Señor Almirante Secretario de Marina, Francisco Soberón Sanz.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Señor Gobernador del Estado de Veracruz.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Titulares de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de Veracruz.

Muy distinguidos Almirantes, Generales, Capitanes, Jefes. Oficiales; cadetes del Heroico Colegio Militar, de la Heroica Escuela Naval Militar y del Colegio del Aire. Clases, tropa y marinería.

Muy distinguidos invitados a esta Ceremonia del Centenario de la Gesta Heroica de Veracruz.

Pueblo de Veracruz.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Hoy, nos convoca una conmemoración histórica de la mayor importancia y trascendencia en la historia de nuestro país.

Con profunda admiración y gran reconocimiento, este día México recuerda el centenario de la Gesta Heroica de Veracruz.

En esta fecha, como hoy hace, 100 años, los veracruzanos y nuestros marinos se unieron para proteger a la Patria de la agresión extranjera.

El 21 de abril de 1914, sin razón válida alguna, tropas estadounidenses desembarcaron en el Puerto de Veracruz y pretendieron tomar su control.

Las fuerzas del usurpador Victoriano Huerta, alojadas en el Puerto, lejos de defender la plaza, se retiraron a la estación de Tejería, dejando paso libre al invasor.

Afortunadamente, ahí estuvieron los ciudadanos veracruzanos para frenar su avance. El sentimiento patriota se exaltó entre la población.

Con determinación, los veracruzanos comenzaron a tomar las armas para defender su Puerto, su tierra y su Nación.

Mientras tanto, el Comodoro Manuel Azueta se dirigió a la Escuela Naval Militar, donde se instruía a jóvenes Cadetes como ustedes, de entre 14 y 19 años. Ahí los arengó con ánimo encendido.

Con decisión y valentía los cadetes se aprestaron a luchar contra el invasor, sabiendo que México los necesitaba.

Los agresores eran mayores en edad y número y armamento, pero los mexicanos los superaban en patriotismo.

Durante más de siete horas y no obstante la desventaja, los alumnos de la Escuela Naval Militar resistieron el embate del invasor.

A consecuencia de estos hechos, murieron el Cadete Virgilio Uribe y el Teniente José Azueta, hijo del Comodoro Manuel Azueta, a quienes hoy recordamos con respeto.

Por esta acción determinada y valiente, la Ciudad de Veracruz es reconocida como cuatro veces heroica.

La primera, fue por lograr la rendición de las últimas tropas españolas, que hiciera el Capitán de Fragata Pedro Sainz de Baranda, en 1825.

La segunda, por la defensa frente a tropas francesas, en 1838.

La tercera, por la resistencia frente a la invasión estadounidense de 1847.

Y la cuarta, por los hechos heroicos que hoy nos convocan.

Desde entonces, el ejemplo de honor y valor de los jóvenes cadetes ha inspirado a los mexicanos.

Por ello, en 1949, el Congreso de la Unión declaró Heroicos a la Escuela Naval Militar y al Colegio Militar.

Más aún, el nombre de esta gloriosa Escuela fue inscrito con letras de oro en el Muro de Honor del propio Congreso en 1973.

La Gesta Heroica de Veracruz nos demuestra que la edad no es un obstáculo para proteger a la Patria de sus amenazas y adversarios.

Hoy ustedes, apreciados Cadetes, han realizado la Jura de Bandera al decidir integrarse a la Armada de México.

Con este juramento solemne se han comprometido a defender a nuestro país frente a cualquier desafío, incluso con su vida, si así fuera necesario.

La Bandera, nuestro orgulloso Lábaro Patrio, simboliza la unidad de los mexicanos, unidad que se mostró plena entre veracruzanos y marinos al defender nuestro territorio.

A ustedes, cadetes, les corresponde amar, respetar y proteger siempre a nuestra Bandera. Sin duda, habrá de inspirarlos a las más grandes proezas en nombre y al servicio de México.

Amar a nuestra Bandera y a la Patria, en ocasiones demandará sacrificio, pero siempre, invariablemente, les exigirá energía y entrega, y perseverancia. Ese es el compromiso que hoy están adquiriendo.

Recordemos que la Nación se construye y defiende todos los días. Sepan que no hay esfuerzo menor en la obra colectiva llamada México.

Demostremos cada una de nuestras acciones, y en cada una de ellas, que llevamos los colores patrios en el corazón, porque en cada instante, en cada lugar, se hace Patria.

Estimados cadetes:

Además de jurar Bandera, hoy, en esta fecha, también han recibido sus espadines.

Hoy los he entregado a dos compañeros de generación, a una distinguida dama y a un cadete.

Y a través de ellos, se hace entrega de los espadines a cada uno de los miembros de esta generación.

El espadín representa el Escudo Nacional y simboliza el don de mando, para que en su futura vida como oficiales de la Armada ejerzan cabalmente la responsabilidad de hacerse obedecer.

Honren siempre este emblema que hoy reciben, y nunca olviden que ustedes son la generación del Centenario de la Gesta Heroica de Veracruz.

Señoras y señores:

La Armada de México es pilar de la Nación libre y soberana que hoy integramos. En el presente, como en el pasado, la Marina defiende a México.

Es un factor de paz que protege a la población de diversas ciudades y regiones de la República, y enfrenta con decisión a quienes actúan al margen de la ley.

Es un factor de seguridad al vigilar nuestras costas e instalaciones marítimas.

Es un factor de tranquilidad al auxiliar a la población que padece los embates de la naturaleza, así como a las personas que naufragan en la mar.

La Armada de México es también un factor de crecimiento y desarrollo, al brindar a jóvenes como ustedes la oportunidad de servir al país y labrarse un mejor futuro personal y familiar.

Así son precisamente nuestras instituciones militares: el Ejército Mexicano, la Armada de México y la Fuerza Aérea Mexicana, que siempre están listas para defender y proteger a la sociedad y nuestra soberanía nacional.

Como Presidente de la República me enorgullece ser el Comandante Supremo de instituciones leales, íntegras y profesionales.

Al conmemorar el 21 de abril el Centenario de la Gesta Heroica de Veracruz, honramos a los héroes que defendieron el Puerto de Veracruz y rendimos, también, testimonio de gratitud y reconocimiento a la Marina por su entrega diaria a la noble causa de servir a México.

Muchas gracias.