Tras presentar diez medidas para mejorar la seguridad, la justicia y el Estado de Derecho en México, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que los lamentables hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, “han exhibido que México tiene rezagos y condiciones inaceptables por vencer”.

En el Palacio Nacional, el Primer Mandatario subrayó que “estos hechos de violencia nos exigen redoblar los esfuerzos para lograr la vigencia plena del Estado de Derecho”.

Añadió que nuestro país se ha estremecido ante la crueldad y la barbarie. El grito de “Todos somos Ayotzinapa” demuestra ese dolor colectivo. El grito de “Todos somos Ayotzinapa” es ejemplo de que somos una Nación que se une y se solidariza en momentos de dificultad. El grito de “Todos somos Ayotzinapa” es un llamado a seguir transformando a México, mencionó.

El Titular del Ejecutivo Federal dijo que “como sociedad, debemos tener la capacidad de encauzar nuestro dolor e indignación hacia propósitos constructivos. El camino de México debe ser el de la paz, la unidad y el desarrollo”.

Además de las medidas anunciadas en los ámbitos de seguridad pública, procuración y administración de justicia, derechos humanos, transparencia y combate a la corrupción, el Presidente Peña Nieto destacó la puesta en marcha de una estrategia de desarrollo integral para reducir la pobreza, la marginación y la desigualdad en los estados de Chiapas, Guerrero y Oaxaca, considerando que la desigualdad regional cada vez es mayor entre los estados de la frontera norte y del Bajío, respecto a esas entidades del sur. “El desarrollo del sur no puede seguir esperando más”, puntualizó.

“Mientras que en los primeros su Producto Interno Bruto per cápita creció 40 por ciento en los últimos 20 años, en los segundos prácticamente no aumentó. Peor aún, estas disparidades, lejos de reducirse, se están ampliando con el paso del tiempo. Como país, no podemos continuar por esa ruta de desigualdad y división, pensando que la única alternativa es la contención de la pobreza con medidas asistencialistas”, indicó.

Hizo un llamado a “seguir avanzando juntos para superar la pobreza, la marginación y la desigualdad que lastiman, especialmente al sur del país”.

“Como Presidente de México, los convoco a avanzar por esa ruta y a que continuemos impulsando los cambios de fondo que requiere el país para cerrarle el paso a la criminalidad, la corrupción y la impunidad”, expresó.

El Primer Mandatario refirió que las medidas anunciadas el día de hoy “se suman a las reformas aprobadas y en su conjunto contribuirán a la transformación positiva de toda la nación”.

“El camino hacia un mejor México no ha sido ni será fácil. Nos seguirá exigiendo esfuerzo y perseverancia. Seguirán existiendo obstáculos y resistencias, pero la fuerza y la voluntad de cambio de los mexicanos siempre podrán superarlos”, afirmó.

“Los momentos difíciles ponen a prueba la fortaleza, entereza y grandeza de las naciones. Frente a las circunstancias que nos han tocado vivir, demostremos, una vez más la unidad, el carácter y la determinación de los mexicanos”, concluyó.