El día de hoy honramos a dos valientes, a dos hombres de mar, quienes dedicaron su vida a servir a México.

Quiero expresar nuevamente mi más sentido pésame a todos los familiares, amigos y compañeros de armas del Vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet y del Segundo Maestre Francisco Ricardo Hernández Mercado.

Estos dos grandes marinos son una pérdida profunda para la Nación. Justamente la semana pasada acompañé a los nuevos guardiamarinas de la Heroica Escuela Naval Militar en su graduación.

Ahí pude constatar, una vez más, el gran amor y la lealtad a toda prueba que tienen por nuestro país cada uno de los integrantes de la Armada de México.

Corroboré el sentido del deber de todos los marinos, que independientemente de su rango o edad, portan el uniforme, no como una distinción, sino como una responsabilidad con la Patria y su sociedad.

Sólo mexicanos con grandes virtudes deciden estar e incorporarse a las Fuerzas Armadas y, en ellas, dar cauce a su valor, a su lealtad y a su honor.

Es, sin duda, para mí, un gran orgullo ser su Comandante Supremo.

Muchos de los mejores hijos de la Nación sirven a México desde las Fuerzas Armadas. Con pasión, defienden nuestra soberanía nacional. Con gallardía, protegen nuestra integridad territorial y nuestras instalaciones estratégicas.

Con la mayor solidaridad respaldan a la población que se ve amenazada con desastres ocasionados por fenómenos naturales.

Con riesgo a su vida, garantizan la seguridad de nuestro país, para que prevalezca el Estado de Derecho, la libertad y la paz.

A este selecto grupo de mexicanos, valientes y entregados, pertenecían el Vicealmirante Salazar Ramonet y el Segundo Maestre Hernández Mercado.

El Vicealmirante Salazar tuvo una destacada trayectoria en la Secretaría de Marina, siempre comprometido con el bien de México.

Ambos, en el cumplimiento de sus labores, trabajaron para cumplir la misión que les fue encomendada para servir a la Nación.

Gracias a hombres institucionales, profesionales y decididos, como ellos, México es un gran país.

A lo largo de su historia, nuestra Nación ha superado sus desafíos, con mujeres y hombres que han cumplido con su deber sin importar riesgos o peligro.

Así han sido en el pasado, así es en el presente y estoy seguro que habrá de seguirlo siendo en el futuro.

Hoy reitero el firme compromiso del Gobierno de la República para asegurar el Estado de Derecho en todo el país y construir el México en paz que deseamos todos los mexicanos.

En todos los rincones del territorio nacional debe prevalecer la seguridad y la tranquilidad para la población.

Nuestro compromiso es asegurar la libertad de tránsito, así como todos los derechos que establece nuestra Constitución.

Para lograrlo, contamos con un sólido pilar, que son nuestras Fuerzas Armadas, a las que hoy reitero mi mayor solidaridad y respaldo.

El Vicealmirante Salazar y el Segundo Maestre Hernández dedicaron su vida al servicio de ellas. Honremos su memoria, refrendando nuestro compromiso y, sobre todo, trabajando todos los días por México.

Los mexicanos les rendimos hoy un justo y solemne homenaje.

Que descansen en paz.