MODERADORA: Toma la palabra el doctor Javier Duarte de Ochoa, Gobernador del Estado de Veracruz.

-GOBERNADOR JAVIER DUARTE DE OCHOA: Con su venia, señor Presidente.

Saludo y doy la bienvenida a este Encuentro Empresarial Veracruzano Iberoamericano, en esta tierra generosa, en donde los veracruzanos hacemos votos, porque este encuentro sea un lugar, un espacio, en donde puedan encontrar esas similitudes, esas alianzas que permitan un fortalecimiento profundo en el crecimiento y en el desarrollo económico de nuestras naciones.

Saludo y doy la bienvenida al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

De igual manera, me es muy grato darle nuevamente la bienvenida a este estado Iberoamericano, a Su Majestad el Rey de España, don Felipe VI.

Me es muy grato saludar y agradecer nuevamente por la oportunidad de celebrar este importante y trascendental foro, a Don Valentín Diez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, COMCE.

Agradezco la presencia de Doña Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

Así como de Doña Ana Patricia Botín, Presidenta del Banco Grupo Santander y Universia.

Señoras y señores.

Empresarios iberoamericanos.

Muy distinguidas y distinguidos representantes de los medios de comunicación.

Hace ya casi cinco siglos, Veracruz se ubicó como puerta principal de las tierras continentales de América.

Hoy, seguimos siendo tierra de encuentros, pueblo y gobierno de Veracruz, damos la más cálida bienvenida a dignatarios que representan la 22 naciones hermanas iberoamericanas.

Es motivo de profundo orgullo recibir al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto; a su Majestad, el Rey de España, don Felipe VI, así como a los Jefes de Estado y Gobierno que participan en la 24 Cumbre Iberoamericana.

Especial relevancia tiene la participación de los empresarios, que son parte esencial de los grandes cambios que impulsa la Comunidad Iberoamericana.

Como lo señaló el día de ayer la Secretaria General, Rebeca Grynspan, hoy surge una nueva etapa para avanzar en la construcción de una auténtica Comunidad Iberoamericana, y la presencia de líderes políticos, empresarios y representantes sociales de diversos campos, apunta hacia esa dirección.

En Veracruz estamos ciertos, surgirán nuevas y mejores ideas para construir la Agenda Iberoamericana del Siglo XXI; frente a nosotros tenemos la gran oportunidad de sumar esfuerzos para definir un mejor futuro para los 600 millones de habitantes que habitamos esta región.

El Décimo Encuentro Empresarial Iberoamericano que hoy concluye, con la participación de más de 250 empresas representadas por distinguidos empresarios, es parte de este esfuerzo. Los retos que impone la globalidad son también grandes oportunidades. Ello nos obliga a estar preparados para insertarnos con éxito, como una sólida región, unida por sus fuertes vínculos de identidad, lengua y propósitos.

Encontrar respuestas a una eficaz integración, cooperación y productividad, requiere de mejores mecanismos que faciliten la movilidad social, la movilidad académica y preparación de nuestros jóvenes, contar con capital humano de alta capacidad y un mejor encadenamiento productivo.

En un mundo de alta competencia, la innovación es clave para extender nuestra influencia económica, el desarrollo y prosperidad de nuestra gente.

Por ello, México ha decidido hacer su parte, para aportar al crecimiento económico más justo y equilibrado de esta Comunidad Iberoamericana.

Con las reformas estructurales impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto, y de manera particular, la energética, podemos ahora acelerar nuestro desarrollo, que se traduce en empleos productivos, mejores servicios, calidad de vida y nuevas posibilidades de inversión y riqueza.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de México.

Su Majestad el Rey Don Felipe VI.

Señoras y señores empresarios:

A nombre del pueblo veracruzano, agradezco al Presidente Enrique Peña Nieto, la oportunidad para realizar este encuentro, que marca la ruta iberoamericana a la prosperidad.

En Veracruz estamos convencidos de que las fronteras rígidas de ayer, hoy deben convertirse en flujos ágiles de intercambio, integración y cooperación para el bienestar de nuestra gente.

Veracruz los recibe con enorme beneplácito, en esta tierra idónea para la inversión, el establecimiento de empresas y el comercio internacional

Veracruz es un aliado incondicional del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, y de un México vigoroso que está preparado para competir y triunfar.

Veracruz es su casa.

Sean todos bienvenidos.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra la señor Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

-SECRETARIA REBECA GRYNSPAN: Excelentísimo señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto:

Aprovecho esta oportunidad nuevamente, Presidente, para agradecerle la confianza que depositada en mí al ser electa como nueva Secretaria General Iberoamericana.

Y quisiera agradecer a todo el Gobierno de México por la excelente labor desarrollada, no sólo en esta Cumbre, sino durante todo el año, así como su compromiso personal, señor Presidente, por el fortalecimiento de Iberoamérica.

La región se lo agradece sinceramente, y créame que el cariño y aprecio por México es sincero y es robusto.

Su Majestad el Rey de España, Felipe VI, qué placer contar con su presencia en ésta, que es su primera Cumbre Iberoamericana, como Rey de España.

Sabemos de su especial cariño por Latinoamérica, forjado desde hace largos años y fortalecido con su permanente presencia en todas las tomas de posesión de los Presidentes la región desde 1996.

Yo las mandé a contar, Majestad, son 69.

Dijo usted, señor, que Iberoamérica era una oportunidad brillante para el desarrollo de los países de la región, y que teníamos que aprovechar esta oportunidad.

En este encuentro empresarial lo hemos constatado.

Señor Javier Duarte de Ochoa, Gobernador Constitucional de Veracruz:

Muchas gracias por la extraordinaria acogida que nos han dado en la bella ciudad de Veracruz.

Desde que venimos a la primera actividad aquí, fuimos recibidos, no sólo con cortesía, sino con cariño, porque usted y su esposa nos abrieron su casa desde el principio y nos mostró su compromiso con la Conferencia Iberoamericana, compromiso que todos hemos constatado en estos días.

Muchas gracias.

Señor Valentín Díez Morodo, Presidente del COMCE, y maravilloso anfitrión y organizador de este encuentro.

Muchas gracias a usted y más ampliamente a toda la COMCE; y a ProMéxico, por haberlo hecho posible.

Muchísimas gracias.

Señores Ministros, autoridades del Gobierno.

Queridos Embajadores y miembros del Cuerpo Diplomático.

Queridos rectores de las principales universidades de América Latina y de Iberoamérica que nos acompañan hoy.

Y quiero darle un saludo muy especial a don Enrique Iglesias, aquí con nosotros, mi predecesor.

Señoras y señores:

He tenido la fortuna de dirigirme a ustedes en varias oportunidades en estos encuentros, hoy a mediodía para moderar las brillantes exposiciones del Presidente Rajoy, el Presidente Solís, por lo que seré breve, mandando sólo algunos mensajes tipo telegrama.

Primero. Necesitamos una segunda generación de políticas públicas si queremos repetir el crecimiento con equidad que experimentamos en las dos décadas pasadas. Lo que hicimos antes fue exitoso, pero es insuficiente para enfrentar el futuro.

En el nuevo entorno internacional donde se ha agotado el hiperciclo de los precios de las materias primas y los alimentos, necesitamos una revolución de productividad en todos los sectores productivos y una explosión de innovación, que aproveche el talento y las capacidades de nuestra gente y logre un crecimiento más sustentable.

Para ello debemos invertir más y mejor en ciencia y tecnología, construir las infraestructuras y la logística que requerimos para competir en este mundo globalizado.

Enganchar a las pequeñas y medianas empresas al carro del desarrollo y de los encadenamientos productivos, pero sobre todo, tenemos que apostar por la educación, por la capacitación y por nuestros recursos humanos.

Como países de ingreso medio, no tenemos otra alternativa, más que entrar decididamente y con paso firme a la sociedad del conocimiento.

Esta agenda es urgente, porque nuestro éxito de los años pasados nos ha dado como resultado una población más exigente, mejor informada y con más aspiraciones.

Una población que espera mayor rendición de cuentas y mejores servicios de sus gobiernos, pero también esperan tener acceso a un trabajo decente y a empleos de calidad.

Y no podemos, ni debemos defraudarlos.

La estabilidad y el futuro de la región así lo demandan. Pero para lograrlo, necesitamos de ustedes, como empresarios y como ciudadanos, porque es en el sector privado donde se deberán crear los empleos de calidad que necesitamos para nuestros jóvenes.

El mayor número de jóvenes y los más educados que alguna vez hayamos tenido en la historia de Iberoamérica.

Necesitamos de ustedes, del ingenio, la gestión, la innovación que se requiere en las empresas, y necesitamos los instrumentos financieros que permitan la inversión de largo plazo y asumir el riesgo de darle chance a las buenas ideas, como ayer nos dijo el Secretario Ildefonso Guajardo.

Y los necesitamos a ustedes como ciudadanos y líderes comprometidos con la sociedad. Las contribuciones que ustedes han hecho desde la responsabilidad social empresarial han sido importantísimas y deben fortalecerse en este periodo, más que nunca.

En este acto de clausura tendremos claras muestras de este compromiso; un compromiso con la educación, con la movilidad académica, con la oportunidad de las prácticas laborales.

Los invito a todos a sumarse a este esfuerzo, porque sólo así podremos combatir la violencia, la apatía y el desencanto.

Por eso estamos aquí, en esta Cumbre, bajo el lema de: Educación, cultura e innovación, porque esa es la respuesta a los retos que enfrentamos; porque esa es la respuesta para hacer realidad la brillante oportunidad que representa Iberoamérica.

Parafraseando a Octavio Paz: Iberoamérica no es tanto una tradición que continuar, como un futuro que realizar.

Muchísimas gracias.

-MODERADORA: A continuación se proyectará el video: Premio México al Emprendimiento de Alto Impacto en Iberoamérica.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: A continuación el ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto hará Entrega del Premio México al Emprendimiento de Alto Impacto en Iberoamérica.

(ENTREGA DE PREMIO)

-MODERADOR: A continuación, la señora Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana, hará Entrega de la 15ª Edición del Premio Iberoamericano de la Calidad y Excelencia en la Gestión.

Invitamos también a ser partícipe de esta Entrega al señor Juan Luis Martín Cuesta, Director General de la Fundación Iberoamericana para la Calidad.

(ENTREGA DE PREMIO IBEROAMERICANO)

-MODERADOR: Enseguida Su Majestad el Rey de España hará Entrega del Premio Enrique B. Iglesias al Desarrollo Empresarial Iberoamericano.

Se invita a pasar al estrado al señor Enrique B. Iglesias y a la señora Núria Vilanova.

(ENTREGA DE PREMIO ENRIQUE B. IGLESIAS)

-MODERADOR: Escucharemos enseguida a la señora Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola O´Shea, Presidenta del Banco Grupo Santander.

-PRESIDENTA ANA PATRICIA BOTÍN-SANZ: Excelentísimo señor Presidente de México, Enrique Peña Nieto; su Majestad, Felipe VI, Rey de España; señor Gobernador, señora Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, autoridades, queridos rectores, señoras y señores.

Es un honor dirigirles unas palabras al clausurar esta Cumbre.

En nombre de Banco Santander y Universia, es un honor también poder presentar ante todos ustedes la Carta Universia Rio 2014.

Me parece especialmente apropiado estar reunidos en Veracruz, una de las primeras ciudades fundadas en América hispana y durante siglos uno de los principales focos de encuentro e intercambio entre culturas.

Veracruz, la cuatro veces heroica, es también uno de los puntos clave del proceso histórico de globalización en que hoy estamos inmersos. Antes de darle cierre a nuestras discusiones, me gustaría compartir algunas reflexiones sobre el mundo en que vivimos hoy.

Es cierto que cada generación experimenta cambios, pero la velocidad del cambio que vivimos hoy no tiene precedentes. A lo largo y ancho de Iberoamérica, las sociedades están cambiando con rapidez inusitada y en todo el mundo las tecnologías digitales están generando una revolución, ofreciéndole a la gente más opciones y más información que nunca.

Hoy, en pocos años, incluso pocos meses, modelos de negocio que han estado vigentes durante generaciones se ven de pronto reemplazados por compañías nuevas, pequeñas e innovadoras. Hay mucho que decir sobre estas transformaciones y sobre cómo debemos enfrentarnos a ellas.

Pero me gustaría decirles una cosa en particular, y es la siguiente: nunca antes ha sido tan esencial educar a nuestros jóvenes. Nunca antes, como ahora, ha sido tan imperativo darles las herramientas y el conocimiento que requieren para innovar, crear y aprovechar el potencial que las tecnologías digitales les ofrecen para mejorar su calidad de vida en el futuro.

Los países iberoamericanos, lo sabemos bien, son ricos en recursos naturales, pero serán sus habitantes, su capital humano, quienes decidan el destino de estas naciones.

Es responsabilidad de todos nosotros hacer lo que podamos para ayudarles a acrecentar sus habilidades, ampliar sus oportunidades y profundizar sus conocimientos.

Hace años que Santander no sólo asume esta responsabilidad, sino que la lleva a la acción, en particular creando y apoyando redes de cientos de universidades de todo el mundo. Y en julio pasado, los dirigentes de mil 200 universidades en 33 países, se dieron cita en Rio de Janeiro; estos dirigentes universitarios, representando un total de más de 16 millones de estudiantes y profesores, firmaron la Carta de Rio, que recoge las aspiraciones y enfatiza las prioridades de las universidades iberoamericanas.

Este documento que hoy os entrego aquí, resalta el compromiso de Santander y el compromiso de todas estas universidades con darles a nuestros jóvenes la formación que les permita encarar los desafíos del futuro.

El número de estudiantes en Iberoamérica se duplicará en apenas 10 años, así que necesitamos actuar hoy. Las universidades deben trabajar más de cerca entre sí, y con las empresas.

Necesitamos asegurar que la educación que ofrecemos satisfaga las expectativas de los estudiantes, y las necesidades de quienes les darán empleo. Debemos pensar globalmente, recordando que vivimos en un mundo digital. Y debemos apoyar, recompensar y celebrar a quienes se arriesgan a innovar y a emprender.

Es posible que las grandes compañías del futuro sean apenas el germen de una idea en la cabeza de un estudiante de hoy. Para ayudar a que esto suceda, Santander ha comprometido 945 millones de dólares, alrededor de 14 mil millones de pesos, a proyectos universitarios en los próximos cuatro años.
Cuarenta por ciento de los fondos serán para crear becas que facilite la movilidad internacional de estudiantes y maestros; 30 por ciento será para promover la investigación, la innovación y la cultura emprendedora en las universidades; el 30 por ciento restante se destinará a apoyar proyectos académicos e iniciativas que buscan modernizar a las universidades, mediante la incorporación de las nuevas tecnologías.

Estos fondos serán una ayuda, pero como todos saben, el dinero en sí mismo no basta. Lo que se requiere es que gobiernos, empresas y universidades se comprometan a trabajar juntos. Me gratifica saber que cuento con todos ustedes para ello.

Los desafíos que enfrentamos son enormes. Pero al viajar por toda América Latina, veo el progreso que ha habido en la última década. Veo una región pujante, rica en oportunidades, llena de energía.

Veo una región que en muchos sentidos nos marca las rutas que todos debemos seguir en materia de innovación, de creatividad, de generación de conocimientos y de espíritu emprendedor.

Nos corresponde a todos los que estamos aquí reunidos encaminar a nuestros jóvenes por esas rutas, y apoyarles de todas las formas posibles. El proyecto no es local, ni nacional. Nos exige estar conectados del Puerto de Veracruz a la Península Ibérica, del Pacífico al Caribe, de Los Andes al Atlántico. El proyecto nos exige que trabajemos juntos.

Santander está aquí y seguirá estando, para facilitar esa interacción.

Por ello, si me lo permiten, me gustaría finalizar mi intervención realizando un gesto simbólico.

Hoy me acompañan, en representación de 2 mil 109 rectores iberoamericanos que asistieron al Encuentro de Rio, los rectores de las universidades: veracruzana, de México; Estadual, de Sao Paulo, y Federal, de Rio de Janeiro, de Brasil; Católica, de Chile; Nova Lisboa, de Portugal; Buenos Aires, de Argentina, y Zaragoza, de España.

Rectores que harán, a continuación, entrega de la Carta Universia de Rio a las autoridades que nos acompañan, para su traslado a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Presidentes de Gobierno, que inicia mañana sus sesiones en torno a la educación, la cultura y la innovación.

Finalizo mi intervención, reiterándoles nuestro compromiso de trabajar en favor de hacer de la Universidad Iberoamericana el motor del desarrollo económico y social de la región.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación la doctora Zara Ladrón de Guevara, Rectora de la Universidad Veracruzana, hará entrega de un ejemplar de la Carta de Río a la señora Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

Enseguida, el doctor Alberto Barbieri, Rector de la Universidad de Buenos Aires, hará entrega de un ejemplar de la Carta de Río a Su Majestad, el Rey de España.

Asimismo, el doctor Marco Zago, Rector de la Universidad de Sao Paulo, hará entrega de un ejemplar de la Carta de Río al ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

(ENTREGA DE LA CARTA DE RIO)

-MODERADOR: Invitamos con respeto al honorable presídium a tomar sus lugares para escuchar enseguida al licenciado Valentín Díez Morodo, Presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología.

-LIC. VALENTÍN DÍEZ MORODO: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Su Majestad, Felipe VI, Rey de España.

Licenciado Javier Duarte de Ochoa, Gobernador Constitucional del Estado de Veracruz.

Aprovecho para reiterarle nuestro agradecimiento por todo el apoyo que tuvimos para la realización de este evento.

Doña Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

Doña Ana Botín, Presidenta del Banco y Grupo Santander.

Distinguidos Jefes de Estado y de Gobierno que nos acompañan.

Miembros del Gabinete del señor Presidente de la República que nos honran también el día de hoy con su presencia.

Amigos todos.

Me es muy grato dirigirme a ustedes con objeto de presentar una síntesis de las conclusiones del 10 Encuentro Empresarial Iberoamericano, que hemos celebrado bajo el marco de la 24 Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

Los avances científicos y tecnológicos que se han registrado en los últimos 35 años han modificado enormemente los patrones de producción y comercialización mundial, generando una interdependencia creciente que engloba todas las actividades de un sector, de una región o de toda una comunidad internacional.

Lo que se ha traducido en mayores corrientes de comercio e inversión, mayor competencia en los mercados y mayor competitividad de los productos.

Iberoamérica se ha convertido en un importante protagonista, lo que ha generado un dinamismo en las economías que la integran, porque han sido capaces de desarrollar elementos y estrategias para participar muy activamente en este proceso de globalización.

Por eso, durante nuestras reuniones hicimos un análisis muy detallado de factores que han incidido positivamente en este dinamismo, así como de los elementos que hay que considerar para mejorar nuestras actividades y nuestros resultados.

Se presentaron ejemplos de la innovación, el desarrollo de marca como un éxito iberoamericano, sin duda, porque los empresarios iberoamericanos han entendido el proceso de globalización y han desarrollado estrategias para ubicarse adecuadamente en los mercados internacionales.

También tuvimos oportunidad de conocer los puntos de vista de la OCDE en relación con la promoción de la innovación y la competitividad en nuestra región, teniendo como referencia los estudios realizados por dicho organismo sobre Iberoamérica y otras regiones y países.

El valor de la innovación fue abordado como un elemento esencial que hay que desarrollar pensando en crear una cultura de la innovación, pues ésta es determinante en el fortalecimiento de las ventajas competitivas de la región.

La importancia de las multi-ibéricas como proceso de innovación de la economía de Iberoamérica ha sido creciente, porque muchas de sus empresas han desarrollado tecnología y acumulado capital, lo que les ha permitido ubicarse en otros países de la región mediante la integración del encadenamiento productivo, a través de la innovación, sin duda, un elemento fundamental del proceso de globalización, fuertemente dependiente de la producción compartida que prevalece en la actualidad y al que crecientemente se están incorporando todos los países, generando una enorme competencia, a la que debemos enfrentar utilizando adecuadamente nuestros recursos mediante la innovación.

Capítulo especial, dentro de este encadenamiento, se trató algo que es un gran activo y una gran riqueza en nuestro país, que es, precisamente, el encadenamiento del turismo de nuestro país, ya que todos los países tenemos mucho que ofrecer y que integrarnos en este aspecto y creemos que aquí puede haber también grandes beneficios.

Especial referencia, y aquí hubo coincidencia de muchos de los ponentes, hicimos en este apartado de las PyMES, buscando que utilicen mayormente la innovación, sobre todo por los importantes beneficios que generan estas unidades en materia de encadenamientos productivos para el mercado doméstico, así como el de exportación, y algo muy importante, para el empleo.

Hay que aprovechar también este encadenamiento para cuidar mucho el renglón que tenemos que combatir, y creación de puestos de trabajo, y creación de empleo, y es un factor común en toda la zona que estamos hablando de Iberoamérica.

También tratamos un tema que ha cobrado una importancia extraordinaria: Iberoamérica hacia una región sostenible, innovando a través de las energías alternativas. Teniendo en cuenta que la energía asequible, suficiente, sustentable y confiable, debe ser objetivo prioritario de las políticas energéticas de los países iberoamericanos.

Somos un Continente que requiere crecer económicamente a pasos acelerados, pues el rezago en el nivel de bienestar y desarrollo industrial, en buena parte de los países aquí representados, es aún evidente.

Para Iberoamérica es indispensable el acceso a la energía, tanto para la creación de empleos y progreso, cuánto para el bienestar de la población en general.

En este sentido, resulta primordial que sustentemos nuestras economías en la prevalencia del Estado de Derecho, como elemento fundamental, la certidumbre jurídica a la inversión y el establecimiento de marcos regulatorios estables y predecibles para el sector energético, en particular.

Como colectivo, hemos de reconocer los riesgos implícitos por los efectos del cambio climático, que hoy tanto escuchamos, y asumir un compromiso para que el sector energético sea parte de la solución, no del problema.

Es así, que debemos establecer metas claras para la reducción de emisiones contaminantes alrededor de la producción y el uso de la energía para generación eléctrica, el transporte, la transformación industrial y el comercio, principalmente.

También abordamos el tema de financiamiento para la innovación como motor para el desarrollo empresarial, habiendo concluido que debemos darle la importancia adecuada, por ser prioritario en todos los países de la región.

Finalmente, se analizó un elemento muy importante: el capital humano en Iberoamérica como motor de la innovación y su integración en el sector productivo, elemento central y esencial de todas nuestras actividades al que hay que implementar, capacitar y desarrollar, para que continúe siendo el sostén del progreso de Iberoamérica en mejores condiciones, y con mejores herramientas.

La educación, y se ha hablado ya mucho de este tema, y me da mucho gusto escuchar los mensajes que hemos recibido el día de hoy, es, sin duda, un elemento para el que en todos los países de Iberoamérica no hemos podido crear un entorno que permita aprovecharlo adecuadamente en sus capacidades, ni desarrollarlas en función de sus posibilidades, lo que ha generado una enorme fuga de talentos a través de la emigración.

Sin duda, esta 24ª Cumbre Iberoamericana ha sido muy provechosa, pues seguimos abonando las bases para el mejor desarrollo de Iberoamérica, a través de la cooperación y el intercambio de experiencias, lo que nos ha permitido continuar con el mejor conocimiento de nosotros mismos y derivará en la construcción de alianzas estratégicas, tan necesarias para acortar tiempos, y generar riqueza, a fin de que todos los iberoamericanos recibamos estos beneficios, que son tan necesarios en nuestra región.

Para concluir, reitero mi agradecimiento, a nombre personal, a nombre del COMCE, particularmente al coordinador de parte nuestra, al señor Sergio Contreras, por el trabajo realizado, y a todos los organismos empresariales por su asistencia a este evento, esperando que logremos, a corto plazo, los objetivos y las metas que nos hemos trazado.

Y para concluir, yo sé que no estaba considerado ningún mensaje de mi parte, en agradecimiento, Su Majestad, al reconocimiento que me han dado el día de hoy, pero simplemente yo quiero concluir utilizando, y para que nos pueda servir a todos de guía y escuela, una frase con la cual mi padre me educó y me inculcó y me dijo el camino a seguir: Mientras viva, trabajaré; y mientras trabaje, lo haré como el primer día.

Gracias.

-MODERADOR: A continuación, hará uso de la palabra Su Majestad el Rey de España.

-S.M. FELIPE VI DE BORBÓN Y GRECIA: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto.

Señora Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Señor Gobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Señor Presidente de COMCE, Valentín Diez Morodo.

Señora Presidenta del Grupo Santander, Ana Patricia Botín, y a todo el equipo de Universia.

Querido Enrique Iglesias.

Dignatarios, embajadores.

Señoras y señores empresarios y rectores.

Muy buenas tardes a todos.

Me alegra mucho que mi primera intervención como Rey de España en uno de los foros paralelos organizados en el contexto de la Cumbre Iberoamericana de Veracruz, sea en este 10º Encuentro Empresarial.

Precisamente el año pasado, en Panamá, tuve la oportunidad de asistir a la anterior edición, donde pude apreciar muy bien la fuerza y la importancia que está adquiriendo esta faceta tan real y tangible de nuestras cumbres y de nuestra comunidad Iberoamericana.

Enhorabuena a los organizadores y a todas las personas que lo han hecho posible.

Enhorabuena a Valentín Diez Morodo por el Premio Enrique Iglesias al Desarrollo Empresarial Iberoamericano.

Y enhorabuena también a todos los que hoy han recibido un premio.

No cabe duda de que estos foros paralelos, el empresarial que ahora se clausura y el de la comunicación, que tendrá lugar más tarde, o también el de la Organización Iberoamericana de la Juventud, celebrado estos días, muestran la riqueza y el dinamismo del ejercicio iberoamericano, que desde hace décadas convoca no sólo a los gobiernos, sino también a todos los sectores sociales y económicos, a toda la sociedad civil.

Algo que siempre ha tenido muy claro nuestro querido Enrique Iglesias y que ha impreso en el espíritu y la acción de estas cumbres.

Y celebramos que Rebeca Grynspan, ahora al frente de la SEGIB, comparta esa visión y la voluntad de trabajarla como ya estamos comprobando.

Debemos tener presente que desde las cumbres de máximos Mandatarios, hasta las reuniones de cualquier naturaleza, organizadas con y para una perspectiva iberoamericana, todas son expresión auténtica de la vitalidad y del interés de colaboración entre nuestros pueblos.

En este sentido, estoy seguro del acierto que ha sido el hecho de que en esta jornada se hayan tratado con una visión más económica y empresarial los mismos temas de la innovación y la educación, que mañana podremos tratar en la Cumbre con un enfoque más integral.

La relación entre lo privado y lo público, entre los líderes empresariales y los líderes políticos debe de ser fluida y regular, porque todos juntos debemos trabajar coordinadamente en beneficio de nuestra comunidad de naciones, que como anoche dije a mi llegada a Veracruz, estoy convencido que está llamada a jugar un gran papel en este Siglo XXI.

De todos nosotros depende, de todos los que formamos esta gran comunidad.

Señoras y señores.

Este encuentro ha abordado cuestiones fundamentales para sociedades iberoamericanas, pues el crecimiento en nuestras economías y los intercambios comerciales y la inversión entre nuestros países son, evidentemente, condiciones indispensables para lograr mayores cuotas de bienestar para todos, para poder alcanzar una mejor distribución de la riqueza y para luchar con eficacia contra la lacra del desempleo.

Éste último representa un verdadero problema, un desafío que afecta gravemente a muchos de nuestros ciudadanos, porque lastra el futuro de nuestros jóvenes y, por tanto, de cada una de nuestras naciones.

También se ha abordado aquí una cuestión fundamental: el capital humano.

No quería dejar de hacer hincapié en este último factor, porque las personas son la fuente de todo lo que conseguimos construir, y deben ser el objeto de todo lo que queremos construir como sociedad.

Y en consecuencia, la educación es la semilla que va a determinar el alcance de nuestro progreso.

Por ello, deseo dar la enhorabuena al Grupo Santander y Universia por la importante iniciativa que ha anunciado su presidenta, que contribuye clarísimamente a la creación y al desarrollo de un espacio iberoamericano del conocimiento y socialmente responsable.

Los flujos de inversión que circulan dentro de nuestra comunidad, cada vez más en todas las direcciones, las redes que estos flujos establecen o facilitan y la actividad de nuestras empresas creando puestos de trabajo y prestando servicios a los ciudadanos, son el reflejo del dinamismo de unas sociedades que crecen rápidamente y que están cobrando conciencia de su fuerza y de su lugar en el mundo.

Sin duda, el campo empresarial, junto con el cultural, proporciona una imagen especialmente viva de lo iberoamericano.

En concreto, el tejido empresarial español en esta región está integrado por miles de empresas grandes, pequeñas y medianas, que con su actividad inversora han contribuido al desarrollo de las economías iberoamericanas y al crecimiento de la propia economía española.

Al mismo tiempo, la entrada del capital latinoamericano en España se ha incrementado y acelerado en los últimos años, y es una noticia estupenda para todos, evidentemente para los españoles y portugueses, claro, pero también para el futuro de Iberoamérica y de nuestra aportación al mundo, que inversores mexicanos, colombianos, argentinos, chilenos, peruanos, venezolanos y brasileños, estén llegando a Europa a través de la Península Ibérica.

Recordemos que en 2013, México fue el primer inversor no europeo en España.

Señoras y señores:

En el mundo globalizado de hoy, es cierto que las empresas con mayores ventajas competitivas, son aquellas que adquieren un determinado tamaño, y se convierten en empresas multilatinas, multinacionales.

En ese sentido, estamos muy orgullosos de alto número de multilatinas que generan empleo y actividad económica a nivel internacional.

Sin embargo, sabemos bien que el entorno empresarial es a menudo cambiante y el auge de otras regiones debe servirnos, sobre todo como estímulo para seguir mejorando internamente, permitiendo a nuestras firmas aprovechar las economías de escala en nuestro propio ámbito.

Confiamos en que los próximos años podamos ver a las multilatinas expandiéndose cada vez más, fuera de sus bases regionales hacia Europa, Asia y África.

Si los 90 fueron los años de la internacionalización de las grandes empresas españolas, a través de Iberoamérica, esta década ya está siendo la de la expansión de las grandes multinacionales latinoamericanas, y las invitamos a que lo hagan aún más.

En los últimos años hemos vivido en Europa un ciclo recesivo de gran magnitud, acompañado de pérdidas muy graves de puestos de trabajo, aunque en el caso de España estamos ya recuperando nuestro crecimiento económico, lo que es un claro signo de mejora de nuestra economía.

En cambio, durante estos tiempos de crisis en Europa, Latinoamérica ha experimentado unas tasas de crecimiento muy notables que han favorecido su progreso económico y social.

Es cierto que hoy vemos incertidumbres, pero si se sortean y superan con coraje y con decisiones acertadas, esta región será claramente un motor de la recuperación económica mundial.

Por eso, debemos estrechar aún más nuestros lazos.

América Latina dispone de buenas condiciones de partida para asumir el papel destacado en el crecimiento mundial que merece.

Por su parte, Europa que aún es el primer bloque comercial del mundo, sigue siendo fuente importante de oportunidades.

De ahí que los acuerdos de asociación y las vinculaciones estratégicas que la Unión Europea y América Latina han negociado en los últimos años, sean instrumentos especialmente útiles para multiplicar los intercambios comerciales y fomentar la inversión sostenida y sostenible en ambas direcciones.

En suma, tenemos mucho que hacer en beneficio de los países de América Latina y de la Península Ibérica, en beneficio de todos los iberoamericanos, proporcionando facilidades para el asentamiento y el despliegue de las multilatinas en una doble vía: las ibéricas, en América Latina, con proyección hacia la región Asia-Pacífico, y las latinoamericanas en España, Portugal y Andorra con proyección europea y global.

Y tenemos mucho qué hacer, porque además de lograr el crecimiento sostenido de nuestras economías, debemos saber traducir ese crecimiento en un bienestar real para todos los ciudadanos, en una distribución justa y equitativa de la riqueza y en un espacio de oportunidades para todos, en el cual sea posible desterrar o reducir a la pura anécdota la pobreza y el desempleo.

Muchas gracias a todos.