-MODERADOR: Queda en uso de la palabra el licenciado Roberto Borge Angulo, Gobernador del Estado de Quintana Roo.

 

 

-GOBERNADOR ROBERTO BORGE ANGULO: Muy buenas tardes.

 

            Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

 

            Maestra Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Relaciones Exteriores.

 

            Licenciado José Eduardo Calzada Rovirosa, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

 

            Licenciado Enrique De la Madrid Cordero, Secretario de Turismo del Gobierno de la República, Responsable de la Región 11 del Programa de Atención a Entidades Federativas.

             Ingeniero Carlos Casamiquela, Ministro de Agricultura de la República de Argentina, Presidente saliente de la Junta Interamericana de Agricultura; doctor Víctor Villalobos Arámbula, Director General del Instituto Interamericano de la Cooperación para la Agricultura.

 

            Licenciado Rolando Zapata Bello, Gobernador Constitucional de Yucatán; licenciado Alejandro Moreno Cárdenas, Gobernador Constitucional del Estado de Campeche y Coordinador de la Comisión de Pesca de CONAGO.

 

            Distinguidos miembros del presídium que nos acompañan.

 

            Señoras y señores Senadores de la República; señoras y señores Diputados Federales; señores titulares de los Poderes del Estado que me acompañan el día de hoy; Diputado Pedro Flota Alcocer, Presidente del Congreso de Quintana Roo; Magistrado Fidel Villanueva Rivero, Presidente del Tribunal Superior de Justicia.

 

            Licenciado Mauricio Góngora Escalante, Presidente Municipal de Solidaridad; señores Presidentes municipales que nos acompañan.

 

            Diputado Oswaldo Cházaro Montalvo, Presidente de la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados; Diputado Germán Escobar Manjarrez, Presidente de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego de la Cámara de Diputados Federal.

 

            Señores Subsecretarios; señor Almirante Juan Guillermo Fierro Rocha, Comandante de la 5a Región Naval; y al General Sergio Ernesto Martínez Rescalvo, Comandante de la 34/a Zona Militar.

 

            Señoras y señores Ministros; señores integrantes de los Gabinetes de Agricultura de los países representados en esta reunión.

 

            Sean todos bienvenidos a la Riviera Maya, al Municipio de Solidaridad, Quintana Roo, México.

 

            Me siento muy contento, porque nuestro estado sea la sede de la celebración del Encuentro de Ministros de Agricultura de las Américas 2015, así como de la 18ª Reunión de la Junta Interamericana de Agricultura.

 

            Señoras y señores Ministros:

 

            Hoy, son centro de atención del mundo entero que, con esperanzas en este tipo de reuniones, solicitan que sus decisiones y talentos se conjuguen para diseñar las políticas del campo, y su futuro.

 

            Para nosotros en Quintana Roo, es muy grato recibirles a todas y a todos ustedes, brindarles las facilidades necesarias para la celebración de esta jornada de trabajo tan relevante para todos.

 

            Nos enorgullece mucho que México sea el anfitrión y organizador de esta reunión; un trabajo acorde, sin duda, con el papel creciente de relevancia de nuestra Nación, y que juega actualmente en el  contexto global, bajo el liderazgo del Presidente Peña Nieto, cuyo Gobierno impulsa cambios históricos, encara retos que nos dirige hacia el futuro y que nos hace coherentes como un país que encara los desafíos del presente.

 

            El Gobierno de México es el gobierno de las Reformas, de la modernidad, del liderazgo responsable ante el contexto global.

 

Un Gobierno que propicia el crecimiento, que impulsa el desarrollo, que invierte en la tecnificación de nuestro sector agrícola, garantiza la tenencia de la tierra, y a fin de mejorar la competitividad y certidumbre de inversionistas, genera confianza ante la comunidad internacional.

 

Reflexionaba, hace un momento, en la importancia del sector productivo primario, y en la forma en que, pese a toda nuestra evolución social, a los impresionantes avances tecnológicos de nuestra era, y sin importar cuan sofisticada se vuelva la sociedad humana, sigue dependiendo de la producción de alimentos en el campo.

 

Seguimos todos balanceándonos en este delicado equilibrio, cada vez más frágil entre una demografía incontenible a nivel mundial y una producción que no logra alcanzar las cuotas necesarias para solventar la demanda.

 

Quintana Roo, es una entidad mexicana que ha fincado su progreso y desarrollo en el gran éxito de nuestros destinos turísticos, en este gran Caribe mexicano, lo que ha convertido a esta actividad en el motor de nuestra economía y en nuestra principal fuente de ingresos.

 

No obstante, nos empeñamos con intensidad de mantener funcionando el sector agropecuario para extender las posibilidades de nuestro sector agrícola y ligarlo  a la demanda de los centros turísticos, de forma que cada uno se beneficie de la actividad del otro, y se apoyen en el mutuo crecimiento y desarrollo.

 

Pero, incluso, en un contexto estatal tan pequeño, tan focalizado, los logros no son los esperados, y lo producido localmente no es suficiente para satisfacer la demanda tan sólo de los desarrolladores y de los clubes vacacionales, por lo que trabajar en armonizar la demanda con la producción, es una de las principales tareas de nuestro Gobierno.

 

El tema no es sencillo.

 

El reflejo de una situación local, es en realidad un dilema global que merece toda la atención por su impacto en temas torales, como la calidad alimentaria, la salud mundial, la pobreza y la contaminación, aunado a dilemas como la conservación de la ecología y la necesidad de espacios cultivables, haciendo de éstos, temas de seguridad nacional para nuestros países, y causa de guerras y de migraciones masivas que son, también, un signo de nuestros días.

 

            Reconocidos Ministros de Agricultura del Continente Americano y de España:

 

            Confiamos en ustedes.

 

            Confiamos en su capacidad de análisis y síntesis sobre una problemática compleja, pero vital para nuestros pueblos. De sus conclusiones y acuerdos, depende del rumbo para encaminarnos a la suficiencia alimentaria, en sinergia con las naciones del mundo, y que ya no se siga hablando de crisis alimentaria global.

 

            Valoramos y cobijamos mucho esta reunión internacional, y que la productividad agrícola, la competitividad, la sustentabilidad y la inclusión rural, serán temas fundamentales para debatir en busca de las políticas que nos permitan lograr ese objetivo encomendado a todos nosotros: la subsistencia de la vida humana.

 

            Deseo que su estancia en México y en Quintana Roo sea muy placentera.

 

            Éxito, y enhorabuena.

 

 

-MODERADOR: Tiene la palabra el licenciado José Eduardo Calzada Rovirosa, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

 

 

-SECRETARIO JOSÉ EDUARDO CALZADA ROVIROSA: Muchas gracias.

 

            Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

 

            Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; licenciada Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Relaciones Exteriores; licenciado Enrique de la Madrid, Secretario de Turismo.

 

            Distinguidas Ministras y Ministros de Agricultura de las Américas: Bienvenidos a este lugar especial de nuestro país.

 

Señor Víctor Villalobos Arámbula, Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. Muchas gracias, señor Director, por su contribución diaria.

 

            Estimado amigo Roberto Borge Angulo, Gobernador Constitucional del estado de Quintana Roo; ingeniero Carlos Casamiquela, Ministro de Agricultura de la República de Argentina y Presidente saliente de la Junta Interamericana de Agricultura, la JIA.

 

            Estimados amigos Gobernadores de Campeche y Yucatán; señoras y señores:

 

            La realización en México de este Encuentro de Ministros de Agricultura de las Américas, en el marco de la 18 Reunión Ordinaria de la Junta Interamericana de Agricultura, es una gran distinción que nos enorgullece y compromete a ser ejemplo de lo que se requiere para la efectiva articulación entre la agricultura y la inclusión social.

 

            Me es sumamente grato darles la bienvenida a todos ustedes; Ministras,  Ministros y Jefes de Delegación de los 34 países que integran el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura.

 

            Tengo plena certidumbre de que las deliberaciones serán de gran riqueza.

 

             El intercambio de opiniones sobre las experiencias de cada país y las distintas maneras de enfrentar los retos agrícolas y de abasto de alimentos, permitirá definir criterios generales sobre el futuro de la producción en el Continente Americano.

 

            El tema que nos convoca en esta ocasión: Productividad Agrícola Sustentable e Inclusión Social.

 

           El mismo nombre del encuentro nos pone ante un reto que está presente desde ahora:

 

            Cómo garantizar la alimentación a más de 9 mil millones de personas que habitaremos en el mundo, en el año 2050.

 

            Frente a las situaciones de hambre y desnutrición que se podrían presentar, desde ahora, es necesario definir acciones precisas y viables para incrementar la producción de alimentos en un 70 por ciento, en los próximos años.

 

            Ésta es una prioridad estratégica a la que tenemos que responder con visión de futuro y sin poner en riesgo el planeta. Eludir esta responsabilidad tendría costos muy altos en términos sociales, ambientales, y también políticos.

 

Poner fin al hambre y mejorar la nutrición es un asunto de primera índole. Así, se ha establecido en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, que entrará en vigor a partir del 1 de enero del año 2016.

 

            Se trata de una obligación moral que no podemos soslayar. No hacerlo, es contribuir a la agudización de la inequidad social en el mundo.

 

            La obtención de resultados satisfactorios en torno a este desafío enorme, exige que desde ahora nos preocupemos por el fortalecimiento y vigorización de las actividades agrícolas.

 

            El incremento de la productividad, el mejoramiento de la rentabilidad y la optimización de la sustentabilidad de la actividad agrícola, permite una firme y clara articulación entre agricultura, desarrollo y porvenir.

 

            Producir más, es la única manera de hacer efectivo el derecho a la alimentación, y requiere necesariamente de innovaciones tecnológicas y mayores inversiones productivas, mejores técnicas de producción derivadas de tecnologías de punta, la reducción del desperdicio de alimentos y, también, un sistema alimentario mucho más eficiente, es esencial para un equilibrio entre producción de alimentos y el consumo.

 

            Para tener avances en esta materia, son imprescindibles las alianzas entre las naciones. La cooperación internacional es una cuestión básica para definir acciones conjuntas y garantizar más alimentos para toda la sociedad.

 

            En esta tarea, la labor del IICA es fundamental para promover una agenda ambiciosa de cambio hacia políticas públicas dirigidas a una productividad agropecuaria sustentable e incluyente.

 

            Hacer del campo el lugar de una mayor producción de alimentos sin deteriorar el medio ambiente, es, sin duda alguna, contribuir al fortalecimiento y la cohesión social; es avanzar hacia la definición de una agenda de políticas orientadas a debilitar los factores generadores de dinámicas de desigualdad, y fortalecer los lazos de inclusión social.

 

            Esa es, precisamente, la instrucción que hemos recibido del señor Presidente de la República; trabajar a favor del campo mexicano, pero particularmente de las zonas rurales que requieren de mayor apoyo para nuestra gente.

 

            De este encuentro surgirán iniciativas y proyectos responsables para cultivar mejor, producir más y alimentar a todos, tal como lo establece el lema de nuestro encuentro. Esa es la relevancia que tienen las deliberaciones y acuerdos a los que, sin duda alguna, llegaremos.

 

            Demostraremos la sensibilidad, el compromiso y la voluntad política de los Ministros de Agricultura de las Américas, para emprender acciones responsables en beneficio del fortalecimiento de nuestra sociedad.

 

            Muchas gracias.

 

 

-MODERADOR: A continuación, se proyectará el video Productividad en las Américas.

 

 

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

 

 

-MODERADOR: Hace su intervención el doctor Víctor Manuel Villalobos Arámbula, Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura.

 

 

-DR. VÍCTOR MANUEL VILLALOBOS ARÁMBULA: Maíz, frijol, calabaza y chile, vinculados en un único espacio de suelo, creciendo al amparo del entorno, bajo la mirada atenta del campesino milenario, es la milpa que nació en el esplendor del mundo maya y sobrevive hasta nuestros días, fruto de una sabiduría fincada en el amor y el respeto a la agricultura, como legado de los dioses. Ésta es la expresión de una cultura que aún hoy, tiene mucho que enseñarnos.

 

            Bienvenidos a México, bienvenidos a la cuna del maíz.

 

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto.

 

Distinguidas autoridades y personalidades del presídium.

 

Señoras Ministras y Ministros de agricultura.

 

Amigos todos.

 

            El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, se complace en compartir con las autoridades de la Agricultura de México, la organización de este encuentro de ministros; expresión de su confianza en nuestro trabajo.

 

            El IICA es el mejor socio que pueden tener para apoyarles en sus esfuerzos por alcanzar el desarrollo agrícola y el bienestar rural.

 

            Como mexicano, me siento muy orgulloso de que sea en mi tierra, donde hoy se instale la Capital de la Agricultura de Las Américas.

 

            El Gobierno de México nos ha convocado a deliberar sobre la productividad agrícola sustentable y la inclusión rural en los países del hemisferio, y nos ha lanzado tres retos para nuestro sector: cultivar mejor, producir más y alimentar a todos.

 

            Por qué cultivar mejor.

 

            Porque hoy las sociedades están conscientes de que satisfacer las necesidades del presente no debe comprometer la sustentabilidad. Se trata de un compromiso con las futuras generaciones y con el planeta.

 

            Ésta es la revolución del pensamiento que nos obliga a actuar con responsabilidad, desarrollando una agricultura que no agote los recursos naturales que requiere, principalmente el suelo y el agua.

 

            Un cambio en nuestra concepción sobre la productividad, es clave.

 

             Debemos incrementar los rendimientos por hectárea sin presionar al límite la frontera agrícola. También, tenemos que optimizar los rendimientos por litro de agua utilizada.

 

            En adelante, la productividad estará asociada a la capacidad de nuestro sector para adaptarse a la variabilidad climática, así como a una adecuada gestión de riesgos y la prevención ante catástrofes naturales.

 

            La adopción de buenas prácticas agrícolas y la innovación constante, la aplicación del conocimiento científico moderno, junto con el conocimiento tradicional de nuestras comunidades campesinas, forma parte de ese cultivar mejor.

 

            La productividad es una condición necesaria para la competitividad, para incorporar a todo tipo de productores a las cadenas de valor y para concurrir con éxito a los mercados, sean éstos locales o globales; es decir, la productividad será determinante para que la agricultura se constituya en un eje del desarrollo, un motor del crecimiento económico y una fuente de bienestar para todos.

 

            Cómo producir más.

 

            Lo haremos, con el desarrollo del conocimiento, las innovaciones y la investigación; con grandes inversiones y con la creación de marcos de políticas y de reformas basadas en principios científicos y en la cooperación internacional.

 

            Un factor clave, es que todos los tipos de productores, desde las grandes empresas agrícolas, hasta la agricultura familiar, sean más productivos. Para ello, habremos de trabajar mucho en cerrar las brechas que hoy se observan entre productores, entre regiones y entre países.

 

            El incremento de la productividad debe lograrse de manera incluyente, mediante un manejo integral de los recursos naturales, y sin impactar el ambiente y la biodiversidad.

 

            Para ello, hemos propuesto seis recomendaciones:

 

            Uno. Fortalecer la capacidad rectora del Estado en materia agropecuaria.

 

            Dos. Desarrollar un proceso de gestión educativa moderna en el ámbito agrícola.

 

            Tres. Continuar invirtiendo en la creación de una cultura de innovación.

 

            Cuatro. Consolidar el liderazgo de la región en materia de comercio internacional de productos agrícolas.

 

            Cinco. Impulsar una cultura emprendedora y organizativa de los pequeños productores.

 

            Y Seis. Fortalecer la cooperación internacional para el desarrollo de una agricultura productiva, sustentable e incluyente.

 

            La agricultura es la base y el punto de partida para la seguridad alimentaria de una población en constante crecimiento. El desafío de la productividad adquiere, así, un rostro humano, y se convierte en un imperativo ético.

 

            Debemos alimentar a todos. Nuestro hemisferio tiene la capacidad para convertirse en el granero del mundo; tenemos un enorme potencial por desarrollar, si somos más creativos y más productivos.

 

            Estimadas Ministras y Ministros de Agricultura de los 34 países miembros del IICA:

 

            Nuestro instituto está ofreciendo resultados que observan cotidianamente en sus países. Estamos posicionando al IICA como una organización internacional relevante y que adiciona valor al trabajo de los gobiernos, los productores, la academia, el sector privado y la sociedad civil.

 

            Nuestro modelo de cooperación nos ha permitido acrecentar el valor de la colaboración multilateral y la generación de bienes públicos internacionales, para beneficio del hemisferio.

 

            El IICA tiene hoy una agenda de mediano plazo, con proyectos de alto impacto para mejorar la competitividad de las cadenas agroalimentarias:

 

            Promover la sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos, mejorar las condiciones de la agricultura familiar e incrementar los niveles de resiliencia de la agricultura frente a los retos, entre ellos, el cambio climático.

 

            En esta ocasión, constituidos como Junta Interamericana de Agricultura, ustedes podrán tomar la decisión histórica de fortalecer financieramente a su instituto, como una forma de ayudarse a sí mismos.

 

            El apoyo político expresado en la declaración ministerial que habrán de suscribir al final de este encuentro, significará mucho para los millones de personas cuya vida discurre en torno a la agricultura, porque el compromiso de ustedes y el nuestro, es con ellos.

 

            Demos cumplimiento a las esperanzas de un sector agrícola más productivo, más sustentable, pero, sobre todo, más incluyente.

 

            Hagamos de la agricultura de las Américas una gran milpa que nos permita cultivar mejor, producir más y alimentar a todos.

 

            Nuevamente, bienvenidos a México.

 

            México lindo y querido.

 

            Muchas gracias.

 

 

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)