Al participar en la 56ª Semana de la Radio y Televisión, organizada por la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y Televisión (CIRT), el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que hoy en el país “es tiempo de seguir construyendo con base en el estricto apego a la ley, en el respeto a las instituciones y al Estado de Derecho”.

Añadió que por el alto compromiso social que distingue a la CIRT, “sus agremiados seguirán siendo actores relevantes en la construcción del México justo, en paz y de desarrollo que todos deseamos”.

El Primer Mandatario reiteró que “después de los sucesos de Iguala, México no puede seguir siendo el mismo”.

Recordó que, como lo expresó en el Palacio Nacional por la mañana, ante autoridades y representantes de la sociedad civil, “hoy, México enfrenta un momento crucial”. Precisó que para responder al reto que tiene el país frente a la criminalidad que agravia a toda la sociedad, “el día de hoy presenté a la nación una agenda de 10 medidas para mejorar las condiciones de seguridad y justicia, con una visión de largo plazo”.

El Presidente Peña Nieto hizo una breve reseña de esas medidas en materia de seguridad pública, procuración y administración de justicia, derechos humanos, transparencia y combate a la corrupción.

Reiteró también que parte de los desafíos más graves de México tienen su origen en la falta de desarrollo en estados de la región sur de nuestro país. “Señalé tres: Chiapas, Guerrero y Oaxaca, en donde el nivel de desarrollo que han tenido estos estados en los últimos 30 años contrasta enormemente con el resto del país”, puntualizó.

Apuntó que por ello, “por primera vez en la historia de México pondremos en marcha una estrategia de desarrollo integral para estas tres entidades. Es integral porque no sólo considera programas sociales y mayor inversión en infraestructura, sino incluso la creación de tres zonas económicas especiales”.

LA CIRT HA DEMOSTRADO QUE SÍ SE PUEDE EDIFICAR UN MEJOR FUTURO

El Primer Mandatario indicó que las medidas que anunció el día de hoy “las emprenderemos desde el Gobierno de la República, pero todos los sectores deben sumar esfuerzos para encontrar soluciones de fondo a los desafíos que enfrenta la nación”.

Destacó que en ese objetivo “el apoyo de los medios reunidos en la CIRT será fundamental para construir una sólida cultura de la legalidad, que nos permita poner un alto a la inseguridad, a la corrupción y a la impunidad. Con las diferentes campañas en favor de los emprendedores y la prevención del delito que ha encabezado la CIRT, esta Cámara ha demostrado que sí es posible dejar a un lado el pesimismo y activarnos en la edificación de un mejor futuro”.

Refirió que el desarrollo del país requiere la plena implementación de las reformas aprobadas, incluyendo la Reforma de Telecomunicaciones y de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. “Con ellas se fomenta la competencia en estos sectores, se incrementa la cobertura de los servicios, se fortalecen los derechos de los usuarios y se brinda mayor certeza jurídica a la inversión en estos sectores”, apuntó.

Informó que en este marco “ya entró en operación el Registro Público de Concesiones y se creó el Sistema Público de Radiodifusión del Estado mexicano”.

El Presidente Peña Nieto agregó que por su parte, el Instituto Federal de Telecomunicaciones está conduciendo el proceso de licitación de dos nuevas cadenas de televisión de cobertura nacional, cuyo fallo será dado a conocer en los primeros meses del próximo año.

Aseguró que la nueva legislación garantiza, también, diversos derechos de los ciudadanos. En ese sentido, expresó su reconocimiento a la CIRT por “la modificación de sus estatutos para crear la Defensoría de la Audiencia, en apego a lo que establece la nueva legislación”.

“México cuenta con la Cámara de la Industria de Radio y Televisión para impulsar la transformación de la industria de este sector, acercando sus beneficios a toda la población”, concluyó.

En el evento, el Presidente de la República entregó los Premios Antena CIRT en la Radio, en la Televisión, y por Servicio Social. A su vez, el Primer Mandatario recibió un reconocimiento por parte de la CIRT, de manos del Presidente del Consejo Directivo de la Cámara, Tristán Canales Najjar.

LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA ES UNA INSTITUCIÓN SUPERIOR QUE TODOS DEBEMOS APOYAR Y RESPETAR: TRISTÁN CANALES

El Presidente del Consejo Directivo de la CIRT, Tristán Canales Najjar, reiteró al Primer Mandatario, a nombre de la industria de la radio y la televisión, su compromiso con la democracia, y “con la soberanía popular que le otorgó a usted legal y legítimamente, no sólo la titularidad del Ejecutivo, sino la Jefatura del Estado y la Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas: la Presidencia de la República”.

Dijo que “es una institución superior que todos los mexicanos estamos llamados a apoyar y a respetar”, y destacó que hoy la encabeza “un mexicano patriota, valiente y ejemplar, con un compromiso a toda prueba con nuestro querido México”, a quien la industria de radio y televisión, unida, “expresa su apoyo incondicional y su más amplio reconocimiento”.

Manifestó que los miembros de esta Cámara hacen suya la convocatoria presidencial a sumar los esfuerzos de todos para construir un mejor futuro: “Coincidimos con usted plenamente en que como sociedad debemos tener la capacidad de encausar nuestro dolor e indignación hacia propósitos constructivos, y que, como usted señaló hoy, el camino de México debe ser el de la paz, la unidad y el desarrollo”.

Al reconocer a los partidos políticos y al Congreso por las reformas impulsadas, Tristán Canales señaló que son transformaciones profundas, producto de la visión y liderazgo de un Presidente reformador; del mando y dirección de un hombre de Estado que ha entendido con toda claridad que para resolver los problemas más profundos de México, hay que llevar adelante grandes y costosos cambios.

Expuso que a menos de dos años de iniciada la Administración, “nuestro país cuenta hoy con importantes reformas estructurales que forman parte del patrimonio de todos los mexicanos”, las que, sin duda, “representan un parteaguas en la historia moderna de México, no sólo por las posibilidades de crecimiento y de progreso que ya están dando, sino también de manera central porque desterramos las épocas de inmovilidad y desacuerdo, para dar paso a una nueva cultura del diálogo y a la construcción de acuerdos”.