Señor Almirante Vidal Francisco Soberón Sánz, Secretario de Marina.

Muchas gracias por darme este gran espacio aquí, en la sede de la Secretaría de Marina; de poder premiar a Unidades de las Fuerzas Armadas de nuestro país por su trabajo, entrega, lealtad y amor con el que dan todo para servir a México.

Señor General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional.

Señores Secretarios y miembros del Gabinete del Gobierno de la República.

Señores Generales, Almirantes, Jefes, Oficiales. Miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

Integrantes de las tropas y marinería que están presentes en este acto.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, me enorgullece encabezar este merecido reconocimiento a las mujeres y hombres de nuestras instituciones militares.

Mi mayor felicitación a los integrantes de la Armada, Ejército y Fuerza Aérea por su lealtad institucional, su vocación de servicio y, sobre todo, su amor a México.

Ustedes son los soldados y marinos de la Patria, salvaguardias de la Nación libre y soberana, que los mexicanos hemos construido a lo largo de generaciones.

Estar en las filas de nuestras Fuerzas Armadas, vestir su uniforme, portar sus insignias, significa tener como bandera las mejores causas y los más altos ideales de nuestra sociedad.

Ustedes preservan los principios esenciales que dan sustancia y fuerza al México de hoy.

Soberanía y libertad, justicia y paz, unidad y democracia, simbolizan el orgullo y la identidad de nuestro pueblo para hacer prevalecer los intereses nacionales.

Hoy, los mexicanos reconocemos el arduo e infatigable trabajo de nuestros soldados y marinos para auxiliar a mexicanos afectados por inundaciones, deslaves o accidentes.

Agradecemos su esfuerzo para abrir caminos, levantar puentes, construir escuelas, brindar consultas médicas y llevar alimentos a los mexicanos que más lo han necesitado.

Apreciamos su labor indispensable en la preservación de nuestro territorio y la seguridad interior del país.

Valoramos su decidido respaldo a las autoridades locales en las labores de seguridad.

Gracias a la valiente y eficaz actuación de nuestras Fuerzas Armadas, varios de los delincuentes más peligrosos y buscados en México, y el mundo, hoy ya no son una amenaza para las familias y comunidades del país.

De esa importancia son sus contribuciones que hoy honramos y reconocemos. De esa magnitud son sus aportaciones a la sociedad mexicana.

Cuando la Patria los ha necesitado, cuando se les ha encomendado una misión, nuestros marinos y soldados siempre han actuado con diligencia, responsabilidad y valentía.

Por todo ello, ha sido un honor entregar menciones honoríficas a 19 unidades de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea, en reconocimiento a sus valiosos servicios prestados a la Nación.

Los batallones, regimientos, escuadrones y agrupaciones especiales, que han recibido esta alta distinción, son ejemplo a seguir por todos los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

Reconozco el elevado sentido del deber y la responsabilidad de quienes integran estas unidades, así como su lealtad y patriotismo sin reservas. Siéntanse orgullosos por su trabajo y sus resultados.

Ustedes han cumplido con gallardía y rectitud las directrices que la Patria les ha encomendado. Con su desempeño sobresaliente, dignifican la larga tradición de servicio a México de nuestros marinos y soldados de tierra, aire y mar.

Aquí está la mejor prueba de que contamos con instituciones militares a la altura de nuestros tiempos y desafíos, instituciones que siguen escribiendo páginas de gloria en defensa de la Constitución, de la República y de todos los mexicanos.

La renovada capacidad de respuesta de nuestras Fuerzas Armadas es consecuencia de un profundo proceso de transformación; es resultado de una mayor coordinación y colaboración interinstitucional, así como del uso más eficiente de los recursos militares disponibles.

Una de las grandes cualidades de nuestro Ejército, Armada y Fuerza Aérea es precisamente su capacidad para renovarse y ponerse al día.

En este marco reconozco su determinación y compromiso para actualizar la política de defensa nacional, así como para modernizar sus programas, doctrina, planes educativos, instalaciones y equipamiento.

En especial destaco su decisión de fortalecer sus capacidades de inteligencia para recuperar el orden de las regiones donde se requiere.

Hoy, nuestros marinos y soldados tienen más tecnología y mejor información para actuar con exactitud y precisión; para minimizar los riegos a la población y maximizar su eficacia contra grupos delincuenciales.

Ello les ha permitido cumplir exitosamente sus elevadas funciones con estricto apego a lo que mandatan nuestra Carta Marga y las leyes, privilegiando en todo momento el respeto pleno a los derechos humanos.

Como Presidente de la República y como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, soy el primero que está convencido de que México está a buen resguardo al contar con un Ejército, Marina y Fuerza Aérea forjados en la lealtad, la disciplina y la valentía.

Nuestras instituciones militares seguirán ocupando, por méritos propios, el lugar de honor que en la historia y en el afecto de la Nación se han ganado entre los mexicanos.

Señoras y señores:

Reitero mi reconocimiento a las unidades militares que recibieron mención honorífica por su ejemplar desempeño.

Continúen defendiendo los grandes ideales nacionales y sirviendo con integridad a los mexicanos.

México es nuestra causa colectiva. El país necesita la energía, entrega y trabajo de todos para que prevalezcan siempre los intereses y valores supremos de la Patria.

Con ustedes, México seguirá avanzando por la ruta de la libertad, la estabilidad y la paz.

Muchas felicidades.