Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos a ustedes.

Señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Señor Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Muy distinguidos señores Gobernadores de las entidades del país que están presentes en este acto, y comprometiéndose realmente para impulsar y materializar la Reforma Educativa en nuestro país.

Quiero saludar a las autoridades educativas del Gobierno de la República, de los gobiernos estatales que están hoy, aquí, presentes.

Al señor Presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

A Legisladores Federales, tanto Senadores de la República, como Diputados.

A dirigentes y presidentes de distintas organizaciones de la sociedad civil, que desde distintos espacios participan y colaboran, y contribuyen a realmente lograr que la educación en nuestro país sea de mayor calidad.

Me mucho gusto saludar al señor Rector de la Máxima Casa de Estudios de nuestro país.

A Directores y Rectores de instituciones de educación superior que nos acompañan en este acto.

A dirigentes de organizaciones empresariales y de distintos organismos internacionales que, también, están hoy, aquí, presentes.

A maestras y maestros.

Dirigentes de distintas Secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Y, particularmente, quiero saludar con respeto y, sobre todo, reconociendo el compromiso que en su voz hacen todas las maestras y maestros de México, al dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

En todos ustedes, reconozco la gran disposición para asumir tarea, compromiso firme y cabal para llevar a cabo la materialización de la Reforma Educativa que hemos impulsado.

Muy distinguidos padres de familia, que también están aquí, presentes.

Y desde este espacio saludo a maestras y maestros; autoridades educativas que se encuentran en un patio anexo a donde hoy nos encontramos, y que están presenciado, también, este evento.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Antes de referirme al tema que hoy nos convoca, no puedo dejar de hacer comentario y mención a un asunto, que desde hoy por la mañana ha estado en la opinión pública.

He sido informado que el señor licenciado Andrés Manuel López Obrador hoy, por la mañana, fue internado en el Hospital Médica Sur, luego de sufrir un problema de salud.

Desde aquí, quiero expresarle mi solidaridad mayor, una evolución favorable a su condición, que se me reporta es estable, y una pronta recuperación. Y, de igual manera, expresar nuestra solidaridad para con su familia.

Señoras y señores:

La educación, como aquí se ha expresado en todas las voces que me han antecedido en el uso de la palabra, es un factor determinante para el progreso y desarrollo de un país.

Y con esta firme convicción, hace un año iniciamos el camino hacia un México con educación de calidad.

Somos conscientes de que la educación es el mejor legado que podemos ofrecer a la niñez y a la juventud mexicana, como lo demuestra este acto, es una causa que nos une como país y nos convoca a trabajar juntos.

Por estas razones, desde el 1 de diciembre de 2012, lograr una educación de calidad es una de las cinco grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado.

Congruente con ello, el 10 de diciembre con el respaldo de las principales fuerzas políticas y sociales del país, presentamos al Congreso de la Unión la iniciativa de Reforma Educativa, la primera iniciativa de reforma constitucional impulsada en el marco del Pacto por México.

Gracias al compromiso de las señoras y señores Legisladores, así como de la mayoría de las Legislaturas estatales, la Reforma Educativa fue aprobada en tan sólo dos meses, estableciendo así el derecho humano a la educación de calidad para todos los mexicanos.

El 13 de agosto firmé la iniciativa que reforma la Ley General de Educación, así como la ley que crean la Ley General del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley General del Servicio Profesional Docente, que fueron aprobadas por el mismo Congreso en menos de 30 días.

Con la publicación de las leyes secundarias, el 11 de septiembre concluyó la etapa legislativa de este gran proceso de transformación educativa.

Sin embargo, el esfuerzo no concluyó ahí, ahora el desafío es llevar a la práctica cotidiana los alcances de la Reforma Educativa y llevar a las aulas las transformaciones que permitirán elevar la calidad de la enseñanza que reciben nuestros niños y jóvenes.

Para hacerlo realidad, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2014 uno de los rubros de mayores recursos aprobados es precisamente la educación. Para incrementar el beneficio social de esta inversión, utilizaremos la información del censo educativo realizado por INEGI, que concluirá este mes.

Gracias a este ejercicio, por primera vez contaremos con un diagnóstico claro de las necesidades y fortalezas de nuestro sistema educativo a nivel nacional.

En suma, hoy México ya cuenta con las leyes, las instituciones, los recursos y la información necesarios para transformar la educación y elevar su calidad.

Contamos también con la energía y determinación de cientos de miles de maestros, decididos a lograr un cambio profundo y hacer de México un ejemplo de calidad y equidad educativa.

Aquí nuevamente expreso mi mayor reconocimiento a las maestras y maestros de México, quienes serán protagonistas centrales en la instrumentación de la Reforma Educativa, así como al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación por su invariable compromiso con los niños y jóvenes de México.

Muchísimas gracias.

Tengan plena seguridad de que con la Reforma Educativa ustedes, los maestros de México, tendrán mayor certeza laboral y oportunidades reales de crecimiento y desarrollo profesional.

Quiero reconocer también la valiosa colaboración de madres y padres de familia, quienes se organizan en cada comunidad escolar de muy diversas maneras para hacer corresponsables de la educación de sus hijos.

Ahora, con la Reforma Educativa, que reafirma la gratuidad de la educación pública, los padres de familia tendrán mayores canales de participación como integrantes del Sistema Educativo Nacional.

Además, podrán estar más involucrados en el diseño de los planes de estudio de la educación básica y normal, también en los programas de gestión escolar, decidiendo, padres de familia y maestros, cómo invertir los recursos en la escuela de sus hijos.

En la intervención de una madre de familia hace un momento, Simona, me formuló dos preguntas que aquí en forma alguna creo que una de ellas ha quedado claramente respondida.

Cuál es la participación de los padres de familia.

Ahora, sin duda, es mayor. Porque participarán en el proceso y en el diseño del Sistema Educativo Nacional, junto con las autoridades educativas y junto con los maestros.

Pero en las escuelas, ahí, en cada plantel educativo, podrán decidir, junto con los maestros, cómo invertir, a partir de esta nueva potestad de gestoría en cada aula o en cada escuela, para realmente lograr mejores condiciones para la enseñanza de sus hijos.

Maestros, alumnos, padres de familia, directores, supervisores, académicos, miembros de la sociedad civil y autoridades educativas, estamos unidos en un propósito común: Velar por el futuro de nuestros niños y jóvenes. Y no puede ser de otra forma.

Los resultados recientes del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, mejor conocido como la Prueba PISA, confirman que las condiciones de la educación en México están aún muy lejos de la que merecen y necesitan nuestros estudiantes para competir y triunfar en un mundo cada vez más exigente y que demanda mayor competitividad.

Decididos a cambiar esta realidad, los Gobernadores, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y el Gobierno de la República han firmado convenios para la implementación de la Reforma Educativa y el desarrollo del sector educación.

A través de ellos, la Secretaría de Educación Pública y los gobiernos de las entidades educativas se comprometen a conjuntar esfuerzos, coordinar acciones y establecer mecanismos de cooperación, a fin de cumplir con oportunidad, orden y eficacia los objetivos de la Reforma Educativa.

Se trata, en lo que han signado, de una hoja de ruta clara, con responsabilidades, acciones y plazos a cumplir para cada autoridad.

De manera particular, quiero reconocer la voluntad institucional de los señores Gobernadores y del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, quienes este día se comprometen, entre otros aspectos, a los siguientes:

Observar las disposiciones normativas que emita la Secretaría de Educación Pública en materia de Servicio Profesional Docente.

A aplicar los lineamientos para fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas y dar cabida a las decisiones que maestros y padres de familia tomen en cada escuela.

Cumplir los elementos de normalidad mínima de cada ciclo escolar, aplicar los lineamientos que regularán el expendio y distribución de alimentos y bebidas dentro de las escuelas, operar los programas: Escuelas de Excelencia, para abatir el rezago educativo; Escuela Digna; Escuelas de Tiempo Completo y el de inclusión de alfabetización digital de conformidad con sus reglamentos.

Esta tarea da respuesta a otra de las respuestas que formulara Simona.

Qué habrá de hacer o qué habremos de hacer los gobiernos para mejorar la infraestructura educativa.

Y estos son, precisamente, los programas a los que he hecho referencia, una ruta clara de cómo queremos transformar la infraestructura educativa del país para hacerla una más digna y mejores espacios para la enseñanza de nuestros hijos.

Y otro de los compromisos que se ha signado, entre tantos y en adición a los que ya he hecho referencia, es actualizar los mecanismos de control de asistencia de los servidores públicos del Sistema Educativo Nacional y, en su caso, aplicar los descuentos correspondientes con el propósito de asegurar la continuidad en la prestación de los servicios educativos.

En síntesis. Con la firma de estos convenios, la Secretaría de Educación Pública, los 31 Gobernadores y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal se comprometen a trabajar con decisión para que la Reforma Educativa sea una realidad en cada aula y escuela del país.

De esta forma, hoy los distintos órdenes de Gobierno damos un paso muy importante, para que el derecho a la educación de calidad, recientemente incorporado en nuestra Constitución, sea una realidad en la vida diaria de los estudiantes de México.

Al iniciar la implementación de la Reforma Educativa, les expreso el respaldo del Gobierno de la República para que puedan cumplir a cabalidad las disposiciones de los convenios que hoy han suscrito.

Señoras y señores:

En una República Federal como la nuestra, cada uno de los órdenes de Gobierno tiene una esfera de competencia específica, pero todos comparten la responsabilidad de mejorar la calidad de la educación en nuestro país.

La Reforma Educativa no es sólo una Reforma transformadora, es una Reforma de Estado, por lo que su correcta implementación es una responsabilidad compartida, que todas las autoridades debemos asumir con la máxima determinación.

Todos y cada uno de nosotros protestamos guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen. Ello nos obliga a hacer realidad la Reforma Educativa en todo el país sin excepción.

Lograr una educación pública gratuita, equitativa y de calidad, además de una responsabilidad legal, es una obligación ética con la presente y las futuras generaciones.

Así como sumamos esfuerzos para que este año de 2013 sea un año de reformas, estamos decididos a trabajar juntos para que 2014 sea un año de instrumentación eficaz de las reformas que hemos logrado, y de aquellas que podamos lograr de aquí al término de este año.

2013 ha sido un año de cambios institucionales trascendentales. Con el apoyo de todos ustedes lograremos que en 2014 estos cambios se traduzcan en beneficios concretos para los mexicanos.

Empecemos hoy por convertir la Reforma Educativa en una educación de calidad para nuestros niños y jóvenes de todo el país.

Nuevamente expreso mi mayor reconocimiento a todos los actores, políticos y sociales, que están presentes en este acto, porque al hacerlo acreditan su compromiso y su decisión, que además ha quedado claramente comprometida en los convenios que han signado, para que juntos, autoridades y sociedad en su conjunto, hagamos realidad lo que es una exigencia y demanda en nuestros tiempos: asegurar una educación de calidad para los niños y jóvenes de México.

Muchísimas gracias.