Señoras y señores:

Muy buenos días a todas y a todos.

Sean todos bienvenidos.

Antes de proceder, de llevar a cabo el mensaje de inauguración, yo quisiera invitarles a poder ver el video que hemos presentado para esta sesión inaugural.

(PRESENTACIÓN DE VIDEO)

Excelentísimo señor Otto Pérez Molina, Presidente de la República de Guatemala y Presidente del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe.

Excelentísimos señoras y señores Jefes de Estado y de Gobierno:

Doctor Alfonso Múnera Cavadía, Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe.

Señoras y señores Delegados e integrantes de las Comitivas Oficiales.

Quiero saludar, en este evento, a los distintos organismos regionales que hoy nos acompañan, en esta Sexta Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe.

A la Organización de Estados Americanos, a su Secretario General José Miguel Insulza.

Al Banco Interamericano de Desarrollo, a su Presidente, Luis Alberto Moreno,

Al Sistema de Integración Centroamericana, SICA; a su Secretario General, Hugo Martínez.

Al Secretario General de CARICOM, Irwing LaRocque.

A la Secretaría de Integración Económica Centroamericana, a su Secretaria General, Carmen Gisela Vergara.

Al Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, SELA, a su Secretario General, Roberto Guarnieri.

Y al Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura; a su Director General, Víctor Villalobos.

Muy distinguidos invitados, todas y todos.

Señoras y señores:

Señores representantes de los medios de comunicación.

Para México es un honor recibirlos en Mérida, en el marco del Vigésimo Aniversario de la Asociación de Estados del Caribe.

Para nosotros, este evento es simbólico. Hace 20 años, en la Ciudad de México, concluyeron las negociaciones para constituir este importante espacio de encuentro entre las naciones del Caribe.

La presencia de las señoras y señores Jefes de Estado y de Gobierno de la región es una señal clara de nuestro compromiso conjunto para relanzar esta Asociación.

Expreso mi reconocimiento a la labor que ha desarrollado su Secretario General, el doctor Alfonso Múnera, para impulsar esta nueva etapa.

Hago también propicia la ocasión para recordar la destacada labor del señor Norman Girvan, quien fue Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe, del 2000 a 2004, y quien lamentablemente falleciera el pasado 9 de abril.

Igualmente, me es muy grato darle una bienvenida especial a las Delegaciones de Curaçao, Guadalupe, Martinica y San Martín, que por primera vez participan, en nombre propio, en una Cumbre de las Asociación de Estados del Caribe.

México es un país caribeño, no sólo por su ubicación geográfica ribereña del Mar Caribe, sino por la historia y cultura que comparte con esta región del mundo.

El Mar Caribe nos une y es nuestro patrimonio común.

La nuestra es una de las regiones megadiversas del mundo, con ecosistemas que van desde bosques y selvas tropicales a manglares y arrecifes de coral.

El Mar Caribe es una oportunidad de contemplar el tono azul más bello del mundo y admirar playas de harina de trigo, como lo escribiera alguna vez García Márquez al narrar la Cumbre Norte-Sur, llevada a cabo en Cancún.

Si bien el Mar Caribe nos provee de recursos pesqueros y es un atractivo turístico excepcional, también debemos reconocer que es fuente de retos comunes.

Por ejemplo, el transporte entre nosotros es limitado y muchas veces ineficiente, lo que obstaculiza el comercio y la movilidad de nuestras poblaciones.

Adicionalmente, los países de la región somos vulnerables a los desastres naturales, particularmente por la temporada anual de huracanes.

Para hacer frente a estos retos compartidos, la herramienta más valiosa que tenemos, sin duda es la de la cooperación.

Por ello, es importante que nos propongamos, precisamente, convertir a la Asociación de Estados del Caribe en un gran organismo facilitador de esa cooperación que buscamos.

En los 20 años de vida de esta Asociación, hemos adoptado tres instrumentos principales: Nuestro Tratado Constitutivo, el Acuerdo de Cooperación Regional en materia de Desastre Naturales, y el Convenio que establece la zona de Turismo Sustentable del Caribe. Estos dos últimos de reciente entrada en vigor.

No obstante la importancia de estos acuerdos, es momento propicio para reforzarlos.

Por eso, en esta Cumbre, mi país pone a consideración de los estados miembros cuatro nuevos proyectos de cooperación.

El primer proyecto promueve la participación de los países caribeños en la iniciativa sobre gestión de la información global geoespacial, a fin de que cuenten con información confiable y oportuna para impulsar el desarrollo de sus sociedades.

El proyecto incluye dotar a los países que lo requieran de los equipos tecnológicos necesarios, y prevé una inversión de 4.5 millones de dólares.

El segundo proyecto es el sistema caribeño de información territorial, que tiene por objeto fortalecer las capacidades de nuestras instituciones de gestión del riesgo y protección civil, mediante una plataforma tecnológica homogénea.

La plataforma permitirá un análisis más preciso sobre las amenazas, vulnerabilidad y riesgos, lo que redundará en un ordenamiento territorial más seguro para nuestras poblaciones.

El tercer proyecto promueve el transporte internacional de mercancías, mediante la simplificación de trámites aduanales. De aprobarse este instrumento, se facilitará el comercio y se reducirán sus costos asociados, gracias al procedimiento, o a los procedimientos estandarizados que habrán de establecerse.

El cuarto proyecto también busca la facilitación comercial, pero desde la perspectiva de la interconectividad. Notablemente promueve el transporte marítimo de corta distancia.

Con estos cuatro proyectos, México refrenda su compromiso con el desarrollo y la prosperidad del gran Caribe.

Señoras y señores:

A 20 años de la fundación de la Asociación de Estados del Caribe, éste es, sin duda, un momento muy relevante.

Derek Walcott ha señalado con determinación que es necesaria la hermandad del pueblo caribeño.

El Nobel de Literatura tiene razón. Trabajemos para que esta Sexta Cumbre sea el punto de partida para convertir a nuestra asociación en la instancia de cooperación más eficaz de esta región.

Yo estoy convencido que la presencia de todas y todos ustedes, acredita la voluntad política y ese espíritu que alimenta la hermandad, la solidaridad y la fraternidad de nuestros pueblos.

Y hago votos porque los objetivos que aquí nos estemos trazando, las propuestas y el enriquecimiento a los distintos proyectos que aquí definamos, realmente se materialicen, y todo ello contribuya al desarrollo y progreso de nuestras sociedades.

Muchísimas gracias.

Si me permiten quisiera, para que hagamos la inauguración formal de este evento o hacer la declaratoria formal de dicho evento.

Siendo hoy, 30 de abril, me resulta particularmente grato y siendo una gran distinción y honor para el Presidente de México, declarar formalmente inaugurada la Sexta Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe.

Seguro de que en este espacio de diálogo habremos de fortalecer los vínculos de amistad, de hermandad y de fraternidad que nos unen y nos convocan hoy aquí, en Mérida.

Muchas gracias y hago votos por el éxito de esta reunión.

Felicidades.