Muchísimas gracias

Gracias, jóvenes.

Muchas gracias a Tamaulipas, por la calidez con la que hoy reciben al Presidente de la República; con la calidez con la que invariablemente Tamaulipas me ha dispensado y ha tenido para con un servidor.

Quiero aquí dejar constancia de mi gratitud y reconocimiento a todo Tamaulipas; a sus mujeres, a sus jóvenes, a sus niños, a sus hombres; realmente a la sociedad tamaulipeca que ha venido respaldando el proyecto que tengo el alto honor de encabezar.

Quiero saludar respetuosamente al señor Gobernador del estado, a quien le agradezco su mensaje de bienvenida, pero, sobre todo, a este reiterado compromiso que su gobierno ha hecho, y que estamos para acreditar, frente a los tamaulipecos, de que trabajamos de manera coordinada en distintos frentes, para dar resultados.

Para que no nos quedemos solamente, como bien lo expresara, en un empeño, en un esfuerzo; sino que realmente todo ello reditúe en resultados y condiciones de mayor bienestar para los tamaulipecos.

Al saludarle a él, saludo a todas las autoridades aquí presentes, del Gobierno de la República, del gobierno del estado, titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

A toda esta gran representación de la sociedad tamaulipeca que se da cita en este evento.

Quiero saludar, de manera muy particular, a maestras y maestros de esta región Noreste del país, que serán los beneficiarios de la obra que hoy estamos inaugurando.

Y, también, quiero saludar, quienes son los destinarios últimos de lo que aquí habrá de inculcarse y formarse desde este centro educativo y de investigación, que son los jóvenes y niños de esta región del Noreste de nuestro país.

Saludo a los jóvenes estudiantes del Politécnico y de otras instituciones educativas que están aquí presentes.

Muchísimas gracias.

Amigas y amigos todos:

Me da mucho gusto nuevamente, como lo he expresado, estar aquí, en Tamaulipas, y al hacerlo me obliga a referirme, particularmente, a tres temas que, sin duda, están hoy en la sensibilidad de la sociedad tamaulipeca, y lo está, también, en la sensibilidad del país entero.

En primer lugar, al acto que hoy nos convoca, que es la inauguración de este Centro de Formación e Investigación Docente, que es uno de los seis que están programados, algunos ya operando, y otros más que se han proyectado, tenga seis regiones del país.

Y que todo ello se da en alcance a lo que México ha venido conociendo como la gran Reforma Educativa, en un esfuerzo que, sin duda, no se agota. Es una constante en el cambio que el país experimenta, porque al igual que el mundo, está en constante cambio, en constante evolución.

Y es claro que la Reforma Educativa hoy tiene un claro propósito, un objetivo claramente señalado, a partir del cual se han creado distintas instituciones y varios mecanismos para asegurar el objetivo que persigue la Reforma Educativa, que es elevar la calidad de la educación, pensando precisamente en las futuras generaciones, en los niños y jóvenes del país, para que tengan mejores herramientas para hacer frente a los retos del mundo y del mañana, en un mundo de mayor competencia, que exige y demanda mayores capacidades y habilidades. Y por eso tenemos que asegurar una educación de mayor calidad.

Si bien en el pasado el reto para la educación era elevar la cobertura, que hoy en algunos sectores, especialmente en el nivel básico de educación se cumple en amplios niveles, en más de un 96 por ciento y estamos trabajando para elevar el nivel de cobertura en los niveles medio superior y superior, es ahora reto para nuestra sociedad, para esta generación, asegurar educación de calidad.

Y para poder acometer este gran desafío es indispensable la participación, en primer lugar, de las maestras y maestros de México, comprometidos con este esfuerzo, porque además está en el marco y está implícito en lo que es la vocación de las maestras y maestros.

Ellos han decidido tomar esta ruta, el de ser formadores, precisamente para modelar, para ir inculcando valores y conocimientos que hagan de los niños y jóvenes del país mejores ciudadanos, los ciudadanos del mañana, actores protagónicos del México del mañana.

Esa es la gran responsabilidad, maestra Juanita, que tienen las maestras y maestros de México y que lo asumen plenamente.

Yo aquí nuevamente me sumo al reiterado reconocimiento que el Gobierno de la República hace a todas las maestras y maestros de México, por asumir este gran reto, por asumirlo con pleno compromiso y ser parte fundamental en la materialización e instrumentación de la Reforma Educativa, que debe deparar educación de calidad para todos los mexicanos.

Para ellos, todo mi reconocimiento y todo mi respeto.

Y en este tema, concluyo diciendo que, sin duda, estos espacios de formación y de investigación docente darán a los maestros mayores habilidades, capacidades, que además de asegurar educación de calidad para niños y niñas, jóvenes de nuestro país; también les depare a ellos, como formadores, un horizonte de desarrollo, de desarrollo personal y profesional.

Porque la Reforma educativa prevé que el empeño, que el esfuerzo y la capacidad probada de cada maestra y maestro, también tenga justo reconocimiento de la sociedad y del sistema educativo nacional.

Ese es el alcance de la reforma.

Siguiente tema que quiero abordar en este espacio, al encontrarme hoy, aquí, en Tamaulipas. En un tema que, sin duda, repito, está en la más alta sensibilidad de la sociedad tamaulipeca: el de la seguridad pública.

Aquí lo he recogido, aquí lo he escuchado. Los tamaulipecos están preocupados, y con justa razón, porque lamentablemente es esta entidad en donde en los últimos meses se ha observado un incremento en la comisión de algunos delitos.

Si bien, ha habido una reducción en el país en general en los niveles de violencia y de comisión de ciertos delitos, Tamaulipas lamentablemente ha experimentado un alza en la comisión de algunos, como el secuestro, como la extorsión y, especialmente, la violencia.

Ante este desafío, ante este reto, el Gobierno de la República ha asumido la tarea y el compromiso de coordinarse y de coadyuvar al gobierno estatal, a las autoridades locales, para que hagamos un frente común. Un frente común que actúe con mayor eficacia y que asegure la armonía y tranquilidad social que demandan los tamaulipecos.

He instruido al Secretario de Gobernación, aquí presente, para que a la brevedad, la próxima semana, tenga aquí presencia todo el Gabinete de Seguridad Pública del Gobierno de la República para que en esta presencia inmediata y regular, podamos ir evaluando los avances que se tengan a la estrategia que se ha definido, sigamos aquí, en Tamaulipas; que va desde tareas para la prevención, la incorporación de nuevas regiones a la política de prevención, destinar recursos a esta asignatura, la regionalización que se ha hecho, cuatro regiones para Tamaulipas que permitan, realmente, establecer políticas y acciones particulares a las condiciones específicas de cada una de estas regiones del Estado de Tamaulipas.

El fortalecimiento a la capacidad institucional que va a la creación de nuevas instituciones, de nuevas corporaciones, tanto para la policía estatal, para la Procuraduría de Justicia del estado, y que en todo este esfuerzo el Gobierno de la República esté presente, siendo aliado y acompañando el esfuerzo local, hasta que completemos esta tarea.

Tamaulipas merece ser una entidad segura. Los tamaulipecos demandan esta condición porque son ustedes parte de un estado que provee y que contribuye al desarrollo nacional; gente trabajadora, gente comprometida, pero que demanda un espacio, un espacio en el que puedan llevar a cabos sus actividades cotidianas con la mayor tranquilidad y en plena seguridad pública.

Y en este desafío, tengan ustedes por seguro que el Gobierno de la República no cejará en su empeño y en su compromiso para darle a Tamaulipas la seguridad que merece.

Y un tercer tema que no quiero dejar de abordar en este espacio, un tema que ha sido de impacto nacional, que tiene que ver lamentablemente con el acoso y violencia que se da en algunos centros educativos del país.

El lamentable deceso de un niño de Tamaulipas, Héctor Alejandro Méndez Ramírez, a quien expreso desde aquí mi más sentido pésame y solidaridad absoluta con sus familiares, pero que este caso, que este caso que lamentablemente ha sido del dominio de la opinión pública, no es un caso aislado, es un caso de los varios, a veces anónimos, que se dan en varios planteles y centros educativos del país.

Y para ello, debo decir que este Gobierno ha hecho un compromiso, en lo personal lo hice siendo candidato, para establecer una política nacional para tener escuelas libres de acoso escolar, para que tuviéramos escuelas libres de lo que es conocido públicamente como el bullying.

Y para ello, he instruido y le he dado indicaciones al Secretario de Educación Pública para que aceleremos, precisamente, la política nacional que habremos de seguir, que hoy se viene trabajando en distintos foros, precisamente, para definir el modelo educativo para el país entero e ir a la instrumentación del mismo.

Pero que este tema no puede esperar, que ya desde ahora debemos tomar acción y definiciones que permitan combatir este acoso y esta condición y fenómeno que se vive, insisto, en varios centros educativos del país.

Esto demandará una mayor participación de las autoridades educativas, de los docentes y, muy particularmente, también, de los familiares, de los padres de familia que deben estar pendientes de las condiciones que viven sus hijos en cada centro educativo.

Y las autoridades educativas, señor Secretario, debemos establecer los mecanismos que permitan hacer la denuncia, facilidades a quienes son víctimas de este acoso escolar y establecer una nueva cultura, establecer mecanismos que nos permitan erradicar estas prácticas y este fenómeno que lamentablemente se ha anidado en varios centros educativos del país.

A veces, a veces el acoso que se vive en las escuelas refleja el nivel de violencia que se vive afuera de las escuelas, en las calles. Y esto es lo que tenemos que combatir de manera decidida.

Señor Secretario, quiero dejar hoy en claro ante los tamaulipecos, ante la sociedad mexicana, que el combate al acoso escolar, al bullying, es una causa del Presidente de la República, es una causa del Gobierno de la República, y en el que estamos decididos a realmente combatirlo de manera frontal y dando resultados a toda la sociedad mexicana.

Señor Gobernador y muy distinguidos representantes de la sociedad tamaulipeca:

Yo quiero dejar aquí testimonio de reconocimiento a todas y todos ustedes, a esta gran sociedad de Tamaulipas, que frente a escenarios adversos en distintos ámbitos, están de pie y están resueltos a luchar, a trabajar de manera unida y en armonía.

Y quiero decirles que, al estar hoy aquí, es venir a reafirmar el compromiso que como Presidente de la República tengo para con la sociedad tamaulipeca. Lo tengo para con todo México, y es claro que cada entidad del país tiene frente a sí distintos retos y distintos desafíos, y diferentes problemas.

El de Tamaulipas es muy claro. Y uno de ellos, el más sensible, es el de la inseguridad. Por eso estamos aquí, para reafirmar el compromiso del Presidente de la República, del Gobierno en su conjunto, para acompañar el esfuerzo estatal y realmente podamos dar mejores resultados en materia de seguridad pública.

Yo les quiero agradecer a todas y a todos ustedes su presencia en este acto; y, sobre todo, insisto, la gran calidez que siempre le han demostrado a un servidor, al Presidente de la República.

Yo les abrazo con mi mayor afecto a todas y a todos ustedes. Y a través de ustedes, y a través de los medios de comunicación, quiero dejar un saludo cordial, afectuoso, a toda la sociedad tamaulipeca, al tiempo que dejo aquí en claro el compromiso para que el Gobierno acompañe a la sociedad y al gobierno local, en este esfuerzo por construir un mejor Tamaulipas.

Muchísimas gracias.