Muchísimas gracias.

Me da mucho gusto estar aquí, en mi tierra. Aquí, en Atlacomulco, en el Estado de México, iniciando nuestra jornada de trabajo en este año 2014.

Quiero saludar con respeto y agradecimiento por su presencia y por su hospitalidad al señor Gobernador del Estado de México.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Al señor Comandante de la Región Militar aquí, en el Estado de México.

Al señor Presidente Municipal de Atlacomulco y de los municipios vecinos de esta región Norte del Estado de México.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Pero sobre todo quiero saludar con gran afecto y con enorme emoción la presencia y representación de la sociedad del Norte del Estado de México, de Atlacomulco y de otros municipios: Acambay, Temascalcingo, Aculco, Polotitlán, toda la parte Norte del Estado de México.

A todas y a todos, me da mucho gusto. San Felipe del Progreso. Todos los municipios aquí presentes. No quiero excluir a ninguno.

Pero todos los que están aquí presentes, representando a las sociedades de estos municipios del Norte del estado, les saludo con mi mayor afecto, con mi agradecimiento, pero sobre todo con mi gratitud por dispensarle al Presidente de la República iniciar este año visitando su tierra y encontrarme con todas y todos ustedes.

Muchísimas gracias.

Es ésta la primera visita que hago a mi tierra en mi carácter de Presidente de la República.

Había estado ya hace más de un año, en campaña, precisamente en esta misma plaza, como entonces recorría todo el país, buscando el respaldo mayoritario que me llevara a asumir esta alta responsabilidad.

Y verdaderamente celebro y me congratulo de estar nuevamente aquí, aquí en esta tierra, en Atlacomulco, en este pequeño pueblo, ya ciudad. Una ciudad mediana, porque ha crecido al igual que todos los municipios de esta región del norte del Estado de México.

Encontrarme aquí, en mi tierra, en este pueblo que me vio nacer, como bien decía Emiliano. Aquí di mis primeros pasos, aquí fui a la escuela, aquí cursé la primaria, en la escuela misma que Emiliano hoy cursa la primaria.

Y encontrarme hoy en este evento con amigos de ayer y de hoy, con familias que conozco de hace muchos años, y a quienes me han dado la oportunidad, a lo largo de mi trayectoria política y en distintas responsabilidades, como Diputado Local, como Gobernador del Estado de México, de haberles conocido y de haberme encontrado con muchos de ustedes.

Por eso es que hoy celebro estar en el arranque de esta año 2014 aquí, en mi tierra, aquí, en Atlacomulco, aquí, en el Estado de México, y desde aquí reafirmar el compromiso que tengo como Presidente de todos los mexicanos de trabajar con total entrega y pasión para que realmente materialicemos en resultados y en beneficios tangibles para todos los mexicanos lo que hemos avanzado y logrado en el primer año de esta Administración.

2013 fue un año en el que nos propusimos, a partir de tener objetivos claramente identificados, establecer un nuevo andamiaje jurídico, nuevas reglas, nuevas condiciones; impulsar importantes cambios estructurales o reformas que ahora posibilitarán que los gobiernos en todos los órdenes, pero el primero en ello, el Gobierno de la República, pueda realmente llevar a cabo mayores acciones y lograr mayores beneficios para todos los mexicanos.

2014 debe ser un año que nos permita, insisto, traducir lo que han sido cambios estructurales en beneficios tangibles para la población.

Debe ser un año que nos permita crecer económicamente. Debe ser un año en el que en el crecimiento económico encontremos mayores fórmulas e instrumentos de combatir la pobreza y la marginación y, sobre todo, la desigualdad que lamentablemente se vive en varias regiones del país.

2014 debe ser un año que nos permita desarrollar mayor infraestructura para el desarrollo y progreso de la Nación en carreteras, en autopistas, en puertos, en hospitales, en escuelas, en universidades, en todo lo que acerque mayores servicios y beneficios a la población.

Las reformas que se impulsaron el año pasado han sentado una plataforma que posibilitará, insisto, con un trabajo eficaz, con una administración eficiente de lo que el Gobierno se propone llevar a cabo, posibilitará traducir estos cambios estructurales en beneficios para toda la población.

Y hoy estamos arrancando el año visitando mi estado, mi tierra natal, Atlacomulco, para poner en marcha.

Muchas gracias a mis queridos paisanos.

Gracias porque su ánimo, su amistad, su afecto me contagia y me compromete, porque el hijo de esta tierra, un hijo de esta tierra hoy tiene la más alta responsabilidad que en política se puede tener, que es servir a toda la Nación.

Y esa responsabilidad la asumo plenamente y me inspiro, precisamente, aquí en lo que aprendí y abrevé en esta tierra que me vio nacer.

Por eso, al regresar hoy aquí, me da mucho gusto inaugurar, o poner en operación una obra, que como bien refiriera el Presidente Municipal de Atlacomulco, anhelada por décadas.

Ya era yo un niño cuando entonces transitaba esa carretera que era apenas de dos carriles, uno de ida y uno de vuelta. Una carretera peligrosa, que con el paso de los años fue teniendo mayor tráfico, y que la hacía cada día de mayor riesgo para quienes la transitaban.

Como no recordar, siendo Diputado, las varias veces que transité esa carretera, precisamente para visitar los municipios que eran parte del Distrito que yo representaba.

Y qué bueno que hoy, al empezar este año, podamos poner en operación una obra moderna, una obra ampliada, de 21 metros de ancho, que tiene una importante inversión, y que inició su construcción, precisamente, en las gestiones que hicimos desde el gobierno del estado.

Pero tengo que hacer aquí, y lo digo públicamente, un justo reconocimiento a los Diputados Federales, y muy en especial a quienes estaban presentes o a quienes representaban al Norte del estado, don Gustavo Cárdenas, después don Emilio Chuayffet, todos los Diputados Federales, que apoyaron y respaldaron la gestión para que el Gobierno Federal cada año destinara recursos a esta importante obra de infraestructura vial.

Antes de llegar a este evento tuve oportunidad de recorrerla por aire, de hacer un sobrevuelo por toda la carretera, desde Palmillas hasta Atlacomulco.

Y verdaderamente fue muy grato constatar como ustedes, seguramente quienes ya la han recorrido así lo pueden afirmar, el que hoy tengamos una carretera que comunique a Atlacomulco, que es un punto nodal de comunicación con el Norte, con el Occidente del país, con el Valle de México; pero quienes la han recorrido, el poder contar con una carretera moderna, segura y en óptimas condiciones.

Una carretera anhelada, insisto, por muchas décadas y que sólo hay un pequeño tramo que falta ampliar, de cuatro kilómetros, que cruza, precisamente, la cabecera municipal de Acambay, que ahí es el único tramo donde esta carretera se reduce nuevamente a dos carriles, en sólo cuatro kilómetros.

Desde aquí y en este espacio, y con la presencia del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, le doy instrucciones para que de inmediato y en los próximos siete meses tengamos ampliado y hecho el libramiento que permita contar con una carretera moderna y segura en este tramo que queda pendiente.

Obras como la que hoy se está entregando son las muchas que queremos hacer en todo el territorio nacional, porque queremos hacer de México un centro logístico importante para el mundo entero, que lleguen inversiones productivas, porque sepan, quienes vienen a invertir en México, que hay una red carretera que les habrá de comunicar con el interior del país, a distintos puntos y una adecuada comunicación a los grandes mercados consumidores, como eventualmente lo representa el mercado de América del Norte.

Queremos hacer de México un país más competitivo. Esto significa que tenga una adecuada y suficiente infraestructura, que realmente asegure menores costos de producción, mayor productividad, beneficio económico a las familias mexicanas, pero que también los productos hechos en México puedan competir con los de cualquier otra parte del mundo.

Y lo que habrá de hacer posible esto es, precisamente, ampliar y modernizar la infraestructura que tiene nuestro país.

Gracias a las reformas que logramos el año pasado, la inversión que ahora habrá de destinar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes por sí sola, sin considerar aquella que habrá de sumarse proveniente del sector privado, sólo la que habrá de hacer la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, crece prácticamente en un 41 por ciento.

Esto significa que de 100 pesos que anteriormente destinaba para cualquier inversión o a cualquier obra pública, ahora estará destinando prácticamente 140 pesos.

Éste es el crecimiento que tiene el presupuesto que esta Secretaría tiene para invertir en infraestructura.

Es importante y relevante, y será responsabilidad del Gobierno de la República asegurar que todos los instrumentos, que todo el cauce institucional y legal que significó el cambio de muchas reformas que tuvieron lugar en el 2013, gracias al clima de civilidad y de acuerdo político, y de madurez política de toda las fuerzas políticas del país. Ahora corresponde a 2014 hacer realidad mayores beneficios para toda la población.

Yo hago votos.

Gracias a la juventud hoy aquí reunida. Gracias a la niñez que me recuerda la que tuviera yo, también aquí, en esta tierra, aquí, en Atlacomulco, ahí en la Escuela Anexa a la Normal de Profesores, en esta plaza central de la cabecera municipal de Atlacomulco.

Pero en esta fecha creo que es importante tener presente que obras como las que hoy estamos entregando en este ámbito, el de las comunicaciones y en otros más, son reto y son oportunidad para el Gobierno de la República de trabajar con gran pasión y con total entrega.

Tenemos un deber que cumplir. Tenemos que entregar resultados a la población. Y queremos que los mexicanos vivan con mayor calidad de vida, con mejores carreteras, con mejores puertos, con mejores escuelas, con mejor infraestructura hospitalaria.

Y para lograr ello es importante trabajar en estrecha y amplia coordinación con los gobiernos locales, así lo estamos haciendo en el Estado de México. Estamos definiendo de manera conjunta los grandes proyectos de desarrollo del Estado de México con el Gobernador Eruviel Ávila.

Y de esa forma, sumando recursos, en claridad y propósitos compartidos es como aseguramos que el Estado de México tendrá un mayor y mejor porvenir para todos los mexiquenses, y como aquí lo estamos haciendo, lo estaremos haciendo en todo México.

Muchas gracias, señor Gobernador, por la gran disposición y por la enorme voluntad que hay para que trabajemos sumando esfuerzos en beneficio de los mexiquenses.

Quiero concluir mi intervención agradeciendo la presencia de todos ustedes. Y hoy, precisamente, ante el monumento de un hombre de pensamiento universal, de Isidro Fabela. Un parteaguas en la política, no sólo del Estado de México, sino, sin duda, en un gran mexicano que construyó o contribuyó a la construcción del México moderno después de la Revolución.

Precisamente aquí, en esta Plaza que lleva su nombre y al pie de ella, del monumento erigido a su memoria, ayer, precisamente, queriendo encontrar algunas líneas de su pensamiento, encontré una que hago propia y que me voy a permitir citar textualmente, porque bien se ha dicho que las líneas de pensamiento, la poesía, no lo son de quien la escribe, sino de aquellos que la sienten y la hacen suya.

Y aquí, precisamente, evocando el pensamiento de Isidro Fabela hago mías, porque así lo siento, parte de lo que él dijera sobre ésta que fue su tierra, sobre Atlacomulco:

“Amar esta casa es para mí un sentimiento imprescindible, porque ella está en mí, como yo estoy en ella. En esta casa que ya no es mía, pero que sigue siendo mía en mi corazón, a fuerza de quererla, me siento a mis anchas, como transportado a un mundo de ensueños, donde brotaron mis encendidas pasiones de hijo, de hombre, de patriota, de artista y de ciudadano del mundo”.

Como mexiquense y atlacomulquense y orgulloso que lo soy, desde aquí, con el espíritu que abrevé en esta tierra, hoy sirvo desde la máxima responsabilidad a todo México y quiero hacerlo sirviendo bien, entregando resultados para beneficio y progreso de toda la Nación.

Muchísimas gracias.