Buenas tardes.

Señoras y señores.

Me da mucho gusto saludar en este acto a los integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

De manera muy señalada, quiero reconocer la presencia de las instituciones del Estado mexicano, que están dedicadas a la tarea de seguridad: a la Secretaría de Gobernación, a su titular; al señor Secretario de la Defensa Nacional, al señor Secretario de Marina, al señor Procurador General de la República; al señor Comisionado Nacional de Seguridad, al señor Comisionado de la Policía Federal, al señor Director General del CISEN.

Instituciones, todas, del Estado mexicano que hoy reciben, dentro de esta coordinación y colaboración interinstitucional que tenemos, a una nueva División de la Policía Federal, que es justamente la Gendarmería.

Saludo la presencia del señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

De los señores Gobernadores de distintas entidades del país.

A los señores Consejeros Ciudadanos del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

Al señor Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

De igual manera, saludo a los titulares de la Mesa Directiva del Senado de la República y Cámara de Diputados, a quienes agradezco su presencia en este acto solemne e importante para el país.

Saludo a todos los invitados que gentilmente nos acompañan al haber abanderado, el día de hoy, a esta Nueva División de la Policía Federal, que es la Gendarmería.

Gracias por acompañarnos desde aquí, a la celebración de una sesión más del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

Y gracias por ser testigos de este evento que sin duda marca un momento más en la historia de nuestra Policía Federal.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Al publicarse, en el Diario Oficial de la Federación, la reforma al marco normativo de la Policía Federal, hoy se crea la División de Gendarmería.

Con ella, da inicio un nuevo e innovador modelo de seguridad ciudadana y operación policial en el país.

Como candidato y luego como Presidente de la República, como aquí ya se ha referido, asumí el compromiso de poner al servicio de los mexicanos una nueva fuerza policial, para asegurar el control territorial del Estado en las zonas con mayor debilidad institucional.

Y hoy se cumple este importante compromiso.

Con la Gendarmería inicia operaciones una nueva división de la Policía Federal, moderna, profesional y altamente especializada.

En su diseño y organización se tomaron en cuenta recomendaciones de expertos, académicos, organizaciones de la sociedad civil, jefes de policía y titulares de agencias de seguridad de diversas naciones, entre ellas, de Colombia, de Francia, particularmente; y de otros países como Estados Unidos, Italia, España, Chile, sólo por mencionar algunos.

A todos ellos, mi mayor reconocimiento.

La Gendarmería contribuirá a proteger a los mexicanos sus bienes y fuentes de trabajo cuando éstos sean amenazados por la delincuencia.

Su misión es fortalecer las capacidades de las instituciones de seguridad pública locales, y salvaguardar los ciclos productivos en las ciudades y estados que así lo requieran.

Con esta línea de acción, la Gendarmería contribuirá a contener y desarticular aquellas organizaciones delincuenciales que minan la actividad económica, en un territorio determinado, a través de ilícitos como el robo, la extorsión o el secuestro.

En otras palabras, la Gendarmería es una nueva fuerza policial que brindará seguridad ciudadana, y protegerá el desarrollo regional de México.

Para asegurar que la corporación cumpla con eficacia sus responsabilidades, el proceso de reclutamiento, selección y formación de sus integrantes, como aquí se ha ya dicho, fue riguroso.

De las más de 130 mil personas que se registraron para formar parte de la Gendarmería, sólo cinco mil aprobaron las entrevistas, evaluaciones, cursos de formación y pruebas de confianza; es decir, uno de cada 26 aspirantes, sólo uno fue seleccionado.

Gracias a este exhuastivo proceso, hoy México tiene una nueva división, dentro de la propia Policía Federal, con importantes atributos, que quiero compartirles:

Primero. Su formación policial y militar en academias de la Policía Federal y en instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional, los integrantes de la Gendarmería aprendieron las mejores prácticas para enfrentar la inseguridad, detener a los delincuentes y llevarlos ante la justicia.

Esta nueva corporación basará el despliegue de sus fuerzas a partir de un mayor uso de tecnologías y sistemas de inteligencia, con lo que tendrá capacidad de prevención del delito, disuasión, reacción, contención y restablecimiento del orden público.

Sus integrantes fueron preparados para procesar y compartir información estratégica con otras dependencias federales y así combatir con mayor eficacia la criminalidad.

Quiero aquí reconocer públicamente la participación decidida, en esta etapa de formación, de la Secretaría de la Defensa Nacional y la de la Secretaría de Marina, porque esta doble formación, policial y militar, asegura que éste sea un cuerpo más sólido, robusto, al servicio de la seguridad de los mexicanos.

Muchísimas gracias.

Segundo atributo. Su cercanía con el ciudadano.

Los elementos de la nueva Gendarmería cuentan con conocimientos y capacidades para vincularse eficazmente con los grupos y sectores de la población que requieran su apoyo.

Están capacitados para proteger y servir directamente a la ciudadanía, mediante recorridos a pie o en caballería: en zonas urbanas, rurales, turísticas y fronterizas.

El objetivo es convertirse en una policía cercana a la gente, sensible y solidaria, y absolutamente respetuosa de los derechos humanos.

Y, finalmente, un tercer atributo. Su amplia capacidad de despliegue itinerante.

La Gendarmería cuenta con cuarteles fijos, semifijos y móviles, para desplazarse ágil y oportunamente hacia cualquier parte del territorio nacional donde sea requerida y brindar seguridad ciudadana el tiempo que sea necesario.

Además tiene grupos específicos entrenados para realizar operaciones especiales y de reacción inmediata.

Por todo ello, he ordenado que la Gendarmería inicie su misión hoy mismo, también he instruido que se evalúe constantemente el trabajo de esta nueva división, mediremos su desempeño con base en resultados concretos, como la reducción del delito, la reapertura de negocios y la libre movilidad de personas y productos en las zonas atendidas.

Hacia adelante, el primer reto de la Gendarmería es construir una relación de respeto y confianza con las comunidades donde sea asignada.

Esta nueva corporación tiene las capacidades para lograrlo.

Un cambio cualitativo es, sin duda, la juventud de sus integrantes. Prácticamente cuatro de cada cinco oficiales son menores de 30 años, y el personal de mando tiene una edad promedio de 34 años.

Además, son personas preparadas. El 67 por ciento de quienes realizarán labores operativas terminó el bachillerato o cuentan con licenciatura. Y estamos hablando de abogados, psicólogos e ingenieros entre otros.

Ustedes, jóvenes gendarmes, forman parte de un nuevo modelo de seguridad ciudadana y de operación policial, en el que un gran número de mexicanos tiene puestas sus esperanzas.

Quiero convocarles para que honren siempre el uniforme y la placa que los distingue como integrantes de la nueva Gendarmería.

Junto a las demás instituciones del Estado mexicano encargadas de la seguridad, estará en sus manos la protección de la vida, la libertad y el patrimonio de los mexicanos.

Ésta es una nueva división de la Policía Federal y es por ello espacio propicio, éste, para hacer un amplio y público reconocimiento a las otras instituciones del Estado mexicano que trabajan por la seguridad: el Ejército Mexicano, la Armada de México, la Fuerza Aérea Mexicana, la Procuraduría General de la República, el CISEN y, por supuesto, la propia Policía Federal, por su entrega decidida y, sobre todo, por los resultados positivos que le están dando a todos los mexicanos.

Muchas gracias, y muchas felicidades.

Señoras y señores:

Hoy, México cuenta con la nueva División de la Gendarmería de la Policía Federal. Una fuerza operativa organizada, robusta y de rápido despliegue, llamada a fortalecer la política pública de seguridad y procuración de justicia.

Esta división hoy inicia operaciones en su primera etapa. Es una corporación que habrá de crecer año con año, en la medida de sus resultados y de las necesidades del país.

Tengo confianza en que la Gendarmería contribuirá, junto a las demás instituciones del Estado mexicano, encargadas de la seguridad, a construir el México en paz que todos queremos.

Un México donde imperen el orden, la ley y la justicia.

Desde aquí, saludo con respeto y con un abrazo fraterno a los nuevos integrantes de esta Gendarmería, deseándoles éxito y, sobre todo, reconociendo su convicción para ser policías, miembros de la Gendarmería, preparados y formados para servir a México.

Muchas felicidades y muchas gracias.