11 de marzo de 2013

Ciudadano Presidente de la República, Enrique Peña Nieto;

Ciudadano Presidente de la Cámara de Diputados;

Ciudadano Presidente de la Cámara de Senadores;

Señores Coordinadores de las Cámaras de Diputados y de Senadores;

Señores Dirigentes de los Partidos Políticos Nacionales;

Distinguidos invitados;

Amigas y amigos de los medios de comunicaciones;

Señoras y señores:

Afirma el secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, el Doctor Hamadoun Touré: Debemos conseguir que la banda ancha figure entre las más altas prioridades en las agendas de las naciones. La banda ancha nos dice: Debe ponerse al alcance de todos, porque es fundamental para favorecer el desarrollo económico y social.

Desde su primer mensaje a la nación el pasado primero de diciembre, el Presidente de la República, Licenciado Enrique Peña Nieto, incluyó en las prioridades de su administración, generar mayor competencia en los servicios de telecomunicaciones, elevar a rango constitucional el derecho de acceso a la banda ancha, reformar el marco legal a las telecomunicaciones y licitar dos nuevas cadenas nacionales de televisión abierta.

Hoy aquí, se reúnen una vez más los partidos políticos signatarios del Pacto por México y el titular del Poder Ejecutivo Federal, para presentar de manera conjunta una reforma constitucional que habrá de impulsar a nuestro país a una nueva etapa en el desarrollo de sus telecomunicaciones, cumpliendo así con el mensaje del primero de diciembre, y con los nueve compromisos del Pacto, relacionados con el sector.

La necesidad de reformas las telecomunicaciones es reconocida por todos. Los avances recientes en las telecomunicaciones y en el acceso a Internet, constituyen para la humanidad la mayor transformación tecnológica, desde la invención de la luz eléctrica.

Como lo ha señalado la OCDE, México está muy lejos de que las telecomunicaciones sean la plataforma que el país requiere. En 2012 esta organización estimó que tan sólo en el periodo 2005-2009 la pérdida económica atribuida al rezago y a la disfuncionalidad del sector de telecomunicaciones, fue de 129 mil millones de dólares; es decir, el 1.8 por ciento del PIB anual.

En países similares, por cada 10 puntos porcentuales que se incrementen los servicios de banda ancha, se genera un crecimiento económico equivalente al 1 por ciento del PIB.

De aquí que resulté indudable la necesidad de fortalecer la capacidad rectora del estado, el marco legal, la capacidad regulatoria y el ordenamiento de este sector, para impulsar su crecimiento en un contexto de competencia equitativa.

Fortalecer a los órganos reguladores, cubrir vacíos legales y evitar la doble ventanilla es parte fundamental de la iniciativa, las instituciones reguladoras de la competencia y de las telecomunicaciones, COFECO y COFETEL, se transformarán en órganos constitucionales autónomos.

Se creará, aprobada la iniciativa por el Congreso de la Unión, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, que asumirá en el sector las facultades de la COFETEL y de la COFECO, podrá ordenar la desincorporación de activos de los actores económicos, en las proporciones necesarias para eliminar efectos anticompetitivos. Será el Instituto y ya no el Ejecutivo Federal, la instancia facultada para otorgar y revocar las concesiones de radiodifusión y telecomunicaciones.

Los órganos de gobierno de organismos se integrarán por siete comisionados, incluyendo al Presidente, con una duración de nueve años y sin posibilidad de reelección. Los comisionados se designarán en forma escalonada a propuesta del Ejecutivo Federal y con la ratificación del Senado, previa evaluación de los aspirantes que realice un comité integrado por los titulares del Banco de México, del INEGI y del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. Las resoluciones de ambos órganos podrán ser impugnadas sólo mediante el juicio de amparo indirecto y no serán objeto de suspensión.

La participación de la Judicatura Federal tendrá la mayor relevancia, pues el sector requiere de condiciones para evitar litigios interminables que se traducen en incertidumbre para la inversión.

Se crearán tribunales especializados en competencia económica, radiodifusión y telecomunicaciones. El Congreso de la Unión establecerá tipos penales especiales de acuerdo a esta iniciativa, que sancionen rigurosamente prácticas monopólicas y fenómenos de concentración indebida.

Con el fin de impulsar la transición del sector hacia condiciones de competencia plena, se establecen entre otras, las siguientes medidas:

· Se eleva de 49 a 100 por ciento la posible participación de inversión extranjera directa en telecomunicaciones y comunicación vía satélite, así como de cero a 49 por ciento en radiodifusión.

· Los concesionarios de televisión abierta deberán permitir la retransmisión íntegra de su señal de manera gratuita y sin discriminación, por su parte, los concesionarios de televisión de paga deberán retransmitir las señales de televisión abierta sin costo para sus suscriptores, los concesionarios que haya sido declarados con poder sustancial en cualquiera de los mercados de telecomunicaciones o radiodifusión, no se podrán beneficiar de esta regla de gratuidad.

· Los concesionarios de telecomunicaciones podrán acceder a la red local de los actores dominantes.

· Como lo comprometió el señor Presidente de la República y se licitarán dos nuevas cadenas de televisión abierta, en estas licitaciones no podrán participar aquellas empresas que ya tengan concesiones por 12 megahertz o más.

Conforme al principio de equidad con que se procederá en todo momento, todas estas medidas se aplicarán de manera simultánea, sin privilegios para ninguno de los participantes del sector privado.

Señoras y señores, las telecomunicaciones son fundamentales para mover a México como lo ha propuesto el señor Presidente de la República, son esencialmente democratizadoras porque permiten el acceso a una dimensión inacabable de información, de conocimiento, de aprendizaje, de nuevas capacidades y a posibilidades inmensas de comunicación con otras personas e instituciones.

Con reglas claras y abiertas, con una autoridad fortalecida, con límites a la concentración, con obligaciones bien establecidas en cuanto a calidad, costo y continuidad de los servicios, las telecomunicaciones cumplirán mejor su papel dinamizador de la economía y de la participación social en el desarrollo nacional.

Muchas gracias.