Nuevamente, muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar al señor Presidente de esta Cámara, que recién ha rendido protesta ante su gremio, al señor Fernando Abusaid.

Y saludar, también, al Presidente saliente, a Flavio Torres, y reconocer los avances y logros, que se lograron durante su gestión.

Saludar a los integrantes del Gobierno de la República.

Al señor Gobernador del Estado de Aguascalientes, quien también es Presidente de la Comisión de Vivienda en la Conferencia Nacional de Gobernadores.

A la Presidenta de la Comisión de Vivienda de la Cámara de Senadores, le saludo con respeto.

Y de igual forma, a Senadoras y a Senadores aquí presentes.

Distintas autoridades de los distintos órdenes de Gobierno.

A desarrolladores de la industria de la vivienda de nuestro país.

A proveedores de la misma. Reciban, todos, un saludo afectuoso.

Señores representantes de los medios de comunicación, quienes seguramente no durmieron mucho, porque están todavía ajustando el horario. Me acompañaron a Asia y son 14 horas de diferencia, y seguramente están ajustando todavía el horario.

Me da mucho gusto saludarles.

Señoras y señores:

La vivienda es un sector estratégico para el crecimiento económico de nuestro país. Así lo ha sido en los últimos años y lo seguirá siendo durante mi Administración.

La industria de la vivienda contribuye con más de 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto y genera más de siete millones de empleos de forma directa. Por ello, es un gusto participar en la Toma de Protesta del nuevo Consejo Directivo de esta importante Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda.

Reconozco la labor y el compromiso de todos sus integrantes, de quien concluye su labor al frente de la misma, y de quien asume esta nueva responsabilidad, al frente de esta importante organización.

La renovación de este Consejo Directivo es una oportunidad para construir una relación de mayor entendimiento entre nosotros, especialmente ahora, que el desarrollo territorial y urbano cuenta con una nueva Secretaría para coordinar estos esfuerzos.

Soy consciente de la importancia del sector de la vivienda, y asumo un firme compromiso con el crecimiento sostenido y desarrollo equilibrado. El sector vivienda y el Gobierno de la República tenemos propósitos compartidos.

Nuestros objetivos están alineados. Ambos queremos que la industria de desarrollo y promoción de vivienda siga siendo un motor relevante de la economía nacional, y una importante fuente de empleos para los mexicanos.

Nos une la finalidad de que cada vez más familias mexicanas puedan ejercer a plenitud su derecho a una vivienda digna, como lo prescribe nuestra Constitución; sobre todo, estamos determinados a fomentar una industria próspera y dinámica, que esté a la altura de las necesidades del país.

Al iniciar esta Administración, me comprometí a construir un México próspero; un México de crecimiento económico acelerado, sostenido y sustentable.

Me comprometí a impulsar, sin ataduras ni temores, todos los motores del crecimiento nacional. Este compromiso implica, por supuesto, un apoyo decidido al sector de la vivienda.

En consecuencia, dentro de los primeros 100 días de Gobierno, presenté la nueva Política Nacional de Vivienda, que habrá de conducir los esfuerzos públicos y privados en esta materia, durante los próximos seis años.

Con ello, damos certidumbre a todos sus actores, a través de reglas claras, políticas integrales y acciones enfocadas a garantizar el desarrollo ordenado, no sólo de nuestras ciudades, sino también del sector.

Son cuatro las estrategias que componen la Política Nacional de Vivienda.

Primera. Lograr una mayor y mejor coordinación interinstitucional, a fin de alinear los programas y acciones en materia de reservas territoriales, financiamiento y vivienda, esenciales para la viabilidad y éxito del sector.

Segunda estrategia. Transitar hacia un modelo de desarrollo sustentable e inteligente, para evitar el crecimiento desordenado de nuestras ciudades y la expansión descontrolada de las manchas urbanas.

Con este objetivo, el financiamiento público de vivienda dará prioridad al rescate de espacios urbanos, la redensificación, así como a la construcción de viviendas verticales y desarrollos certificados, tomando en cuenta las distintas necesidades de cada región del país.

En este sentido, instruyo a la Secretaría de Hacienda y a la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y al INFONAVIT, a que presenten al Consejo de Administración de este Instituto un programa de financiamiento acorde a las necesidades, especialmente de vivienda vertical.

Así, contribuiremos no sólo al desarrollo de vivienda, sino, también, al óptimo aprovechamiento del suelo, la infraestructura y los servicios urbanos existentes.

A fin de acelerar la aplicación de este modelo, vamos a combatir en todos los ámbitos administrativos, la discrecionalidad y la sobrerregulación en la gestión de trámites y otorgamiento de permisos o licencias para la construcción de vivienda.

La tercera estrategia es: Reducir de manera responsable el rezago de vivienda.

Aún existe en nuestro país una gran demanda de vivienda. Vamos a seguir contribuyendo a dinamizar este importante sector, apoyando nuevas construcciones y ampliando el acceso a créditos inmobiliarios.

Tengo claro que uno de los temas de mayor interés para el sector, es, precisamente, el acceso a financiamiento.

Para hacerle frente, fortaleceremos el papel de la banca comercial en el otorgamiento de créditos, y con este propósito se lanzó el Programa: Garantía, Sociedad Hipotecaria Federal a la Construcción, que ha tenido una aceptación muy favorable entre las instituciones financieras de nuestro país.

Seguiremos trabajando para brindar una mayor liquidez a las empresas desarrolladoras y promotoras de vivienda.

Igualmente, para asegurar el goce del derecho constitucional a una vivienda digna, he instruido al INFONAVIT a revisar el índice de riesgo para el otorgamiento de la vivienda, y evitar así que, como se dice en el argot financiero, se desperfile a quienes aspiran a un crédito para su primera casa nueva.

En pocas palabras. Revisar, hacer una revisión exhaustiva de los requisitos que hoy se exigen para el otorgamiento de crédito a la vivienda y evitar que el exceso de requisitos anule o impida el otorgamiento de créditos, que hagan viable que más mexicanos tengan acceso al crédito a la vivienda.

Con el mismo objetivo, he instruido diseñar esquemas que acerquen una solución habitacional a los trabajadores de la economía formal, que pagan impuestos y que no están ni en el IMSS, ni en el ISSSTE.

Y por último, la cuarta estrategia. Es procurar una vivienda digna para los mexicanos.

Impulsaremos acciones para el mejoramiento y ampliación de vivienda en medios urbanos y rurales.

También, desarrollaremos un programa de mejoramiento de vivienda en unidades habitacionales, que fue uno de los compromisos que hice durante mi campaña político-electoral.

Además, en este sexenio establecimos la meta de que toda nueva vivienda popular, financiada o subsidiada por el Estado, cuente al menos con dos recámaras, como un mínimo de espacios dignos y decorosos para quienes tengan acceso a una nueva vivienda.

Señoras y señores:

El éxito de la Política Nacional de Vivienda exige el compromiso de todos los sectores que participan en este sector: gobiernos estatales y municipales, empresarios e instituciones financieras.

Se trata de nuevas reglas que propicien una mejor calidad de vida para las familias mexicanas y abran nuevas oportunidades para la industria.

Trabajando en coordinación, juntos, podemos promover un desarrollo más ordenado y más sustentable, en beneficio de todos los ciudadanos.

Esta política dará certidumbre al desarrollo de la política de vivienda en todo el país.

Nuestra meta es establecer lineamientos claros, que no estén sujetos a sorpresas o a cambios de último momento. Esta política regirá el actuar del Gobierno a lo largo de toda esta Administración.

Somos conscientes de que la transformación de la industria de la vivienda implica también grandes cambios para las empresas enfocadas y que están dentro de esta actividad.

Por ello, contaremos con un periodo de transición, como lo anuncié al presentar la Política Nacional de Vivienda. Y que habrá, a efecto de que las propias industrias desarrolladoras de vivienda puedan hacer los ajustes necesarios y tengan un periodo de transición, que habrá de concluir el primer trimestre del año 2015.

Asimismo, pueden tener la seguridad de que las reglas de operación para el año 2014, deberán anunciarse cuanto antes. Cuando presenté la Política Nacional de Vivienda, establecimos un periodo y hasta finales del mes de junio.

He instruido a la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano del Gobierno de la República, que acelere este proceso, a efecto de dar mayor certidumbre a la industria de la vivienda, y éstas estén, a más tardar, el próximo 30 de mayo, fecha última para presentar las reglas y dar mayor certidumbre, claridad, transparencia, de hacia dónde habrá de avanzar el Gobierno de la República en el desarrollo y promoción de la vivienda.

En este sentido, reitero la disposición del Gobierno de la República, de tomar en cuenta las propuestas del sector, en la elaboración de las reglas de operación para esta Administración.

Sepan, también, que he instruido al titular de la SEDATU, así como a los organismos públicos relacionados, a que acompañen permanentemente a los desarrolladores y promotores de vivienda en esta etapa de transición.

Estoy seguro de que manteniendo canales abiertos de comunicación y promoviendo un mayor entendimiento entre nosotros, lograremos el crecimiento ordenado y sostenido que todos anhelamos para la industria de la vivienda en nuestro país.

Los objetivos están claramente señalados. Y como aquí lo compartí hace un momento con ustedes, esto exige el compromiso y la participación de la propia industria de la vivienda, de las instituciones financieras del país, de los órdenes de Gobierno, y de manera muy comprometida, del Gobierno de la República.

Vamos a lograr esos objetivos de manera conjunta, en beneficio de todos los mexicanos.

Muchas gracias.