Muchísimas gracias a todos por estar aquí.

Culmina de esta manera la 24 Cumbre Iberoamericana, que hemos llamado la Cumbre de la Renovación.

Como ya se ha dicho, Iberoamérica se renueva por las buenas razones, pero no voy a repetir mi discurso, Presidente. No se preocupe.

Lo que quiero decir, es que esta es la Cumbre de la Renovación, porque hemos acordado los cambios que se han producido en los documentos que hemos presentado.

Y quiero agrupar las decisiones adoptadas por los Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno de los 22 países Iberoamericanos, tanto en lo que se refiere a la renovación institucional, como al trabajo sustantivo.

Y con respecto a la renovación institucional, quiero resaltar que se ha acordado una relación distinta del financiamiento de la Secretaría General Iberoamericana con aportaciones mayores de Latinoamérica con respecto a la Península Ibérica, para hacer realidad el hecho de que ésta es una relación más simétrica y más horizontal.

Se ha aprobado el hecho de que nos integremos las organizaciones Iberoamericanas: la OEI, la OISS, la OIJ, el COMJIB, a un comité de dirección estratégica que profundizará la planificación común y la coordinación.

La desconcentración de SEGIB en tres oficinas latinoamericanas, para llevar adelante una cobertura de toda la región.

Y se ha decidido que la próxima Cumbre será en Colombia, en 2016.

Así que, yo quiero agradecer y comenzar por agradecer muy especialmente al Presidente Peña Nieto, al Gobierno de México y al pueblo de México, por todo el apoyo, por toda la acogida que nos han dado aquí.

Gracias a Veracruz, Gobernador.

Nos hemos sentido como en casa, y de verdad que estamos orgullosos de haber estado aquí, y de los resultados que hemos tenido en esta Cumbre.

Y muchas gracias a Colombia, Presidente Santos, por la acogida para la próxima Cumbre en el 2016. Es un orgullo que sea Colombia, también, la que coja la estafeta de México, para la próxima Cumbre.

Y nada más decirles que hay una declaración muy sustantiva, que apuesta por la Educación, la Innovación y la Cultura para el progreso de América Latina y de toda Iberoamérica.

Que estamos convencidos que los resultados de esta Cumbre son la respuesta, precisamente, para lograr un desarrollo más equitativo y más promisorio para toda la región, y que esperamos llevarlos adelante; ir con los resultados concretos de esta acción en el 2016, a la próxima Cumbre Iberoamericana.

Sólo déjeme, Presidente, si usted me permite porque si bien yo he luchado mucho para no entrar en el tema de la aritmética de los Presidentes, creo que es muy importante, porque la prensa siempre nos pregunta, dar los números que hemos recogido con respecto a la participación en esta Cumbre.

Y entonces, quiero decirles que la representación que ha habido en esta cumbre, sumando Presidentes y Vicepresidentes, es la más alta que ha habido desde 2005, junto con la Cumbre de Chile, en el 2007.

Éstas han sido las dos Cumbres mejor atendidas en los últimos, básicamente, diez años, y eso se debe de verdad, Presidente, al esfuerzo de México, a la convocatoria suya, personal, y de este pueblo maravilloso que nos ha acogido aquí.

Muchísimas gracias a todos.

Y espero que las apuestas que estamos haciendo, como dije antes, en Educación, para la movilidad de estudiantes, profesores, e investigadores. En Cultura, para la agenda digital y las industrias culturales. En Innovación, para la coordinación de investigaciones y la movilidad de investigadores, y para derrotar a las enfermedades no transmisibles, con las nuevas tecnologías.

Que el apoyo al Fondo Indígena y los programas dirigidos a la juventud, sean la respuesta que está esperando la región para combatir la desigualdad, la violencia, la apatía y el desencanto.

Muchísimas gracias.