-MODERADORA: Nuestro Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, pasará Lista de Honor a los Héroes de 1847 y 1914.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Del Heroico Colegio Militar:

Teniente Juan de la Barrera.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Cadete Juan Escutia.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Cadete Agustín Melgar.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Cadete Vicente Suárez.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Cadete Fernando Montes de Oca.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Cadete Francisco Márquez.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: De la Heroica Escuela Naval Militar: Teniente José Azueta.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Cadete Virgilio Uribe.

-VOCES A CORO: Murió por la Patria.

MODERADOR: Hace uso de la palabra el General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional.

-SECRETARIO SALVADOR CIENFUEGOS ZEPEDA: Ciudadano Enrique Peña Nieto, Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas; Diputado Ricardo Anaya Cortés, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; Senador Raúl Cervantes Andrade, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores.

Ministro José Fernando Franco González Salas, representante personal del Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Integrantes del Gabinete Legal y Ampliado; señores funcionarios; invitados especiales; señoras y señores.

Distinguidas familias que hoy nos honran con su presencia; respetados Generales en situación de retiro, aquí presentes.

Señores Generales y Almirantes, Jefes y Capitanes, Oficiales, Tropa y Marinería; jóvenes cadetes.

Muy buenos días a todos.

Los mexicanos nos distinguimos por nuestro arraigado espíritu, fervor y patriotismo. Por ello, con orgullo valoramos todos los acontecimientos históricos que han conferido a la Nación su sitio de grandeza.

La naturaleza trascendental de estos eventos nos recuerda a los próceres que lucharon por darnos un México mejor.

Hoy es una de esas fechas.

Este emblemático Alcázar, aquél 9 de febrero de 1913, fue testigo del acontecimiento que cimentó el más elevado valor sobre el cual descansa la vocación y filosofía de las Fuerzas Armadas nacionales: La lealtad institucional.

Para restablecer el orden legal hace 101 años, un domingo como hoy, el Presidente Francisco I. Madero escoltado por aguiluchos del Colegio Militar, partió de este bastión rumbo a la sede del Poder Ejecutivo.

Los cadetes que lo custodiaron en esa ardua jornada, fueron contagiados por la confianza y entereza que proyectó el líder en medio de las dificultades.

Este acto demostró el temple de Madero en medio de complejas circunstancias para la República. Su determinación expuso el nítido compromiso para preservar la legalidad y la democracia.

Y a los cadetes les permitió refrendar los valores inculcados en su plantel desde su fundación en 1823.

El Presidente Madero y aquellos bravíos jóvenes militares, imbuidos de ese espíritu, avanzaron resueltos sobre el sendero que atestiguó su deber y su institucionalidad.

Así, este acto significativo y valeroso, quedó grabado en la conciencia histórica nacional como la Marcha de la Lealtad.

Para el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea este evento significa la expresión más sublime de ese valor que les es sustancial: la lealtad.

Con honor y compromiso, lealtad absoluta, sin condiciones a las instituciones democráticas de la República, al pueblo de México, a la investidura del ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Este hecho que hoy nos reúne, para la sociedad, para los ciudadanos y muy en especial para la niñez y los jóvenes, debe ser claro ejemplo de virtud y de amor a la Patria; para las instituciones nacionales es muestra fehaciente de respaldo y apoyo que la Fuerza Armada les otorga diariamente.

Así entendemos de este pasaje histórico que la lealtad es más que una expresión declarativa, es valor supremo, es sentimiento colectivo que impulsa a la unidad nacional; es precepto que nos guía para salir avante en momentos difíciles.

La lealtad es también rasgo solidario que nos identifica y nos cohesiona. Es compromiso con nosotros mismos que debemos proyectar día a día. Es responsabilidad individual con nuestras comunidades, familias, amigos. Es cumplir la ley; es participar en decisiones colectivas con transparencia y rendición de cuentas. Es, en fin, entregarnos plenamente a México.

De ahí, insisto, que la lealtad es de todos y para todos, civiles y militares.

En este devenir, bajo los ideales y amplia visión de grandes mexicanos, las Fuerzas Armadas han evolucionado a la par de la Nación, forjando sus principales fortalezas: la profesionalización y la lealtad a toda prueba.

Con estos baluartes, hoy, como ayer, las mujeres y hombres que portamos con orgullo el uniforme de la República, convencidos, acompañamos a la sociedad y sus autoridades para atender el llamado de la Patria en el momento que se requiera, bajo cualquier circunstancia, donde se necesite, por el tiempo que se nos demande.

Lo hacemos con todos nuestros recursos humanos y materiales, con toda nuestra capacidad operacional, pero fundamentalmente con espíritu de servicio y profundo amor a México.

Lo hacemos actuando en apoyo de los tres ámbitos de Gobierno, con firmeza, sin titubeos, con inteligencia, pasión y compromiso, siempre apegando nuestra conducta al precepto jurídico y a las decisiones legales emanadas del orden civil, con responsabilidad y con absoluto respeto a las garantías individuales.

Lo hacemos optimizando nuestra organización, equipo, educación y adiestramiento, para seguir cumpliendo las misiones constitucionales que la República nos ha señalado.

Lo hacemos para continuar siendo pilar y garantía fundamental de estabilidad, viabilidad y permanencia del Estado mexicano.

Para garantizar la integridad, independencia y soberanías nacionales.

Para resguardar la seguridad interior del país; para proteger el patrimonio de la sociedad de cada familia, de la niñez y de la juventud.

Con el logro de estos cometidos, aspiramos a seguir contando con la confianza que nos depositan los mexicanos y autoridades.

Amable concurrencia:

México, de cara al Siglo XXI, ha cimentado las bases para impulsar su desarrollo y consolidación como Estado eficaz y de progreso.

2013 fue un año inédito, testigo del esfuerzo integral para concretar reformas transformadoras con las que se logrará liberar el potencial del país.

A partir de ahora, en el ámbito que nos corresponda, tenemos la gran responsabilidad y compromiso de fortalecerlas y consolidarlas.

Hoy, los mexicanos enfrentamos desafíos que ponen a prueba nuestra unidad y voluntad como Nación.

Para encararlos, el Gobierno de la República establece políticas y estrategias.

El factor común que impera en su implementación es el esfuerzo integral, conjunto y sólido.

Esta fórmula, en la que prevalece la participación ciudadana, está logrando resultados positivos en diversas latitudes de nuestro territorio.

En esa labor conjunta, los ciudadanos debemos tener presente que en una sociedad democrática, lo que prevalece es el respeto a la ley y a las instituciones que nos hemos dado. Ésta es la única vía para afrontar los retos, para vencer obstáculos, para superar crisis.

Nadie puede estar al margen o por encima de los preceptos constitucionales. Nadie puede hacer valer su propia voluntad desdeñando el orden jurídico.

Como sociedad, tomemos el ejemplo de valentía, carácter y determinación que Madero, y que los cadetes del Colegio Militar, lograron en aquella épica jornada.

Hagamos nuestra propia Marcha de la Lealtad sumándonos al esfuerzo nacional para alcanzar mejores niveles de tranquilidad, desarrollo y progreso.

Hagamos nuestra propia Marcha de la Lealtad, acompañando a nuestras instituciones y a nuestros Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial en la solución de los retos torales que enfrenta México.

Señor Presidente de la República:

Nos sumamos a la voluntad de su Gobierno para que, mediante la integración y cohesión social, se consoliden los cambios sustanciales para alcanzar mayor bienestar.

Con determinación y entereza cumpliremos nuestras responsabilidades en aras de complementar sus políticas y estrategias para encarar los desafíos que se presenten.

En sus soldados y marinos encontrará espíritu propositivo, disciplina, abnegación, ahínco, ánimo y carácter por y para servir a México. Pero, sobre todo, encontrará nuestra indeclinable lealtad. Así es y así será.

Señoras y señores:

Los consensos generados entre la diversidad de ideas y pensamientos que impulsan el proyecto de Nación, permiten que nuestra democracia se encuentre revitalizada y consolidándose. Éste es el momento de México. El país está en la ruta del progreso.

En este escenario, continuemos generando condiciones óptimas para acelerar el paso y seguir avanzando hacia mejores horizontes.

Por nuestra parte, con el fervor patrio que encierra este histórico recinto, las mujeres y hombres en uniforme militar confirmamos que, con lealtad, seguiremos resguardo los más preciados bienes de la Patria.

Con lealtad seguiremos sirviendo a los intereses de la República y comprometidos con sus instituciones.

Con lealtad seguiremos contribuyendo para garantizar la seguridad y preservar el patrimonio de nuestros conciudadanos.

Nuestra indubitable lealtad es para las instituciones y para todos los mexicanos.

Lealtad, gran lealtad para el pueblo de México.

Muchas gracias por su atención.

-MODERADORA: Escuchemos la Marcha “Heroico Colegio Militar”, escrita en 1947 por el Teniente Escribiente José Sotero Sánchez.

(PIEZA MUSICAL)

-MODERADOR: Escuchemos el sentir de los cadetes Luis Eduardo Rolón Balcázar, Jaqueline Ancheyta Carbajal, Uziel García Correa y Sonia Sánchez Ruiz, con la poesía titulada: Marcha de Leales, de su propia autoría.

(DECLAMACIÓN DE POESÍA)

-MODERADORA: En el marco de esta ceremonia conmemorativa una compañía de cadetes del Heroico Colegio Militar realizará una salva de fusilería.

(SALVA DE FUSILERÍA)