León, Gto., 16 de mayo de 2013.

Muchísimas gracias.

Nuevamente, muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero, en primer término, saludar a todas las autoridades aquí reunidas.

Al señor Gobernador del estado.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de Guanajuato.

Al señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y Presidente del Congreso de la Unión.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, a quienes he instruido para que sean permanentes interlocutores con las autoridades municipales, con las delegaciones del Distrito Federal, para que podamos, realmente, articular un esfuerzo que redunde en mayores beneficios para la población.

Están aquí reunidos varios de los integrantes del Gabinete, y otros más que estarán participando en los distintos trabajos que en este encuentro habrán de realizarse.

Saludo al señor Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, al Gobernador del Estado de Sinaloa. Al Gobernador del Estado de México, a quienes expreso mi respeto y aprecio por su presencia en este encuentro.

A presidentas y a presidentes municipales de todo el país que aquí se dan cita.

A delegados del Distrito Federal que, también, están aquí presentes. Delegadas y delegados.

A síndicos, regidores, autoridades de este orden de Gobierno que están aquí presentes.

Quiero saludar, también, al señor Comandante de la Zona Militar en el Estado de Guanajuato.

Y de manera muy particular, apreciar y agradecer la presencia del señor expresidente de la República, Vicente Fox Quezada, de su distinguida esposa, a quienes saludo con respeto.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Celebro este encuentro. Sin duda, como se ha expresado o lo han expresado quienes me han antecedido en el uso de la palabra, que resulta inédito. Porque por primera vez se reúnen tres organizaciones de presidentes municipales, que se conjuntan a través de esta Conferencia Nacional de Municipios de México, y que hemos escuchado testimonios en Bárbara, quien es hoy anfitriona y a quien le agradezco su hospitalidad, Presidenta Municipal de León; en Eduardo, Presidente Municipal de Puebla, y en Leticia Quezada, Delegada en Magdalena Contreras, en el Distrito Federal.

Hemos escuchado en ellos, precisamente, el interés y sobre todo, el gran compromiso que hoy se está generando y está propiciando una mayor sinergia en esta conformación que se hace hoy de esta Conferencia Nacional de Municipios de México, para articularse de mejor manera, para hacer ver o sentir en este espacio, las necesidades más apremiantes de los municipios del país, los más de dos mil 440 municipios que hay en todo México y que, sin duda, en este foro, en este espacio, tendrán voz y serán también un espacio de interlocución con los otros órdenes de Gobierno, estatal y Federal.

A final de cuentas, lo que estamos hoy, aquí, apreciando es un reflejo fiel de la pluralidad política y social que tiene nuestro país.

En el municipio se vive con toda claridad la gran vitalidad y la enorme variedad que hay ideológica y política de nuestro país.

Es a través y es en los municipios donde se refleja, precisamente, esa pluralidad, insisto, social y política de nuestro país.

Y que a partir de esta condición, de esta realidad plena que hoy vive el país es, sin duda, una gran oportunidad la que hoy tenemos para que en este clima plural, diverso, ahora hagamos ocasión y generemos los mecanismos institucionales para que nuestra democracia se convierta en una más eficaz y se acredite ante la sociedad como una forma de gobierno; como una forma que realmente haga posible que la sociedad encuentre solución a sus demandas y problemas.

Y es el espacio de la autoridad municipal, sin duda, la más próxima, la más inmediata a las necesidades de la sociedad mexicana.

Por eso, es que yo celebro que hoy, de forma inédita, se congregue en este espacio la participación de todas las autoridades municipales, más allá de su origen partidario, ideológico, en un solo propósito: Deponer cualquier interés o cualquier bandera, insisto, de carácter ideológico o partidario, para sumarse en lo que haga posible que el espacio municipal, que la autoridad municipal pueda actuar con mayor eficacia.

Por eso, los felicito. Felicito porque esta sinergia que ustedes están propiciando, también se refleja en otros órdenes de Gobierno.

En el ámbito Federal estamos logrando, con la participación de las distintas fuerzas políticas del país y el Gobierno de la República, realmente generar un clima de normalidad democrática, de civilidad, de entendimiento, de conciliación de intereses y, sobre todo, darle impulso a distintas iniciativas que están enriquecidas con las distintas y diferentes visiones que tiene esta rica pluralidad de nuestro país.

Lo que vive en el orden Federal, lo que ya también se aprecia en los órdenes estatales, está viviéndose ya en el orden municipal, como autoridad más inmediata a la población.

Permítanme compartirles, precisamente, a partir de esta riqueza y de esta gran oportunidad que hoy tenemos, de convertir o de hacer posible que en democracia podamos imprimirle mayor vitalidad y eficacia al actuar y responsabilidad que tenemos todas las autoridades públicas, sin importar el orden de gobierno y sin importar a qué poder pertenezcamos. Lo importante es que podamos dar, insisto, buenos resultados a la sociedad mexicana.

Recientemente convocamos a la realización del Plan Nacional de Desarrollo, y que la próxima semana tendremos oportunidad de presentar a la sociedad mexicana.

En ese Plan de Desarrollo se inscriben cuáles son las grandes metas y alcances que tendrá la Administración para los próximos años en el ejercicio de su gestión; y que se ha enriquecido con la participación de toda la sociedad.

En este marco, precisamente en lo que ha dado espacio a la conformación de este Plan Nacional de Desarrollo, déjenme adelantarles algunas líneas de acción que en materia municipal se han encontrado y estarán siendo parte de este Plan.

La primera. El Plan Nacional de Desarrollo en materia municipal contemplará cinco líneas de acción, que son las siguientes:

Impulsar la inclusión y participación efectiva de los gobiernos estatales y municipales para el acuerdo y toma de decisiones de las políticas públicas nacionales.

Segunda. Promover convenios únicos de coordinación para el desarrollo, que definan con claridad la articulación de esfuerzos entre los tres órdenes de Gobierno.

Tercera. Implementar un programa que busque nuevas áreas de oportunidad para una efectiva descentralización.

Cuarta. Impulsar estrategias e iniciativas de ley que clarifiquen los ámbitos de competencia y de responsabilidad de cada orden de Gobierno.

Y quinta. Promover el desarrollo de capacidades institucionales y modelos de gestión para lograr administraciones públicas estatales y municipales más eficaces.

Éstas son cinco líneas de acción que se prevé ya tendrá el Plan Nacional de Desarrollo que con ustedes me estoy permitiendo anticipar, adelantar y compartir.

Y, que sin duda, recogen en buena medida lo que han expuesto los Presidentes Municipales que me antecedieron en el uso de la palabra.

Se trata, en pocas palabras, de que la autoridad municipal, de que este orden de Gobierno pueda contar con mayores capacidades e insumos alineados con toda precisión a objetivos claros, a tareas legalmente establecidas y que eso permita a este orden de Gobierno, realmente ofrecer a la población los servicios que la Constitución prevé estén en el orden de Gobierno.

Qué estaremos impulsando como Gobierno, qué nos interesa.

Queremos realmente hacer del Federalismo que hoy vive nuestro país, donde debo decir, no es un anhelo, es una realidad que tenemos hoy en México, así como hoy en México hemos venido consolidando nuestro sistema democrático, por igual hemos venido consolidando nuestro sistema federalista.

Ya no es sólo parte de un anhelo, sino de una realidad.

Ahora se trata que a esta realidad le podamos imprimir o podamos acreditar dentro de él, al menos tres características importantes:

Primero. Un Federalismo con una visión compartida del desarrollo, con metas y políticas públicas conjuntas.

Segundo. Un Federalismo coordinado donde haya certidumbre y claridad sobre responsabilidades, atribuciones y recursos y que cada nivel tendrá a disposición.

Y tercero. Un Federalismo corresponsable en el que existan mecanismos eficientes de comunicación, colaboración y actuación entre gobiernos.

Es así como nos aprestamos a trabajar desde el Gobierno de la República con los otros órdenes de Gobierno, para que realmente seamos parte promotora de una sinergia que haga posible y acredite que la democracia puede dar mejores resultados. Que en México ya no sólo somos parte de un modelo democrático, sino de un modelo democrático eficaz.

Hay que señalar, también, que para que esto sea posible, aquí no sólo lo habremos de alcanzar esperando que cada nivel u orden de Gobierno cuente con más capacidades y con más recursos.

Se trata, también, de que cada orden de Gobierno asuma sus propias responsabilidades, cumpla a satisfacción y cabalidad con los servicios que debe dar a la ciudadanía, pero, también, en lo que está en el ámbito de su competencia y de sus obligaciones.

Lo digo a partir de una demanda que aquí se ha dejado sentir y que, por supuesto, recojo, pero que también pongo en la mesa la corresponsabilidad que todos tenemos para poder contar con mayores recursos.

El orden municipal es, en México, uno de los niveles, o es el nivel de Gobierno con más baja recaudación de recursos propios. En la reforma hacendaria, que en su momento estaremos presentando, que está acordada en el Pacto por México, que ya inscribe el propio Pacto por México varios de los alcances que se espera tenga esta reforma hacendaria.

Y uno de ellos es el fortalecimiento a las finanzas públicas municipales, pero, también, se espera que los gobiernos municipales asuman responsabilidad.

Déjenme compartirles, y no para dejarlo en preocupación, sino más bien, para generar una conciencia mayor entre quienes son autoridad municipal. El nivel de recaudación que tienen hoy, en México, los municipios es de los más bajos del mundo y de Latinoamérica.

No es ni siquiera, o es apenas siquiera del 0.3 por ciento del Producto Interno Bruto. Otros países de América Latina, de desarrollo similar al de México, Brasil, Chile, tienen niveles casi del doble o del triple de recaudación que nosotros tenemos. Bolivia tiene 0.5 por ciento.

México es el país que tiene el más bajo nivel de recaudación de impuesto predial, que es, quizá, el impuesto más importante que tienen las autoridades municipales.

Lo cito aquí, porque si de verdad queremos estar a la altura de tener una mayor capacidad de respuesta y de fortalecimiento financiero, será fundamental asumir corresponsabilidad en las tareas y obligaciones que cada orden de Gobierno tiene, y que eso nos permita imprimirle vitalidad, eficiencia y capacidad de dar resultados a la población en nuestro país.

Lo más importante que aquí quiero hoy celebrar junto con ustedes, es el clima que se ha propiciado entre las autoridades municipales, es este clima de civilidad y de ánimo para que juntos encontremos soluciones a los problemas que aquejan a los gobiernos municipales.

Yo quiero solamente comprometer ante ustedes, la total y plena disposición del Gobierno de la República para trabajar de manera sincronizada, para realmente tener un diálogo franco y abierto que redunde en mayores resultados a la población.

Lo expresaba el Presidente Municipal de Puebla en su intervención, todos queremos, los aquí reunidos, que México esté mejor, que México realmente pueda aprovechar todo su potencial en beneficio de todos los mexicanos.

Creo que ésta es la constante y es el objetivo que hoy nos convoca y nos reúne, y nos lleva a trabajar de manera conjunta y coordinada.

Para este propósito, quiero instruir al Secretario de Gobernación para que mantenga un permanente diálogo con las autoridades municipales.

Aquí, se ha reconocido el que ya ha venido haciendo y que espero mantenga, precisamente, para hacer una adecuada y cercana interlocución entre el Gobierno de la República y el orden municipal.

Pero también, al instruirle al Secretario de Gobernación que establezca o mantenga este diálogo, personalmente también me comprometo. Y por eso aquí dejo en claro que espero, al menos una vez al año, tener participación y reunión dentro de este acuerdo que ustedes tienen, para reunirme con la Conferencia Nacional de Municipios de México y con el órgano rector del mismo.

Finalmente, quiero decirles que deseo que este encuentro realmente revitalice el ánimo y la capacidad de las autoridades municipales.

También deseo que el encuentro de quienes son presidentas y presidentes, delegadas y delegados en el Distrito Federal; la relación de acuerdo, de confianza, de empatía que propicia este encuentro, haga posible realmente el enriquecimiento a esos mecanismos para fortalecer la capacidad de los gobiernos municipales.

Deseo a este encuentro el mayor de los éxitos. Que la participación que habrá aquí de distintos ponentes, de los distintos espacios de discusión sobre temas que ocupan a los gobiernos municipales, realmente redunde en propuestas para formular políticas públicas en el orden municipal y a la interacción que tengan con los otros órdenes de Gobierno, estatal y Federal, para que realmente se revitalice y realmente se redimensione la capacidad y la responsabilidad que tienen los gobiernos municipales en todo el país.

Muchas felicidades.

Y si me lo permiten, voy a proceder a la Declaratoria Inaugural de esta Conferencia Anual de Municipios con la participación y presencia de todos ustedes.

En León, Guanajuato, siendo las 14 horas con dos minutos del día 16 de mayo de 2013, me es muy grato declarar inaugurada la Conferencia Anual de Municipios 2013, con la seguridad de que las reflexiones, acuerdos y experiencias compartidas en este foro, contribuirán al desarrollo del municipio en México.

Muchas felicidades.