Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muy distinguidos miembros del presídium, que ahora están en la parte de abajo.

Saludo al titular de CONACULTA en esta celebración de este cuarto de siglo de haberse creado este órgano del Estado mexicano, precisamente para armonizar y articular los esfuerzos de política pública en favor de la cultura y del arte de nuestro país.

Y al saludarle a usted, señor Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, también saludo a quienes participan en estos esfuerzos institucionales y quienes están comprometidos con el desarrollo cultural de nuestro país.

Quiero saludar a la Diputada Presidenta de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados.

A los Gobernadores que hoy nos acompañan.

Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Y al Presidente de la Comisión de Cultura de la CONAGO, Gobernador de Zacatecas.

A muy distinguidas autoridades de distintos ámbitos de nuestro país, pero especialmente a los representantes y exponentes de la cultura en México, a esta representación que nos acompaña en esta celebración de estos primeros 25 años de CONACULTA.

Particularmente, también quiero saludar a la orquesta que nos ha deleitado con estas interpretaciones, a los directores que han conducido a esta orquesta y a este Movimiento de Agrupaciones Musicales Comunitarias.

Al maestro Arturo Márquez y al maestro Eduardo García Barrios.

Muchas gracias por acompañarnos en esta celebración y por habernos dedicado estas interpretaciones en esta celebración de los 25 años de CONACULTA.

Antes de iniciar mi mensaje, yo quisiera honrar la memoria de alguien que recientemente nos dejó y que forma parte de esta comunidad cultural y artística de nuestro país, o formó parte de ella.

Siendo no mexicano, pero finalmente se naturalizó como mexicano y me refiero al poeta Juan Gelman, de origen argentino, que buscó la libertad para expresarse. Y quiero rescatar de él algunas de sus letras, de su pensamiento, precisamente dirigido a México.

“Acá estoy, rodeado de mi familia mexicana y del calor amistoso de poetas mexicanos del alma, y eso también es una Patria. Yo nunca me iría de México”.

Cita textual de don Juan Gelman para que, en memoria de él, quisiera pedirles, guardáramos un minuto de silencio.

(MINUTO DE SILENCIO)

Muchas gracias.

Señoras y señores:

Impulsar la cultura y las artes es responsabilidad esencial de un Estado decidido a transformarse y elevar la calidad de vida de sus habitantes. Así lo entendemos en México.

Nuestros objetivos en esta materia son muy claros: estimular el talento y la creatividad de cada uno de los mexicanos, al tiempo de difundir la cultura nacional y universal dentro y fuera de nuestras fronteras.

Nuestra Nación es heredera de extraordinarias riquezas, con un amplio patrimonio cultural y un legado artístico de excepción, que nos dan voz propia y una presencia reconocida en todo el mundo.

Los activos culturales de México, ustedes lo saben muy bien, son incontables.

Poseemos miles de monumentos históricos y vestigios arqueológicos a lo largo y ancho de nuestro territorio.
Nuestro país es cuarto lugar global en Patrimonio Documental; quinto en Diversidad Lingüística; sexto en Patrimonio Mundial, y décimo segundo en Patrimonio Inmaterial, en expresiones como el mariachi, el Día de Muertos o los Voladores de Papantla.

Además, México recuerda con respeto y aprecio a sus intelectuales, lo mismo que a sus instituciones culturales.

2014 será un año emblemático para la cultura.

Con un amplio programa de actividades conmemoraremos el Centenario del Natalicio de Octavio Paz; el 80 Aniversario del Fondo de Cultura Económica, e igualmente, celebraremos medio siglo de este Museo Nacional de Antropología, para el que habremos de dedicar esfuerzos para su modernización integral en sus instalaciones y en su museografía.

Este gran recinto de la cultura mexicana que hoy nos aloja, es el mejor ejemplo del invaluable acervo histórico de nuestro país.

En México, la cultura está viva y vigente, gracias a nuestras variadas culturas populares y a los generadores de nuevas expresiones creativas.

Nuestro país es tierra fértil para las ideas y el arte, ya que aquí se respeta la libertad de expresión, indispensable para que florezca el espíritu creador.
Nuestra mejor carta de presentación como país se integra, precisamente, por creadores individuales y colectivos, así como por intelectuales, cuya obra se valora internacionalmente.

Ejemplo de ello, es el Premio Leyenda Viva que otorgó la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos a don Miguel León-Portilla, nuestro estimado indigenista y mexicano universal.

También, reconozco a Elena Poniatowska por el Premio de Literatura en Lengua Castellana, Miguel de Cervantes 2013, que le fue otorgado por su destacada trayectoria como escritora y apasionada periodista.

Y, por supuesto, también nos motiva una nueva generación de cineastas mexicanos, como Alfonso Cuarón o como Emmanuel Lubezki, nominados a los Premios Óscar de este año.

Para preservar, difundir y ampliar el vasto patrimonio de todos los mexicanos, que aquí se ha dado testimonio, en 1988 se creó, precisamente, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Desde hace un cuarto de siglo, CONACULTA es la institución del Estado mexicano responsable de definir e instrumentar las políticas públicas en esta materia.

La presente Administración respalda con decisión y vigor a este Consejo, que hoy trabaja para democratizar la cultura.

Es decir, ampliar el acceso de todos los mexicanos a las diversas manifestaciones creativas e intelectuales. Para ello, se han armonizado los ejes del Programa Especial de Cultura y Arte en cada una de las cinco grandes metas nacionales, que se ha trazado este Gobierno.

Primero. Hacer de la cultura un medio para la cohesión, la inclusión y la prevención social de la violencia.

En la construcción de un México en paz, que es, precisamente, la primera meta nacional, se ha diseñado un Programa Cultura para la Armonía, que busca transformar los espacios públicos a través del arte, y que florezcan la identidad y vitalidad cultural de las comunidades, como el testimonio que las interpretaciones que han hecho los grupos artísticos que aquí han participado, nos lo han demostrado.

Esta iniciativa ya ha sido evaluada en un plan piloto en 25 entidades, y por sus buenos resultados es que hoy quiero instruir al Presidente de CONACULTA para que este esfuerzo que ya se ha llevado a cabo en esta fase piloto, de inmediato sea instrumentado, también, en el Estado de Michoacán, una entidad a la que hoy estamos dedicando esfuerzos para la reconstrucción del tejido social.

La cultura será parte esencial del desarrollo integral que el Gobierno de la República promueve para todo el país, y hoy la instrucción puntual es para el Estado de Michoacán, insisto, a donde estamos concentrando nuestros esfuerzos.

En cuanto al segundo eje: La vinculación de los trabajos que lleva a cabo CONACULTA, de proteger el patrimonio cultural del país, con una infraestructura digna y accesible a todos, para promover así un México incluyente.

Tercero. El eje que tiene que ver con la educación de calidad. Propiciar el acceso universal a la cultura, sus bienes y servicios para contribuir a la educación y la formación integral de las personas hacia un México, como lo hemos señalado, con educación de calidad.

El Cuarto eje, que tiene que ver con el México próspero, que nos hemos propuesto impulsar para México, Movilizar los recursos culturales y estimular la capacidad creativa para incrementar el potencial económico de la cultura, y de las industrias creativas en la consolidación del México próspero.

Y quinto. En ejercicio de nuestra responsabilidad global. Aumentar el turismo cultural y proyectar a México en el mundo.

Estamos decididos a fortalecer la presencia e influencia internacional de los creadores mexicanos, y con ello afianzar la imagen y prestigio de nuestro país en el exterior.

Basta señalar que tan sólo el año pasado se realizaron 545 exposiciones dentro y fuera del territorio nacional, promoviendo nuestra cultura.

Destaca entre éstas, la exposición: Mayas, Revelación de un Tiempo Sin Fin, actualmente en Palacio Nacional y en los próximos meses esta exposición será embajadora de México en Brasil, Francia, Reino Unido y Turquía.

Para dar mayor soporte al desarrollo cultural en 2014, el Gobierno de la República le destina más de 18 mil 300 millones de pesos. Monto superior en 600 millones con respecto al ejercido el año pasado.

Gracias a estos recursos se entregan anualmente más de cuatro mil 500 estímulos, en 32 disciplinas culturales y artísticas.

Igualmente, se cuenta con más de cinco mil 800 millones de pesos para el Programa de Impulso al Desarrollo de la Cultura, y dos mil millones para la restauración y conservación de bienes del patrimonio de la Nación.

También, se entregan más de mil millones de pesos a las instituciones estatales de cultura.

Además, a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados, PAICE, este año se respaldarán 450 espacios culturales, con 600 millones de pesos.

Asimismo, se avanza en la ejecución de proyectos innovadores, como el Salón del Patrimonio de la Humanidad en Palacio Nacional o la Mediateca Nacional, que hospedará los acervos digitalizados del patrimonio cultural de México.

En 2014, también se trabaja para abrir al público nuevas zonas arqueológicas y museos, incluyendo X'Cambó, en Yucatán; la del Patrimonio Paleontológico de Rincón Colorado, en Coahuila, así como el Museo de Arte Rupestre, en Baja California Sur.

Adicionalmente, he instruido al Presidente de CONACULTA elaborar los proyectos necesarios para desarrollar un gran Museo de la Biodiversidad y Cultura, en reconocimiento a nuestras expresiones culturales, que tienen origen en nuestra amplia riqueza cultural.

Con obras, acciones y proyectos como estos, el Gobierno de la República reafirma su indeclinable compromiso de preservar, promover y difundir la cultura, base de nuestra unidad e identidad como Nación.

Señoras y señores:

Mientras países emergentes están destinando importantes recursos económicos para crearse una identidad, México ya es una potencia cultural.

Así lo confirman los artistas, arquitectos, bailarines, cantantes, cineastas, escritores, escultores, músicos, pintores; así como académicos e intelectuales, varios de ellos aquí presentes.

Así lo reafirma, también, nuestra infraestructura cultural, que es, sin duda, la mayor de América Latina.

Como país, debemos utilizar positivamente nuestro gran capital humano y físico para consolidarnos como potencia cultural del Siglo XXI.

Como Presidente de la República, reafirmo mi responsabilidad de innovar una política cultural para una sociedad plural y democrática, revitalizando el diálogo, como lo ha expresado y lo ha solicitado hace un momento don Hugo, en su intervención, y también revitalizando el trabajo y apoyando la creatividad de nuestros mexicanos.

Así lo haré, convencido de las palabras que aquí recojo de manera textual de quien fuera nuestro Premio Nobel, Octavio Paz. Y cito textualmente:

“Cada escultura y cada pintura, cada poema y cada canción, es una forma animada por la voluntad de resistir al tiempo y sus erosiones. El ahora quiere salvarse, convertido en piedra o en dibujo, en color, sonido o palabra”.

Muchas gracias.