-MODERADORA: A continuación, hace uso de la palabra el Director General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, licenciado Alfredo Castillo Cervantes.

-LIC. ALFREDO CASTILLO CERVANTES: Muy buenas tardes.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; distinguida señora Angélica Rivera de Peña, Primera Dama de nuestro país.

Atletas de alto rendimiento que nos acompañan en el presídium; a los miembros de los Comités: Carlos Padilla, del Comité Olímpico Mexicano; Comité Paralímpico; nuestros medallistas que se encuentran aquí; a todos los miembros de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, de la CONADE; los Institutos del deporte, Federaciones; atletas; medios de comunicación.

Señoras y señores:

Ser deportista, ser atleta, es pasión.

Hacer deporte, o el deporte, representa los más altos valores a los que puede aspirar el ser humano. Es llevar al límite de tus capacidades mentales y físicas, a tu organismo, para lograr un objetivo, una marca, un resultado.

No me extenderé aquí, porque tenemos a grandes atletas y dos oradores, como es el caso de Nely, que ganó seis medallas en estos Juegos Parapanamericanos; y Juan Luis Barrios, que podrán exponer lo que es ser atleta de alto rendimiento.

Pero también, y como responsable del deporte nacional, por instrucciones del señor Presidente, podemos decir que el deporte es recuperación de espacios públicos. El deporte es integración social. El deporte es cohesión. El deporte es integración familiar. El deporte es desarrollo económico. El deporte es proyección internacional.

El deporte son menos adicciones. El deporte es combatir la obesidad; el sedentarismo y muchos otros problemas que aquejan a nuestra sociedad.

De esta forma, podemos decir que el deporte tiene esa dicotomía; el atleta, por sí mismo, el atleta de alto rendimiento, que es el que nos tiene aquí, presentes, y también el deporte como política pública de un Estado.

Hoy, al ver a cada uno de ustedes, nuestros representantes en Toronto, puedo recordar las historias de éxito que vivimos hace apenas algunas semanas en Canadá.

Puedo recordar las tres medallas de Paola Longoria, aquí, presente; las seis medallas de Nelly, que está aquí; el cierre espectacular de Juan Luis Barrios, y así, muchas otras historias que pudimos vivir.

Nado sincronizado, clavados, pentatlón. Fueron 11 disciplinas que nos dieron el orgullo de poder ver a nuestra Bandera Nacional ser ondeada en un estadio o en un escenario.

Si queremos la transformación del país a través del deporte, México necesita héroes, y los héroes son ustedes.

Ustedes, los que están aquí, representan a este 0.1 por ciento, y posiblemente me estoy excediendo, de los millones y millones de niñas y niños que en algún momento de su vida quisieron ser atletas, y pocos pueden alcanzar este anhelo.

Ustedes, representan a millones de niños y jóvenes que quieren ser como ustedes, que quieren un día portar el uniforme nacional e ir a una competencia y que se ondeé la Bandera de nuestro país en lo más alto.

Para poder lograrlo, ustedes tienen una ventaja sobre los demás; desde muy pequeños sabían qué querían, y persiguieron este sueño.

Para ello, el Estado Mexicano que conduce el licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República, cuenta con una institución que tiene que dotarlos a todos ustedes de las mejores herramientas metodológicas, psicológicas, nutricionales, de preparación física y sistemáticas, para que ustedes puedan estar en las mejores condiciones. Pero a la par, ustedes están comprometidos en entrenar y en esforzarse esas seis u ocho horas diarias.

El deporte de alto rendimiento es diferente, y tenemos que distinguirlo del deporte de alta competencia o del deporte aficionado.

Ustedes, todos los días, se concentran y se preparan para competir a veces en pruebas que duran menos de 15 o 20 segundos.

Ustedes, se desgastan, y han tenido el apoyo de sus familias por muchos años para dar el mejor resultado cada cuatro años, ya sea en una Olimpiada, en unos Panamericanos o en unos Centroamericanos.

Hoy, tenemos un gran baluarte. Dos, diría yo.

Tenemos un Presidente de la República que hace deporte, y un Secretario de Educación Pública que también hace deporte; hombres comprometidos con el deporte y hombres comprometidos en mejorar el deporte de alto rendimiento en nuestro país.

Como responsable, señor Presidente, del deporte nacional, le puedo decir que estas mujeres y hombres que hoy nos acompañan, pusieron muy en alto nuestra Bandera Nacional.

Que estas mujeres y hombres compitieron con lo mejor de América. Que estas mujeres y hombres, nuestros atletas del deporte convencional y adaptado nos hicieron sentir, por dos semanas, que México estaba en lo más alto a nivel deportivo en toda América.

Hoy, tenemos un equipo de basquetbol que nos está representando a todos, y que está buscando por primera vez, desde hace 40 años, asistir a una Olimpiada.

Y estoy seguro, porque he estado con ellos, que su fuente de inspiración son muchos medallistas como ustedes, como Gustavo, como Paola; la atleta que más medallas ha ganado en la historia de los Panamericanos; o como alguien, como Fernando Platas, que también ganó medallas en el 95, en Mar del Plata, y muchos otros ejemplos de gente que está muy comprometida con el deporte.

A final de cuentas, lo que podría decir: es que todos, absolutamente todos, tienen derecho a cansarse, pero los que tienen derecho a cansarse, no tienen derecho a la gloria.

Y en este caso, el Presidente de las reformas, el señor Presidente de los cambios, nos ha enseñado que es un hombre incansable y que no tiene parteaguas para seguir impulsando los cambios que México requiere a futuro.

Y en esa misma perspectiva, les pido a todos ustedes, que así como tenemos un Presidente de alturas, que ve más allá del 2018, ustedes, también, tienen que ver más allá, para el 2019, para el 2020, y las siguientes generaciones, porque ustedes son ejemplo de lo que requiere este país.

Y este país requiere líderes como usted, señor Presidente, y como todos ustedes que, hoy por hoy, son nuestros héroes.

Muchas gracias.

-MODERADORA: El Director General de la CONADE hace entrega de la Memoria Deportiva de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2015, al Presidente de la República.

(ENTREGA DE MEMORIA)

-MODERADOR: Se proyectará el video Memoria Panamericana y Parapanamericana Toronto 2015.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADORA: Escuchemos, enseguida, la intervención del Atleta Medallista Panamericano, Juan Luis Barrios Nieves.

-C. JUAN LUIS BARRIOS NIEVES: Muy buenas tardes.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto; a la Primera Dama, Angélica Rivera de Peña; al Director General de la CONADE, Alfredo Castillo; al Presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla, y demás integrantes del presídium:

Quiero felicitar a todos mis compañeros aquí, reunidos, porque lo logramos. Regresamos de Toronto con las medallas prometidas, e hicimos ver el potencial de los atletas mexicanos.

La vida está compuesta de victorias y derrotas. Éstas se presentan una y otra vez en el deporte, actividad a la que dedicamos horas de entrenamiento y que nos lleva al límite de nuestras capacidades físicas.

Pero son estas mismas las que nos han permitido a todos los que estamos aquí reunidos, constatar una vez más que lo imposible, es posible.

El deporte nos ha enseñado a romper barreras, a trascender en los planos nacional e internacional. Nos ha llevado a fijarnos nuevas metas, nuevos retos, a pisar los mejores escenarios y a competir contra los mejores atletas del mundo.

Señor Presidente:

Es una realidad que el deporte nos ha convertido a todos nosotros no solamente en atletas de alto rendimiento, sino también en mejores ciudadanos y mejores seres humanos, que aspiran a hacer de México un país triunfador, a ser ejemplo para nuestros niños, nuestros jóvenes y nuestros adultos.

No todos los deportistas tienen esta oportunidad, y nosotros contamos con el orgullo de portar el uniforme de colores que representan a una gran nación.

Ser la imagen de más de 112 millones de habitantes en eventos de alta relevancia, como lo son Juegos Centroamericanos, Juegos Panamericanos, campeonatos del mundo, pero, por supuesto, la culminación de todo este esfuerzo y dedicación, llega con los Juegos Olímpicos.

Las medallas se construyen desde nuestras mentes. En el acondicionamiento físico, desde nuestros hogares, con el apoyo incondicional de nuestras familias y de los organismos, que nos permiten trazarnos largos objetivos y asistir a las mejores competiciones.

Nuestra mente, nuestro corazón y nuestra preparación, es la que nos lleva a darlo todo por este gran país y representarlo con el triunfo.

El deporte nos ha enseñado a formarnos con gran carácter y en enorme fuerza.

La medalla construida desde los entrenamientos, nos alienta a seguir el rumbo, a buscar la experiencia y a subir a lo más alto del pódium, como lo hicimos muchos de nosotros en los pasados Juegos Panamericanos y Parapanamericanos.

Los seleccionados que acudimos a Toronto, lo hicimos con la ilusión de trascender, de medir nuestras fuerzas, y también de conocer las debilidades, pero siempre con la mentalidad de que al final lo único que podíamos permitir era la sensación de ganar, y ser los mejores.

De los 501 atletas que participamos por México, sabemos que lo imposible no existe.

Al ver el video de la final de los 5 mil metros, en la que pude ganar la medalla de oro, mi segunda en estos Juegos, y el significado de la continuación del título que obtuve cuatro años atrás, en Guadalajara, puedo decirle que ser campeón Panamericano es algo indescriptible; pero ser un campeón mexicano, es algo aún mejor.

Es esa final, a base de carácter, amor a mi deporte, país y familia, y que con el resto de fuerza que me quedaba en las piernas, pude perfilarme hacia la meta y dejar atrás a mis rivales, conquistando así, mi quinta medalla Panamericana.

La personalidad y el carácter, es lo que debe distinguir al atleta mexicano.

Ganar con el uniforme de México y ver ondear en todo lo alto nuestra Bandera, es una sensación incomparable. No hay palabras para expresar lo que en ese momento vives como deportista, y como persona.

Permítanme invitarlos a todos aquí, reunidos, a que al igual que lo hicimos en Toronto, dirijamos nuestros pasos a los Juegos Olímpicos una vez más.

Pongamos en alto el nombre de México.

Y que viva México.

-MODERADORA: Damos paso a la intervención de Amalia Pérez Vázquez, Atleta Medallista Parapanamericana.

-C. AMALIA PÉREZ VÁQUEZ: Gracias.

Con su permiso, licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

Señora Angélica Rivera de Peña.

Honorables del presídium.

Compañeras, compañeros, y demás invitados:

Agradezco la oportunidad de ser hoy, la portavoz del deporte Paralímpico, tras haber logrado 39 medallas de bronce, 36 de plata, 38 de oro, con un total de 113 medallas y nuevos récords mundiales.

A pesar de ser un evento regional Parapanamericano, fuimos con el espíritu de dar nuestro mayor esfuerzo, abrir espacios para estar dentro de la siguiente justa Paralímpica, Río 2016.

Estos resultados van más allá de un trabajo, de un esfuerzo, de una disciplina.

Son logros motivados por el deseo de conseguir que todas las naciones, en particular nuestro país, vean reflejado en cada atleta la seguridad, la confianza, la fe, la esperanza y el amor que ponemos en cada prueba, y que cada niño, adolescente, mujer y hombre, se vea reflejado para salir adelante día a día, que una discapacidad no te exime de tener estas habilidades.

Y el que hoy, se reconozca al deporte Paralímpico ante la sociedad de la misma forma que se comprometió el equipo multidisciplinario, entrenadores, psicólogos, nutriólogos y gente de apoyo. Y muy en especial, quiero agradecerle al licenciado Samuel, que ha sido un apoyo muy fundamental para el deporte Paralímpico.

Somos un país ávido de superación, pero también con la convicción que podemos mejorar cada día nuestras estrategias con ética y profesionalismo, para poder tener un mejor resultado.

Tener una discapacidad no es una lección de vida, sino una oportunidad de vida. Al menos así lo veo.

Hoy, considero que estamos en otra etapa. La oportunidad de hacer enlaces con diferentes medios para poder tener una visión distinta de lo que es una discapacidad. Si una imagen mueve al mundo, por qué 113 medallas no pueden cambiar un país.

Deseamos que usted, señor Presidente, sea quien nos abra las puertas para poder darnos esos espacios, que se creen las condiciones idóneas para poder desplazarnos con toda libertad, habilitar a nuestro país con rampas, elevadores, lugares aptos para seguir preparando futuras generaciones en el ámbito Paralímpico.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)