Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da muchísimo gusto estar aquí, en San Luis Potosí. Tener la gran oportunidad de reunirme con esta gran representación de la sociedad potosina.

Saludar al Gobernador del estado, a quien le agradezco su bienvenida, y como lo he reiterado en las varias visitas que he hecho a este estado, su disposición y voluntad para que sumemos esfuerzos en favor del Estado de San Luis Potosí.

Para que podamos trabajar de manera coordinada los dos órdenes de Gobierno y realmente dejemos sentir los beneficios y los trabajos que estamos llevando a cabo para impulsar el desarrollo y el progreso de este gran estado.

Quiero saludar a las distintas autoridades que concurren a este evento.

Integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Autoridades del orden militar.

A las autoridades estatales, autoridades municipales.

Al Presidente Municipal de San Luis Potosí, que hoy nos acompaña.

A legisladores, tanto Federales como estatales, pero, sobre todo, a esta gran representación de la sociedad potosina.

A la familia de don Vicente Rangel Lozano, a quien saludo con respeto, con afecto. Me adhiero a esta expresión de sentido pésame por su fallecimiento, hace mes y medio.

Y me da mucho gusto estar en este acto, en el que inauguramos este Libramiento Norte de San Luis Potosí. Y que habrá de llevar, a petición del Gobernador y a petición, seguro estoy, de los potosinos, el nombre de don Vicente Rangel Lozano.

Me da mucho gusto, en mi carácter de Presidente de la República, poner en operación este libramiento.

Quiero saludar en este acto, a dos jóvenes talentosos. Aquí está Christian Adrián Hernández y Yahir González Ramírez. Que se pongan de pie. Ellos han sido triunfadores en la Olimpiada del Conocimiento. Estuvieron en Los Pinos cuando hice reconocimiento a todos los jóvenes del país. Y me da mucho gusto saludarles en este acto.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Reitero, realmente, el gran gusto que me da estar aquí, en San Luis Potosí, en una visita más a propósito de entregar esta importante obra de infraestructura carretera que, sin duda, dará los beneficios a los que ya se refirió el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Ésta es una ampliación del Libramiento Oriente, el Libramiento ahora Norte.

Y en agosto habremos de iniciar la ampliación de este libramiento a la parte Poniente, con lo cual, se unen varias autopistas que concurren al centro de San Luis Potosí y que, sin duda, vendrán a agilizar el tránsito de vehículos, de camiones pesados, de personas y de productos que evitaremos tengan que utilizar la infraestructura que está en la ciudad, hacer un tránsito mucho más rápido, ágil, seguro, y evitar, para quienes viven en San Luis Potosí, las molestias de tener un tráfico pesado transitando por las calles de la ciudad, sino que puedan utilizar este gran libramiento.

Ésta es una obra que se suma a los varios proyectos que el Gobierno de la República tiene comprometidos con el Estado de San Luis Potosí.

Son importantes carreteras, ya se hizo referencia de varias de ellas, que ya hemos tenido oportunidad de entregar, señor Gobernador, y las que habremos de entregar en los meses y tiempo por venir.

Son varios proyectos, no sólo la ampliación del Libramiento Norte al Libramiento Poniente y conectarlo con la autopista que va a Guadalajara, sino otros tramos, como los que ya se refirieron, el que va de Ciudad Valles a Tampico, en el tramo Tamuín-Ébano; el que va de Ciudad Valles a Tamuín también, que son 49 kilómetros y que implicará una inversión superior a los dos mil millones de pesos; la ampliación del Periférico de esta gran ciudad, que ha sido una obra de gran demanda en sus 20 kilómetros, para pasar de cuatro a ocho carriles y que es un compromiso que estamos ya en proceso de cumplirle al Estado de San Luis Potosí.

Déjenme referir por qué la importancia de la infraestructura carretera que estamos impulsando.

Todas estas obras se inscriben dentro del gran plan de infraestructura que el Gobierno de la República se ha trazado realizar durante esta Administración, que implica una importante inversión, lo he señalado en distintos espacios, de más de 7.7 billones de pesos, que implica ampliación, modernización y construcción de nuevas autopistas, de nuevas carreteras; de poner al día nuestra infraestructura carretera, nuestros puertos; ampliación y construcción de nuevos puertos, ampliación de nuestra red ferroviaria, solamente en lo que hace al tema de comunicaciones y transportes.

Pero no sólo estamos ahí, atendiendo este frente, lo mismo en infraestructura hidráulica, para lograr una mejor gestión y administración del recurso hídrico, que nos permita modernizar nuestros sistemas de riego.

Sobre este tema hay proyectos comprometidos con el Estado de San Luis Potosí, precisamente para la tecnificación y modernización de varios sistemas de riego o distritos de riego del Estado de San Luis Potosí.

Porque sólo así, sólo modernizando nuestra infraestructura estaremos a la altura realmente de ser un país más competitivo.

Y qué significa esto.

Asegurar que México siga siendo un destino confiable para la inversión, tanto nacional como extranjera.

Hoy, en un mundo globalizado, es decir, un mundo que está íntimamente y estrechamente relacionado, que los productos que se generan para consumo de la población mundial tienen o generan cadenas de valor que parten de un país y su proceso concluye en otro, y que pasa por varios países eventualmente.

En pocas palabras, México no se excluye, ni está aislado del mundo. Y para asegurar que más inversión venga a nuestro país, que detone empleos y, sobre todo, detone empleos de mayor calidad, es decir, empleos más calificados, de mayor calidad y mejor remunerados, tenemos que ser más competitivos.

Por eso, hemos comprometido hacer una inversión sin precedente en materia de infraestructura para asegurar este objetivo, para asegurar que México esté en mejores condiciones y que sumemos nuestro esfuerzo al que han hecho otras generaciones.

Un país no se construye en seis años, pero sin duda seis años, que es el periodo que corresponde a una Administración, a un Gobierno Federal, sea una importante contribución y una suma mayor al desarrollo que el país ha venido generando en años anteriores.

Y en esta Administración, yo quiero decir con toda claridad, nos hemos trazado la ruta de la transformación. Porque advertimos que si manteníamos el mismo ritmo y haciendo lo que se hacía anteriormente, difícilmente lograríamos elevar la competitividad, difícilmente lograríamos que nuestro país creciera económicamente a un mayor ritmo.

Y es esa la ruta que permite hacerles frente a varios otros desafíos, como el de la pobreza, como impulsar oportunidades de desarrollo y de empleo para más mexicanos.

Sólo es a través de la ruta del crecimiento económico acelerado y sostenido como alcanzaremos esta condición.

Y por eso, desde el inicio de esta Administración, claramente definimos los objetivos. Nuestros objetivos a atender, pero por una ruta, la de la transformación, de romper con la ruta inercial, es decir, con la ruta que llevábamos para acelerar nuestro proceso de cambio y de transformación.

Y para lograrlo, hemos impulsado una agenda de cambios muy importante en el orden institucional, en el marco legislativo, con la participación de todas las fuerzas políticas. Y en donde hemos buscado encontrar el mayor consenso y el respaldo mayoritario.

Somos, para fortuna de los mexicanos, un país democrático, que día a día consolida su democracia y que da espacio al respeto que deben tener las mayorías.

A veces es posible encontrar respaldos unánimes a temas en los que todos coincidimos, pero cuando esto no es posible, en democracia se logran los acuerdos a partir de las mayorías.

Hoy están en debate, como ha venido ocurriendo ya desde hace varios meses atrás a la fecha, el debate amplio, extenso y rico sobre varias de las reformas que hemos venido impulsando.

En este momento se ha venido debatiendo la Legislación Secundaria en materia energética.

Y hemos apreciado, durante el fin de semana, en el Senado de la República, un amplio debate con la participación de todas las fuerzas políticas. Todas se han dejado escuchar, todas han tenido el derecho a expresarse.

Y, finalmente, en ese debate, a deliberar mayoritariamente el respaldo a aquella que tiene mayor consenso y que, sin duda, posibilitará que México tenga mayor crecimiento económico.

En el tiempo, y me refiero en el mediano y en un largo plazo, cuando quizás estas reformas alcancen su plena madurez, los logros y beneficios se dejarán sentir, pero no tendremos que esperar tampoco que pase mucho tiempo.

En el tiempo, y casi de manera inmediata y mediata, estaremos sintiendo los beneficios de varias de las reformas que se han venido impulsando, y van a posibilitar, insisto, este crecimiento.

En estos primeros seis meses de este año 2014, hemos venido registrando incremento en el número de empleos que se generan en el país, incremento en las inversiones que están llegando al país; la confianza que el país está despertando en el mundo entero.

El mundo ha sabido reconocer y apreciar el esfuerzo que México está haciendo.

Y déjenme decirles algo más: No somos los únicos.

En el mundo, a final de cuentas, varios países han emprendido cambios y reformas de las llamadas o denominadas estructurales, precisamente para ajustarse a la nueva realidad.

Hoy, vivimos en un nuevo mundo, en nuevas condiciones, y tenemos que adaptarnos si realmente queremos ser parte del nuevo desarrollo mundial, global, y que México haga su parte.

Eso es lo que estamos impulsando y que estamos acreditando y materializando, precisamente, con la amplia participación que, yo debo reconocer, de todas las fuerzas políticas, quienes en un clima de civilidad, de pluralidad política; es decir, de expresiones distintas, que se hacen presentes, están participando, enriqueciendo el debate y, finalmente, deliberando con el respaldo de las mayorías, a los grandes cambios y transformaciones que el país necesita y que habrán de deparar, habrán de depararle a México, un México mucho más promisorio, de más desarrollo, de más igualdad y de más justicia para todos los mexicanos.

Debo referirme a un tema adicional: al de la seguridad, porque precisamente el día de hoy, el Sistema Nacional de Seguridad Pública ha dado a conocer las cifras sobre cómo vamos en esta materia.

Y déjenme decirles que analizando este semestre que ha concluido de este año, que va de enero a junio, en contraste con el primer semestre del año 2012, año en el que inició esta Administración, a finales de ese año, hemos apreciado una importante disminución en los niveles de violencia que teníamos en el país; casi 27 por ciento menos de homicidios dolosos cometidos, tanto vinculados al crimen organizado, como del orden común, como del orden o del fuero común.

Pero tratándose de homicidios ha habido una disminución sensible de la violencia. Esto desató que en otros frentes o en la comisión de otros delitos, se hubiesen incrementado algunos de ellos, pero se han logrado contener, y hoy estamos teniendo tendencias a la baja, como es en el caso del secuestro y de la extorsión.

Y debo señalar y hacer amplio reconocimiento, porque en San Luis Potosí todas las cifras vinculadas a homicidios, a secuestros, a extorsiones, en todos los rubros ha habido una sensible disminución en el último año, lo cual reconozco la colaboración conjunta que ha habido del Gobierno del estado, con el Gobierno Federal para lograr estos avances y estos resultados.

Muchas felicidades, señor Gobernador.

No quiero extenderme más, solamente quiero agradecerles a las mujeres que están aquí presentes, que son muchas; a los jóvenes que, también, he tenido oportunidad de saludar y a todos los hombres que son una viva y fiel representación de la sociedad potosina, mi agradecimiento por darme la oportunidad de saludarles.

Y a través de ustedes dejarle un saludo de respeto y de afecto a todos los potosinos, que sepan que el Presidente de la República está trabajando a pie juntillas, y que está trabajando fielmente comprometido con todos los compromisos que he hecho con el Estado de San Luis Potosí, donde cabalmente le estamos cumpliendo, le estamos cumpliendo a los potosinos, y habremos de cumplirles a cabalidad con todos los compromisos que hice con este gran estado de nuestro país.

Les abrazo fraternalmente, y reitero mi petición para que al resto de la sociedad potosina, y a través de ustedes, y de los medios de comunicación, deje testimonio de agradecimiento, reconocimiento y felicitación al pueblo de San Luis Potosí.

Muchísimas gracias.

Brevemente. No quiero ser omiso. Agradezco la atención de estas Mañanitas que los miembros de la Policía Federal han entonado.

Muchas gracias, muchachos.

Pero muchas gracias a todas y a todos ustedes.

Solamente, permítanme decirle a toda la gente que el día de ayer tuvo la atención de felicitarme a través de distintos medios, lo mismo que desde una llamada, mensajes en tuit o de distintas formas, me hicieron llegar su felicitación con motivo de mi cumpleaños.

Muchísimas gracias.

Que sea por México. Y sepan que el Presidente de la República está total y plenamente entregado a una tarea: Servirle a México para hacer la mayor contribución a que México siga adelante y siga progresando.

Muchas gracias a todos.