Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Señor Almirante Secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz.

Muy distinguidos miembros del Gabinete del Gobierno de la República presentes en esta importante y emotiva ceremonia.

Muy distinguidos Generales y Almirantes; Jefes, Capitanes y Oficiales.

De manera muy particular, quiero saludar con respeto y con afecto a los soldados y marinos de México.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Mi reconocimiento también, aquí, y felicitación a todas las unidades que se han hecho merecedoras por su entrega, su esfuerzo y su dedicación, con lealtad a servir a México, que han recibido estos reconocimientos.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas es un alto honor encabezar este merecido reconocimiento a las unidades que han tenido un despeño ejemplar en distintas operaciones para fortalecer la seguridad y la tranquilidad de los mexicanos.

Sus resultados son clara muestra de que el Ejército Mexicano, la Armada de México y la Fuerza Aérea Mexicana son instituciones sólidas, que han sabido desempeñarse a la altura de los desafíos del país. Son instituciones militares que sirven a México con temple, disciplina y lealtad.

Los mexicanos estamos muy orgullosos de contar con Fuerzas Armadas eficaces y profesionales.

Así lo demuestran ustedes en su diaria labor, defendiendo la integridad, la independencia y la soberanía de la Nación. Así lo confirman, vigilando nuestro territorio, sus mares, costas y espacio aéreo, lo mismo que protegiendo nuestras instalaciones estratégicas.

Su lealtad y profesionalismo están presentes en la salvaguarda de nuestros recursos naturales, en la plantación de árboles y el combate a incendios forestales, así como previniendo la contaminación de nuestros mares.

Su vocación de servicio también se despliega en el auxilio a nuestra población en situaciones de desastre o emergencia.

En lo que va de esta Administración, 62 mil efectivos han participado en la evacuación de damnificados, transporte de víveres e instalación de albergues, en beneficio de más de dos millones 250 mil personas.

Su compromiso con México también lo demuestran con acciones sociales, sumando esfuerzos en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, instalando Comedores Comunitarios, distribuyendo alimentos o colaborando en las Semanas Nacionales de Salud.

Más aún, su patriotismo inquebrantable queda patente en el respaldo que han venido realizando en favor de la seguridad pública de todos los mexicanos.

Gracias a un trabajo coordinado con la Procuraduría General de la República y la Policía Federal, las Fuerzas Armadas tienen un amplio despliegue en labores vinculadas a la seguridad pública y el respeto al Estado de Derecho.

Las operaciones de las Fuerzas Armadas contribuyen decisivamente al esfuerzo nacional contra el crimen organizado. Han realizado el 99 por ciento de las destrucciones de plantíos ilícitos; el 86 por ciento de las localizaciones y destrucciones de laboratorios clandestinos; el 80 por ciento de los aseguramientos de armas y el 72 por ciento de los aseguramientos de sustancias prohibidas, que dañan la salud de los mexicanos.

Su acción contra la delincuencia ha sido contundente, al sumar esfuerzos para lograr la detención de los criminales más peligrosos.

Con hechos y resultados concretos, los soldados y marinos de México sirven todos los días a nuestra población. Por ello, se han ganado el reconocimiento de los mexicanos.

En la elevada misión que la sociedad les ha confiado, deben seguir conduciéndose con profesionalismo y valentía, reafirmando su firme compromiso con el respeto a los derechos humanos.

Mi reconocimiento y felicitación a los comandantes que hoy, en nombre de las unidades bajo su mando, han recibido menciones honoríficas.

Extiendo, también, mi más amplia felicitación a todos los integrantes de las unidades que hoy distinguimos, porque han demostrado en el terreno su espíritu de cuerpo, su adiestramiento, destreza y disciplina en el cumplimiento de las misiones asignadas.

Con su ejemplo, con su dedicación y diaria entrega, México logrará las grandes metas nacionales que entre todos nos hemos propuesto.

Muy distinguidos y respetados integrantes de las Fuerzas Armadas:

A lo largo de la historia nacional, sus aportaciones en la construcción de un mejor país han sido fundamentales.

Con su empeño, elevados valores y vocación de servicio, el Ejército Mexicano, la Armada de México y la Fuerza Aérea Mexicana mantienen firme su compromiso con la Nación y con todos los mexicanos.

Como su Comandante Supremo, soy el primero en reconocer y agradecer su esfuerzo, valor y lealtad en favor de las grandes causas de México.

Reitero mi reconocimiento a todos ustedes, mujeres y hombres que en su actuar cotidiano honran las insignias y el uniforme de las Fuerzas Armadas de México.

Muchas felicidades y muchas gracias.