El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, señaló que a año y medio de haber iniciado la Cruzada Nacional contra el Hambre se tienen avances significativos que permiten asegurar que de los siete millones que se encontraban en condición de pobreza alimentaria y de hambre, “hoy más de tres millones de mexicanos tienen ya garantizado un abasto alimentario”.

Precisó que a través de los distintos programas sociales del Estado, hoy “tres millones de mexicanos pueden comer y tener un mejor abasto alimentario, y la protección del Estado mexicano para enfrentar condiciones de adversidad”.

Al encabezar en esta población de la sierra tarahumara un evento de la Cruzada Nacional contra el Hambre, el Presidente Peña Nieto explicó, además, que “en 2014 nos hemos propuesto pasar de tres millones de mexicanos que hoy tienen alimentación, a más de 5.5 millones de personas beneficiadas, con lo cual nos estaremos acercando a la meta para atender a esos siete millones de mexicanos que al inicio del programa padecían hambre y vivían en condiciones de pobreza extrema”.

Recordó que hace dos años, en abril de 2012, precisamente en este municipio hizo el compromiso con toda la nación de que desde la Presidencia de la República trabajaría para combatir la pobreza que aqueja a 53 millones de mexicanos, “pero de manera muy focalizada, una de las tareas que en ese objetivo teníamos claro era atender a más de siete millones de mexicanos que enfrentan condición de pobreza extrema, y sobre todo padecen hambre, que no tienen garantizado el abasto alimentario todos los días, y que enfrentan desnutrición”.

El Titular del Ejecutivo Federal subrayó que como parte de la política social del Gobierno de la República “más de 400 mil familias han sido incorporadas al Programa Oportunidades, aquel que decían que se habría de cancelar o que habría de disminuir su padrón. Por el contrario, se ha incrementado, precisamente para apoyar a quienes más lo necesitan”.

Añadió que también se han entregado 294 mil Tarjetas Sin Hambre, que les permiten a las familias adquirir 14 productos básicos que aseguran su alimentación; se han instalado más de tres mil Comedores Comunitarios en todo el territorio nacional, que garantizan alimentos, especialmente a niños, mujeres embarazadas y adultos mayores, y aseguran una mejor convivencia en las comunidades que experimentan rezago social.

Apuntó que se han abierto ya 754 nuevas tiendas de DICONSA, que con sus unidades móviles, atiende adicionalmente a 4 mil 100 localidades apartadas de los centros urbanos en todo el país; casi un millón de mexicanos más acceden a leche fortificada LICONSA; se ha incrementado el padrón de adultos mayores del Programa 65 y Más; hoy son ya 920 mil personas que reciben una pensión en los municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre; y se han incorporado 640 mil mujeres al Seguro para Jefas de Familia.

Afirmó que los programas sociales que impulsa el Gobierno de la República tienen un nuevo elemento en sus reglas de operación para darles este perfil de ser programas sociales de nueva generación que no sólo lleven ayuda, sino que brinda elementos de apoyo y de respaldo a la población beneficiada para incorporarse a la actividad productiva”. Ese es el sentido de la política social que hoy el Gobierno de la República ha puesto en marcha.

El Presidente Peña Nieto expresó que “el principio de la política, la ética de la política, es dedicarse en ese empeño transformador a atender y procurar a quienes menos tienen, a quienes más lo necesitan, por quienes requieren y demandan la mano del Gobierno y del Estado mexicano para salir adelante”.

Puntualizó que el Gobierno de la República “claramente tiene convicción de que es a estos sectores, a los menos favorecidos, a los que viven en condición de pobreza extrema y padecen hambre, a quienes dedicamos gran parte y la mayor prioridad del esfuerzo”.

Al término del evento, el Presidente de la República visitó dos casas de afiliados al Programa Oportunidades en la colonia Igusa, del municipio de Guachochi; la escuela primaria indígena “Elvira Cruz Bustillos”; y realizó un recorrido por el comedor comunitario “Bajío de las Palmas”, donde dialogó con los beneficiarios.

LA CRUZADA CONTRA EL HAMBRE ES HOY UNA REALIDAD QUE LE PERTENECE A TODOS: ROSARIO ROBLES BERLANGA

La Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, afirmó que con la Cruzada Nacional contra el Hambre, el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha puesto en marcha una política social de nueva generación, con la que “hemos roto con la lógica de la política de ventanilla, porque eso es lo que permite construir un Gobierno cercano a la gente; escuchar las preocupaciones de los ciudadanos y compartir sus anhelos”.

“La Cruzada Nacional contra el Hambre es hoy una realidad que le pertenece a todos”, expresó, al señalar que el mes de la Cruzada se inició en Guachochi, porque es uno de los municipios más pobres de la Sierra Tarahumara, y porque en esa comunidad el Presidente empeñó su palabra durante la campaña. “Se comprometió, y hoy estamos aquí para decirle al pueblo de México que se está cumpliendo; que usted está cumpliendo, Presidente”, dijo.

Indicó que en este municipio, el presupuesto normal es de 115 millones de pesos, pero con la Cruzada, “hemos traído 584 millones de pesos, cinco veces más”.

Informó que son ya tres millones de historias lo que a lo largo de este año se han venido construyendo, a partir de una estrategia que ha roto con la inercia, que ha cambiado la lógica sectorial de la Administración Pública y que ha asumido que sólo con la acción transversal y la coordinación con los gobiernos estatales es posible tener eficacia y, sobre todo, que los recursos y los programas lleguen a donde verdaderamente se necesitan.

Agregó que se ha trabajado con los Presidentes Municipales de los más diversos orígenes partidarios, “y que hoy son testigos fehacientes de que en esta gran Cruzada no ha habido ningún condicionamiento de tipo político”, y precisó que se ha llegado por primera vez con el Programa Oportunidades a más de 30 mil localidades alejadas y marginadas, a las que nunca había llegado ningún programa social.

HA LLEGADO EL TIEMPO DE TRANSFORMAR LA POBREZA EN FORTALEZA: CÉSAR DUARTE JÁQUEZ

El compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto de estructurar la política social más sensible que requiere el país, es una acción gubernamental que hoy le da a México rumbo y proyecto, por lo que ha llegado el tiempo de transformar la pobreza en fortaleza, aseveró el Gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez.

Resaltó que Chihuahua ha encontrado en el Presidente Enrique Peña Nieto una sincronía en su visión modernista, transformadora y comprometida para hacer a un lado la simulación y actuar en consecuencia con resultados.

Por ello, el Mandatario estatal calificó a la Cruzada Nacional Contra el Hambre como un acto de congruencia y muy significativo, porque ha planteado combatir la simulación en torno a las políticas sociales.

Señaló que el impacto no sólo es en abasto de alimentación, sino en la atención a la salud, la educación y el esfuerzo por generar con infraestructura el combate verdadero al rezago en estas regiones. “En Chihuahua estamos listos”, la visión modernizadora del Gobierno del Presidente Peña Nieto tendrá impactos en Chihuahua de inmediato en la industria energética, en la turística y en la infraestructura para el desarrollo, sustentó.

NO PIERDA EL PASO PRESIDENTE, Y JUNTOS LLEGAREMOS A LA META DE CONSTRUIR UN MÉXICO MEJOR: JOSÉ FELICIANO GARCÍA CARRILO

En su meta por construir un México mejor, el Presidente Enrique Peña Nieto no va solo, sino acompañado por la comunidad indígena y la juventud. Así lo afirmó el joven universitario José Feliciano García Carillo, al agradecer al Primer Mandatario por su entrega y compromiso con la gente indígena del país.

“Siga adelante, así como yo lo hago corriendo por la Sierra Tarahumara, porque nosotros vamos de su lado. No pierda el paso y juntos llegaremos a la meta. Esa meta es construir un México mejor”, subrayó.

Este joven, originario de Guachochi y Promotor Universitario de la Cruzada Nacional Contra el Hambre en su entidad, comentó ser una persona que entiende lo que es no tener qué comer, no tener una vivienda, pasar las largas jornadas de trabajo para tener que llevar el sustento a la casa; ”pero todos sabemos que no hay obstáculos para salir adelante”.

A nombre de todos los indígenas de La Sierra y como muestra de agradecimiento, Alicia Aguirre Bustillos, Presidenta del Consejo Indígena de la Alta Sierra Tarahumara, hizo entrega de un cuadro que, señaló, es un reconocimiento para el Titular del Ejecutivo Federal hecho por los indígenas “por una gran labor que ha hecho por México y porque tiene mucho aprecio a toda la gente de La Sierra, no nada más indígena, también, los mestizos. Todos somos iguales y valemos igual”.