Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

De manera muy particular, quiero saludar a todas estas niñas y niños de gran talento que han participado en esta Olimpiada del Conocimiento y que, sin duda, han destacado ya entre ganadores de nuestro país. Ustedes son ganadores entre ganadores.

Y quiero extenderles la más cordial bienvenida a esta Residencia Oficial de Los Pinos y decirles que me da muchísimo gusto poderles saludar. Y me siento muy honrado y muy distinguido de entregar estos reconocimientos a los que ustedes por su empeño, su dedicación y su esfuerzo personal, han sido merecedores y acreedores a él.

Muchas felicidades.

En este acto quiero saludar a las distintas autoridades, al titular de la Secretaría del Gobierno de la República, al señor Presidente del Consejo de Bancomer, a quien le agradecemos su participación en este Programa de Becas que, precisamente, garantizará que los jóvenes que han participado en esta Olimpiada puedan recibir este beneficio, junto con la participación de la Secretaría de Educación Pública, durante los siguientes tres años de sus estudios de secundaria.

Quiero agradecer la presencia aquí del Senador y Diputado Presidentes de las Comisiones respectivas, tanto del Senado de la República, como en Cámara de Diputados de Educación Pública.

A las distintas autoridades educativas, especialmente al Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Maestro, muchas gracias por su presencia.

Y con usted saludar también a todas las maestras y maestros del país que, sin duda, son pilar fundamental en la educación de los jóvenes, de los aquí presentes y de todas nuestras niñas y niños de México.

Saludo a las distintas autoridades aquí reunidas e, insisto, especial y particularmente a todas las niñas y niños hoy aquí reunidos, que de las 32 entidades federativas del país se dan cita, precisamente para ser testigos y al tiempo que reciben este reconocimiento por su esfuerzo, por su participación en esta Olimpiada del Conocimiento y por haber destacado en este concurso.

He escuchado con atención el mensaje que hace un momento Christian, con gran esfuerzo, porque está con alguna pequeña inflamación de la garganta, pero que no obstante esta condición quiso participar y dar aquí un mensaje en nombre de todas y todos ustedes, niños del país, precisamente para dejar muy en claro que en la educación es en donde se cifra el futuro, el futuro promisorio que queremos como Nación y el que personalmente queremos tenga cada niño.

El desarrollo individual, hoy como niños, mañana como adultos, y que en algún espacio del territorio nacional o donde ustedes por voluntad decidan estar, seguro estoy, esperamos tengan éxito, logros y realizaciones personales, tanto en lo familiar como en lo profesional.

Hoy, en este día, quiero que ustedes sepan que el Gobierno de la República está trabajando para que todos los niños de México tengan la oportunidad de alcanzar un futuro pleno de éxitos, bienestar y, sobre todo, de gran felicidad.

Como Presidente de México es un honor reunirme por primera vez con los campeones estatales de la Olimpiada del Conocimiento Infantil.

Por más de 50 años, este certamen académico ha premiado a los alumnos de sexto grado de primaria, quienes han destacado por sus conocimientos en matemáticas, español, ciencias naturales, historia, geografía, como en formación cívica y ética.

A los más de cinco mil alumnos que participaron este año, quiero expresarles mi mayor reconocimiento por su dedicada labor y compromiso con sus estudios. Con su esfuerzo ya contribuyen desde ahora, a que nuestro país sea mejor.

A ustedes, los merecidos ganadores, los felicito por este gran logro al avanzar en cada una de las etapas y posicionarse como los mejores estudiantes del país.

En este viaje a nuestra ciudad capital, el Distrito Federal, así como a la beca que les acompañará los siguientes tres años de sus estudios por parte de la Secretaría de Educación Pública y de la Fundación Bancomer, son un justo reconocimiento a su disciplina y desempeño académico.

Quiero o deseo que este día se lleven de aquí un mensaje que quede grabado en su mente.

Ustedes podrán llegar tan lejos como lo deseen. Tienen el talento, la capacidad y el potencial suficientes para lograr todo aquello que se propongan en la vida.

Qué mejor ejemplo de ello, que haber destacado entre más de 2.2 millones de alumnos que hoy cursan el sexto año de primaria.

Entre ustedes, estoy seguro, podrá estar el día de mañana ante los ejemplos que el Secretario de Educación Pública hace un momento diera, que ya dan cuenta, precisamente, de casos de éxito y de reconocimiento a quienes han pasado, precisamente, por un espacio como éste.

Y aquí podría estar el futuro Premio Nobel mexicano, el científico que encuentre la cura a alguna enfermedad, o el artista que dé una nueva dimensión a la creatividad nacional. O por qué no, un futuro Presidente de la República que bien podría estar, mujer u hombre, entre los aquí asistentes.

Sea cual fuere su sueño, sólo les pido: sigan estudiando, prepárense diariamente para que México pueda contar con nuevos líderes en todos los campos del conocimiento.

Tengan la certeza de que como Presidente tengo enorme confianza en el futuro que ustedes habrán de tener.

Y no soy el único que reconoce su capacidad. Acabamos de escuchar, en voz de quien les representó, de Christian, de San Luis Potosí, precisamente lo que piensa y lo que reconoce en cada uno de ustedes, siendo, además, uno de entre quienes han ganado o han participado y ha resultado triunfador en esta Olimpiada del Conocimiento.

Precisamente, quiero decirles que a propósito de que Christian es de San Luis Potosí, la semana pasada estuvimos para inaugurar un centro de investigación y desarrollo tecnológico de una empresa en aquel estado, y como ese, varios más que se están desarrollando ya en el país.

Y está ocurriendo porque este Gobierno está poniendo especial énfasis en la inversión que habremos de hacer en el desarrollo en ciencia y en tecnología.

Y qué significa esto.

En darle reconocimiento al conocimiento de nuestras niñas y jóvenes, a su talento personal. Y que ese conocimiento se pueda traducir en mejoras, crecimiento y desarrollo para nuestra Nación. Es así como lo advierte el Gobierno de la República.

Y seguro estoy que los pasos que hemos empezado ya a dar para hacer mayor inversión en esta área, en esta asignatura, de la ciencia y la tecnología, de la investigación, de la innovación, será el conocimiento el que nos permita alcanzar, en los próximos años, mejores condiciones para el desarrollo y bienestar de toda la Nación.

Corresponde al Gobierno de la República consolidar esta tendencia, elevando la calidad de la educación que reciben los 35 millones de niños y jóvenes estudiantes de nuestro país.

Al igual que ustedes cumplen diariamente con sus tareas escolares, en el Gobierno de la República también estamos atendiendo nuestros objetivos y las metas que nos hemos trazado.

Para este Gobierno, se los comparto, son cinco grandes metas nacionales que estamos buscando. Lograr un México, primero, seguro y en paz, en el que cada niño, en el que cada familia con seguridad pueda llevar a cabo cualquier actividad que se proponga y obtenga éxito en ella.

Nos hemos propuesto también lograr un México incluyente y eso significa asegurar que podamos abatir y reducir los índices de pobreza y de desigualdad que lamentablemente tiene nuestro país.

Nos hemos propuesto elevar la calidad de la educación en México y para eso hemos impulsado y ha sido ya aprobada una Reforma Constitucional que pone también especial acento en la calidad de la educación.

Ahora corresponderá, seguro estoy, en próximas semanas, revisar al Congreso la legislación secundaria, que permita mantener precisamente y privilegiar el espíritu de esta Reforma Educativa.

Para muchos quizá los logros se estarán viendo en los próximos años y no de manera inmediata, pero lo que sí habrá de ocurrir, a partir de esta Reforma Educativa, es que la dinámica educativa del país empezará a transformarse para asegurar que nuestras niñas y niños de todo el país tengan una educación de mayor calidad.

Un cuarto objetivo es el México próspero, precisamente para crear los entornos favorables para que ustedes puedan materializar sus anhelos y sus sueños, que puedan encontrar el espacio propicio para la realización de sus proyectos, de todo aquello que ustedes con creatividad se tracen en un futuro.

Hoy están estudiando. Hoy están abrevando conocimientos y se están allegando de las herramientas necesarias que les van a permitir, precisamente, en un mejor entorno, darle rienda suelta a su capacidad creativa y convertirse, en el día de mañana, en jóvenes, mujeres, exitosos en cualquier actividad que lleguen a realizar.

El logro de cada una de estas cinco metas. Olvidé mencionar la de que México debe participar con gran solidaridad en favor de las grandes causas que hoy tiene la humanidad, como el evitar un mundo contaminado, el evitar el uso de armas para dar solución a conflictos que se dan en algunas partes del mundo.

México es amigo del mundo y solidario con las causas nobles de la humanidad.

Para que estas cinco metas se cumplan estamos ya trabajando y desplegando el mayor de nuestros esfuerzos, precisamente con una orientación puntual y precisa de lo que queremos lograr.

En materia educativa, insisto, hay una Reforma ya claramente trazada que generará un marco institucional adecuado para asegurar en los próximos años una educación de mayor calidad para las futuras generaciones.

Pero también, déjenme compartirles que este Gobierno está trabajando para cumplir con compromisos muy específicos que en el tiempo político-electoral y siendo candidato comprometí ante todos los mexicanos. Entre ellos, el que los niños de quinto y sexto de primaria tengan computadoras para tener acceso al Internet; que más escuelas sean de tiempo completo para que nuestros niños puedan pasar más tiempo en la escuela, dedicando tiempo a actividades recreativas, culturales y, además, poder hacer ahí los alimentos y recibir, también, una mejor alimentación.

Nos hemos propuesto incrementar las coberturas en los niveles medio superior y superior, precisamente para atender con mayor capacidad la demanda que hay en estos niveles de educación.

Asegurar que las comunidades indígenas cuenten con escuelas dignas, adecuar las instalaciones en escuelas públicas y capacitar a maestros para integrar a los niños con algún tipo de discapacidad.

Crear la Red Nacional de Centros Comunitarios de Capacitación y Educación Digital, porque en esta era, precisamente, ésta debe convertirse en una herramienta que esté al alcance de todos los mexicanos y un mayor fomento al deporte estudiantil, mediante un Sistema Nacional de Olimpiadas Interescolares.

Todos estos compromisos permitirán elevar la cobertura y mejorar la calidad de la enseñanza en nuestro país.

En esa importante encomienda reconozco, una vez más, la labor del Magisterio nacional.

Los maestros son y serán pieza fundamental para asegurar una mejor preparación para ésta y las futuras generaciones.

Hace un momento, al entregar uno de los reconocimientos, preguntaba a una de las galardonadas, a una de las niñas que ha recibido este diploma. Le preguntaba qué quería ser de grande. Y ella me contestó: quiero ser maestra, porque estoy seguro que en los buenos maestros del país está el mejor ejemplo y este ejemplo cunde y seguramente habrá de replicarse en quienes hoy son los educandos de nuestro país.

La mejor integral de nuestra enseñanza es un objetivo que nos compromete a todos los sectores de la sociedad: alumnos, a padres de familia, a maestros, a autoridades y a la sociedad civil.

Señoras y señores.

Niñas y niños ganadores de la Olimpiada del Conocimiento Infantil 2013:

Quiero decirles que México está orgulloso de sus campeones estudiantiles. Ustedes son ejemplo de liderazgo, de éxito, y estoy seguro, también, de un futuro prometedor.

Los invito a seguir soñando, a seguir fijándose metas muy altas. Y, por supuesto, a trabajar con energía, a prepararse todos los días y, estoy seguro, habrán de conseguir y alcanzar todo lo que se propongan.

Mientras tanto, este Gobierno seguirá trabajando para heredarles a ustedes y a las siguientes generaciones de mexicanos, un mejor país que les brinde una vida plena, sana y feliz para ustedes y las futuras generaciones.

Ahora, en la oportunidad de estar aquí, en nuestra ciudad capital, sólo deseo que disfruten su estancia durante esta semana en los recorridos y actividades que están programadas en esta Convivencia Cultural 2013.

Diviértanse. Sigan aprendiendo de estas actividades que están llevando a cabo. Les deseo, a todas y a todos, el mayor de los éxitos en lo que ahora están realizando, en los estudios de secundaria que habrán de llevar a cabo próximamente, y en todo lo que se propongan alcanzar en su vida.

Que su futuro sea lleno de éxitos, promisorio, pero, sobre todo, de gran felicidad.

Enhorabuena.

Muchísimas felicidades.

Y antes de concluir, ya sé que hemos concluido, he terminado mi mensaje dedicado a las niñas y niños que han participado en esta Olimpiada. Solamente quiero pedirles el que me den la oportunidad, que para mí será una gran distinción, porque estoy seguro que en los talentos que están hoy aquí presentes, habrá mujeres y hombres de gran reconocimiento en las tareas y en el desarrollo que la Nación tenga por delante.

Por eso, quiero pedirles la oportunidad, aún cuando no estaba programado para este evento, el que me den la oportunidad, sin que se muevan de sus lugares, de pasar a cada uno de los espacios y a cada una de la representación de las distintas entidades del país, a poder tomarme una fotografía con cada uno de los grupos aquí presentes.

Muchísimas gracias.