-MODERADOR: Hace uso de la palabra el ciudadano licenciado Rodrigo Medina de la Cruz, Gobernador del Estado de Nuevo León.

-GOBERNADOR RODRIGO MEDINA DE LA CRUZ: Muchas gracias.

Muy buenos días.

Sean bienvenidos todos ustedes, a esta oportunidad histórica a la que nos convoca el señor Presidente y el Gobierno de la República.

Quiero darle la bienvenida a mis compañeros Gobernadores de los distintos estados de la República que el día de hoy nos hacen el honor de acompañarnos y de aportar su conocimiento, su inteligencia, su experiencia a esta integración del Plan Nacional de Desarrollo y al desahogo de las distintas mesas de trabajo.

Agradezco la presencia, también, del equipo de trabajo del Gabinete del señor Presidente de la República, a los señores representantes de las distintas cámaras empresariales e industriales.

Señores invitados especiales:

A nombre y representación del pueblo y del Gobierno de Nuevo León, le doy la más cálida bienvenida al Presidente de los mexicanos, Enrique Peña Nieto.

Nuevamente, el señor Presidente, distingue a Nuevo León para dar arranque a los trabajos del Plan Nacional de Desarrollo y, hoy nos honra con su visita, para recoger las propuestas generadas por todos nosotros en el eje México en Paz.

Nuevo León se une con especial interés a este esfuerzo histórico de elaborar un plan incluyente, que planteará los objetivos, estrategias y proyectos que habrá de implementar el Gobierno Federal durante estos seis años y con los que se alineará nuestro estado, con la convicción de que emprenderemos juntos, el camino en torno a un proyecto y un programa de futuro para transformar a México.

El esfuerzo que implica este ejercicio, un ejercicio de inclusión y de apertura, pone de manifiesto la visión de nuestro Presidente para marcar el rumbo que debe llevar el país, haciendo un llamado para retomar y reasumir los valores de la Patria, la fortaleza de las instituciones y del Estado mexicano.

Señor Presidente:

Nos ha convocado a la unidad y a conformar un gran equipo de trabajo dispuesto a mover y a transformar a México.

Nuevo León acude a su llamado, resuelto y determinado.

Ténganlo por seguro, que seguiremos aportando y que seguiremos siendo parte de la solución bajo su mandato, convencidos de que el rumbo que ha marcado es el que México necesita y el que los mexicanos, con esperanza, esperábamos.

Nuevo León se ha unido al propósito de lograr un México en Paz.

Hemos vivido los estragos de la violencia, hemos padecido sus consecuencias, pero Nuevo León, señor Presidente, ha encontrado el camino firme y constante hacia la recuperación de la paz, demostrando con hechos y acciones que, desde lo local, se puede contribuir firme y decisivamente en la construcción de un mejor país.

Lo hemos hecho transformando y creando nuevas instituciones, diseñando una estrategia exitosa de fuerza y prevención. Invirtiendo recursos públicos para este propósito como jamás se había hecho.

Limpiando la casa y convocando a la sociedad civil para que, con resultados, crea en nosotros. Apostándole, también, a que la gente, además, de creer y respetar la contundencia de nuestras instituciones de seguridad y procuración de justicia, también, necesita espacios para trabajar, para estudiar, para superarse y sentirse parte de este proyecto que usted encabeza.

Sabemos bien que el Gobierno Federal se ha propuesto a afrontar y resolver estas mismas tareas con las primeras reformas emprendidas por el señor Presidente, por el fortalecimiento que le está dando a las instituciones mexicanas; así como por medio de programas de carácter social, cuyo propósito es, precisamente, crear esas oportunidades y sacar adelante a los mexicanos, especialmente, a los más necesitados del país.

Es justo reconocer que, desde su llegada, señor Presidente, Nuevo León ha sentido el trabajo decidido de todo su equipo de trabajo, sin excepción. Que por fin, trabajamos en un esquema de colaboración y no de competencia.

Que este apoyo nos motiva a sacar lo mejor de nosotros mismos como servidores públicos, pero, además, nos compromete a quedarle bien a México, a cumplirle a nuestra Patria.

Tal y como usted lo instruyó, su Gabinete de Seguridad ha estado aquí presente, mes con mes, aquí, resolviendo con nosotros los problemas de cerca. Tomando decisiones. Apretando donde hay que apretar y fortaleciendo lo que funciona.

Eso, señor Presidente, más que una buena coordinación de la que tanto se habla, es una integración para formar un solo equipo que se llama México.

Estoy seguro, señor Presidente, invitados a este evento, que con la experiencia vivida en este ejercicio y por la calidad de nuestra gente, vamos a enriquecer el Plan Nacional de Desarrollo.

Vamos a aprovechar esta oportunidad histórica que nos da, para renovar la fortaleza institucional y la legitimidad del Estado mexicano. Para impulsar una democracia más incluyente, la defensa de nuestra soberanía y seguridad nacional.

Para generar un ambiente de paz, donde sea posible llegar a acuerdos y trabajar para lograr esa gran oportunidad, esa gran oportunidad de crecimiento que tenemos frente a nosotros.

Desde la erradicación del hambre, que usted ha reconocido, hasta el impulso de grandes corporaciones de influencia nacional e internacional, pasando por la fuerza de nuestros trabajadores, de nuestros estudiantes y maestros, de las amas de casa, profesionistas, de la necesaria fortaleza de las instituciones mexicanas.

Desde ahí, con todos los mexicanos, salimos a hacer nuestro su llamado y abanderamos su causa, con emoción e inteligencia, para que le vaya bien a México. Costará trabajo. Habrá obstáculos y retos que vencer. Pero la fuerza de México es más grande y moveremos hacia allá al país, como el señor Presidente se lo ha propuesto.

Empujaremos con usted, al mismo tiempo y utilizaremos este Plan Nacional, para detonar el crecimiento y generar, con resultados, esperanza entre los mexicanos.

Tengo la certeza, de que este ejercicio servirá para recoger importantes propuestas, resultado de una visión plural, en la que están representados todos los mexicanos.

Porque nuestro proyecto es México y porque nuestra meta es la gente. Para eso trabajamos y servimos, para ayudar a que la Patria sea más justa, más equitativa, democrática y libre.

En Nuevo León, señor Presidente, le refrendamos el compromiso de trabajar con responsabilidad y actitud de miras en éste y en todos los proyectos que abandere el señor Presidente, porque sabemos que todo será, también, siempre, por el bien de México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Tiene la palabra el ciudadano licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación.

-SECRETARIO MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Gobernador del Estado de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz. Gracias por su anfitrionía y, por supuesto, gracias por su colaboración para la realización de este foro.

Señores Gobernadores de los estados de la República que hoy nos acompañan; señoras y señores Legisladores Federales; Diputados locales y Presidentes Municipales venidos de diferentes puntos de la República Mexicana.

Compañeros Secretarios de Gabinete; señor Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; señor Comisionado Presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública; ponentes, panelistas; académicos; expertos y, sobre todo, miembros de la sociedad civil que hoy nos acompañan.

Señoras y señores:

El Gobierno que encabeza el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, tiene la firme convicción de que no es posible gobernar y lograr un Estado eficaz, si no somos capaces de escuchar las voces de la pluralidad, de incluir el diverso espectro político y social que nos da identidad como mexicanos, y promover la construcción de acuerdos como principio para cambios firmes y duraderos.

Que un México en paz se construye sobre la base de una gobernabilidad democrática de la Nación, que parte de la solución pacífica de los conflictos, que haga del diálogo y la inclusión el eje central que armonice nuestras naturales diferencias.

Que la paz y tranquilidad del país, deben construirse y conservarse con la participación de todos, con la ley en la mano, para garantizar libertades y evitar que la acción violenta de unos cuantos, vulnere los derechos de todos.

Debemos reconocer que aún, el país enfrenta un importante nivel de violencia. La población percibe a la inseguridad y la delincuencia, como el problema más importante que hay que resolver.

La situación que encontramos es complicada y el diagnóstico que tenemos es claro: los niveles de violencia en las regiones del país están relacionados con el mercado de narcotráfico, del crimen organizado y con factores sociales de riesgo que estamos atendiendo, como la pobreza, la marginación y la débil cultura de la legalidad.

Además, en materia de seguridad, consecuencia de la nueva realidad mundial, existen actores transnacionales que desafían al Estado de Derecho. El crimen organizado y algunas de sus expresiones como el lavado de dinero, la piratería, el contrabando, la trata de personas, la migración ilegal y el terrorismo, no conocen fronteras.

Ante estos problemas, la cooperación internacional y la búsqueda de soluciones y soluciones conjuntas, son el mejor camino.

Reconociendo esta realidad, el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, definió reducir la violencia para tener un México en Paz. Ésta, como su primera meta y planteó una política de Estado en materia de seguridad y justicia.

Desde el primer minuto de este Gobierno, quedó claro que nuestra intención es fortalecer al Estado y su presencia en todos los rincones del país.

Que el uso de la fuerza pública y el orden son compatibles con el respeto de los derechos humanos. Que se trata de gobernar para transformar, sin rehuir responsabilidades, tomando decisiones y entendiendo los problemas.

Además, fomentando la participación de la sociedad para construir comunidades más seguras, cohesionadas e incluyentes como elemento fundamental que rompa el círculo perverso de la violencia desde sus raíces.

México en Paz, debe ser el resultado de la convergencia de esfuerzos entre Gobierno y sociedad, que mostrará su potencialidad y abrirá el camino de oportunidades de desarrollo, de mejor educación y mayor crecimiento.

La sociedad nos exige resultados y con justa razón. Trabajamos todos los días, pero lo más importante, es hacerlo bien. De modo que esta política, permita garantizar una paz y tranquilidad duradera para todos los mexicanos.

Tenemos claro que se requiere de un esfuerzo constante y que los mayores resultados serán, sin duda, en el mediano plazo.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, será clave para avanzar en esta agenda nacional y, con ello, otorgar mayores herramientas a los ciudadanos para que evalúen y juzguen las acciones de Gobierno y para representar, de forma genuina, a los mexicanos en sus demandas y en sus necesidades.

Estamos convencidos de que para gobernar con resultados requerimos de una gran estrategia nacional, lo cual significa transformar proactivamente, planear participativamente, plantear objetivos y metas en perspectiva, pero, especialmente, alinear las potencialidades del país en la promoción de objetivos de largo aliento.

El eje México en Paz del Plan Nacional de Desarrollo suma el trabajo coordinado de siete dependencias Federales: las Secretarías de Gobernación, de Defensa, de Marina, de la Función Pública, la Procuraduría General de la República, además de la Consejería Jurídica.

Con plena colaboración, hemos realizado 23 mesas sectoriales y concluiremos este mes 32 foros estatales.

Hoy, nos acompañan, y mucho agradecemos a nombre del Gobierno de la República: académicos, empresarios, representantes de organizaciones no gubernamentales, autoridades locales y Federales, todos a trabajar juntos en las siguientes cinco mesas de trabajo:

Gobernabilidad Democrática. Misma que moderara el Subsecretario Luis Enrique Miranda Nava.

Seguridad Pública. La coordinará el Comisionado Nacional, Manuel Mondragón.

Derechos Humanos. Lía Limón estará a cargo de esta mesa.

Sistemas de Justicia Penal. Que estará moderada por la Subprocuradora Jurídica de Asuntos Internacionales de la PGR, Mariana Benítez Tiburcio.

Y en la Mesa de Transparencia y Rendición de Cuentas, agradezco la participación del Comisionado Presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública, Gerardo Laveaga, y del encargado del despacho de la Secretaría de la Función Pública, Julián Olivas Ugalde.

Además, en cada una de ellas, contaremos con la presencia de funcionarios y de la sociedad en general, de los estados de Nuevo León, Coahuila y, particularmente, de Tamaulipas.

Señoras y señores:

Ninguna política pública tiene éxito si ésta, está diseñada sin ser discutida, sin ser valorada por todos, absolutamente, por todos. El diálogo y el acuerdo, son el camino para encontrar las soluciones a nuestros problemas.

Por ello, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, instruyó el más amplio proceso participativo en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo. Con la participación ciudadana y mecanismos de evaluación hay, sin duda, mejor acción de Gobierno. Con corresponsabilidad, hay mejores políticas públicas.

Con confianza hay un proyecto compartido, y cuando este proyecto es de todos, hacerlo valer es responsabilidad del Estado. Lo haremos con toda transparencia, cumpliendo con la ley y respetando los Derechos Humanos de todos los mexicanos. Nadie, nadie por encima del Estado de Derecho.

El Gobierno de la República, no permitirá que se aproveche el entorno de violencia para generar más violencia. Nadie puede pretender solucionar sus demandas afectando los derechos de terceros. Nadie. Nadie por encima de los intereses de México y de todos los mexicanos.

Construir un México en paz, debe trascender todas las diferencias ideológicas, partidistas, religiosas y de grupo. Construir un México en paz, es el piso mínimo para el desarrollo.

Construir un México en paz, es la aspiración de todos, de todos los mexicanos y por lo que, sin duda, está comprometido el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Muchas gracias a todos.