero en la LXI Legislatura y quien fue el promotor del cambio institucional del nombre de Coahuila a Coahuila de Zaragoza.

Felicidades por ese cambio logrado por esa legislatura.

Señor Presidente:

Atestiguar el Proyecto Fénix, el más reciente esfuerzo de Altos Hornos de México, para seguir siendo, para seguir siendo un líder en un sector tan competido como el siderúrgico y, sin duda, un granito en la industria siderúrgica mexicana, que significa también confianza y visión para crecer.

Señor Presidente:

Usted ha convocado a una cruzada por la productividad, que nos lleve sin ambigüedades a transformar a México. Hacia una transformación que nos permita prosperar. En esa transformación deben de estar enfocados todos nuestros esfuerzos.

Inversiones como la que hoy nos comparte Altos Hornos de México confirman lo que usted ha planteado en reiteradas ocasiones, la productividad define la capacidad de crecimiento de una economía.

El crecimiento de la economía mexicana, acompañado de su mayor sofisticación ha ocasionado que en la actualidad las industrias tengan que importar 650 mil toneladas de acero.

Una parte importante de ese déficit, 400 mil toneladas, podrá ser abastecida localmente gracias al Proyecto El Fénix.

Hace un momento que hicimos el recorrido, conocimos el corazón de este proyecto: El Molino de Placa de Acero Steckel. Una innovación que no es otra cosa que, si ustedes me lo permiten la expresión, es un robot gigante que permitirá a AHMSA incrementar su productividad al automatizar la transformación de los planchones de acero en placas de acero con extensiones que hasta hoy no se fabricaban en México.

Nos parece preciso contextualizar esta importante inversión en torno a la integración global de la economía mexicana:

AHMSA, desde ese tiempo que Alonso Ancira la dirige, ha sido un gran ejemplo de colaboración con empresas de distintas nacionalidades, garantizando la transparencia de tecnología para mejorar nuestras capacidades productivas.

A finales de los 90 y principios de la primera década de este siglo, muchos países consideraban que las operaciones de manufactura debían localizarse en otros sitios, en búsqueda de menores costos de operación. Al cabo del tiempo, esta estrategia ha probado no ser la mejor y, desde hace algunos años, somos testigos de lo que se ha llamado el renacimiento de la manufactura.

Renunciar a las operaciones de manufactura para ganar una ligera ventaja en costos tuvo, precisamente, un costo que a la postre ha resultado más alto: Renunciar a la dinámica que se genera buena parte de la innovación en México.

Este renacimiento de las manufacturas se da en un entorno de integración productiva global, en el que se agrega valor a las cadenas de producción que se extienden más allá de las fronteras de los países.

Así, el Proyecto El Fénix constituye una nueva capacidad que trasciende a su industria e incide en la productividad de muchas otras industrias tan importantes, como la automotriz, la de la construcción, la de la petrolera, la de maquinaria y equipo. Su naturaleza integra una extensa cadena de valor a la que, sin duda, impulsará con esta nueva capacidad.

México debe ganar terreno en la reconfiguración productiva, que implica el renacimiento de la manufactura, y un factor clave para lograrlo es contar con insumos de calidad y con abasto suficiente.

Este factor, combinado con una provisión eficiente de energía a precios competitivos, contribuirá a fortalecer la presencia de empresas mexicanas en ese renacimiento de la manufactura en América del Norte.

El Proyecto El Fénix es una clara muestra de que el renacimiento de la manufactura en América del Norte necesariamente pasa por el fortalecimiento de las capacidades en México. Para competir actualmente en el terreno global, las claves son las tres I: Inversión, innovación e integración.

Sin embargo, este proceso no es automático y la competencia es creciente.

Por ello, el Gobierno que usted encabeza, señor Presidente, se ha dado a la tarea de establecer mecanismos de diálogo y consenso eficientes con las principales fuerzas políticas que hoy se materializan en el Pacto por México y que posibilitan una mejor contribución de todas las partes al crecimiento de nuestro país a través de las reformas ya aprobadas y las reformas en proceso de aprobación.

México tiene el potencial para añadir más valor a lo que se produce.

Nuestros esfuerzos están orientados a crear las condiciones que reduzcan el costo-país, mejoren el entorno para la actividad empresarial y hagan factible que todas las empresas y regiones de México se beneficien de las ventajas de operar en territorio nacional.

Finalmente. No quiero elucubrar sobre los motivos que tuvo Alonso Ancira para bautizar a su nueva planta con el nombre El Fénix, pero me atrevo, a riesgo propio a hacer una interpretación.

La industria siderúrgica mexicana al igual que la mitológica ave Fénix ha tenido el poder de resurgir de las cenizas. Sobrevivió los años de Gobierno convertidos en empresarios y a inicios de los 90, los industriales mexicanos tomaron el reto de la privatización poniendo capital de riesgo para modernizar una industria que se encontraba obsoleta.

Tres años más tarde, enfrentaron el reto de la liberación comercial con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y triunfalmente se integraron estratégicamente a una de las zonas más poderosas de libre comercio del mundo.

Y no se diga a partir del 2001, pudieron enfrentar la competencia de la integración de China al comercio global al integrarse a la OMC.

Hoy, Altos Hornos de México con este proyecto vuelve a emprender nuevos vuelos de gran visión, realizando una importante inversión con una tecnología de punta e innovadora

Proyectos de la magnitud y complejidad como las del Fénix, nos demuestran que México, México es talento.

México, México es visión.

México es futuro.

Enhorabuena y muchas felicidades a todos.

-MODERADOR: Toma la palabra el ciudadano licenciado Alonso Ancira Elizondo, Presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México.

-LIC. ALONSO ANCINA ELIZONDO: Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador del Estado de Coahuila, Rubén Moreira; señor Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo; señora Subsecretaria Patricia Martínez; señores funcionarios; damas y caballeros; amigos todos.

Hace alrededor de 18 años que un Presidente de la República no venía a Monclova, usted ha venido dos veces. Una por azares del destino a causa de las condiciones climáticas ya que usted su arribo era Saltillo. Y otra, a iniciar las operaciones del Proyecto Fénix. En ambos casos nos trajo la lluvia. Para la gente del desierto este es el mejor presagio.

Gracias por su presencia.

Ésta es su casa, señor Presidente.

Ya teníamos tres años sin lluvia, lo vamos a invitar muy seguido, señor Presidente.

El acero mueve al mundo, no hay país desarrollado que no tenga una industria acerera fuerte, salvo muy pequeñas excepciones. Un ejemplo lo tenemos aquí, se fabrican 37 mil carros de ferrocarril, más de 100 diarios, es casi o más que una industria automotriz.

Aquí tenemos a un amigo de México, el señor Tim Wallace, llegamos juntos aquí hace 22 años y tenía tan sólo 550 empleos. Hoy, Trinity tiene más de ocho mil trabajadores aquí, en Coahuila. Factura más de cuatro mil millones de dólares y 60 por ciento de esto se fabrica aquí, todos para exportación. El acero mueve a México y como usted ve, hasta los coches los movemos porque hacemos los carros que los transportan para ser exportados.

Muchas gracias, Tim, por creer en nuestro país.

Cuando vio este proyecto ya está pensando y me autorizó a decir entre 20 y 30 por ciento de expansión más, porque le vamos a poder surtir mejores y más calidad de acero.

Gracias, Tim.

Cuando vea bulldozers, sepa que los cargadores frontales se fabrican con acero de Altos Hornos de México en todo el mundo, y hay unos que calientan el horno y otros se comen el pan, nos ganaron la inversión de Caterpillar. Se iba a instalar aquí, pero se fue a Monterrey, lo cual nos da gusto porque se quedó en casa.

Pero se pudo hacer porque ellos conocen el desarrollo de este proyecto y que los va a poder ayudar. Sé que la va a inaugurar, es una inversión de 500 millones de dólares, pero este fue el botón detonador el que va a inaugurar hoy, señor Presidente.

Torres eólicas, se hacen más de 500. Estamos en la energía renovable y se hacen con el acero. Todos los tipos de ductos para el transporte, ya vamos a poder hacer el de Los Ramones con esto, espero que ahora sí en las licitaciones tengamos la oportunidad de ganárnosla, señor Presidente.

Plataformas petroleras, esas si no se las pude traer, estaban demasiado grandes, señor Presidente, pero me hubiera gustado decirle que ya estamos empezando a fabricar en conjunción con mexicanos, y con industrias extranjeras las plataformas que necesita nuestra industria petrolera.

Y estamos trabajando muy de la mano con los funcionarios del… para que esto se logre. Muchas gracias, señor Presidente.

Si esto lo pudimos hacer con un molino viejo, imagínense lo que vamos a hacer con este molino nuevo.

Gracias a esto, vamos a emplear dos mil 500 personas, crear más de 20 mil empleos directos y evitar importaciones por más de 10 mil millones de dólares.

Los vagones de pasajeros ojalá también los podamos hacer y comprometamos a los que hacen esto, para que su compromiso sea 100 por ciento mexicano, señor Presidente.

Adquirimos AHMSA hace 22 años, cuando el acero y el mineral de hierro eran patrimonio de la Nación, como bien lo indica el Secretario Guajardo, era una industria que consideraban muerta. Hoy es una industria pujante.

AHMSA se iba a cerrar porque consideraban que era una empresa obsoleta, decidieron cerrar Fundidora porque el impacto social era menor y hoy como usted puede ver es una empresa viva, llena de empeño, de gente y de trabajadores comprometidos con ella.

Al modernizar la planta tuvimos que reducir gente, por más de seis años consecutivos, y aquí hay testigos, figuramos como la ciudad grande con más desempleo en el país.

Hoy hemos invertido cuatro mil 500 millones de dólares. Dos mil 300 de los cuales está usted inaugurando.

Tenemos 12 mil trabajadores en la planta, 11 mil trabajadores en las minas y siete mil contratistas que nos abastecen todos los días.

Hemos crecido durante 20 años a un promedio de 9.3 por ciento anual en forma consecutiva, esto no sin altibajos, hemos pasado crisis económicas, una suspensión de pagos, crisis y todo lo hemos podido sobrellevar.

Y hemos convertido a AHMSA en una industria ancla en la región, que ha generado una extensa cadena industrial desde la minería, la transformación de acero, como usted lo puede ver y hoy motor de desarrollo de este estado.

Desde luego este no ha sido trabajo de un solo hombre, es gracias a mis obreros, empleados, técnicos, accionistas y gobernantes que nos han apoyado.

Hemos tenido Gobernadores de primera línea, señor Presidente.

Hicimos cambios profundos en nuestros contratos colectivos con nuestro sindicato, en donde hoy le puedo decir con orgullo, 50 por ciento de sus salarios es pendiente de productividad y aquí están ellos que no me dejan mentir.

Solamente el 50 por ciento es fijo, el 50 está en base a productividad. La productividad se ha multiplicado por 10, pasando de 40 horas hombre a cuatro horas hombre por tonelada.

El salario promedio diario en AHMSA es equivalente a 17 salarios mínimos, uno de los más altos del país. El grado de escolaridad promedio de nuestros obreros es primero de carrera, otorgamos 12 mil becas al año.

Somos una empresa socialmente responsable, nos involucramos enormemente en nuestras comunidades a través de programas de salud, de seguridad, de limpieza, de infraestructura, guarderías infantiles y educación.

Y seguiremos haciéndolo, señor Presidente. La empresa es de todos.

Monclova es hoy la quinta ciudad de más desarrollo en el país. No sé si creerle, dice que es el ingreso per cápita más alto del país, solamente 50 pesos arriba que San Pedro Garza García, pero les ganamos.

El nivel de pobreza es uno de los más bajos y la tasa de desempleo es mínima o nula.

Señor Presidente:

Estamos convencidos que su programa económico y político es el correcto, porque ya lo probamos a nivel laboratorio, a nivel de prueba piloto. Éste es un ejemplo.

Porque usted lleva la reforma educacional, la Reforma Laboral, el Programa de Productividad y la energía que será la industria ancla para México.

Estamos comprometidos con su programa, porque creemos en él y confiamos en usted, señor Presidente, todos los aquí presentes.

1913 fue la cuna de la Asamblea Constitucionalista. 2013 es la cuna del crecimiento y desarrollo de México, gracias a usted, señor Presidente.

Me voy a permitir cambiar la cachucha a Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero.

La industria siderúrgica nacional, hoy, crea 120 mil empleos directos, 600 mil indirectos. Representa casi tres puntos del PIB y 15 por ciento del PIB manufacturero.

Que no sé dónde acaba, porque nosotros cortamos en la primera transformación. Pero si nos vamos a todo lo que transformamos, a lo mejor somos el 20.

El acero es el único producto manufacturado en México con arancel cero, no frente a los 44 países, frente a todo el mundo.

Durante muchos años nos enfrentamos a la apertura total, con cero arancel, y en los últimos seis años una apertura no inteligente. Y por eso, nos vimos afectados por múltiples formas de comercio desleal y, sin embargo, crecimos.

Gracias a usted, señor Presidente, que sí entiende lo que es la apertura inteligente. Esas fueron sus palabras, y hoy las confirmo.

Se están utilizando todos los mecanismos legales a los que teníamos derecho para contrarrestar estas prácticas desleales y colocarnos en igualdad de condiciones que los otros países de la Organización Mundial de Comercio.

Gracias, señor Secretario, por apoyarnos con todos estos elementos que estaban a su mano. Nos dio la acumulación para sumar los daños, la cuota provisional para abrir las investigaciones y los certificados de origen.

Muchas gracias, señor Secretario.

Muchas gracias, señor Presidente.

La apertura nos hace que tengamos que tener organismos más ágiles, porque estamos abiertos y queremos aceptar el reto y lo tomamos con usted, señor Presidente.

A través de la Secretaría de Economía, la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales y la Dirección de Normatividad, se establecieron más resoluciones en los últimos seis meses que en los 12 años anteriores.

Lo que usted nos ha ayudado a todos los industriales del país en los últimos seis meses, no lo habían hecho en los 12 años anteriores.

Gracias, señor Presidente.

También es importante resaltar la labor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en contra de la evasión fiscal en su modalidad de elusión de cuotas compensatorias, eso nos ha ayudado mucho.

También quiero decir que, nos tiene que seguir echando la mano con todo esto, señor Presidente, no hemos terminado.

Gracias a esto, el sector siderúrgico mexicano viene hoy a comprometerse de seguir esta tendencia a invertir 12 mil millones de dólares en los próximos cuatro años en muchos estados de la República, en donde trabajan las empresas de nosotros.

Estamos comprometidos y crearemos más empleo.

Y yo creo que en muy brevedad, aparte de los trenes tendremos aquí los coches que se manufacturan con acero mexicano, ya que hoy se importa la totalidad del acero para la industria automotriz.

Todas las plantas armadoras nos han transmitido su interés de que se manufacture aquí, porque les da una ventaja competitiva.

Y esperamos que en unos tres años esté cortando usted el listón de esta planta que permita que abastezcamos la industria automotriz.

También tenemos proyectos en zonas del Sureste mexicano.

Lo acompañé en su gira por China y allá, también, podemos, no solamente exportar mineral de hierro, también, tenemos la posibilidad de hacer una acerera y que sirva de industria detonadora para el Sureste mexicano que tanta falta nos hace.

Gracias y que el destino lo siga trayendo muchas veces aquí.

Por adelantado, señor Presidente, feliz cumpleaños y que tenga muchos años venideros por enfrente.