-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el Presidente de Instituto Nacional del Emprendedor, el licenciado Enrique Jacob Rocha.

-LIC. ENRIQUE JACOB ROCHA: Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

Con su permiso, señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público; licenciado Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía; muy distinguidos representantes del sector empresarial que nos acompañan; señores servidores públicos Federales y estatales; emprendedores y empresarios que hoy nos distinguen con su presencia; señoras y señores.

Además de la riqueza natural que distingue a México, nuestro país goza de un activo invaluable: El histórico espíritu del esfuerzo de nuestra gente, sus ganas de salir adelante y la motivación para mejorar el bienestar de sus familias.

Son los emprendedores y los empresarios al frente de las micro, pequeñas y medianas empresas los agentes de transformación económica y social que permitirán acelerar la democratización de la productividad.

El Presidente de la República lo tiene claro y así lo transmite en su visión de Gobierno: El camino para el desarrollo de México pasa obligadamente por los emprendedores.

Es por lo anterior que, en el mes de enero, suscribe el documento que crea al Instituto Nacional del Emprendedor e instruye la revisión de la política de apoyo a los micro, pequeños y medianos empresarios y emprendedores.

A partir de una consulta amplia con el ecosistema, 18 talleres sobre distintos temas y con la opinión de más de 700 expertos e instituciones, se definieron los objetivos y la estrategia de intervención del Instituto y se rediseñó el principal fondo presupuestal con el que se cuenta: Transparencia en procesos y manejo de recursos, apoyos integrales, estrechos lazos de colaboración con los gobiernos estatales, evaluación parametrizada, asignación presupuestal, a partir de convocatorias, son algunas de las características del nuevo Fondo PyME.

Además, el Instituto tiene perfectamente claro sus objetivos: Generar vocaciones emprendedoras desde edades tempranas, impulsar el emprendimiento, particularmente el innovador, aumentar la productividad de las micro y pequeñas empresas, consolidar un entorno que favorezca el escalamiento empresarial, así como impulsar su inserción exitosa en las cadenas de proveeduría y de los sectores estratégicos.

Estos objetivos se inscriben en la estrategia de intervención del Instituto, orientada por la visión del Gobierno Federal, que busca atender las cuatro principales condicionantes del éxito que enfrentan los emprendedores y las MiPyMES. A saber: falta de financiamiento y capital, falta de capacitación y habilidades gerenciales, falta de tecnología y falta de información relevante.

Adicionalmente, informar que, a partir de la política de fomento económico que ha definido la Secretaría de Economía y derivado de un ejercicio individual con cada Secretario de Desarrollo Económico, se tienen identificados los sectores económicos prioritarios por entidad, lo que servirá para darle mayor direccionamiento al recurso presupuestal, impactando con más precisión los sectores responsables de la generación del empleo y del crecimiento económico local.

Para hacer frente a los retos que se ha trazado el Instituto Nacional del Emprendedor, están en proceso de ejecución, nueve mil millones de pesos de recursos Federales a partir de siete mil 240 millones de pesos del Fondo PyME, 500 millones de pesos del Fondo Emprendedor, 160 millones de pesos del Fondo Prológica, 105 millones de pesos del Fondo de Innovación Tecnológica y mil millones de pesos para proyectos productivos en sectores estratégicos.

Estos últimos, se ejecutarán conjuntamente con los gobiernos estatales, a través de sus entidades de fomento y, precisamente, en los sectores estratégicos y prioritarios.

Con los recursos presupuestales con que cuenta el Instituto, este año se apoyarán a empresas que se encuentren insertas en las cadenas productivas, impactando en el incremento de su productividad y la competitividad de esos sectores, a través de una depurada integral red de incubadoras, emprendedores mejor asesorados conjuntamente con la constitución de vehículos de inversión para etapas tempranas, se buscará desatar y potenciar el espíritu emprendedor de los mexicanos, particularmente, de los jóvenes.

Parte importante en este esfuerzo es la realización de talleres, foros y encuentros para el fomento de la cultura emprendedora y la innovación.

Una de las acciones más importantes que llevará a cabo el Instituto, será la formación de capacidades para mejorar las habilidades gerenciales de las pequeñas empresas.

A través de apoyos integrales que aumenten su potencial productivo y competitivo, además, con el Fondo Emprendedor se facilitará el proceso de adopción de tecnologías de comunicación e información en sus procesos contribuyendo a la democratización de la productividad.

Señor Presidente de la República:

La gran apuesta de su Gobierno está en los emprendedores y los empresarios que al frente: de las micro, pequeñas y medianas empresas todos los días construyen mejores simientes para sus familias que requieren de apoyo y orientación de su gobierno, pues son ellos, los grandes agentes de transformación social y económica del país.

El Instituto Nacional del Emprendedor está comprometido con usted y con los mexicanos para hacer de nuestro país una potencia emprendedora e innovadora, para construir ese espacio fértil que permita desatar el espíritu creativo de la gente.

La innovación y el emprendimiento deben ser parte de la cultura de la productividad. Deben ser motores necesarios de desarrollo, pero sobre todo, deben ser pieza angular del México próspero e incluyente al que aspiramos todos los mexicanos.

Éste es el momento del México emprendedor, éste es el momento de mover a México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Interviene a continuación el Presidente de la Asociación de Bancos de México, licenciado Javier Arrigunaga Gómez del Campo.
-LIC. JAVIER ARRIGUNAGA GÓMEZ DEL CAMPO: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Luis Videgaray Caso; señor Secretario de Economía, licenciado Ildefonso Guajardo Villarreal; distinguidos miembros del presídium; señoras y señores:

Muy buenas tardes.

A nombre de la Asociación de Bancos de México, agradezco la invitación a este importante evento que busca fomentar el financiamiento de proyectos productivos de emprendedores y el crédito para las micro, pequeñas y medianas empresas.

La banca mexicana está consciente de la importancia estratégica que tienen para México las MiPyMES, su enorme relevancia, no sólo por su papel como impulsoras del crecimiento y el desarrollo económico, sino por ser las principales generadoras de empleos para el país.

Desde hace varios años el crédito a este sector ha sido una prioridad para nosotros. Con la suma de recursos, trabajo e innovación, y con el apoyo del Gobierno Federal, hemos podido incrementar notablemente la oferta de productos y servicios financieros dirigidos específicamente a las pequeñas y medianas empresas.

Hoy existen 16 bancos atendiendo este segmento y una oferta de más de 50 productos de crédito PyME.

Gracias a éste y otros esfuerzos, se ha ampliado de manera significativa el número de empresas que reciben financiamiento. En 2006, 150 mil empresas contaban con crédito bancario; hoy suman cerca de 650 mil; es decir, en tan sólo seis años hemos cuadruplicado la cobertura.

Dentro de estos avances, destaca particularmente el crecimiento del financiamiento canalizado a las PyMES. A febrero de este año el crédito a este segmento registró un incremento anual de 31 por ciento y alcanzó un saldo de 194 mil millones de pesos.

Para la instrumentación de los programas de financiamiento de los bancos ha sido fundamental la participación del Gobierno Federal con los recursos de garantía que destina a través de Nacional Financiera.

La banca potencia estos recursos hasta 25 veces en derrama crediticia.

No obstante estos avances, tenemos claro que el nivel de crédito al sector privado como proporción de nuestra economía es bajo.

Estamos convencidos también, que debemos mantener un ritmo acorde al crecimiento económico que, con prudencia, nos permite alcanzar un nivel de penetración de 40 por ciento del PIB en menos de una década.

La ABM comparte la estrategia gubernamental de complementar esfuerzos de la Banca de Desarrollo y la comercial para fomentar el crecimiento del país.

Hace unas semanas, el señor Presidente estableció a la Banca de Desarrollo la meta de crecer el crédito a una tasa real tres veces mayor al crecimiento de la economía. La banca múltiple trabajará coordinadamente con la banca de fomento para potenciar estos recursos.

El crédito total de la banca comercial también aumentará a un ritmo de tres veces el crecimiento de la economía. El de las PyMES lo hará a una tasa significativamente mayor.

Reconocemos el papel fundamental que el Gobierno Federal, a través de las Secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Economía, Nacional Financiera y ahora el Instituto Nacional del Emprendedor, desempeña para apoyar al empresariado mexicano.

Tenemos frente a nosotros una propuesta de Reforma Financiera integral, que podrá dar un impulso adicional al crédito.

Señor Presidente:

Tenga la certeza de que la Asociación de Bancos de México, seguirá siendo un aliado en todas las iniciativas que nos permitan continuar avanzando en el desarrollo del país.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Realiza su intervención el emprendedor y cofundador de EnKontrol, ingeniero Gustavo Fernández de Loyola.
-ING. GUSTAVO FERNÁNDEZ DE LOYOLA: Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto; estimados Secretarios; estimados integrantes miembros del presídium; señoras y señores miembros del ecosistema emprendedor.

Hace algunos días presentábamos un libro que escribimos diversos miembros del ecosistema, para ayudar a las personas que quieren comenzar una nueva empresa.

Ahí, muy amablemente, la gente del Instituto Nacional del Emprendedor me invitó hoy a compartir mi experiencia como emprendedor. Espero que mi historia sirva un poco de inspiración para todos aquellos mexicanos que empiezan hoy su proyecto o que quieren crecer uno ya existente.

Nací en Colima hace 33 años. Por diversos motivos me fui a vivir a Guadalajara y estudié ingeniería industrial en el Tecnológico de Monterrey.

Terminando mis estudios, fui contratado por un emprendedor local que quería construir un gran hospital privado en Guadalajara. Junto con él, me tocó decidir qué nivel de hospital haríamos. Lo construimos, equipamos y arrancamos.

Cuatro años después, después de comenzar esta empresa, ya eran tres hospitales. Habíamos atendido a varios miles de personas y me tocaba dirigir una empresa con más de 500 empleos directos calificados.

Gracias a mi trabajo en el hospital, también me tocó crear, con varios empresarios, el Consorcio Mexicano de Hospitales, que reúne a hospitales privados de todo el país para hacer negocios en conjunto.

Creo que fue ahí cuando me di cuenta que yo quería pasarme del lado del empresario, que comienza proyectos, que arriesga capital, reputación y le dedica muchas horas para hacer viable su sueño.

Al verme imposibilitado de entrar como accionista a este negocio familiar hospitalario, decidí irme a estudiar una maestría en negocios a Estados Unidos.

Yo quería prepararme mejor para regresar México y comenzar mi negocio.

Tomé una beca que me precisaba regresar al país por cinco años terminada la maestría y que me enfocara en una industria que tuviera impacto.

Estudiando la maestría, conocí a mi ahora socio con el que tenía el mismo objetivo de regresar y emprender.

Dejamos atrás atractivas ofertas para trabajar en el extranjero y decidimos reunir dinero de inversionistas de ambos países que nos permitiera materializar este sueño.

No fue fácil, necesitábamos a 15 de ellos, pero antes de reunirnos, más de 75 nos dijeron que no. Ésa fue mi primera lección que tuve por querer ser emprendedor.

Debía de estar preparado para el constante rechazo de gente que no creyera en mi proyecto. Era el año 2009 y el panorama económico tampoco pintaba bien.

Sin embargo, yo creía que un proyecto sólido, al que le dedicaríamos nuestro patrimonio personal, no podía ser detenido por la coyuntura en la que vivíamos. Afortunadamente, pudimos arrancar.

Después de varios meses, encontramos el proyecto adecuado, había una compañía de Monterrey llamado EnKontrol, líder de la industria del Software para construcción.

Nos gustó el proyecto, porque se centraba en dos industrias estratégicas para el desarrollo de México: Software y construcción.

La compañía tenía varios años de fundada, pero estaba necesitada de inversión para crecer, expandirse en otras industrias y crecer internacionalmente.

Había que invertir en investigación, tecnología y recursos humanos, características normales en un proyecto emprendedor al cual ahora me toca dirigir.

Con satisfacción le puedo contar ahora el crecimiento de impacto que ha tenido nuestra empresa. Crecimos 70 nuevos empleos calificados para ingenieros y programadores nacionales.

Hemos creado Centros de Desarrollo de Software en ciudades con poco desarrollo económico que emplean a hoy a 20 excelentes profesionistas ávidos de una oportunidad.

Recientemente comenzamos nuestra expansión internacional. Aunque suena extraño, una empresa de ingenieros mexicanos está vendiendo ahora Software en la India, país que tiene la mayor especialización de IT en el mundo.

Comenzamos operaciones en Guatemala, Costa Rica, Colombia y Perú. Nos hemos diversificado en industrias relacionadas a la construcción, sirviendo ahora a desarrolladores inmobiliarios y fondos de inversión.

Pudiera parecer fácil este proyecto, sin embargo, se necesita la participación de varios actores para ser posible.

El empresario que ve la oportunidad, crea la estructura y no descansa hasta conseguir los recursos necesarios para llegar a ella, implementando después los controles necesarios para su correcta administración.

Se necesitan, también, inversionistas que crean en la oportunidad; profesionistas preparados para operar la empresa y, también, participa el Gobierno, al facilitar y crear un marco que propicia el acceso a los recursos financieros cuando los emprendedores no tenemos acceso al financiamiento o al capital de terceros.

Los instrumentos que ha creado el INADEM, son un excelente vehículo para acceder a recursos públicos necesarios para el crecimiento o aceleración de las empresas.

Nosotros hemos obtenido recursos para invertir en investigación y desarrollo tecnológico de nuestro Software.

Esto nos ha permitido acelerar la creación de nuestros productos que permitirán nuestra expansión internacional.

También, hemos usado recursos para investigar y probar estos mercados internacionales.

Finalmente, hemos ayudado a nuestros clientes a invertir en transferencia tecnológica.

Aparte de mi empresa, participo también, en los Consejos de una empresa dedicada al financiamiento para la salud de la base de la pirámide y otra dedicada al sector energético, las cuales han utilizado para crecer estos apoyos gubernamentales.

Considero que estos programas que por su diseño se aseguran de impulsar a empresas mexicanas a crecer y tener un impacto en el desarrollo del país, son una excelente opción para nosotros los emprendedores.

Finalmente, señor Presidente y miembros de la comunidad emprendedora.

Celebro estar aquí hoy ante los diferentes actores del ecosistema emprendedor nacional.

Sé que nosotros los emprendedores y empresarios, los inversionistas, académicos y funcionarios públicos estamos impulsando a la gente que puede tener un gran impacto en el desarrollo de nuestro querido México.

Al final de este camino, siempre nos quedará la satisfacción de haber impulsado a mucha gente a creer en sí misma. Que invierta en proyectos de desarrollo y que contribuya al crecimiento del país.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Corresponde el uso de la palabra al empresario y Director General de Chicza, licenciado Manuel Aldrete Terrazas.

-LIC. MANUEL ALDRETE TERRAZAS: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Secretario de Economía; de Hacienda; distinguidos miembros del presídium; compañeros y amigos que aquí se encuentran.

Voy a comentar ahora un caso de éxito que quizás no dependa de un emprendedor, sino de un grupo de emprendedores y, también, de un grupo social que decidieron seguir una aventura de asociarse y tener éxito.

Voy a hablar del consorcio chiclero que está en el Sureste mexicano, es una empresa regional de 46 Cooperativas en Campeche y Quintana Roo y un grupo de profesionales de diferentes profesiones, abogados, ingenieros en sistemas, mecánicos, químicos, etcétera.

Señor Presidente:

Antes que nada, quisiera que reciba usted un saludo afectuoso de estos empresarios sociales del Sureste mexicano.

Queremos ofrecerle nuestro sincero reconocimiento por las acciones emprendidas por su Gobierno, por el Gobierno de la República.

Esas iniciativas que usted ha impulsado, sobre todo, en el caso del Pacto por México, coincidimos que es un buen instrumento para resolver muchos de los problemas estructurales que tenemos en este país.

Lo felicitamos por sus iniciativas.

En el marco de este evento, sobre el emprendedurismo en México, quiero compartir con ustedes, y con todos ustedes y usted, señor Presidente, los que aquí se encuentran, un ejemplo exitoso de una empresa social sustentable; premiada y galardonada repetidas veces en México y en el extranjero, Premio Nacional Forestal; el premio, también, un premio muy importante del Gobierno italiano, como los Caballeros del Medio Ambiente, entre otros.

La empresa del consorcio chiclero es una empresa social integradora, de carácter regional, conformada por 46 comunidades forestales y un grupo de profesionales asociados orgánicamente a este sector productivo.

En México se ha hablado mucho de cómo hacer empresas mixtas, cómo hacer empresas de riesgo, cómo empresarios o gente emprendedora puede hacer negocios con el sector social. Éste es un ejemplo de ello.

Este modelo de desarrollo regional comunitario, social, exitoso, está integrado por hombres y mujeres que representan históricamente a los guardianes de la selva. El segundo pulmón más importante de América Latina, después de la amazonia, que lo tenemos en Campeche y en Quintana Roo.

Estos hombres comprometidos con la conservación, la preservación del medio ambiente, con un éxito que es el resultado de la aplicación de principios que han trascendido a la lógica puramente comercial, sin perder la visión de la competitividad, la eficiencia, anteponiendo antes de todo los factores sociales ambientales, que han contribuido al desarrollo del crecimiento de la tradicional industria chiclera de la zona maya, generando condiciones de estabilidad social, arraigo, condiciones de mercado estables, ingresos justos para los chicleros protagonistas de esta empresa.

Una de las fórmulas ha sido que muchas veces se pone en la palestra y que no se sabe cómo resolver, es profesionalizar las empresas sociales en México, lograr la integración orgánica de emprendedores y profesionales, que se arriesguen con los productores del campo, a resolver los problemas de la pobreza pero, también, ser competitivos en los mercados globales.

Quiere decir que esta empresa está dedicada a resolver e impulsar el carácter empresarial, con un nuevo concepto de organización forestal comunal, partiendo de las potencialidades de la comunidad y llevándolos a un nuevo nivel tecnológico y de organización productiva y comercial.

Se ha logrado, a través de alinear esfuerzos, con FONAES en sus orígenes, ahora el INAES, con el apoyo de fondos, fondos de garantía, Fondos PyMES, ahora el Instituto Nacional del Emprendedor de la Secretaría de Economía, que han contribuido a la inversión de capital, apoyos al desarrollo de nuevos productos, aceleradores también se han sumado a este esfuerzo en diversas estrategias puntuales.

Tenemos aquí a nuestros amigos de New Venture, tenemos a nuestros amigos de Endeavor que se están involucrando también en este tipo de empresas verdes, empresas sociales.

Estos especialistas y muchos más, se han incorporado a esta tarea de resolver pruebas de ecobotella que han frenado el desarrollo de este tipo de instituciones.

Muchas gentes en el Gobierno Federal han apostado por esta iniciativa desde hace 15 años para facilitarnos la construcción de este nuevo modelo de organización empresarial.

El consorcio como empresa social integradora ha recuperado la dignidad de los productores chicleros que tienen más de 100 años vendiendo materia prima, ahora lograron incorporase a la lógica del capital, tienen un producto propio con marca propia Chicza y controlan toda la cadena productiva, desde la extracción de chicle natural, hasta la distribución y venta en los mercados europeos.

Tenemos una empresa filial en Inglaterra, en Felixstowe, Mayan Rainforest Company propiedad de nosotros, que es la plataforma de lanzamiento de este producto orgánico, biodegradable y natural que está en los mercados de toda Europa, está entrando a Medio Oriente, a la vieja Unión Soviética, a los países de Oceanía, en Austria, y podemos mencionar algunos mercados y estamos por entrar a México y los Estados Unidos.

Está empresa cree que sabemos que ante los problemas de la globalización no nos queda más que nuestra propia identidad, nuestro chicle, nuestra selva, nuestra cultura, ahí está la fortaleza para enfrentar los mercados globales. Hay que abrirnos al mercado pero con identidad, con productos propios que nos hagan más competitivas.

Medio ambiente y negocios sí se puede.

Muchas gracias, señor Presidente.