Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Saludo con gran respeto al señor Almirante Secretario de Marina.

Al señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Al señor Gobernador del Estado de Tamaulipas, a quien le agradezco su hospitalidad.

A los señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

A Legisladores Federales, Legisladores estatales.

A presidentes municipales, particularmente al señor Presidente Municipal de esta bella Ciudad de Tampico.

De igual forma, quiero saludar a todos los representantes del sector marítimo de nuestro país, a quienes desde distintos espacios, la Armada de México, la Marina Mercante, la Marina de Pesca, la actividad que en los mares se realiza para la actividad turística, y cualquier otra actividad desarrollada en el mar que, el día de hoy, encuentra justo reconocimiento por su contribución al desarrollo de nuestra marina nacional, pero, sobre todo, al desarrollo económico y próspero de nuestro país.

Desde aquí, les saludo con mi mayor respeto.

A los señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Después de mi mensaje, y sé que ya hemos iniciado algo tarde y fuera del programa originalmente previsto, pasaremos a la comida que hoy se ofrece en honor de la Marina nacional, y creo que será el mejor momento para este evento.

Trataré de ser lo más breve posible.

Hace 97 años, como aquí ya lo refirió el señor Almirante Secretario de Marina, el 1 de junio de 1917, México dio un paso fundamental para su desarrollo marítimo.

A sólo un mes de haber entrado en vigor la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y en cumplimiento de su mandato, un grupo de capitanes mexicanos asumió el control de todos los barcos mercantes con bandera o insignia nacional.

De esta manera, el Buque Tabasco fue la primera embarcación con tripulación totalmente mexicana. Zarpó de Veracruz con destino a Puerto Progreso, Yucatán. Con esa travesía, nació la Marina nacional, de la que hoy todos nos sentimos orgullosos.

Recordando estos acontecimientos históricos, este día, desde Tampico, reconocemos a quienes trabajan para hacer de nuestros mares y costas una fuente de riqueza y desarrollo para nuestro país.

Felicito a las mujeres y hombres que tripulan con valentía, responsabilidad y profesionalismo nuestras embarcaciones pesqueras, mercantes, turísticas, petroleras y militares. Su aportación es imprescindible para que México alcance su máximo potencial.

Somos una Nación con una clara vocación marítima, contamos con 11 mil 500 kilómetros de litorales y 3.1 millones de kilómetros cuadrados de zona económica exclusiva.

El aprovechamiento de esta riqueza natural es muy importante para los mexicanos, porque se traduce en inversión productiva, empleo, desarrollo regional y mayor competitividad económica.

Además de ser una gran fuente de alimentos con alto valor nutricional para las familias, nuestros mares son una puerta abierta al intercambio comercial con todo el mundo.

Por estas razones reitero mi compromiso con el desarrollo integral de la marina mexicana en todas sus modalidades.

Los esfuerzos del Gobierno de la República para elevar su productividad y competitividad se concentran en cuatro ámbitos.

Primero. La actualización del marco normativo. Para aumentar la competitividad y sustentabilidad del sector se ha expedido el reglamento de centros unificados para la protección marítima y portuaria; se ha reformado el de puertos y en los próximos días se publicará el reglamento de la Ley de Navegación y Comercio Marítimos; además, se trabaja junto con el Congreso en la Nueva Ley de Fomento a la Marina Mercante.

Segundo ámbito de acción. La ampliación y modernización de la infraestructura portuaria. Queremos puertos de clase mundial, con la infraestructura adecuada para recibir buques de gran calado, movilizar más carga y agilizar los embarques.

En este propósito, con una inversión superior a los 58 mil 600 millones de pesos, estamos desarrollando los siguientes proyectos estratégicos:

En el Golfo de México, la ampliación del Puerto de Altamira, aquí, en Tamaulipas, para atender las necesidades de una industria petrolera en crecimiento; la ampliación del Puerto de Veracruz en su zona norte, para solucionar de fondo la saturación que hoy enfrenta; la construcción del muelle de contenedores y carga en Tuxpan, para respaldar el crecimiento de la marina mercante.

Por su parte, en el Océano Pacífico destacan: la modernización del Puerto de Manzanillo para impulsar el comercio exterior y alentar el turismo de cruceros; la edificación de una nueva terminal especializada de contenedores en Manzanillo; el desarrollo de otra terminal en Lázaro Cárdenas, para mover más mercancía hacia el dinámico mercado asiático.

Y, con estas obras, avanzamos en el objetivo de transformar a México en un centro logístico global de alto valor agregado.

Tercer ámbito. El fomento de la actividad pesquera.

La pesca es una fuente de alimentos, empleos y divisas para el país, actualmente más de 290 mil mexicanos contribuyen al desarrollo de esta actividad con una producción anual superior a 1.7 millones de toneladas de pescados y mariscos.

Hoy, México es el tercer productor pesquero de América Latina y el décimo sexto a escala global.

No obstante estas cifras, este sector tiene un gran potencial que vamos a aprovechar cabalmente, porque es estratégico para la seguridad alimentaria nacional.

Por ello, tan solo este año se están invirtiendo más de tres mil 100 millones de pesos en el ordenamiento del sector, el fortalecimiento de su flota, la creación de cadenas comerciales de alto valor y el aprovechamiento comercial de más especies marinas.

Además, se han creado programas innovadores como el de desarrollo estratégico de la acuacultura para aumentar la producción del sector.

También, vamos a promover un mayor consumo de pescados y mariscos entre los mexicanos, a fin de mejorar su nutrición y fortalecer su salud.

Y, finalmente, el cuarto ámbito de acción: La modernización de la flota marítima nacional.

Hace unos momentos tuve el gusto de abanderar dos nuevos buques mercantes que abastecerán de materiales a plataformas petroleras de nuestro país.

Son ejemplo de embarcaciones modernas con que se está renovando la flota marítima nacional.

Asimismo, apenas en marzo pasado atestiguamos el inicio de operaciones de un barco atunero de vanguardia con una capacidad de carga de mil 200 toneladas.

Y de igual manera, en los últimos cuatro años, Petróleos Mexicanos ha fortalecido su flota mayor con la adquisición de 12 buques-tanque con tecnología de última generación.

Pero además, PEMEX construirá aquí, en Tamaulipas, concretamente en Altamira, un astillero en el que se construirán plataformas marinas y equipos especializados.

Éste es un proyecto innovador que permitirá incrementar la producción petrolera de nuestro país.

Todos estos avances y logros de la Marina Nacional, son prueba del compromiso del Gobierno de la República para respaldar con decisión al sector marítimo nacional.

En esta ruta, la Armada de México cumple un papel esencial con las acciones de salvaguarda y apoyo que brinda todos los días a lo largo de los litorales del país.

Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, reconozco su invaluable labor para garantizar la integridad de nuestro mar patrimonial e instalaciones estratégicas, así como para auxiliar a la población civil ante diversas contingencias.

En especial, valoro sus labores de vigilancia, gracias a la seguridad que brindan a quienes navegan, hoy los mares de México son vías confiables de conexión entre comunidades costeras, así como a nuestro país y el resto del mundo.

La contribución de nuestra Armada al desarrollo marítimo nacional va más allá de estas acciones. También realiza obras de dragado en los diferentes puertos del país y atiende derrames de hidrocarburos.

Hoy, nuestros centinelas del mar refrendaron su vocación de servicio a México, con la firma de un convenio de colaboración con la Secretaría de Turismo para capacitar y certificar a salvavidas de playa.

Con labores como ésta, la Armada de México es merecidamente una de las instituciones más queridas y respetadas de nuestra población.

Muchas gracias y felicidades.

Señoras y señores.

Hoy, hace un año y medio, asumí la mayor responsabilidad pública que puede tener un mexicano.

Como Presidente de la República, hoy refrendo mi compromiso con el bienestar y progreso de todos los habitantes del país.

Además, reitero que este Gobierno mantiene firme su decisión de mover y transformar a México para hacerlo más próspero. Seguiremos impulsando con determinación los cambios de fondo que necesita el país, para liberar todo su potencial en beneficio de su población.

El Sector Marítimo está llamado a cumplir un papel de primer orden en el desarrollo nacional, y se está preparando para lograrlo. En esta Administración, los seguiremos respaldando para que cumpla sus metas.

Reitero mi más sincera felicitación a todas las mujeres y hombres que navegan por aguas mexicanas y que surcan el mundo con la insignia nacional.

Les deseo buen viento y buena mar en todas sus actividades.

Felicidades y que disfruten de este convivio.

Muchas gracias.