-MODERADORA: Queda en el uso de la palabra el Coordinador Nacional de Protección Civil, licenciado Luis Felipe Puente Espinosa.

-LIC. LUIS FELIPE PUENTE ESPINOSA: Señores:

Muy buenas tardes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; señor Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Zepeda; Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina; señores Secretarios miembros del Gabinete Legal y Ampliado que hoy nos acompañan.

Comisionado Nacional de Seguridad, doctor Manuel Mondragón y Kalb; señores Senadores y Diputados de sus respectivas Comisiones de Protección Civil del Poder Legislativo; señor Presidente de la Cruz Roja Mexicana, Fernando Suinaga Cárdenas.

Señores titulares y representantes de organismos de protección civil que hoy nos acompañan; señora Directora del Instituto Politécnico Nacional, doctora Yoloxóchitl Bustamante Díez; señores representantes de la sociedad civil organizada; señores galardonados con el Premio Nacional de Protección Civil; señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Estamos aquí presentes para realizar la Entrega del Premio Nacional de Protección Civil 2013, dado que el día 19 de septiembre pasado no fue posible, por la contingencia que vivió nuestro país.

Conforme a las instrucciones de usted, señor Presidente, y la permanente conducción y atención del Secretario de Gobernación, licenciado Miguel Ángel Osorio, la Coordinación Nacional de Protección Civil ha encaminado sus esfuerzos a convertirse en una instancia más proactiva en la prevención y en la atención de la gestión del riesgo.

Todos los países del mundo están expuestos a los eventos de la naturaleza y los ocasionados por el hombre mismo. Y nuestro país no es la excepción.

Situaciones como la explotación de un edificio de PEMEX, el 31 de enero; en mayo, la explosión de un tráiler que transportaba gas en la carretera México-Pachuca; o el accidente de una pipa que contenía cianuro en el Estado de Sonora, son solamente algunos ejemplos de eventos antropogénicos que requieren de nuestra máxima atención.

Ante estos y otros posibles fenómenos naturales, se instalaron, en conjunto con las autoridades federativas los Consejos Estatales de Protección Civil en todo el territorio nacional, con el objetivo de estar preparados para mitigar los riesgos y sus consecuencias.

En coordinación con los tres órdenes de Gobierno, atendiendo con prontitud y responsabilidad cada una de las eventualidades.

Durante el segundo trimestre del 2013, tuvimos numerosos incendios forestales en varios estados de nuestro país, lo que nos motivó a realizar el 25 de marzo la primera sesión del Comité Interinstitucional de Incendios Forestales, logrando una mejor coordinación entre las dependencias para hacer frente a estos.

En lo referente a la temporada de ciclones, tuvimos 17 tormentas tropicales y 10 huracanes. Uno de ellos, Raymond, que fue de alta intensidad.

De estos fenómenos, lo más relevante fue la interacción conjunta de los Huracanes Ingrid y Manuel, fenómeno que no sucedía en nuestro país desde 1958.

Para la atención de sus consecuencias, se integró por primera vez en la historia de nuestro país el Comité Nacional de Emergencias, que está conformado por un representante de cada dependencia Federal, así como de organismos sociales internacionales, que fue desde donde se pudo gestionar la coordinación de las actividades de rescate, salvamento, apoyos logísticos, así como la continuidad de acciones encaminadas a establecer operaciones y negocios.

Cabe mencionar que durante el año pasado tuvimos que incrementar la alerta del Volcán Popocatépetl en dos ocasiones, por detectar una actividad con posibilidad de alto riesgo.

Debido a las contingencias que se registraron a lo largo del 2013 en nuestro país, se requirió otorgar apoyo inmediato a la población y surgió la necesidad de atender los daños ocasionados a la infraestructura en general. Por la Coordinación Nacional, declaró un total de 834 municipios en emergencia y 688 en desastre en la totalidad del año.

Asimismo y como parte del Sistema Nacional de Alertamiento, se emitieron durante el 2013 un total de mil 694 boletines, los cuales alertaron en sus diferentes etapas sobre los fenómenos meteorológicos y antropogénicos que tuvimos que atender.

Mejoramos, junto con la CONAGUA, los procesos de evaluación y análisis, permitiéndonos dictaminar una emergencia en tan sólo 48 horas, lo que antes podía llegar a tardar hasta 10 días, en beneficio directo e inmediato de las personas que resultan afectadas.

Realizamos cuatro Jornadas Nacionales de Protección Civil con la presencia de las entidades federativas. Una, sobre huracanes en Nayarit; otra, de riesgos químicos en Chiapas; y dos más regionales en Campeche y Sonora.

Se impartieron un total de 55 cursos. En todos estos eventos se registró una asistencia de 22 mil 293 personas. Participamos en 23 comisiones internacionales con el propósito de fortalecer tanto al interior, como al exterior, la cooperación técnico-científica de México con el mundo.

Se destacaron los nuevos ejes instruidos por el Presidente de la República en la política de Protección Civil, donde es relevante el énfasis en materia de prevención.

El principal objetivo fue siempre la actualización de los mecanismos de prevención, reducción y mitigación del riesgo; así como el análisis y evaluación de las acciones realizadas en cada caso.

Quisiera resaltar que gracias a la permanente atención del Presidente de la República y del Secretario de Gobernación, en las situaciones de emergencia que enfrentamos, fue mucho más eficiente la coordinación de los esfuerzos de rescate y atención a los damnificados.

Nuestro especial reconocimiento y agradecimiento a las Fuerzas Armadas, Secretaría de la Defensa Nacional, Secretaría de Marina, a la Policía Federal, a los cuerpos de rescate y, particularmente, como siempre a la Cruz Roja Mexicana.

Debemos valorar, que hay muchas manos de la sociedad civil organizada que siempre están dispuestas a ayudar a quien más lo necesita. Por ello, en un acto inédito, el año pasado firmamos el convenio de colaboración con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, que tiene afiliadas a más de 10 mil empresas; y se estrechó la coordinación con el sector privado.

Destaca la Asociación Unidos por Ellos, que aglutina a varias empresas de importancia en nuestro país, y que tienen un papel prioritario para lograr la continuidad de negocios.

Muchas gracias a ustedes.

Reconocemos a los ganadores del Premio Nacional de Protección Civil 2013. En el caso al ingeniero Luis Wintergerst Toledo por su trayectoria, al haber participado con la Universidad Nacional Autónoma de México en la creación del Servicio Geológico Metropolitano, y haber elaborado el Plan Permanente ante Contingencias de la Ciudad de México, Capítulo Sismos.

También, generó la propuesta de la construcción de un sistema informático para el manejo de una contingencia sísmica severa en la Ciudad de México, que dio paso al Programa Riesis, Riesgo Sísmico. Cabe destacar que su colaboración fue de manera voluntaria y sin recibir honorario alguno.

Valoramos al doctor Químico Farmacobiólogo Roberto Domínguez Herrera, por tantos años de servicio público. Fue creador de la Dirección de Protección Civil del Municipio de Irapuato, del cual fue director durante 19 años y fundó el Cuerpo de Bomberos Voluntarios. Participó también en el Comité de Emergencias para Auxilio de los Damnificados en el sismo de Guatemala en 1976. Es, sin duda, y ha sido siempre un constructor de una cultura de la prevención.

Señoras y señores:

Estamos comprometidos con lograr una cultura de protección civil más sólida y presente en la sociedad mexicana, más aún porque reconocemos la elevada prioridad que usted, señor Presidente de la República le ha dado a esta materia al instruirnos construir con entusiasmo, vocación y responsabilidad un México más seguro.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Interviene en seguida el Secretario de Gobernación, licenciado Miguel Ángel Osorio Chong.

-SECRETARIO MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG: Con su autorización, señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; señoras y señores integrantes del Gabinete Presidencial de diferentes instituciones; señores Diputados, Senadores e integrantes de Protección Civil de las diferentes entidades de la República.

Señoras y señores:

Es una prioridad del Gobierno de la República proteger la vida y la integridad de las familias mexicanas ante los riesgos causados por fenómenos naturales o por la actividad humana.

Muestra de ello, es la decisión del Presidente de la República Enrique Peña Nieto, de implementar una política pública transversal en materia de Protección Civil, y de presidir su Consejo Nacional personalmente.

Desde su fundación son muchos los avances que destacan de nuestro Sistema Nacional de Protección Civil. En menos de tres décadas pasamos de ser receptores de ayuda humanitaria a ser referente mundial en materia de colaboración y asistencia ante desastres naturales.

Lo anterior se debe en gran medida al esfuerzo y a la participación de miles de mexicanos que como los hoy galardonados, desde la sociedad aportan al fortalecimiento de este sistema en nuestro país.

Como lo ha señalado el Presidente Enrique Peña Nieto, tenemos que prepararnos mejor para evitar riesgos que lastimen a las familias mexicanas. Y para ello, conforme a sus instrucciones, señor Presidente, hemos realizado las siguientes acciones:

Primero. Fortalecimos el Sistema de Información para la Gestión de Riesgos, para que sea un mecanismo más confiable y preciso y medio de homologación de los Atlas de Riesgos Estatales para la conformación del Atlas Nacional de Riesgos, cuya elaboración concluiremos de manera integral en el año 2016.

El Atlas Nacional de Riesgos es más que un mapa. Se trata de una herramienta digital, interactiva, sin precedentes para la consulta y gestión oportuna de riesgos por parte de autoridades y de sociedad civil.

El Atlas, brinda un sistema de monitoreo que incluye poblaciones, suelos, ríos, presas, carreteras, cuencas hidrológicas y campos petroleros, entre otros, así como la localización de la infraestructura con que se cuenta para atender emergencias desagregados a nivel municipal, todo ello.

Todos estos datos, hasta hace unos meses, se encontraban en miles de documentos impresos. Hoy, los tenemos en un sistema con un 80 por ciento de avance, conformando una plataforma de información para la toma de decisiones.

Al inicio de esta Administración, se contaban con 22 mil entradas de información. Actualmente, esa cantidad se ha cuadruplicado para la conformación del Atlas Nacional, superando las 80 mil capas de información georreferenciadas.

Lo anterior permitirá a las dependencias responsables a actuar eficaz y oportunamente para salvar a millones de vidas.

Avanzamos en un sistema de alerta más oportuno, ágil y preciso. El Sistema de Alerta actualmente tiene una cobertura de monitoreo más amplia, que incluye, además de la actividad sísmica, a la volcánica e hidrometeorológica.

Su funcionamiento es reconocido a nivel mundial y ha sido, por ejemplo, replicado en el Estado de California de Estados Unidos.

Es importante señalar que, por su importante ubicación geográfica, nuestro país está expuesto a riesgos constantes de la naturaleza, como son: huracanes, sismos, inundaciones y sequías. Ante ello, la relevancia de anticiparnos a la tragedia mediante el uso de tecnologías de vanguardia.

Destaco que como parte de la estrategia de México Digital, hemos incorporado las alertas a las redes sociales para que más de 40 millones de usuarios mexicanos estén permanentemente informados en tiempo real.

Tres. Establecimos una mejor coordinación entre órdenes de Gobierno, no sólo con la instalación del Comité de Emergencias, sino con la creación de grupos de atención en las cinco regiones en que hemos dividido al país en materia de seguridad, en las que participan las instancias Federales y locales de Protección Civil, para así atender de manera más rápida a la población en riesgo y garantizar una respuesta eficaz ante emergencias.

Cuatro. Agilizamos las reglas de operación del Fondo de Desastres Naturales, bajo su instrucción, señor Presidente, del año pasado, que permite que los recursos e insumos necesarios se asignen de manera oportuna y transparente.

Pioneros que somos en la creación de fondos de esta naturaleza, hoy somos un referente mundial para la capacidad de reacción por la coordinación de esfuerzos y por el manejo de recursos para enfrentar una contingencia.

Cuando iniciamos la Administración, había estados de la República que aún seguían solicitando la entrega de apoyos comprometidos por eventos presentados años atrás.

Hoy, actuamos con oportunidad frente al desastre y no después del desastre, pues la prevención siempre es mejor que la reacción.

Nos queda claro que la atención requiere gasto y la prevención es una inversión que mitiga y reduce daños.

El mundo enfrenta tres retos en este siglo.

Primero. Es un hecho científico que el planeta se está calentando.

Segundo. Ese proceso se ha acelerado a causa de fenómenos antropogénicos, es decir, causados por el hombre.

Y Tercero. Los fenómenos meteorológicos extremos serán cada vez más intensos y frecuentes como ya lo ha atestiguado nuestro país.

Por ello, en materia de Protección Civil no hay descanso y debemos aprender con rapidez de la experiencia.

Estamos en el camino correcto para tener un Sistema Nacional de Protección Civil eficaz, en dar respuesta a la población, eficiente en el uso de recursos y vanguardista en el uso de las tecnologías.

Con unidad y responsabilidad compartida, con participación social y de científicos expertos, estamos más preparados para prevenir, salvar vidas y atender con oportunidad las necesidades de la gente frente a los desastres.

Y con ello, hacer de la Protección Civil no sólo un compromiso de Gobierno, sino una cultura ciudadana que sea eje de una vida con seguridad para todos los mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto entregará el Premio Nacional de Protección Civil 2013 en los campos de ayuda y prevención. En esta ocasión reciben reconocimiento, medalla y estímulo económico.

(ENTREGA DE PREMIOS)

-MODERADORA: Escucharemos a continuación la intervención del ingeniero Luis Wintergerst Toledo, Premio Nacional de Protección Civil 2013, en el campo de prevención.

-ING. LUIS WINTERGERST TOLEDO: Ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; ciudadano Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; distinguidas personalidades que nos acompañan.

Señoras y señores:

Podemos reconocerlo o no, pero los desastres son la consecuencia nefasta de no medir y no atender los riesgos.
A lo largo de mi carrera me he encontrado a funcionarios cortos de miras, que cobijados en la osadía, que provoca la ignorancia, no midieron ni atendieron los riesgos.

Pero, también, me he encontrado con mentes brillantes, sensibles, profesionales, que acudieron con prontitud a la innegable posibilidad de prevenir y mitigar antes que lamentar, como lo ha hecho el señor Presidente y el señor Secretario de Gobernación.

Hoy que nos honran y nos distinguen con un premio tan importante, encontramos la ocasión idónea para manifestar lo cerca que podemos encontrarnos de conseguir que los fenómenos naturales ya no se conviertan en desastres por necesidad.

Después de muchos años de trabajar con riesgos y de investigarlos, encuentro la oportunidad para presentar un proyecto que estudiaría los orígenes, las causas y los efectos de los fenómenos, así como los precursores, las medidas preventivas y de atención que, a mi juicio, se suma al ambicioso programa de Protección Civil expuesto anteriormente por usted señor Presidente; la creación de un centro de monitoreo, atención y control de los riegos naturales y humanos, que funcionaría tanto en la capital del país, como en las capitales de los estados.

Este centro de monitoreo, atención y control de desastres conjuntaría a los investigadores del trabajo de ellos; de los de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional, de las universidades estatales y de las instancias más prestigiadas en la materia.

Centro que tendría un laboratorio nacional de desarrollo tecnológico en protección civil, y al mismo tiempo tendría conexiones y el apoyo de los servicios meteorológico, sismológico, geológico, de CONABIO, incendios forestales, del Plan Marina, del Plan DN-III, así como del NOAA, del Centro Nacional de Huracanes y una terminal satelital para el análisis de las características de los fenómenos, entre otros centros.

Las comunicaciones entre estos centros y los municipios sería un sistema similar al que desarrollamos en el Centro de Investigación y Computación del Instituto Politécnico Nacional, llamado RieSis, acrónimo de Riesgo Sísmico, que fue diseñado para el manejo de una contingencia sísmica en la Ciudad de México y que serviría como el medio de comunicaciones entre esos centros que propongo.

Este centro, comentamos que tendría la agilidad y la versatilidad de las comunicaciones, instantáneamente. De esta manera, se consolidaría la imagen de México como un país de prevención, en sustitución del emergencista.

Estas consideraciones construirían un legado de gran valor para los mexicanos. Al hacer estas consideraciones, el doctor Roberto Domínguez Herrera y yo mismo, agradecemos al Consejo y Jurado de Premiación la distinción del otorgamiento.

Me siento honrado y comprometido. Ofrezco mi testimonio de gratitud a los me brindaron la oportunidad de colaborar en Protección Civil. A los que colaboraron conmigo:

Al Ejército Mexicano, por su Plan DN-III.

A la Armada de México, por su Plan Marina.

Al Servicio Meteorológico Nacional, por la permanente información, estudio y seguimiento de los fenómenos climáticos.
Al Gobierno del Distrito Federal, por el financiamiento a RieSis.

Al doctor Adolfo Guzmán Arenas, líder del Proyecto RieSis.

Y a (inaudible), por su universal y permanente guía.

A mi madre, en homenaje póstumo.

A mi esposa y a mi pueblo, Ciudad Ixtepec, Oaxaca, a quienes dedico este honroso galardón.

A mi familia por haber comprendido siempre la responsabilidad que he tenido ante los ciudadanos capitalinos por coordinar la atención de las emergencias que se presentaron durante mis gestiones.

Aprovecho la ocasión para saludar a Ixtaltepec.

Cuna de mis raíces zapotecas, a Chihuitán, a Tolosa Donají Oaxaca.

Y por su ancestral cultura y ubicarse en el sendero mis afectos, saludo al pueblo Yaqui.

A mi extirpe zapoteca y a la estirpe indígena del Anáhuac.

Gracias.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Con mucho gusto, hemos accedido a su petición, sobre todo, al recibir este galardón y reconocimiento por su trabajo en favor de la Protección Civil.

Adelante, doctor.

-ING. ROBERTO DOMÍNGUEZ HERRERA: Señor Presidente.

Son dos, tres frases que simple y sencillamente es mi manera de sentir y de pensar, de interpretar y de ver lo que ha sucedido en este año de Gobierno de usted.

El vivir la vida es un milagro. Sin embargo, en este año de Gobierno del licenciado, veo con sorpresa, con agrado, con satisfacción y con mucha esperanza, que ese concepto que teníamos nosotros, que la vida es nada más un pasaje. Sin embargo, en la actualidad vemos que ese concepto que teníamos erróneamente empieza a desdoblarse y a tener solución.

Señor Presidente:

Según mi leal saber y entender, considero que si seguimos con este frente trabajando con sus funcionarios, con sus Secretarios de Estado, y los mexicanos todos aportamos todo el esfuerzo que podamos hacer, principalmente en materia de protección civil, México será otro.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)